SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA LIQUIDADORA

AUTO SUPREMO Nº 199/2013

EXPEDIENTE: S.81/2009                

PARTES: Janeth Villagomez de Bernal c/ Lloyd Aéreo Boliviano S.A.

PROCESO: Beneficios Sociales

DISTRITO: Cochabamba

*******************************************************************************************************   

VISTOS: El recurso de casación y/o nulidad de fojas 95 y vuelta, interpuesto por Grover Villanueva Tapia en representación del LLOYD AEREO BOLIVIANO S.A., en virtud del Testimonio de Poder Nº 57/2008 de 11 de febrero de 2008, (fojas 87 a 93) del Auto de Vista Nº 381/2008 de 10 de diciembre de 2008, cursante a fojas 85 a 86 pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito de Cochabamba, dentro del proceso social por pago de beneficios sociales seguido por Janeth Mireya Villagómez de Bernal contra la empresa recurrente, la respuesta de fojas 99 a 100, el Auto de concesión del recurso de fojas 100 vuelta,  los antecedentes del proceso y,

CONSIDERANDO I: Que tramitado el proceso laboral, el Juez de Partido Tercero de Trabajo y Seguridad Social del Distrito Judicial de Cochabamba, pronunció la  Sentencia de 20 de marzo de 2007 (fojas 62 a 64 y vuelta), declarando PROBADA la demanda de fojas 9 a 10, e IMPROBADAS las excepciones perentorias de pago y prescripción opuestas a fojas 53, por lo que se ordena que la empresa Lloyd Aéreo Boliviano S.A., mediante sus representantes legales, dentro de tercero día de ejecutoriada la Sentencia bajo alternativa de Ley, den y paguen a la demandante el monto de la liquidación que sigue, más los reajustes y actualizaciones previstos por el Decreto Supremo Nº 23381 de 29 de diciembre de 1992.

JANETH MIREYA VILLAGOMEZ DE BERNAL

Fecha de ingreso: 08/02/1999 --- Fecha de retiro: 22/05/2006

Tiempo de trabajo:                               7 años, 3 meses y 14 días

Salario promedio indemnizable:              Bs. 3.741,20

Desahucio:                               Bs.11.223,60

Indemnización                                Bs.27.268,90

Duodécimas Aguinaldo: 4 meses y 22 días/2006 (doble)                              Bs. 2.952,00

Vacaciones: Gestión 2005 y 28 días/2006                                             Bs. 3.491,79

Salarios devengados gestión 2006:        

-Enero/2006 (80 %)                Bs. 2.992,96

-Febrero/2006                Bs. 3.741,20

-Marzo/2006                Bs. 3.741,20

-Abril/2006                                                                 Bs.3.741,20

-Mayo/2006 (22 días)                Bs. 2.743,54

MONTO TOTAL A CANCELAR                Bs.61.896,39

En grado de apelación, deducido por la empresa demandada, la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, pronunció el Auto de Vista Nº 381/2008 de fecha 10 de diciembre de 2008, (fojas 85 a 86) que CONFIRMA EN PARTE la Sentencia apelada de 20 de marzo de 2007, sin costas por la confirmación parcial.

Tiempo de servicios:                               7 años, 3 meses y 14 días

Salario promedio indemnizable:              Bs. 3.741,20

Desahucio:                               Bs.11.223,60

Indemnización                                Bs.27.268,90

Aguinaldo: 4 duodécimas y 22 días/2006 (doble)                Bs. 2.952,00

Vacaciones: Gestión 2005 y 22 días/2006                                             Bs. 3.206,20

Salarios devengados gestión 2006:

-Enero/2006 (80 %)        Bs. 2.992,96

-Febrero/2006        Bs. 3.741,20

-Marzo/2006        Bs. 3.741,20

-Abril/2006        Bs.3.741,20

-Mayo/2006 (22 días)        Bs. 2.743,54        Bs.16.960,10

TOTAL                Bs.61.610,80

Que, contra el referido Auto de Vista, la Empresa Lloyd Aéreo Boliviano S.A., interpone recurso de casación y/o nulidad a fojas 95 y vuelta, con los siguientes argumentos:

