AUTO SUPREMO Nº 296/2013

Sucre, 01 de julio de 2013


EXPEDIENTE:        S.139/2009

DISTRITO:                Tarija

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fojas 108 a 109 y vuelta, interpuesto por Juan Carlos Martorell Montenegro, en representación de la Empresa “Paula Construcciones”, contra el Auto de Vista de 18 de febrero de 2009 de fojas 104 a 105 y vuelta, pronunciado por la Sala Social Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, dentro del proceso social por pago de beneficios sociales seguido por Policarpio Reyes Gutiérrez, contra la empresa recurrente, el memorial de contestación de fojas 119 a 120 y vuelta, el Auto de concesión de fojas 121, los antecedentes del proceso y,

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, la Jueza de Partido de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Yacuiba del departamento de Tarija, dictó la Sentencia de 27 de noviembre de 2008 (fojas 74 a 78), declarando PROBADA EN PARTE la demanda de fojas 10 a 12, disponiendo que la Empresa “Paula Construcciones” pague a su ex - trabajador los derechos sociales, conforme a la siguiente liquidación:

Tiempo de Servicio:                5 años y 22 días

Sueldo total promedio:                Bs. 2000.-

Desahucio:                                                                Bs.  6.000.-

Indemnización 5 años:                                                Bs. 10.000.-

                 22 días:                                                Bs.     120.-

Bono de frontera 5 años:                                                Bs.24.000.-

                    22 días:                                                Bs.     293.-

Aguinaldo de navidad 10 meses:                                         Bs.  1.667.-

                             6  días:                                         Bs.       33.-

Vacación gestión 2006:                                                 Bs.  1.000.-

           Gestión 2007:                                                 Bs.  1.000.-                

Total a cancelar:                                                         Bs.44.113.-

Asimismo, dispone que la parte demandada cancele el monto total dentro del tercer día de su ejecutoria, más costas procesales a liquidarse en ejecución de Sentencia, sin perjuicio de aplicar el reajuste o actualización previsto por el Decreto Supremo Nº 28699.

En grado de apelación, interpuesta por ambas partes, mediante Auto de Vista de 18 de febrero de 2009 (fojas 104 a 105 y vuelta), la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, CONFIRMÓ PARCIALMENTE, la Sentencia apelada, con la modificación de reconocer el pago de multas en ejecución de autos. Determina sin costas por la confirmación parcial.

Que, contra el referido Auto de Vista, la empresa demandada, al amparo del artículo 210 del Código Procesal del Trabajo, interpuso recurso de casación en el fondo  a fojas  108 a 109 y vuelta,  cuyos argumentos son:

Manifiesta que el demandante no ha probado ser un trabajador regular por el contrario se ha demostrado que se trata de un trabajador eventual y temporal como mecánico. Además se ha considerado erróneamente su retiro intempestivo, hecho que no ha sido probado, porque no cursa en el expediente documento que acredite esta situación.

Señala que en el Auto de Vista existe una mala interpretación del Decreto Supremo Nº 28699, la multa prevista en esta norma solo se cancela en caso de despido injustificado. En el caso del trabajador de acuerdo al artículo 10 del citado precepto legal tenía dos opciones, solicitar sus beneficios sociales o su reincorporación a su fuente de trabajo conforme al artículo 9 del citado Decreto Supremo, pero el demandante prefirió retirarse voluntariamente aprovechando que consolidó un quinquenio laboral para cobrar beneficios sociales.

Agrega que los juzgadores de instancia interpretaron erróneamente los artículos 1 y 2 de la precitada norma. Si bien el Juez en materia laboral no tiene que regirse por una tabla de valoración de pruebas, sino por la sana crítica, el proteccionismo laboral establecido en el inciso g) del artículo 3 del Código Procesal del Trabajo, no puede ir contra la Ley, ni se puede incurrir en exceso de poder, ni afectar derechos y garantías constitucionales. El Decreto Supremo Nº 28699 debe ser interpretado correctamente por los administradores de justicia.

Alega, que en el Auto de Vista se ha incrementado el pago de la multa acogiendo la petición de alzada, sin embargo el referido recurso en el cargo de presentación tiene una anomalía, que bien puede ameritar una nulidad, ya que consigna en la nota: “…El presente memorial, recibí en mi domicilio particular, siendo horas 14:20 del día sábado 12/2.008”…“Yacuiba, 13-12-2008”, como se observa no se menciona en literal el mes de la presentación y hay error en la fecha, tal anomalía pone en duda la presentación oportuna y dentro del término legal del recurso de apelación.

Señala que, el inciso 3) del artículo 3 del Código de Procedimiento Civil, prescribe que “los jueces deben cuidar que el proceso se desarrolle sin vicios de nulidad”; asimismo, indica que: “…el artículo 252 del citado cuerpo legal, confiere a los jueces y tribunales la facultad de fiscalizar que en la tramitación del proceso se observen las normas del debido proceso, facultándoles incluso para declarar la nulidad de oficio, cuando se infrinjan normas procesales de orden público.  Cosa que no aconteció en el caso de autos.”

