SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA SEGUNDA AUTO SUPREMO: Nº 061

Sucre, 29 de noviembre de 2.005

DISTRITO: Santa Cruz PROCESO: Laboral.

PARTES: Emilia Arauz Peña c/ Antonio Fernández García.

MINISTRO RELATOR: Dr. Juan José González Osio.

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

VISTOS: El recurso de nulidad y casación de fs. 39-41, interpuesto por Juan Arturo Heredia Montaño, en representación de Antonio Fernández García, contra el auto de vista Nº 147, de fs. 35, pronunciado el 24 de abril de 2001, por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso laboral seguido por Emilia Arauz Peña, contra el representante del recurrente, el auto de fs. 42, por el que se concede el recurso de casación y todo cuanto ver convino y se tuvo presente para resolución, y;

CONSIDERANDO: Que, tramitado el proceso social, el Juez Segundo del Trabajo y Seguridad Social de Santa Cruz, el 30 de septiembre 2000, emitió sentencia a fs. 23, declarando probada la demanda, con costas, disponiendo que el demandado, cancele a la actora la suma de Bs. 10.495.-, correspondiente a la liquidación de fs. 1, elaborada por el Ministerio del Trabajo.

En apelación formulada por el demandado, la expresada Sala Social y Administrativa, emitió el auto de vista de fs. 35, por el que confirmó en todas sus partes la sentencia, con costas.

Esta resolución, motivó el recurso de nulidad de fs. 39-41, interpuesto por el apoderado del demandado, en el que fundamentó la violación de los arts. 3º incs. 1)-3), 87, 90, 191 del Cód. Pdto. Civ.; 15, 117 y 123 de la L.O.J., porque tanto el Juez a quo como el Tribunal ad quem, no revisaron el expediente y permitieron que el proceso se tramite con un vicio procesal insubsanable, referido a que "... en el sorteo de la causa (de fs. 2 vta.) no existe la intervención del Vocal semanero como enseña la norma del art. 117 de la L.O.J. ...", lo que se sanciona con nulidad. Concluyó solicitando que se anulen obrados hasta el vicio más antiguo, en aras de una buena imágen y honesta administración de justicia.

CONSIDERANDO: Que, así expuestos los fundamentos del recurso, corresponde a este Tribunal Supremo, su análisis y resolución.

I.- Al haberse alegado la presunta vulneración de normas de orden público previstas en el Cód. Pdto. Civ., en cumplimiento del art. 258 inc. 3) parte in fine del mismo Código Adjetivo, se puntualiza lo siguiente:

1) El art. 117 de la L.O.J., expresa que: "... Los procesos nuevos que deban tramitarse en los diferentes juzgados de la capital distrital, incluyendo las medidas precautorias o preparatorias de demanda, se presentarán en la respectiva Secretaría de Cámara, la misma que, previa selección de aquellos según su naturaleza, materia y cuantía, los distribuirá inmediatamente entre los juzgados de turno con intervención del Vocal Semanero. A tiempo de recibir un proceso, la Secretaría de Cámara anotará el cargo respectivo, con indicación en letras, del día y hora de la recepción ...".

Por su parte el art. 123 de la L.O.J., prevé que: "... El incumplimiento de las normas previstas en el presente capítulo dará lugar a la nulidad de lo obrado, sin perjuicio de la responsabilidad civil y penal como de la suspensión o destitución del personal infractor ...".

2) De las normas transcritas se establece que en este caso se ha cumplido con el voto del art. 117 de la L.O.J., como da cuenta el sello de fs. 2 vta., constando la recepción de la demanda, el sorteo para el Juzgado Segundo del Trabajo y S. S., conforme acredita la firma y el sello de la Secretaria de Cámara, con el advertido que las disposiciones transcritas no obligan a que en el cargo de recepción de expedientes nuevos deba firmar el Vocal Semanero, actuación que se cumplió por la Secretaria de Cámara, en conformidad con el anotado art. 117 de la L.O.J. y 96 del Cód. Pdto. Civ., consiguientemente, no se incurrió en causal de nulidad.

3) Pese a los fundamentos expuestos precedentemente, es menester recordar que la nulidad de obrados, esta regida por los principios de trascendencia, convalidación y especificidad. En autos, la nulidad alegada no ingresa dentro de dicho ámbito, pues, aparte de no estar sancionada con nulidad por ninguna norma la falta de firma del Vocal Semanero en el cargo de recepción de una causa nueva, por no estar dentro de sus atribuciones, tampoco merece la trascendencia en el proceso, porque no causó indefensión a las partes y más aún, si hubiera existido esa presunta causal de nulidad que no esta demostrada en obrados, esta precluyó, en consideración a que la referida nulidad no fue reclamada en el curso de la causa, aplicándose para ello, el principio de preclusión consagrado por los arts. 3º inc. e) y 57 del Cód. Proc. Trab., éste último que prevé, que: "... Consistiendo el proceso en el desarrollo de las diversas etapas en forma sucesiva, mediante la clausura definitiva de cada una de ellas, el Juez impedirá el regreso a los momentos procesales ya extinguidos o consumados, rechazando de oficio toda petición por pérdida de la oportunidad conferida por la ley para la realización de un acto procesal, sin necesidad de solicitar informe previo al Secretario ni otro trámite ...". De la inteligencia de este precepto legal, se tiene que la nulidad alegada, no afectó al fondo del proceso ni a la competencia del juez, puesto que como se tiene señalado, el cargo que cursa a fs. 2 vta., prueba que se cumplió con los arts. 96 del Cód. Pdto. Civ. y 117 parte in fine de la L.O.J.

II.- Por lo expuesto, al no ser evidentes las infracciones acusadas por el recurrente, corresponde aplicar los arts. 271 inc. 2) y 273 del Cód. Pdto. Civ., en mérito a la permisión contenida en el art. 252 del Cód. Proc. Trab.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda de la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la atribución contenida en el art. 60 inc. 1) de la L.O.J., declara INFUNDADO, el recurso de casación de fs. 39-41, con costas.

No se regula honorario profesional de abogado por no haber sido respondido el recurso.

Relator:Ministro Dr. Juan José González Osio.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr. Juan José González Osio.

Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Proveído: Sucre, 29 de noviembre de 2.005

Ma. del Rosario Vilar G.

Secretaria de Cámara de la Sala Social y Adm. II