Que el Tribunal de apelación en el injusto Auto de Vista, realiza una valoración e interpretación errónea y aplicación indebida de la Ley, así como de la prueba aportada al proceso, habiendo infringido lo establecido en el artículo 253 incisos 1) y 3) del Código de Procedimiento Civil al consentir la falta de pago oportuno de salarios como causal de “retiro indirecto” incurriendo en la causal de casación en el fondo establecida en el artículo 253 inciso 1) del Código de Procedimiento Civil, toda vez que dicha figura jurídica se encuentra claramente establecida en nuestra normativa laboral, en el Decreto Supremo de 9 de marzo de 1937, la misma que refiere única y exclusivamente a la rebaja de sueldo, no estando legislada la figura de retiro indirecto por falta de pago oportuno de sueldos, no pudiendo aplicarse en el presente caso, bajo pretexto de que existe jurisprudencia al respecto, ya que la aplicación de la jurisprudencia es supletoria a la norma jurídica sustantiva y adjetiva y no de aplicación preferente, así se infiere por lo previsto en el artículo 228 por la Constitución Política del Estado.

Que, lo propio ocurre con referencia a la actualización y multa prevista en el Decreto Supremo Nº 28699 de 1 de mayo de 2006 dispuesta en la injusta Sentencia, por lo que en estricta aplicación a los principios de justicia y equidad corresponde dejar sin efecto la aplicación de dicha sanción, toda vez que los actores no han acompañado prueba que advierta que el Ministerio del Trabajo hubiese aprobado el Reglamento específico que respalde los procedimientos establecidos conforme previó el artículo 13 del mencionado Decreto Supremo.

Asimismo, aduce que corresponde acusar de nulidad el fallo objeto de este recurso, porque ha sido pronunciado alterando el orden cronológico de resolución y sin ceñirse a su fecha de ingreso, infringiendo el artículo 267 del Código de Procedimiento Civil y fuera del plazo establecido por Ley.

Finalmente, solicita a este Tribunal,CASE o en su caso ANULE su injusto Auto de Vista”.

CONSIDERANDO II: Previamente, se establece que el recurso de casación y/o nulidad, formulado por la empresa recurrente, carece de técnica jurídica, además de que en el desarrollo de sus argumentos no individualiza los fundamentos correspondientes al recurso de casación en el fondo y en la forma, limitándose a solicitar en su petitorio  “…CASE o en su caso ANULE su injusto Auto de Vista…”. Al respecto, cabe aclarar que el recurso de casación en el fondo y en la forma o de nulidad, tienen efectos distintos, pero de ninguna manera puede producirse una resolución alternativa o complementaria la una de la otra; no obstante de las deficiencias enunciadas, se pasa a fundamentar a efectos de resolver la causa y dar una respuesta oportuna a las partes en litigio.

En cuanto a la acusación de infracción del artículo 253 incisos 1) y 3) del Código de Procedimiento Civil por parte del Tribunal de apelación al pronunciar el Auto de Vista recurrido, cabe indicar que dicho artículo refiere al recurso de casación en el fondo y señala: "Procederá el recurso de casación en el fondo: 1) Cuando la sentencia recurrida contuviere violación, interpretación errónea o aplicación indebida de la ley y 3) Cuando en la apreciación de las pruebas se hubiere incurrido en error de derecho o error de hecho. Este último deberá evidenciarse por documentos o actos auténticos que demuestren la equivocación manifiesta del juzgador". Del texto transcrito se evidencia que se trata de una disposición descriptiva, que señala las causales de procedencia del recurso de casación en el fondo, la que en consecuencia no puede ser vulnerada al momento de emitir una resolución por lo que esta acusación resulta incorrecta e incongruente.