Finalmente, solicita a este Tribunal Supremo dicte “…AUTO SUPREMO, CASANDO la sentencia y Auto de Vista impugnados, o ANULANDO OBRADOS hasta el vicio procesal denunciado en este recurso, conforme a los incisos 3 y 4 del artículo 271 del Procedimiento Civil.”

CONSIDERANDO II: Examinados los antecedentes y el recurso de casación interpuesto, se tiene las siguientes consideraciones de orden legal:

Que, conforme la abundante jurisprudencia desarrollada por la Corte Suprema de Justicia y pronunciada por este Tribunal Supremo, el recurso de casación en el fondo, constituye una nueva demanda de puro derecho, que debe enmarcarse dentro de las causales de procedencia establecidas en el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, cumpliendo además los requisitos enumerados en el inciso 2) del artículo 258 del mismo cuerpo legal, que en los hechos se traducen en requisitos de admisión del recurso, toda vez que debe cumplir con la carga procesal de citar en términos claros, concretos y precisos, la ley o leyes violadas, aplicadas falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error, si existen disposiciones contradictorias en el fallo impugnado o si se hubiese incurrido en errores de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba. 

En el caso de autos, la parte recurrente, no denunció la existencia de error de hecho o de derecho en la valoración de la prueba, ni fundamentó la infracción de la normativa que sustenta el fallo de segunda instancia, avocándose a realizar una relación de hechos y cita de disposiciones legales sin la fundamentación idónea que contenga una verdadera crítica legal de la Resolución impugnada; es más en su petitorio pide se dicte: “…AUTO SUPREMO, CASANDO la sentencia y Auto de Vista impugnados, o ANULANDO OBRADOS hasta el vicio procesal denunciado en este recurso, conforme a los incisos 3 y 4 del artículo 271 del Procedimiento Civil.”  Solicitud que denota contradicción en cuanto a la forma de resolución que invoca, habiendo formulado el recurso de casación en el fondo pide nulidad de obrados, en claro desconocimiento de los efectos que conlleva la naturaleza jurídica del recurso formulado. Asimismo, olvida que el recurso de casación, se equipara a una nueva demanda de puro derecho, por lo que no se puede pretender que sea una continuación del proceso o una instancia más dentro de él, toda vez que lo que se persigue a través de él, no es resolver la controversia surgida entre las partes, sino entre el Tribunal de Apelación y la aplicación de la ley.

Asimismo, se debe tener presente que la doctrina y la jurisprudencia emitida por la Corte Suprema de Justicia, aprehendida y expresada por este Supremo Tribunal a través de diversas resoluciones, ha dejado claramente establecido que el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores in judicando en que hubieran incurrido los tribunales de instancia al emitir sus resoluciones, debiendo estar debidamente identificadas en las causales señaladas en el artículo 253 del Código Adjetivo Civil, en tanto que para el recurso de casación en la forma, que se funda en errores in procedendo, tiene relación con la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas en la tramitación del proceso, especificadas en el artículo 254 del mismo cuerpo legal. (En la misma línea se pronunciaron los Autos Supremos Nº 72/2010 y Nº 19/2011, ambos correspondientes a la Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Suprema de Justicia y Nº 9/2012 de la Sala Social y Administrativa Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, entre otros).

A mayor abundamiento, también la jurisprudencia enseña que en casación se plantean cuestiones de derecho y que a ese efecto, el recurrente se encuentra obligado a examinar e impugnar todos y cada uno de los fundamentos de la resolución recurrida, demostrando en forma concreta y precisa, cómo, por qué y en qué forma hubieran sido violadas. Asimismo, tratándose de cuestiones de derecho, el memorial a través del cual se plantea el recurso de casación en el fondo o en la forma, debe efectuar una CRÍTICA LEGAL de la resolución impugnada, no siendo suficiente la relación de hechos ocurridos en la tramitación del proceso, aun cuando ésta incluyera cita de disposiciones legales. Es importante dejar claramente establecido que el recurso de casación no constituye y no es un medio para la resolución de una controversia entre las partes, sino una cuestión de responsabilidad entre la ley y sus infractores.

Que, de la revisión del recurso examinado, se establece que el recurrente no cumplió con los requisitos señalados en el inciso 2) del artículo 258 del Código Adjetivo Civil, por lo que en el marco legal referido, el recurso de fojas 108 a 109 y vuelta es insuficiente, haciendo inviable su consideración, pues impide a este Supremo Tribunal abrir su competencia, correspondiendo en consecuencia resolver en la forma prevista por el inciso 2) del artículo 272 del Código de Procedimiento Civil, con la facultad remisiva del artículo 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Liquidadora del Supremo Tribunal de Justicia, con la facultad prevista en la Disposición Transitoria Octava y el numeral 1 del parágrafo I del artículo 42, ambos de la Ley del Órgano Judicial, así como del artículo 8 de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fojas 108 a 109 y vuelta, con costas.

MAGISTRADO RELATOR: Dr. Delfin Humberto Betancourt Chinchilla

REGÍSTRESE, NOTIFÍQUESE Y DEVUÉLVASE.