SALA SOCIAL Y ADM. II. AUTO SUPREMO: Nº 168

Sucre, 30 de mayo de 2011

DISTRITO: Cochabamba PROCESO: Social

PARTES: Irene Alcira Villarroel Céspedes c/ Hilda María Ledezma

MINISTRO RELATOR: Esteban Miranda Terán.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 133-134, interpuesto por Hilda María Ledezma, contra el Auto de Vista Nº 395/2007 de 22 de diciembre de 2007 (fs. 130 y vta.), pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso social seguido por Irene Alcira Villarroel Céspedes contra la recurrente, los antecedentes del proceso y

CONSIDERANDO I: Que, tramitada la demanda interpuesta, el Juez de Partido Segundo de Trabajo y Seguridad Social de Cochabamba, pronunció la Sentencia de 30 de septiembre de 2005 (fs. 112-114), declarando en parte probada la demanda de fs. 1-2, e improbada las excepciones de pago de fs. 7-8, ordenando a Hilda María Ledezma cancelar a el monto de Bs. 4.793,74 por los derechos sociales de indemnización, desahucio, aguinaldo doble y duodécimas, vacación y salario devengado, con costas.

Deducida la apelación por la demandada de fs. 117-118, la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, pronunció el Auto de Vista Nº 395/2007 de 22 de diciembre de 2007 (fs. 130), confirmó la sentencia apelada, con costas en ambas instancias.

En virtud a este fallo, Hilda María Ledezma interpuso el recurso de casación en el fondo, en el que acusa al ad quem de no valorar la prueba consistente en una agenda de control de pagos que acredita los pagos efectuados a la demandante por concepto de sueldos y vacaciones incurriendo en error de hecho y de derecho en la apreciación de la prueba vulnerando lo establecido en el art. 3 inc. j) del Código Procesal del Trabajo.

CONSIDERANDO II: Que, conforme a la amplia jurisprudencia del tribunal supremo, el recurso de casación se asimila a una demanda nueva de puro derecho que debe contener los requisitos esenciales enumerados en el art. 258 del Código de Procedimiento Civil; además de fundamentar por separado de manera precisa y concreta cuáles son las causas que motivan la casación, ya sea en la forma, en el fondo o en ambos casos, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar en qué consiste la infracción que se acusa.

En autos, si bien el recurso de casación fue planteado en el fondo, esto no pasa de un simple enunciado, pues haciendo una revisión del mismo se advierte errores esenciales que incumplen la técnica procesal adoptada por la doctrina y la jurisprudencia, reguladas al tenor de lo previsto en el art. 258 inc. 2) del Código de Procedimiento Civil, pues no se fundamenta cuáles serían las causales de casación simplemente reproduce los argumentos expuestos y reclamados en el recurso de apelación cursante a fs. 117-118, y que fueron absueltos de forma correcta por el tribunal de alzada, situación que demuestra la impericia de la recurrente a tiempo de la interposición del recurso, habida cuenta que no señala con claridad cuáles serían las causales de casación.

Puesto que la casación en el fondo debe fundarse en errores "in judicando" en que hubieran incurrido los tribunales de instancias al emitir sus resoluciones, debiendo identificarlas por separado conforme a las causales insertas en la norma prevista por el art. 253 del Cód. Pdto. Civ.; mientras que para el recurso de casación en la forma, que se funda en errores "in procedendo", referidas a la infracción de normas adjetivas incumplidas o mal aplicadas, o sea la violación de las formas esenciales en la tramitación del proceso, que están especificadas en el art. 254 de la misma norma legal, lo que no ocurre en el caso en análisis, evidenciando deficiencia en su interposición, porque no precisa de qué manera se hubiera incurrido en violación, aplicación indebida o interpretación errónea de la ley, menos alega ni demuestra error de hecho o de derecho.

Que, en ese marco legal, lo expuesto en el recurso resulta insuficiente y hace inviable su consideración, porque impide a este tribunal supremo abrir su competencia para resolver el fondo, en consecuencia corresponde aplicar los arts. 271 inc. 1) y 272 inc. 2) del Cód. Pdto. Civ., por mandato del art. 252 del Cód. Proc. Trab.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Suprema de Justicia, con la atribución contenida en el num. 1) del art. 60 de la L.O.J., declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 133-134, con costas.

Se regula el honorario del abogado en Bs. 500 que mandará pagar el tribunal ad quem.

Relator: Ministro Esteban Miranda Terán

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Min. Esteban Miranda Terán

Min. Beatriz Sandoval de Capobianco.

Sucre, 30 de mayo de 2011

Proveído: Sandra M. Mendivil Bejarano

Secretaria de Cámara de la Sala Social y Adm. II.