SALA SOCIAL SEGUNDA AUTO SUPREMO: Nº 010

Sucre, 24 de octubre de 2.005

DISTRITO: Cochabamba PROCESO: Beneficios sociales.

PARTES: Jorge Adalid Corrales Camacho c/ SINDICATO de Micros de la Línea "H"

MINISTRO RELATOR: Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

VISTOS: Los recursos de casación en el fondo y en la forma, de fs. 80-81 deducido por el actor Jorge Adalid Corrales Camacho, y de fs. 84-85 interpuesto por Mary Cortez Peredo apoderada de los demandados representantes del Sindicato de Micros de la Línea "H", contra el auto de vista No. 90/2001 de 21 de febrero de 2001 cursante de fs. 74-75, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba; dentro el proceso laboral de beneficios sociales, la respuesta de fs. 87-88, los antecedentes del proceso; y,

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso laboral, el Juez de Partido 2do del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Cochabamba, emitió sentencia el 14 de diciembre de 2000 (fs. 53-55), declarando probada la demanda de fs. 8-9, ordenando que Enrique Medrano, Valentín Choque y Rafael Pérez en su calidad de representantes del Sindicato de Micros de la Línea "H" dentro de 3ro día de ejecutoriada la sentencia y bajo conminatoria de ley paguen al demandante, con las compensaciones previstas por el D.S. No. 23381 de 29 de diciembre de 1992 por retraso en el pago de beneficios sociales, el monto de la liquidación que asciende a la suma de Bs. 5.147,65.

Que, en grado de apelación, por auto de vista No. 90/2001 de 21 de febrero de 2001 (fs. 74-75), la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior de Cochabamba, confirma la sentencia en lo que respecta al pago de desahucio, indemnización, aguinaldos, vacaciones y el salario devengado, modificando en lo que respecta al promedio del salario indemnizable el cual fija en Bs. 230, y revoca respecto a la devolución de los gastos médicos y dispone que debe cancelarse según la liquidación inserta la suma de Bs. 1.924,34.-, sin costas por la revocatoria.

Que, contra este auto de vista ambas partes plantean recurso de casación, en síntesis el actor impetra se case el auto de vista y, deliberando en el fondo, se mantenga la liquidación hecha por la sentencia; en tanto el Sindicato de Micros Línea "H", solicitó que se case el auto de vista y se declare sin lugar al pago de los beneficios sociales; aunque en la petición final (fs. 85), en forma contradictoria solicitan se declare probada la demanda.

CONSIDERANDO II: Que, el demandante Jorge Corrales en apoyo del art. 254 inc. 4) del Pdto. Civil, fundamenta el recurso de casación en la forma denunciando: el auto de vista omite pronunciarse sobre los extremos reclamados en su demanda, que su persona efectuó trabajos los días domingos y feriados, vulnerando los arts. 55 de la Ley General del Trabajo y 31 de su Decreto Reglamentario, concordante con el art. 190 del Pdto. Civil, en sentido de que el Juez o Tribunal debe fallar sobre todas y cada una de las pretensiones.

El recurso de casación en el fondo del mismo actor, en sujeción a los incs. 1) y 3) del art. 253 del Pdto. Civil, denuncia violación de los arts. 55 y 79 de la L.G.T. y 31 del Reglamento, porque toda empresa está obligada a pagar a los empleados indemnizaciones por enfermedades ocurridas por razón de trabajo, exista o no negligencia, al haber trabajado un año y 11 meses no fue afiliado al seguro social, por lo que solicita la devolución del monto por atención médica, ante la infracción del art. 93 del Decreto Reglamentario de 23 de agosto de 1943; asimismo reclama que se debe cancelar el salario promedio indemnizable de Bs. 355 que era el salario mínimo nacional, además de las compensaciones por el retraso en el pago de los beneficios sociales.

