SALA SOCIAL Y ADM. II. AUTO SUPREMO: Nº 158

Sucre, 29 de abril de 2011

DISTRITO: Santa Cruz PROCESO: Reclamación

PARTES: Pablo Edmundo Auza Catalano c/ SENASIR

MINISTRO RELATOR: Hugo R. Suárez Calbimonte.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 385-387, interpuesto por Jeannette Justa Castro Escobar, abogada del Servicio Nacional del Sistema de Reparto (SENASIR), Regional Santa Cruz, contra el Auto de Vista Nº 026 de 24 de febrero de 2010, cursante a fs. 382-383, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del recurso de reclamación sobre recálculo de renta única de vejez, seguido por Pablo Edmundo Auza Catalano, contra el Servicio Nacional del Sistema de Reparto (SENASIR), la respuesta de fs. 395-396, los antecedentes del proceso, y

CONSIDERANDO I: Que tramitado el proceso administrativo, el Fondo de Pensiones de Y.P.F.B., mediante Resolución Nº 129/91 de 30 de agosto de 1991, concedió a favor de Pablo Edmundo Auza Catalano, renta complementaria de vejez, de Bs. 262,92 que sería pagada a partir del 1 de abril de 1991 (fs. 9 del primer expediente acumulado).

Luego, la Comisión Nacional de Prestaciones (ad-hoc) del ex FOPEBA, mediante la Resolución Nº 189 de 14 de enero de 1992 de fs. 36 del segundo cuerpo (fs. 67 de los expedientes acumulados), concedió a favor de Pablo Auza Catalano, renta básica de vejez en el 48% de su salario cotizado equivalente a Bs. 600,45 que se pagaría a partir de abril de 1991.

El solicitante, haciendo conocer que no se le notificó anteriormente con las resoluciones emitidas en sus trámites, formuló consecutivamente recurso de reclamación (fs. 108, presentado el 14 de mayo de 1999; fs. 114, presentado el 7 de enero de 2000; fs. 143-144, presentado el 20 de marzo de 2000; fs. 195-197, presentado el 14 de febrero de 2002; fs. 205-206, presentado el 11 de diciembre de 2002; fs. 208-209, presentado el 16 de diciembre de 2002), reclamaciones que mereció únicamente el informe de la Abogada Jurídica cursante a fs. 216-217 de 26 de agosto de 2003, por ello el solicitante nuevamente formuló su recurso de reclamación mediante carta presentada el 20 de octubre de 2004, cursante de fs. 256-259, que finalmente fue concedido por auto de 01 de febrero de 2005 (fs. 262).

Dicho recurso de reclamación, fue resuelto por la Comisión de Reclamación del Servicio Nacional del Sistema de Reparto, mediante la Resolución Nº 333.07 de 28 de febrero de 2007, cursante a fs. 295-296, por la que confirmó la resolución recurrida, porque consideró que fue emitida de conformidad a las normas que rigen la materia.

Contra esta resolución el solicitante formuló recurso de apelación (fs. 329), por ello, cumpliendo la nulidad determinada por Auto Supremo Nº 6 de 11 de enero de 2010 (fs. 376-377), la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz mediante Auto de Vista Nº 026 de 24 de febrero de 2010 (fs. 382-383), revocó en parte la Resolución Nº 333.07 de 28 de febrero de 2007, ordenando a la Comisión Calificadora de Rentas del SENASIR, realizar un nuevo recálculo de la renta única de vejez a favor de Pablo Edmundo Auza Catalano, debiendo considerarse el total de sus aportes a partir de enero de 1957 y se recalcule la renta en base a un promedio salarial de 12 últimos salarios, sea a partir del mes siguiente al de la presentación de su expediente de jubilación, sin costas.

Esta resolución motivó el recurso de casación en el fondo, formulado por Jeannette Justa Castro Escobar, abogada de Servicio Nacional del Sistema de Reparto (SENASIR), Regional Santa Cruz, cursante a fs. 385-387, en el que después de analizar los fundamentos del auto de vista recurrido y realizar un recuento de las resoluciones emitidas en el presente caso, acusa que la determinación asumida por el tribunal ad quem, es contradictoria, porque si bien reconoce la limitación instituida por el art. 15 del D.S. Nº 27543 de 31 de mayo de 2004, respecto a certificar cotizaciones por modalidad alternativa, no advirtió que este procedimiento se cumplió oportunamente, conforme constan las hojas de trabajo de fs. 283, 281, 279 y 278, además que no se consideró la devolución de aportes correspondiente al periodo 11/48 a 02/58.

Fundamenta también que no corresponde el recálculo de la renta única de vejez, considerando los 12 últimos salarios, porque la Resolución Nº 333/07 de 28 de febrero de 2007, fue emitida conforme a la normativa vigente y que las resoluciones por las que se otorgaron la renta básica y la renta complementaria fueron emitidas conforme a la normativa que regía en esa oportunidad, antes de la vigencia de la Ley de Pensiones y por ello considera que se habría interpretado erróneamente el art. 15 del D.S. Nº 27543 y 45 de la C.P.E.

