SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA SEGUNDA

AUTO SUPREMO: Nº 101

Sucre, 19 de diciembre de 2.005

DISTRITO: Cochabamba PROCESO: Laboral.

PARTES: Jesús Benilde Avaroma de Duarte c/ Felisa Quinteros Vda. de Gutiérrez y otra.

MINISTRO RELATOR: Dr. Juan José González Osio.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

VISTOS: El recurso de casación de fs. 104-105, interpuesto por Felisa Quinteros vda. de Gutiérrez y Sonia Gutiérrez Quinteros, contra el auto de vista Nº 274/2001 de fs. 101-102, pronunciado el 11 de junio de 2001, por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso laboral seguido por Jesús Benilde Avaroma de Duarte, contra las recurrentes; el auto de fs. 107, por el que se concedió el recurso de casación y todo cuanto ver convino y se tuvo presente para resolución, y;

CONSIDERANDO: Que, tramitado el proceso social, la Juez Primero del Trabajo y Seguridad Social de Cochabamba, el 20 de abril del 2001, emitió sentencia a fs. 73-74, declarando probada en parte la demanda de fs. 1-2, disponiendo que las demandadas, paguen a la actora la suma de Bs. 6.253.31.-, por concepto de desahucio, indemnización, aguinaldo en duodécimas y vacación por una gestión.

En apelación formulada por las demandadas, la expresada Sala Social y Administrativa, mediante auto de vista, de fs. 101-102, confirmó la sentencia apelada, con costas en ambas instancias.

Esta resolución, motivó el recurso de casación y nulidad de fs. 104-105, que interpusieron las demandadas, donde solicitaron se tome en cuenta que: a) La demandante no percibía sueldo, sino que se le cancelaba a destajo, por docena de guardapolvos como costurera sin horario, siendo totalmente irreal el monto del salario fijado por la Juez a quo y ratificado por el Tribunal ad quem. b) No se trabaja los meses de abril a junio, ni de septiembre a diciembre; por ello, el trabajo era irregular y no existieron los tres meses de prueba ni los últimos tres meses para el cálculo de beneficios sociales. Que, cada semana entregaba cinco docenas de guardapolvos percibiendo Bs. 50.- c) No existe ningún taller artesanal, sino una habitación, con dos máquinas domésticas de coser, taller de propiedad de Felisa Quinteros vda. de Gutiérrez. Concluyeron, que al haberse mal interpretado los arts. 66 y 150 del Cód. Proc. Trab.; 13 de la L.G.T.; 8º de su D.R., se debe casar el auto de vista y declarar improbada la demanda.

CONSIDERANDO: Que, así expuestos los fundamentos del recurso, corresponde a este Tribunal su análisis y resolución.

I.- El recurso de casación considerado como una demanda nueva de puro derecho, para su viabilidad y apertura de la competencia de este Supremo Tribunal, debe llenar requisitos insoslayables que hacen a la competencia del mismo, requisitos como los exigidos por el inc. 2) del art. 258 del Cód. Pdto. Civ., referidos a que se deberá citar en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consisten la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos.

II.- En el caso presente, las recurrentes alegaron presuntos hechos que no habrían sido considerados por la Juez ni el Tribunal de grado; empero, no identificaron ningún error de derecho o de hecho respecto a la apreciación de la prueba; no se evidencia cuales fueron esos errores en que hubiesen incurrido los jueces de instancia, no se patentiza que no se hubiese otorgado el valor legal a determinada prueba, como tampoco se demuestra la equivocación manifiesta del juzgador, por documentos o actos auténticos, como exige el inc. 3) del art. 253 del Cód. Pdto. Civ.

Se acusa también, mala interpretación de los arts. 66, 150 del Cód. Proc. Trab.; 13 de la L.G.T. y 8º de su D.R.; pero, no se fundamenta los motivos y causas de tal impugnación, o sea, este recurso extraordinario carece de la imprescindible fundamentación racional y circunstanciada, que demuestre de forma clara, concreta y precisa, la alegada mala interpretación de tales artículos, como tampoco se indica cual debía ser la interpretación y aplicación correcta de tales normas; incumpliendo así el mandato del expresado art. 258 inc. 2) del Cód. Pdto. Civ.

III.- Los referidos aspectos impiden abrir la competencia de este Tribunal, para considerar el mencionado recurso y por ello debe aplicarse los arts. 271 inc. 1) y 272 inc. 2) del Cód. Pdto. Civ., con la permisión de la norma remisiva del art. 252 del Cód. Proc. Trab.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la atribución contenida en el art. 60 numeral 1) de la L.O.J., declara IMPROCEDENTE, el recurso de casación de fs. 104-105, con costas.

No se regula el honorario profesional de abogado por no haberse contestado el recurso.

Relator:Ministro Dr. Juan José González Osio.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr. Juan José González Osio.

Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Proveído: Sucre, 19 de diciembre de 2.005

Ma. del Rosario Vilar G.

Secretaria de Cámara de la Sala Social y Adm. II