SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA SEGUNDA

AUTO SUPREMO: Nº 084

Sucre, 12 de diciembre de 2.005

DISTRITO: Cochabamba PROCESO: Social.

PARTES: Marlene Castro Castro c/ Empresa Importadora "MINOIL LTDA"

MINISTRO RELATOR: Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

VISTOS: El recurso de casación de fs. 207-210, interpuesto por Marlene Castro Castro contra el auto de vista No. 241/2001 de 22 de mayo de 2001 cursante de fs. 195-196, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba; dentro el proceso social por pago de reintegro de beneficios Sociales seguido por la recurrente contra la Empresa Importadora "MINOIL LTDA", la respuesta de fs. 212-213, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, el Juez de Partido 2do del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Cochabamba, emitió sentencia el 6 de abril de 2001 (fs. 180-181 vta), declarando probada en parte la demanda de fs. 6 y vta., ordenando a Christian Caprioglio en su calidad de Gerente de la Empresa Importadora Minoil Ltda., para que dentro de 3ro día de ejecutoriada la sentencia y bajo conminatoria de ley, pague a la demandante Marlene Castro Castro, el monto de la liquidación de reintegro de beneficios sociales que asciende a Bs. 2.460,26, con los reajustes previstos por el D.S. 23381 de 29 de diciembre de 1992.

Que, en grado de apelación, por auto de vista No. 241/2001 de 22 de mayo de 2001 (fs. 195-196), se confirma la sentencia.

Esta resolución, motivó el recurso de casación en el fondo y en la forma de fs. 207-210, interpuesto por la demandante Marlene Castro, quien aduce violación de los Arts. 50 de la L.G.T., 11 del D.S. 1592 de 19 de abril de 1949, inc. g) del art. 3 del C.P.T., 162 de la C.P.E., 4 y 55 de la L.G.T., 5 y 6 del D.S. de 16 de marzo de 1925, con el argumento de no haberse valorado por los de instancia el pago de horas extras que reclama en base al art. 55 de la L.G.T., concluye solicitando que el Tribunal Supremo, anule obrados si corresponde hasta el vicio más antiguo, o en su defecto impetra se case el auto de vista recurrido y, deliberando en el fondo, se declare probada en todos sus extremos su demanda de fs. 6-7, con imposición de costas.

CONSIDERANDO II: Que, así expuesto los fundamentos del recurso, corresponde a este Tribunal establecer si lo denunciado es evidente o no, por consiguiente del análisis y compulsa, se llega a las siguientes conclusiones:

I.- En principio, se colige que el memorial del recurso no cumple los requisitos exigidos por ley, al parecer la recurrente confunde con un memorial de conclusiones sintetizando lo obrado de manera intrascendente, es injurioso y contradictorio en su petitorio, además, no obstante de citar algunas disposiciones legales, la recurrente no ha precisado de que manera han sido presuntamente infringidas, tampoco ha demostrado en que consiste la violación, interpretación errónea o aplicación indebida o aplicadas falsa o erróneamente las normas; concluyéndose que no se equipara con una demanda de puro derecho como es el recurso de casación, cuya finalidad, en caso de demostrarse, es restablecer el imperio de la ley infringida.

II.- No obstante lo expresado en el punto anterior, partiendo del concepto expresado, se debe determinar si las horas extras reclamadas por la recurrente, constituyen un derecho adquirido, si debe o no formar parte de su remuneración. A este efecto, la normativa vigente (art. 46 L.G.T.), establece la jornada efectiva de trabajo, mientras que para el trabajo adicional se tiene las horas extraordinarias, contempladas por el art. 55 de la L.G.T., las cuales se pagan con el 100% de recargo, y el trabajo nocturno realizado por las mismas condiciones que el diurno con el 25% al 50%, de recargo, según los casos. Sin embargo este trabajo extra debe estar debidamente autorizado por la Inspectoría del Trabajo, a solicitud del empleador y aceptado por el trabajador, y el cómputo se debe efectuar en un registro especial, conforme establece el art. 41 del Reglamento de la L.G.T., en concordancia con el art. 2 del sistema de control de asistencia Res. Adm. 63/99 de 9 de julio de 1999.

A su vez, el art. 14 del D.S. No. 21137 de 30 de noviembre de 1985, reglamentario del D.S. 21060, establece que: "Las empresas o entidades reguladas por la Ley General del Trabajo, se sujetarán a sus disposiciones para el pago de horas extraordinarias por trabajos efectivamente realizados en exceso a la jornada mensual completa, en estricta aplicación del art. 46 de la misma Ley y del art. 36 de su reglamento. Se suprime el pago de horas fijas de sobretiempo".

Esta norma ratifica las características de las horas extras, las cuales son circunstanciales, excepcionales y se deben cancelar de acuerdo al trabajo efectivamente realizado, no pueden ser acomodadas por los empleadores o por los trabajadores discrecionalmente; porque la jornada laboral, precautela la salud e integridad psíquico física de los trabajadores, por cuanto el trabajo extraordinario, implica forzar la capacidad normal de trabajo y representa excesivo desgaste de energía y daño físico y psicológico, atentando contra la irrenunciabilidad de un derecho laboral que es la "jornada de trabajo", consagrado y precautelado por los arts. 157 numeral I y 162 numeral II de la C.P.E.

Empero del análisis y revisión de obrados, no cursa ninguna constancia que acredite haberse cumplido lo dispuesto por el art. 41 del Reglamento de la L.G.T.; vale decir, la autorización de las horas extraordinarias ni tampoco el libro de registro especial de control; máxime si el empleador ha manifestado que no autorizó trabajos extras; situación que demuestra que los de instancia han obrado correctamente, al no tomar en cuenta este derecho no pactado previamente entre partes.

CONSIDERANDO III: Que, así analizado los antecedentes del proceso, se colige que el recurso resulta insuficiente, al contrario, el auto de vista realiza correcta interpretación y aplicación de normas legales que han servido de fundamento a dicha resolución; por consiguiente, no se advierte la infracción denunciada, tampoco existe error de apreciación de prueba, en consecuencia, el Tribunal de alzada ha obrado sin incurrir en las violaciones acusadas en el recurso.

Por lo demás el recurso, es contradictorio, por cuanto confunde las causas y efectos, tanto de la casación en la forma con la casación en el fondo, incurriendo en error; porque amparado en ambos casos, indistintamente solicita que se anule obrados, sin precisar hasta que estado ni demostrar la infracción procesal y que norma fue vulnerada y, a la vez, con el mismo argumento, solicita se case el auto de vista recurrido, en franco desconocimiento a las normas procesales en vigencia.

Que, en ese marco legal se concluye que, corresponde aplicar lo dispuesto por los arts. 271 inc. 2) y 273 del Pdto. Civil.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la atribución contendida por el inc. 1) del art. 60 de la L.O.J., y arts. 271 inc. 2) y 273 del Pdto. Civil, aplicable por mandato del artículo 252 del Código Procesal del Trabajo, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 207 a 210, con costas.

Se regula el honorario de abogado en la suma de Bs. 500.- que mandará cancelar el tribunal de alzada.

Relator:Ministro Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Dr. Juan José González Osio.

Proveído: Sucre, 12 de diciembre de 2.005

Ma. del Rosario Vilar G.

Secretaria de Cámara de la Sala Social y Adm. Segunda