SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA LIQUIDADORA

AUTO SUPREMO Nº 019/2013

EXPEDIENTE: S.474/2009                        

PARTES: Elva Justina Velásquez Marca c/ Irene Rendón Céspedes

PROCESO: Beneficios Sociales

DISTRITO: La Paz

**********************************************************************************************   

VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fojas 214 a 215 y vuelta, interpuesto por Elva Justina Velásquez Marca, del Auto de Vista Nº 059/2009 SSA-I de fojas 211 a 212, pronunciada por la Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso social por pago de beneficios sociales seguido por la recurrente en contra de Irene Rendón Céspedes la contestación de fojas 217, el memorial de solicitud de sorteo extraordinario de fojas 243 y vuelta, la resolución de Acuerdo de Sala Plena Nº 288/2012 de fojas 249 y vuelta, los antecedentes del proceso y,

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, el Juez Cuarto de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de El Alto La Paz, emitió la Sentencia Nº 37/2008 de 28 de abril de 2008 (fojas 145 a 147), declarando PROBADA en parte la demanda respecto a los derechos adquiridos de vacaciones y aguinaldo e IMPROBADA en lo principal, por el abandono de trabajo incurrido por la trabajadora, disponiendo que la demandada pague derechos adquiridos conforme el siguiente detalle:

Fecha  de ingreso:                5  de enero de 2004

Fecha de retiro:                31 de mayo de 2006

Tiempo de servicios:        2 años,4 meses, 26 días

Sueldo Promedio Indemnizable:           Bs. 825,00


Aguinaldo duodécimas 2006              Bs.        428,56

Vacación:        

Gest. 2006 15 días                             Bs.        412,50

    TOTAL:                   Bs.       841,06

En grado de apelación, por Auto de Vista Nº 059/09 SSA-I de 25 de marzo de 2009 (fojas 211 a 212), la Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, CONFIRMÓ la Sentencia Nº 37/2008 de 28 de abril de 2008 (fojas 145 a 147) en todas sus partes.

Que, contra el referido Auto de Vista, Elva Justina Velásquez Marca interpuso recurso de casación en el fondo, en el que señala:

Que, el Auto de Vista recurrido contiene contradicciones en especial cuando en la parte considerativa le otorga mucha importancia al certificado emitido por el doctor Jaime Calzada, para luego reconocer de manera indirecta que no tiene importancia, al extremo de afirmar que por deducción se cree habría abandonado el trabajo favoreciendo de este modo a la empleadora. Acusa que el Auto de Vista recurrido vulneró los siguientes principios y normas laborales:

PRIMERO.- El artículo 3 inciso h) del Código Procesal del Trabajo, concordante con los artículos 66 y 182 de la misma norma al no haberse aplicado correctamente el principio de  la inversión de la prueba.

SEGUNDO.- El artículo 182 inciso i) del Código Procesal del Trabajo porque a pesar de la no existencia del libro de asistencia, ni prueba en contrario, le favorece a la empleadora.

Con relación al pago de horas extras no puede haberse determinado en base a la declaración testifical de un solo testigo, no es suficiente, agrega que el cargo de secretaria en una oficina notarial implica mucho trabajo, en esas circunstancias manifiesta que tuvo que quedarse muchas veces hasta las 20:00 p.m. horas.

Añade que con relación a la falta del libro de asistencia, toma como jurisprudencia los Autos Supremos Nº 159 de fecha 2 de mayo del 2002 y Nº 168 de 7 de diciembre de 1997.

Además acusa de la vulneración al principio In Dubio Pro Operario.

TERCERO.- Arguye que el Auto de Vista recurrido falta a la verdad al señalar que no fue objetada la prueba de descargo  consistente en un cuaderno diario presentado por la demandada, cuando en realidad  en tiempo oportuno fue objetada por su persona en cinco puntos porque de manera extraña e irregular solo se tiene ese cuaderno- diario y solo menciona a su persona y no a los otros dependientes de la oficina, interpretando erróneamente el artículo 158 del Código Procesal del Trabajo

Concluye el memorial, solicitando casar el Auto de Vista Nº 059/09 SSA-I y disponer el pago de sus beneficios sociales por despido intempestivo, desahucio, indemnización, aguinaldo, vacaciones, bono de antigüedad y otros.

CONSIDERANDO II: Que, conforme al acuerdo de Sala Plena Nº 288/2012 de 14 de noviembre de 2012, emitido por el Tribunal Supremo de Justicia, con la atribución conferida por el artículo 38 numeral 16 de la Ley Nº 025, por el cual se acuerda autorizar el sorteo extraordinario del presente proceso y, expuestos los fundamentos del recurso de casación, para su resolución es menester realizar las siguientes consideraciones:

PRIMERO.- Con relación a la vulneración acusada del inciso h) del artículo 3 del Código Procesal del Trabajo, que textualmente señala “Inversión de la prueba, por el que la carga de la prueba corresponde al empleador”, es oportuno destacar que si bien el Derecho Laboral se encuentra imbuido de normas proteccionistas, ello no implica que deba ser aplicado este principio de manera absoluta, pues en el extremo, la protección del trabajador llevaría a la desprotección de los derechos del empleador, quien a su vez tiene sus derechos protegidos y tutelados en la constitución; por otra parte en base del principio de inversión de la carga de la prueba; por la que el empleador se encuentra obligado a desvirtuar las afirmaciones o pruebas presentadas por el trabajador, bajo alternativa de presunción de certidumbre, como dispone la parte in fine del artículo 160 del Código Procesal del Trabajo, pero en el caso de autos por la prueba aportada tanto de cargo como de descargo quedó establecido que la actora voluntariamente se desvinculó de la función laboral que le unía con la demandada, desarrollando nuevas actividades laborales.

