SALA SOCIAL Y ADM. II. AUTO SUPREMO: Nº 103

Sucre, 9 de marzo de 2011

DISTRITO: La Paz PROCESO: Reclamación

PARTES: César Alfredo Sologuren Falco c/ SENASIR

MINISTRO RELATOR: Hugo R. Suárez Calbimonte.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 102-104, interpuesto por Diego Alejandro Mark Baldivieso, en representación del Servicio Nacional del Sistema de Reparto (SENASIR), contra el Auto de Vista Nº 041/10-SSA-I de 17 de febrero de 2010 (fs. 93-94), pronunciado por la Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del trámite de reclamación de renta única de vejez instaurado por César Alfredo Sologuren Falco, contra el SENASIR, los antecedentes del proceso y

CONSIDERANDO I: Que dentro del recurso de reclamación de renta única de vejez interpuesto por César Alfredo Sologuren Falco, la Comisión de Calificación de Rentas, mediante Resolución Nº 013575 de 5 de noviembre de 1997 (fs. 36), resolvió otorgar en favor de César Alfredo Sologuren Falco, renta básica y complementaria de vejez, equivalente al 50,37 % para la básica y 49,63 para la complementaria, de su promedio, haciendo un monto de Bs. 2.069,28 para la primera y Bs. 2.038,88 para la segunda, monto total que se establece en Bs. 4.108,16 y se pagaría a partir del mes de julio de 1997.

Posteriormente la misma comisión, mediante Resolución Nº 0015170 de 12 de diciembre de 2007 (fs. 65) resolvió otorgar a favor de César Alfredo Sologuren Falco, recálculo de renta única de vejez, equivalente al 97 % de su promedio salarial, en el monto de Bs. 4.629.58, correspondiendo a la básica el 48 % Bs. 1.957.09, a la complementaria el 49 % Bs. 1.997.87, más incrementos de ley; renta que se pagaría a partir del mes de julio de 1997, estableciendo en el informe legal el cobro indebido de Bs. 22.170.48, que debe ser descontado mensualmente en el equivalente al 20 % de la renta recalculada.

Formulado el recurso de reclamación por el demandante (fs. 73), que fue resuelto por la Comisión de Reclamación de Rentas del SENASIR, mediante Resolución Nº 0738/08 de 2 de septiembre de 2008 (fs. 81-83), confirmando la Resolución Nº 0015170 de 12 de diciembre de 2007 emitida por la Comisión Calificación de Rentas de fs. 65, por encontrarse de acuerdo a la normativa que rige la materia.

Interpuesto el recurso de apelación por César Alfredo Sologuren Falco (fs. 87-88), mediante Auto de Vista Nº 041/10-SSA-I de 17 de febrero de 2010 (fs. 93-94), la Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, revocó en parte la Resolución Nº 0738/08 de 2 de septiembre de 2008 y dispuso: 1) Dejar sin efecto todo descuento retroactivo, así como disponer la devolución de los montos que hubieran sido descontados a errado título de percepción indebida. 2) Proceder a una nueva liquidación del promedio de renta como se indica en el cuarto considerando. 3) Proceder a un nuevo recuento de aportes por falta de mayor criterio técnico.

Esta resolución originó que el representante del SENASIR, formulase recurso de casación en el fondo (fs. 102-104), en el que alegó:

La infracción de los arts. 190 y 192 inc. 2) y 3) del Cód. Pdto. Civ. Al considerar que en el Auto de Vista de fs. 93-94, no se efectuó una exposición sumarial de hecho, análisis ni fundamentación, porque en el tercer considerando se refiere a la Resolución Nº 03575 de 5 de noviembre de 1997 de fs. 36, dictada por la Comisión de Calificación de Rentas de la Unidad de Recaudación, resolución que en obrados no existe, manifestó también que en el punto 2) de la parte resolutiva establece que: "proceder a una nueva liquidación del promedio de renta como se indica en el cuarto considerando", tampoco existe tal expresión, ya que el cuarto considerando contiene una locución diferente, además el auto de vista, menciona "la liquidación de fs. 67 estaría errada", pues como se podrá apreciar en antecedentes a fs. 67 no cursa tal liquidación.

Denuncio también la transgresión del art. 477 del R. Cód. S.S., porque el tribunal de apelación no tomó en cuenta la documentación presentada por el asegurado de fs. 33-44, que indujo en error a la entidad provocando una diferencia en el total de aportes (309), cuando en realidad debía ser 283 en ambos regímenes, acusando igualmente la mala aplicación del D.S. Nº 27999, porque este decreto supremo, no tiene nada que ver en la presenta causa.

Concluyó solicitando se conceda el recurso ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación quien deliberando en el fondo dicte auto supremo, casando en parte el auto de vista, previas las formalidades de ley.

