SALA SOCIAL Y ADM. II. AUTO SUPREMO: Nº 417

Sucre, 12 de abril de 2.007

DISTRITO: La Paz PROCESO: Social.

PARTES: Juan Manuel Luna Valdezc/ La H. Alcaldía Municipal de la ciudad de La Paz.

MINISTRO RELATOR: Dr.Juan José González Osio.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

VISTOS: El recurso de casación de fs. 172-173, interpuesto por Juan Manuel Luna Valdez, contra el auto de vista Nº 134/06-SSA-II de 7 de junio de 2006, (fs. 169) pronunciado por la Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz; dentro del proceso social de reliquidación de beneficios sociales seguido por el recurrente, contra la Alcaldía Municipal de la ciudad de La Paz, la respuesta de fs. 177, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, el Juez Sexto del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de La Paz, emitió la sentencia Nº 45/2005 el 3 de mayo de 2005, (fs. 154-158), declarando improbada la demanda de fs. 9-10 y probada la excepción perentoria de pago documentado de fs. 20-21.

En grado de apelación, formulada por el demandante (fs. 162), mediante auto de vista Nº 134/06-SSA-II de 7 de junio de 2006, (fs. 169), se confirmó la sentencia apelada.

Este fallo motivó el recurso de casación interpuesto el demandante, (fs. 172-173), en el que refiere se transgredieron los arts. 7 inc. j) de la C.P.E., 4 y 55 de la L.G.T., porque no se consideró que los derechos laborales son irrenunciables y cualquier convención en contrario es nula. En el caso presente -dice- se aplicó el art. 55 del D.S. Nº 21137, que contraviene las referidas normas que son de mayor jerarquía, no habiéndosele cancelado su indemnización tomando en cuenta los tres últimos sueldos completos ni las horas extras trabajadas.

Concluyó solicitando que se conceda el recurso para que este Tribunal dicte auto Supremo, casando el auto de vista y "dando por probada la demanda".

CONSIDERANDO II: Que, conforme la amplia jurisprudencia del Tribunal Supremo, el recurso de casación es una nueva demanda de puro derecho, que debe contener los requisitos enumerados en el art. 258 del Cód. Pdto. Civ.; y además debe fundamentarse por separado de manera precisa y concreta cuáles son las causas que motivan la casación en la forma o en el fondo, no siendo suficiente la simple cita de disposiciones legales, sino demostrar en qué consiste la infracción que se acusa.

Que, a este efecto de la revisión del recurso se colige que el recurrente no cumplió los requisitos enumerados en el inc. 2) del art. 258 de la norma procesal civil, pues cita varias disposiciones legales que presuntamente fueron infringidas; empero, no identifica de manera clara y concreta en qué tipo de vulneración se hubiera incurrido; es decir, violación, aplicación indebida o interpretación errónea, y tampoco especifica cómo y de qué manera se hubiese incurrido en dichas infracciones, más aún si no señala algún error de hecho o de derecho respecto de la apreciación de la prueba, que se encuentra debidamente demostrado en el expediente, para permitir a este Tribunal compulsar dichas probanzas; simplemente como si se tratara de un memorial de conclusiones, realizan un relato intrascendente de escaso contenido jurídico.

El recurrente desconoce que las causales de casación en el fondo, (si fuese ese el recurso que pretende formular), se fundamenta en los "errores in judicando", que se encuentran debidamente identificados en el art. 253 del Cód. Pdto. Civ., en el caso presente no se ha alegado ni fundamentado, más aún si razona que el D.S. Nº 21137 de 30 de noviembre de 1985, contraviene -dice- las leyes y la Constitución Política del Estado, ignorando que en el recurso de casación en el fondo, se debe impugnar la resolución objeto del recurso, específicamente las normas aplicadas en el auto de vista y no como en el caso presente, la presunta inconstitucionalidad de una norma, pues para este tipo de impugnaciones existen otros recursos franqueados por las leyes.

Que, en ese marco legal, lo expuesto en el recurso es insuficiente, por no plantear claramente su petitorio, haciendo inviable su consideración e impidiendo a este Tribunal Supremo abrir su competencia.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la atribución contenida por el inc. 1) del art. 60 de la L.O.J., y arts. 271-1) y 272-2) del Cód. Pdto. Civ., aplicable por mandato del art. 252 del Cód. Proc. Trab., declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 172-173, con costas.

Se regula el honorario profesional de abogado, en Bs. 500.-, que mandará pagar el Tribunal ad quem.

Relator:Ministro Dr. Juan José González Osio.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr. Juan José González Osio.

Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

Sucre, 12 de abril de 2007

Proveído: Ma. del Rosario Vilar G.

Secretaria de Cámara de la Sala Social y Adm. II.