SEGUNDO.- Con relación al incumplimiento del inciso i) del artículo 182 del Código Procesal del Trabajo en relación con el artículo 41 de la misma Norma Adjetiva que dispone "La falta de presentación del libro a que se refiere el artículo 41 del reglamento de la Ley General del Trabajo, hará presumir la existencia de horas extraordinarias trabajadas", no son aplicables en la especie, por la naturaleza del trabajo a que se encontraba sujeta la demandante.

Que, bajo este precepto, lo dispuesto por el artículo 46 de la Ley General del Trabajo que regula la jornada laboral de mujeres y menores de 18 años, prescribe que no excederá de 40 horas semanales, disposición que abarca a todo trabajador dependiente que preste servicios por cuenta ajena, exceptuando a los que desempeñen puestos de dirección, vigilancia o confianza, como a los que trabajen discontinuamente o que realicen labores que, por su naturaleza, no puedan someterse a jornadas de trabajo. En el caso de autos, se establece que la actora ocupaba el cargo de secretaria de la notaría cuyo horario laboral  se enmarca en el horario establecido para las actividades  de los tribunales judiciales, por lo que se encontraba inmersa en el horario del ámbito jurisdiccional; no obstante de ello, para la procedencia del pago de horas extras demandadas, deben estar debidamente autorizadas, debiendo acreditarse además la necesidad que tiene el empleador de imponer ese trabajo circunstancial, eventual, necesario, realmente "extraordinario", que debe estar por otra parte autorizado o visado por el Inspector del Trabajo, en cuya consecuencia y en ningún caso pueden ni deben estar predeterminadas.

TERCERO.- El artículo 158 del Código Procesal del Trabajo dispone que el juzgador en materia laboral, no se encuentra sometido a la tarifa legal de la prueba o prueba tasada, sino más bien, tiene libertad en su apreciación y valoración, formando libremente su convencimiento, inspirándose en los principios que informan la sana crítica, las circunstancias relevantes del proceso y la conducta procesal de las partes, a no ser que se tratara de la aplicación de una determinada condición ad substantiam actus; es decir, que se tratara de la exigencia legal de una prueba con contenido material concreto, por lo que en una situación semejante, no se podrá admitir su valor probatorio por otro medio, lo que no sucedió en la especie.

Respecto de la violación que la recurrente acusa en relación a la inversión de la carga de la prueba, no es evidente; que si bien el empleador está obligado a probar, nada le impide al trabajador ofrecer la prueba que estime conveniente, ya que el no hacerlo redunda en su propio perjuicio, más aún cuando la actora pretende beneficiarse del pago de horas extralegales o adicionales, toda vez que ésta concesión legal de las horas extraordinarias o trabajo suplementario reviste entre otros requisitos, la autorización especial de las autoridades de la entidad demandada.

En relación a que el Auto de Vista Nº 059/2009 violó e infringió el principio de la legislación laboral y constitucional como del in dubio pro operario, es determinante tener en cuenta que el ordenamiento jurídico nacional protege, tutela el trabajo y al trabajador y como consecuencia, la relación de dependencia laboral entre el empleador y el trabajador; es así que el principio in dubio pro operario, como derivación del principio protectorio, consiste en una regla laboral que cuando existan dos o mas  interpretaciones de un precepto legal sobre los que se genera duda, será de aplicación la interpretación que mayor beneficio otorgue al trabajador.

Que, por lo relacionado precedentemente, se concluye que los Jueces de instancia, no incurrieron en violación o errónea aplicación de normas laborales, por lo que corresponde resolver el presente recurso de casación conforme lo dispuesto en los artículos 271 numeral 2) y 273 del Código de Procedimiento Civil aplicable en la materia por mandato expreso del artículo 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Liquidadora del Supremo Tribunal de Justicia, con la facultad prevista en la Disposición Transitoria Octava y el numeral 1 del parágrafo I del artículo 42, ambos de la Ley del Órgano Judicial, así como del artículo 8 de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011, declara INFUNDADO el recurso de casación de fojas 214 a 215 y vuelta. Con costas.

MAGISTRADA RELATORA: Dra. María Arminda Ríos García

REGÍSTRESE, NOTIFÍQUESE Y DEVUÉLVASE.

Fdo. Dra. Carmen Nuñez Villegas

Fdo. Dra. María Arminda Ríos García

Fdo. Dr. Delfín Humberto Betancourt Chinchilla

Sucre, 5 de febrero de 2013

Ante mí: Abog. Soraya Ortega Aparicio. Secretaria de Sala Social y Administrativa Liquidadora