SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA SEGUNDA

AUTO SUPREMO: Nº 098

Sucre, 19 de diciembre de 2.005

DISTRITO: Cochabamba PROCESO: Laboral.

PARTES: Pedro Fuentes Quispe, José Rodolfo Cuenca Benítez y otros c/ Empresa Unidad de Montaje de Planta Externa "UMPE"

MINISTRO RELATOR: Dr. Juan José González Osio.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

VISTOS: El recurso de casación de fs. 152-156, interpuesto por José Rodolfo Cuenca Benítez, contra el auto de vista Nº 254/2001 de fs. 149, pronunciado el 29 de mayo de 2001, por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso laboral seguido por Pedro Fuentes Quispe y otros, contra la empresa Unidad de Montaje de Planta Externa "UMPE"; el auto de fs. 162, por el que se concedió el recurso de casación y todo cuanto ver convino y se tuvo presente para resolución, y;

CONSIDERANDO: Que, tramitado el proceso social, el Juez Segundo del Trabajo y Seguridad Social de Cochabamba, el 15 de marzo de 2001, emitió sentencia a fs. 89-91, declarando probada la demanda de fs. 5-7, y las ampliaciones de fs. 10 y 14, con costas, disponiendo que el demandado declarado rebelde, José Rodolfo Cuenca Benítez, en su calidad de Gerente propietario de la Empresa Unidad de Montaje de Planta Externa "UMPE", pague a los actores: Pedro Fuentes Quispe, Aldo José Hurtado Andrade, Abel Yucra Chambi, Alejandro García Miranda, Mario Apaza Torres y Antonio Ramiro Arias Plata, las sumas de Bs. 6.496.09.-, 9.501.66.-, 10.286.09.-, 6.780.-, 3.488.88-. y 2.573.19.-, respectivamente, por concepto de indemnización, vacaciones, aguinaldos en duodécimas y otros.

En apelación formulada por el demandado, la expresada Sala Social y Administrativa, mediante el auto de vista, de fs. 149, anula el auto de concesión del recurso y declara ejecutoriada la sentencia, porque el recurrente, no purgó las costas de su rebeldía y sin personería reconocida formuló el recurso de apelación.

Esta resolución, motivó el recurso de casación de fs. 152-156, que interpuso el demandado, en el que luego de una extensa relación del proceso, alegó la violación de los arts. 90, 128 del Cód. Pdto. Civ. y 247 de la L.O.J., por la presunta falta de citación legal con la demanda y declaratoria de rebeldía, fundamentó también, que el hecho de no haber purgado la rebeldía no le quitaba el derecho a recurrir, siendo subsanable dicha omisión por el Juez a quo antes de conceder la apelación, o por el Tribunal Ad quem antes de emitir el auto de vista.

CONSIDERANDO: Que, con la facultad conferida por el art. 15 de la L.O.J. y 252 del Cód. Pdto. Civ., corresponde revisar de oficio el expediente a fin de establecer si el Juez y el Tribunal de grado, observaron los plazos y leyes que norman la tramitación y conclusión de los procesos, para aplicar en su caso las sanciones que correspondan o anular obrados hasta el vicio más antiguo.

I.- Para dicho efecto, se debe recordar que en materia de nulidades procesales, rigen ciertos principios que deben ser observados para declarar aquélla, nos referimos a los principios de especificidad, trascendencia y convalidación. Principios que establecen que no hay nulidad sin la existencia de una ley específica que así determine (art. 251 inc. 1) Pdto. Civ.), tampoco hay nulidad sin perjuicio y finalmente si la violación de forma no es reclamada oportunamente se considera convalidada con el consentimiento.

II.- En el caso presente, el Tribunal ad quem, sin analizar el recurso de apelación formulado contra la sentencia de primera instancia, determinó la nulidad del auto de concesión del recurso de fs. 141 de obrados y declaró ejecutoriada la sentencia, porque el demandado interpuso el referido recurso sin purgar las costas de la rebeldía, conforme exige el art. 142 del Cód. Proc. Trab.

Esta determinación, es contraria a los principios de especificidad, trascendencia y convalidación que rigen la nulidad de obrados, pues, no existe norma que determine la nulidad por el incumplimiento del pago de las costas de rebeldía, sanción procesal que debe ser regulada por el Juez a quo o el Tribunal ad quem, conforme se infiere de la inteligencia del art. 68 y siguientes del Pdto. Civ., concordantes con el indicado art. 142 del Cód. Proc. Trab.

III.- Por lo relacionado, el Tribunal ad quem, al tomar conocimiento del proceso e identificar que el recurrente fue declarado rebelde y no purgó la sanción de la rebeldía, antes de emitir resolución, debió regular la multa y conminar su pago, pero, de ninguna manera declarar la nulidad de obrados como ocurrió en autos, atentando contra los derechos a la defensa y al debido proceso consagrados en el art. 16 numerales II y IV de la C.P.E., incumpliendo la obligación procesal determinada por el art. 236 del Cód. Pdto. Civ., que impone al Tribunal de segundo grado, resolver los agravios expuestos por el apelante sobre las pretensiones y defensas que hayan sido materia de resolución por el inferior, en cuya virtud la sentencia de segundo grado debe ser exhaustiva, congruente y motivada.

IV.- En consecuencia, al haberse evidenciado que el Tribunal ad quem, no resolvió el recurso conforme a ley, debe aplicarse los arts. 271 inc. 3) y 275 del Cód. Pdto. Civ., con la permisión de la norma remisiva del art. 252 del Cód. Proc. Trab.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la atribución contenida en los arts. 15 y 60 numeral 1) de la L.O.J., ANULA obrados hasta fs. 148 inclusive, para que previo pago por el recurrente de la multa prevista en el art. 142 del Cód. Proc. Trab., y sin espera de turno, se proceda a un nuevo sorteo del proceso y se resuelva con la pertinencia prevista por el art. 236 del Cód. Pdto. Civ. Sin responsabilidad.

Relator:Ministro Dr. Juan José González Osio.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr. Juan José González Osio.

Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Proveído: Sucre, 19 de diciembre de 2.005

Ma. del Rosario Vilar G.

Secretaria de Cámara de la Sala Social y Adm. II