Concluyó indicando que interpone recurso de casación en el fondo, pidiendo sea concedido, para que este tribunal, case el auto de vista recurrido, con las formalidades de rigor.

CONSIDERANDO II: Que así interpuesto el recurso, previo análisis minucioso de los antecedentes, se establece lo siguiente:

1.- En primer lugar, se advierte que el SENASIR, sin fundamento, dilató innecesariamente la tramitación del presente proceso, pues el primer recurso de reclamación fue presentado el mes de mayo de 1999 y después de muchas solicitudes y reiteraciones, se concedió recién dicho recurso el mes de febrero de 2005.

Pudo tramitarse el referido recurso y emitirse una resolución oportuna, admitiendo o rechazando la reclamación; sin embargo, solo se dilató el trámite, solicitando informes, analizando pruebas y otros sin determinar nada, hasta que en por la persistencia del recurrente se remitió el expediente ante la Comisión de Reclamación del SENASIR, quien finalmente desestimó las pretensiones pedida, luego de siete años de tramite.

Se advierte que el SENASIR, en lugar de rehuir la determinación final del proceso y alivianar la carga procesal que tiene a su cargo, para beneficiar al Estado y a los propios asegurados, emite determinaciones dilatorias en los trámites del Sistema de Reparto, es decir, no pronuncia resoluciones positivas o negativas, a favor o en contra de los solicitantes, sino que innecesariamente retrasa y dilata la resolución de los expedientes que tiene en trámite, sin definir la situación jurídica de los interesados, determinaciones estas, que lógicamente provocan daño al Estado, más que el pago de las rentas retroactivas, reintegros y otros beneficios que se reconocen en la instancia jurisdiccional, si se actuaría diligentemente, la resolución de las causas se vería simplificada, resultando con ello, menor gasto para el Estado en dichos trámites.

Este aspecto ocurre cotidianamente y que ya fue objeto de muchísimas llamadas de atención de parte de los órganos judiciales, pues es más importante una justicia pronta, que una justicia tardía y morosa como ocurrió en el caso presente, por ello, corresponde en la parte resolutiva de la presente resolución llamar severamente de nuevo, la atención a los funcionarios del SENASIR.

2.- Resolviendo los fundamentos del recurso, se tiene:

a) Es cierto que en los informes u hojas de trabajo de fs. 278, 279, 280, 281 y 283, se consideró parcialmente lo instituido por los arts. 13, 14 y 15 del D.S. Nº 27543; sin embargo, no se determinó adecuadamente el total de las cotizaciones y cuáles se estaban reconociendo mediante la modalidad alternativa.

Por eso es que se considera, correcto el razonamiento del tribunal de alzada, al haber determinado que se realice un nuevo recálculo de cotizaciones, considerando todos los aportes y de acuerdo a las limitaciones que se inserta en la parte resolutiva del Auto de Vista, en la que se ordena el nuevo recálculo de la renta única de vejez, considerando el total de sus aportes a partir de enero de 1957, considerando el promedio de los últimos 12 salarios.

b) Ciertamente a momento de concederse la renta básica y complementaria del solicitante Pablo Edmundo Auza Catalano, se consideraron la normativa vigente en ese momento, que es anterior a la vigencia de la Ley de Pensiones y normas complementarias; pero al estar en trámite el presente proceso, por la demora casi culpable del SENASIR, las nuevas normas que rigen actualmente a estos trámites, deben aplicarse al presente caso, por tratarse de normas más beneficiosas a favor del impetrante y por esa situación se concluye que no es evidente que se incurrió en violación del art. 15 del D.S. Nº 27543 y menos aún del art. 45 de la C.P.E. vigente, que constituye una norma de mayor jerarquía que debe ser aplicada preferentemente, conforme instituye el art. 410 de la misma norma fundamental, no siendo por ello evidente que la calificación de la referida renta, se encuentre consolidada, como erróneamente afirma la recurrente.

Consiguientemente, corresponde emitir resolución en la forma prevista por los arts. 271 inc. 2) y 273 del Cód. Pdto. Civ., aplicable por mandato de los arts. 663 del R.C.S.S. y 15 del Manual de Prestaciones de Rentas en Curso de Pago y Adquisición.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Suprema de Justicia, con la facultad conferida por el art. 60 num. 1 de la L.O.J. declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 385-387, sin costas en aplicación del art. 39 de la Ley Nº 1178.

Se llama severamente la atención a los funcionarios del SENASIR, por dilatar innecesariamente la resolución final del presente proceso, provocando daño económico tanto al solicitante como el Estado.

Para resolución según auto interlocutorio definitivo de 15 de febrero de 2011, cursante a fs. 412, interviene el Ministro de la Sala Penal Primera, Dr. Jorge Monasterio Franco.

 

Relator: Ministro Hugo R. Suárez Calbimonte

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Min. Hugo R. Suárez Calbimonte.

Min. Esteban Miranda Terán.

Sucre, 29 de abril de 2011

Proveído: Mirtha Dolly Ortiz Paniagua.

Secretaria de Cámara de la Sala Social y Adm. II.