CONSIDERANDO II: Que así expuestos los fundamentos del recurso de casación, se establece lo siguiente:

Respecto a la transgresión de los arts. 190 y 192 inc. 2) y 3) del Cód. Pdto. Civ., referidos al contenido y a la forma de la sentencia, manifiestan que el auto de vista motivo del presente recurso, no contendría expresiones claras ni precisas, lo que conllevaría a efectuar una mala interpretación y valoración de los datos del proceso.

Acerca de este punto, de la revisión del auto de vista recurrido, si bien es cierto el recurrente menciona que en el "tercer considerando" siendo lo correcto "cuarto considerando" del auto de vista recurrido, no existe la Resolución Nº 03575 de 5 de noviembre de 1997 de fs. 36, cuando lo correcto era Nº 013575, así como lo alegado por el recurrente sobre el contenido en el cuarto considerando del auto de vista no contiene lo que dice en la parte resolutiva, así como tampoco cursa a fs 67 la liquidación mencionada en el auto de vista, toda vez que tal liquidación a que se refiere el tribunal ad quem, se encuentra a fs. 65; estos hechos podrían atribuirse a un error involuntario de taipeo, (lapsus calami) porque los argumentos y los fundamentos expuestos en dicha resolución se refieren al proceso motivo de análisis, de manera que el recurrente podía solicitar, en tiempo oportuno, enmienda o aclaración, en función al art. 239 concordante con el 196 inc.2) del Cód. Pdto. Civ. y no reservarse recién para casación como forma de justificar su recurso, en desconocimiento de la normativa vigente, además conforme al art. 251 parág. I del mismo cuerpo legal, establece que ningún trámite o acto judicial será declarado nulo si la nulidad no estuviere expresamente determinada por ley.

Referente a la vulneración del art. 477 del R. Cód. S.S., referidas a la "revisión de oficio o por denuncia a causa de errores de cálculo o falsedad en los datos que hubieran servido de base para su otorgamiento. La revisión que revocare la prestación concedida o redujere su monto, no surtirá efecto retroactivo respecto a las mensualidades pagadas, excepto cuando se comprobare que la concesión obedeció a documentos, datos o declaraciones fraudulentas. En este último caso, la caja, exigirá la devolución total de las cantidades indebidamente entregadas", cosa que no ocurrió en el caso de autos, toda vez que en el momento de presentación de la solicitud de renta básica de vejez por el interesado y habiéndosele otorgado la misma, no fue rechazada ni observada en su momento, por consiguiente es de única responsabilidad de los funcionarios del SENASIR.

Respecto a la denuncia de vulneración del Decreto Supremo Nº "27999", siendo lo correcto 27991 de 28 de enero de 2005 que en su artículo 9º determina: "El SENASIR cumplirá con la revisión de oficio o por denuncia debidamente justificada de las calificaciones de rentas y pagos globales concedidos, iniciando la revisión con el listado de casos registrados en la base de datos que entregará la Superintendencia de Pensiones, Valores y Seguros, en el marco de lo establecido en el presente Decreto Supremo". De la atenta revisión de la resolución de vista impugnada en casación, se advierte que no se ha puesto en tela de juicio la facultad que tiene el SENASIR para proceder a la revisión de oficio o a denuncia, de las rentas en curso de pago y adquisición.

Por ello, al haberse dispuesto en el caso presente revocar en parte la resolución recurrida, el tribunal de alzada actuó adecuadamente, tanto porque el error incurrido no se debió a datos o declaraciones fraudulentas como exige el mencionado art. 477 del R. Cód. S.S. sino a una mala aplicación de las normas por parte de los funcionarios del SENASIR que procedieron al recálculo y descuento del 20 % como cobro indebido de manera arbitraria de la renta única de de vejez otorgada al asegurado, por ello no podía determinarse la devolución de los pagos con efecto retroactivo, resultando ilegal el descuento ordenado, porque no es la vía legal para hacerlo.

En ese marco, el Tribunal Supremo no advierte que el auto de vista impugnado contenga violación, aplicación indebida o errónea interpretación de la ley, por el contrario concluye que las razones de la decisión del citado fallo, objeto del recurso, responden al espíritu proteccionista con que el legislador boliviano instituyó el régimen del Seguro Social, en aras del cuidado y protección del capital humano del Estado.

Consiguientemente, al concluir que no son evidentes las infracciones acusadas en el recurso, corresponde fallar en la forma prevista por los arts. 271 inc. 2) y 273 del Cód. Pdto. Civ., aplicables por disposición de los arts. 630 y 633 del R. del Cód. S. S.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Suprema de Justicia, con la facultad que le confiere el art. 60 núm. 1 de la L.O.J., declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 102-104. Sin costas, en aplicación de lo previsto por el art. 39 de la Ley Nº 1178 de 20 de julio de 1990 (SAFCO)

 

Relator: Ministro Hugo R. Suárez Calbimonte

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Min. Hugo R. Suárez Calbimonte.

Min. Esteban Miranda Terán.

Sucre, 9 de marzo de 2011

Proveído: Mirtha Dolly Ortiz Paniagua.

Secretaria de Cámara de la Sala Social y Adm. II.