Respecto a la aseveración de que no se encuentra legislada la figura del retiro indirecto por falta de pago oportuno de sueldos, corresponde hacer notar que conforme a la interpretación efectuada por el Tribunal de Alzada, efectivamente la no cancelación de los sueldos devengados por la empresa empleadora correspondientes a los meses adeudados constituye retiro indirecto, pues aquella falta oportuna de pago de sueldos conforme instituye la nueva doctrina laboral y la uniforme jurisprudencia en materia social de este Tribunal, representa un despido indirecto, así se tiene resuelto en casos similares conforme lo traducen los Autos Supremos Nº 26/2012, Nº 35/2012 y Nº 215/2012 emitidos por el Tribunal Supremo de Justicia, entre otros, han señalado que “…dicho fundamento encuentra sustento jurídico normativo, en lo dispuesto por el artículo 53 de la Ley General del Trabajo que señala que los periodos de tiempo para el pago de salarios, no podrán exceder de quince días para obreros y treinta días para empleados y domésticos, aspectos que no fueron desvirtuados por la entidad demandada como correspondía hacerlo de conformidad con los artículos 3. h), 66 y 150 del Código Procesal del Trabajo, referido a la inversión de la prueba, por lo que no son evidentes las violaciones acusadas en el recurso de casación al no encontrarse como cierta la infracción aludida.”

En la especie sin previo aviso la parte empleadora dejó de cancelar los sueldos correspondientes como contraprestación a la labor desempeñada, aspectos que no fueron desvirtuados por la entidad demandada como correspondía hacerlo de conformidad con los artículos 3 inciso h), 66 y 150 del Código Procesal del Trabajo, referido a la inversión de la prueba. En ese entendido, no se vulneró el principio de jerarquía normativa instituido en el artículo 228 de la Constitución Política del Estado de 1967, vigente a momento de emitirse el Auto de Vista.

Con relación a que se hubiese aplicado indebidamente el Decreto Supremo No. 28699 de 1 de mayo de 2006 en la Sentencia pronunciada por el Juez A quo , no es evidente, por cuanto si bien este Decreto Supremo, refiere en su artículo 11 parágrafo II que mediante otro Decreto Supremo, se reglamentaría la forma y alcances de la estabilidad laboral y en el artículo 13 parágrafo I del referido Decreto Supremo, se determinó que el Ministerio de Trabajo, debería aprobar el Reglamento Específico que respalde los procedimientos establecidos,  ninguna de estas normas menciona el fallo referido, ni el Auto de Vista impugnado, sin embargo se considerará su aplicación en ejecución de fallos.

Con relación a la nulidad del fallo por supuesta alteración del orden cronológico de la Resolución de Vista, de la revisión de obrados se advierte que no tiene sustento la solicitud de nulidad, tomando en cuenta para ello, la fecha de ingreso, pues el artículo 267 del Adjetivo Civil, establece que la distribución de causas y tablilla se efectúa mediante sorteo ciñéndose estrictamente a la fecha de ingreso, distribución que se hará pública en secretaría de cada sala. En autos no existe evidencia que se hubiera modificado el orden del aludido sorteo, que conforme se verifica a fojas 84 vuelta, se sujeta a las formalidades previstas en al artículo 267 del Código de Procedimiento Civil.

Que, en el marco legal descrito, el Tribunal de Alzada al emitir el Auto de Vista recurrido, no incurrió en violación, ni en interpretación y/o errónea aplicación de las normas legales que rigen la materia en el caso de autos, correspondiendo, en consecuencia, aplicar el artículo 273 del Código de Procedimiento Civil, con la facultad remisiva del artículo 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Liquidadora del Supremo Tribunal de Justicia, con la facultad prevista en la Disposición Transitoria Octava y el numeral 1 del parágrafo I del artículo 42, ambos de la Ley del Órgano Judicial, así como del artículo 8 de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011, declara INFUNDADO el recurso de casación y/o nulidad de fojas 95 y vuelta, sin costas en aplicación del artículo 39 de la Ley Nº 1178.

MAGISTRADO RELATOR: Dr. Delfin Humberto Betancourt Chinchilla.

REGÍSTRESE, NOTIFÍQUESE Y DEVUÉLVASE.

Fdo. Dra. Carmen Nuñez Villegas

Fdo. Dra. María Arminda Ríos García

Fdo. Dr. Delfín Humberto Betancourt Chinchilla

Sucre, 11 de abril de 2013

Ante mí: Abog. Soraya Ortega Aparicio. Secretaria de Sala Social y Administrativa Liquidadora