SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA LIQUIDADORA

AUTO SUPREMO Nº 048/2013

EXPEDIENTE: S.719/2008                        

PARTES: David Valencia c/ Alcaldía Municipal de la Provincia Tiraque

PROCESO: Beneficios Sociales

DISTRITO: Cochabamba

**********************************************************************************************   

VISTOS: El recurso de casación en el fondo y en la forma de fojas 80 a 82, interpuesto por Fidel Felix Salazar Bustamante en su condición de Alcalde Municipal de la Provincia Tiraque del Departamento de Cochabamba, del Auto de Vista Nº 283/2008 de fecha 10 de septiembre de 2008, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de  Cochabamba, dentro del proceso social por pago de beneficios sociales y otros derechos laborales seguido por David Valencia contra el recurrente, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, el Juez Tercero de Partido de Trabajo y Seguridad Social del Distrito Judicial de Cochabamba, emitió la Sentencia de 23 de junio de 2006 (fojas 63 a 64 y vuelta), declarando PROBADA la demanda de fojas 4 a 5 en lo que respecta a los conceptos de desahucio, indemnización por tiempo de servicios y vacación de las dos últimas gestiones (20 días por año) e IMPROBADA en lo que respecta al sueldo devengado de 10 días del mes de mayo del 2004. En consecuencia ordena a la Honorable Alcaldía Municipal de Tiraque representada por el Alcalde Fidel Felix Salazar Bustamante, cancele dentro de tercero día de ejecutoriada la presente Sentencia la suma de Bs. 19.465,00 a favor del actor David Valencia bajo conminatoria de ley, de acuerdo a la liquidación siguiente, más los reajustes y actualizaciones previstas en el Decreto Supremo Nº 23381 de 29 de diciembre de 1992.

Nombre:        DAVID VALENCIA

Fecha de ingreso:        20 de mayo del 1995

Fecha de retiro:        10 de mayo del 2004

Tiempo de trabajo:        8 años 11 meses y 20 días

Sueldo Promedio Indemnizable: Bs.  1.463,00

LIQUIDACIÓN:

Desahucio:                        Bs.  4.389,00                

Indemnización por tiempo de servicios

8 años, 11 meses y 20 días:                        Bs. 13.126,00

Vacación:                        

2 últimas gestiones (20 días por año):                Bs.   1.950,00

TOTAL:                        Bs. 19.465,00

En grado de apelación, por Auto de Vista Nº 283/2008 de 10 de septiembre de 2008 (fojas 76 a 77) la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, CONFIRMÓ la Sentencia apelada de 23 de junio de 2006, sin costas por disposición de los artículos 39 de la Ley Nº 1178 y 52 del Decreto Supremo Nº 23215.

Que, contra el referido Auto de Vista Nº 283/2008, la entidad demandada interpuso recurso de casación, en el que señala:

Que, formula el Recurso de casación en el fondo y en la forma solicitando se reparen las inobservancias y equivocaciones en las que incurrió el Tribunal Ad quem.

Casación en la forma:-

Acusa que, el Auto de Vista impugnado no valoró adecuadamente la prueba de descargo; valoró más de lo pedido en los fundamentos esgrimidos por el recurso de apelación vulnerando las disposiciones contenidas en el artículo 254 inciso 4 del Código de Procedimiento Civil.

Refiere que el Auto de Vista recurrido incumple el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil debido a que el Tribunal inferior conoce, la prueba aportada por la que el demandante, no fue despedido sino que se retiró de manera voluntaria, añade “considerando esta omisión y violación de forma como causal de casación por no haber observado ni pronunciado sobre la prueba aportada en la etapa procesal de prueba y los reclamos realizados de manera oportuna y confirmando una sentencia Ultra Petita más allá de lo demandado”.

Casación en el fondo.-

Que, el Tribunal Ad quem hizo una interpretación errónea de la ley, que en vulneración flagrante ha procedido a desconocer la norma y emitir un fallo alejándose de una valoración adecuada de las pruebas aportadas por el Gobierno Municipal, apartándose de la interpretación de principios procesales civiles y especiales de la norma laboral.

Que, el Tribunal Ad quem de manera ultra petita confirmó “un acto ilegal del Juez de Primera instancia amparado en el D.S. 09.03/1937” (Sic.), añade que, incurrió en error de apreciación normativa al no valorar el reajuste presupuestario que responde a determinaciones internas. Asimismo, dejó de lado la Ley Nº 2028. Finalmente, refiere que no valoró las pruebas de descargo presentadas consistentes en documentos originales que dieron fe del retiro voluntario del demandante por lo que no corresponde el pago de beneficios sociales.

Que, solicita se ANULE el Auto de Vista Nº 283/2008 en lo referente al pago de indemnización desahucio y vacaciones y alternativamente CASE en lo referente a los beneficios sociales.

