SALA SOCIAL Y ADM. II. AUTO SUPREMO: Nº 322

Sucre, 18 de septiembre de 2010

DISTRITO: Tarija PROCESO: Laboral

PARTES: Domingo Nieves Miranda c/ Prefectura del Departamento de Tarija, ex propietaria de Industrias Agrícolas de Bermejo.

MINISTRO RELATOR: Hugo R. Suárez Calbimonte.


VISTOS: El recurso de casación en el fondo de fs. 70-71 vta., interpuesto por Juan Aramayo Aramayo, en representación de Domingo Nieves Miranda, contra el Auto de Vista 14 de agosto de 2006 (fs. 66-67), pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija; dentro del proceso laboral sobre reconocimiento y pago de bono de antigüedad y complementación de derecho a la vacación fraccionada, seguido por el recurrente en representación de Domingo Nieves Miranda, contra la Prefectura del Departamento de Tarija, ex propietaria de Industrias Agrícolas de Bermejo, la respuesta de fs. 76 y vta., los antecedentes del proceso y

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso social, la Juez Segundo del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Tarija, emitió la Sentencia Nº 48/2006 de 11 de mayo de 2006 (fs. 48-49), declarando improbada la demanda de fs. 13-14 y probada la excepción de prescripción, sin costas.

En grado de apelación, a instancia de la parte actora (fs. 52-53 vta.), por Auto de Vista de 14 de agosto de 2006 (fs. 66-67), se confirmó la sentencia apelada, con costas.

Dicho fallo motivó el recurso de casación en el fondo, interpuesto por el apoderado del demandante (fs. 70-71 vta.), alegando que el tribunal de apelación, al confirmar la sentencia de primera instancia, incurrió en violación, interpretación errónea y aplicación indebida de la ley y que contiene disposiciones contradictorias, error de hecho y de derecho en la apreciación de la prueba, porque no consideró los documentos cursantes a fs. 5 y vta. y 28-29, que demuestran la existencia de un anterior proceso colectivo, que si bien fue anulado ordenando a los demandantes que acudan en forma individualizada, esta acción -según el recurrente- interrumpió la prescripción, alegada por la entidad demandada y motivó el inicio de nuevo periodo de prescripción, conforme establece el art. 1.506 del Cód. Civ., al señalar que desde la notificación con la resolución de anulación del proceso anterior hasta la interposición de la demanda, no habrían trascurrido los dos años previstos en los arts. 120 de la L.G.T. y 163 de su D.R.; con estos argumentos, solicita se emita auto supremo, casando el auto de vista recurrido, declarando probada la demanda y se ordene el pago de bono de antigüedad y vacación fraccionada, con imposición de costas.

CONSIDERANDO II: Que, así expuestos los fundamentos del recurso de casación, corresponde resolver el mismo en base a los hechos denunciados y a la normativa invocada estableciendo lo siguiente:

Los documentos de fs. 5-11 y 28-29, demuestran que con anterioridad al inicio del presente trámite, se sustanció un proceso social colectivo de cobro de bono de antigüedad, proceso que si bien fue rechazado por la impersonería formulada y la nulidad de obrados establecida por el juez de la causa para que se interponga una nueva demanda individual para cada trabajador de I.A.B., empero demuestra que los aludidos ex trabajadores realizaron los correspondientes reclamos para obtener el pago del bono de antigüedad y que en aplicación del art. 126 del Cod. Proc. Trab., constituye un acto de interrupción de la prescripción que ha empezado a correr.

Por eso ahora al haberse formulado un nuevo proceso, se establece que la demanda fue presentada antes que opere la prescripción porque la nulidad del anterior proceso se determinó el 2 de junio de 2004 y la demanda en el presente proceso se presentó el 11 de marzo de 2006 (fs. 13-14 vta.), por ello correspondería reconocer el pago del aludido bono de antiguedad respecto de los dos últimos años trabajados.

En el presente proceso también se ha solicitado el pago de la complementación a la vacación fraccionada.

Pero este concepto no fue reclamado en ningún momento después de la conclusión de la relación laboral ocurrida el 31 de agosto de 1998 y por ello hasta la presentación de la demanda, este derecho se encuentra totalmente prescrito en aplicación del art. 120 de la L.G.T. y 163 de su D.R.

Analizando los antecedentes del proceso y el razonamiento precedente, se concluye que el tribunal de apelación, si bien determinó erróneamente que se encontraba prescrito el derecho demandado empero, al haber este Tribunal advertido que no estaba prescrito el derecho, correspondería ordenarse su reconocimiento y pago.

Sin embargo conforme consta por el recibo de pago (fs. 38) y la papeleta de pago cursante a fs. 39, se ha demostrado que el actor percibió oportunamente el bono de antigüedad reclamado, por esa circunstancia ya no corresponde determinar su cancelación porque fue cubierto oportunamente, presumiéndose, en virtud de las citadas papeletas de pago que el bono de antigüedad ha sido pagado durante todos los meses reclamados.

Por lo referido se concluye que no corresponde el pago de ese derecho al estar cancelado, sin embargo la vacación fraccionada pedida ha prescrito, debiendo por eso declararse infundado el recurso, pero con diferentes fundamentos a los contenidos en auto de vista recurrido.

Por lo referido corresponde resolver en recurso, conforme establecen los arts. 271 inc. 2) y 273 del Cód. Proc. Trab., con la permisión remisiva del art. 252 del Cód. Proc. Trab.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la atribución contenida en el núm. 1 del art. 60º de la L.O.J., declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 70-71 y vta., sin costas en aplicación del art. 39 de la Ley Nº 1179 (SAFCO).

Relator: Ministro Hugo R. Suárez Calbimonte

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Min. Hugo R. Suárez Calbimonte.

Min. Esteban Miranda Terán.

Sucre, 18 de septiembre de 2010

Proveído: Mirtha Dolly Ortiz Paniagua.

ecretaria de Cámara de la Sala Social y Adm. II.