CONSIDERANDO II: Que, así expuestos los fundamentos del recurso de casación, para su resolución es menester realizar las siguientes consideraciones:

Que el recurso interpuesto a fojas 80 a 82 no cumple con la técnica recursiva, porque a pesar de anunciar que recurre en la forma denuncia que el Auto de Vista impugnado no valoró adecuadamente la prueba aportada por el recurrente aspecto que hace el fondo del litigio y no la forma como mal pretende el recurrente, por otra parte acusa de manera inaudita la vulneración del artículo 254 del Código de Procedimiento Civil que determina la procedencia del recurso de casación consecuentemente no pudo ser vulnerado por el Tribunal de Alzada.

Que, si bien acusa de infringido el artículo 236 del Código de Procedimiento Civil más no fundamenta, menos señala cómo, ni por qué.

De la revisión  del memorial de recurso se evidencia que el recurrente ignora que el recurso de casación en la forma ataca las formas de hacer el proceso o los modos incorrectos o viciosos en que se tramitó el proceso, siempre y cuando dichos vicios no hayan precluido y sean de orden público y de cumplimiento obligatorio. Con el recurso de casación en la forma se persigue anular retrotraer el proceso hasta su vicio más antiguo a fin de continuar el mismo cumpliendo  las normas procesales y principios que atañen al correcto trámite de un proceso.

En cambio el recurso de casación en el fondo, no busca la nulidad de obrados, sino un pronunciamiento en lo principal del litigio, pretende la resolución de la cuestión debatida, persigue que se resuelva el litigio y termine el pleito.

El recurso que se examina, no se cita de manera específica ley alguna que hubiese sido violada por el Tribunal. Además confunde el recurso de casación en el fondo y en la forma.

Finalmente incongruentemente pide al mismo tiempo se ANULE el Auto de Vista y se CASE, lo que es inadmisible en derecho procesal. Consiguientemente el recurso incumple el artículo 258 inciso 2 del Código de Procedimiento Civil. No se puede confundir una decisión de fondo con la forma o aspecto procesal por cuanto son situaciones jurídicas que tienen sus específicos y particulares efectos, de donde se infiere que el recurso debe también explicitar si impugna el orden sustantivo o la regulación procesal, sin mezclar ambos extremos.

En cuanto al reclamo de la existencia de error de hecho y de derecho en la apreciación de las pruebas, existiendo elementos fácticos que no fueron analizados por los de instancia, conforme señala la entidad recurrente, más allá de haber efectuado una amplia exposición de los antecedentes y expresiones de agravio, no especifica en la transgresión denunciada de forma específica y precisa, a qué prueba se refiere, incumpliendo lo establecido por el artículo 253 inciso 3) en relación con el artículo 258 inciso 2) ambos del Código de Procedimiento Civil, impidiendo a este Tribunal abrir su competencia para la resolución de este punto en específico.

En virtud de lo anterior, es oportuno enfatizar, que cuando se plantea el recurso de casación en el fondo, se deben circunscribir los hechos denunciados a las causales de procedencia establecidas por el artículo 253 del Código de Procedimiento Civil, destacando que si se pretende una nueva valoración y apreciación de la prueba, el recurrente tiene la obligación de acreditar la existencia de error de hecho o de derecho, tomando en cuenta que la amplia jurisprudencia sentada por la Corte Suprema de Justicia ha establecido que la valoración de la misma es una atribución privativa de los juzgadores de instancia, incensurable en casación.

Las deficiencias relacionadas hacen inatendible este recurso por cuanto conforme establece la doctrina y la jurisprudencia, la apreciación y valoración de la prueba es facultad privativa de los juzgadores de instancia, en cumplimiento de la disposición contenida en el artículo 397 del Código de Procedimiento Civil, debiendo apreciarlas de acuerdo a su prudente criterio o sana crítica, y es incensurable en casación; extraordinariamente podrá procederse a una revaloración de la prueba, en la medida que el recurrente acuse y demuestre que se hubiera producido error de hecho o de derecho por los tribunales inferiores, lo que en la especie no sucedió.

Que, la parte recurrente no ha cumplido con los requisitos descritos del artículo 258 del Código de Procedimiento Civil. 

En el marco legal señalado, el recurso de fojas 80 a 82 es insuficiente, haciendo inviable su consideración, pues impide a este Tribunal abrir su competencia, correspondiendo en consecuencia resolver en la forma prevista por el inciso 2) del artículo 272 del Código de Procedimiento Civil, con la facultad remisiva del artículo 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Liquidadora del Supremo Tribunal de Justicia, con la facultad prevista en la Disposición Transitoria Octava y el numeral 1 del parágrafo I del artículo 42, ambos de la Ley del Órgano Judicial, así como del artículo 8 de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fojas 80 a 82, sin costas, en aplicación del artículo 39 de la Ley Nº 1178.

MAGISTRADA RELATORA: Dra. María Arminda Ríos García

REGÍSTRESE, NOTIFÍQUESE Y DEVUÉLVASE.

Fdo. Dra. Carmen Nuñez Villegas

Fdo. Dra. María Arminda Ríos García

Fdo. Dr. Delfín Humberto Betancourt Chinchilla

Sucre, 27 de febrero de 2013

Ante mí: Abog. Soraya Ortega Aparicio. Secretaria de Sala Social y Administrativa Liquidadora