A su vez la parte demandada, en su recurso de casación en el fondo expresa que el demandante prestó servicios como tiqueador hasta el 6 de mayo de 2000 que era fecha de su reincorporación, pero que dejó de asistir, incurriendo en las causales de los incs. d) y f) del art. 16 de la L.G.T.; que el actor percibía sueldo de Bs. 230, y ese debe ser el salario promedio, en su horario de 7:00 am. a 13:00; que el actor efectuó gastos médicos cuando ya no trabajaba para el Sindicato de la Línea "H", que el trabajo era liviano y no requería esfuerzo, concluye manifestando que no se adeuda beneficios sociales.

CONSIDERANDO III: Que, del examen de los antecedentes procesales, respecto de los fundamentos del recurso de casación en la forma, por orden de importancia, se establece lo siguiente:

I.- Respecto al fundamento invocado por el demandante, en sentido que el Tribunal ad-quem hubiera omitido pronunciarse sobre los días trabajados de domingos y feriados (solicitado por el actor en su demanda), no fue considerada ni resuelta en primera instancia, empero tampoco existe constancia en obrados que el actor hubiera presentado petición de enmienda o complementación ni tampoco ha planteado recurso de apelación, silencio que denota aceptación tácita de la sentencia de fs. 53-55; por ello se concluye que no es cierta la violación de la norma prevista por el artículo 254 inc. 4) del Pdto. Civil. A ello debe añadirse que el tribunal de alzada, no ha incurrido en infracción del art. 236 del Código Procesal Civil, con referencia a lo denunciado; pues dicha resolución se circunscribió a los puntos resueltos por el inferior y que fueron objeto de apelación y fundamentación por los recurrentes demandados.

Que, con relación al recurso de casación en el fondo planteado por el mismo demandante, de obrados se colige que ciertamente el tribunal de apelación ha incurrido en error de hecho y de derecho, no sólo en la apreciación de las pruebas, sino en la interpretación de las normas legales, por no haber aplicado adecuadamente los principios de primacía de la realidad, de proteccionismo al trabajador y del principio de inversión de la prueba en materia laboral consagrados en nuestra legislación, que establecen que la carga de la prueba corresponde al (empleador) demandado; por lo que se advierte conculcación de los arts. 55 y 79 de la Ley General del Trabajo, concordantes con los arts. 31, 67 y 93 de su Reglamento, situación que corresponde enmendar.

II.- Finalmente, del análisis del recurso de casación en el fondo interpuesto por los demandados, se evidencia que, si bien expresa que el actor incurrió en las causales del art. 16 incs. d) y f) de la Ley General del Trabajo, empero no demostró con prueba alguna esta circunstancia, máxime si los referidos incisos del artículo citado se hallan derogados por Ley de 23 de noviembre de 1944, y en su lugar rige el art. 7º del D.S. 1592 de 19 de abril de 1949, pero tampoco existe constancia alguna de recepción o notificación con la carta de fs. 14; menos han desvirtuado que el salario mínimo en ese entonces era de Bs. 355, ni demostrado haber cumplido con el trabajador asignando el derecho al seguro médico o indemnización en su caso, más aún si la jornada laboral estaba sujeto a horario continuo de trabajo. Por lo expuesto, se advierte que no es evidente la violación de leyes acusadas en el recurso que además incumple los requisitos legales que exige el inc. 2) del art. 258 del Pdto. Civil, que resulta de inexcusable observancia; ante esta situación resulta infundado el recurso de los demandados.

CONSIDERANDO IV: Que, así analizados los antecedentes del proceso, el Juez A quo, al declarar probada la demanda y disponer la cancelación a favor del actor la suma de Bs. 5.147.65, como beneficios sociales y gastos de atención médica, ha obrado correctamente, mientras que el Tribunal Ad quem, si bien confirma la sentencia, sin embargo de manera contradictoria realiza modificaciones y además revoca los gastos médicos, disponiendo el pago de Bs. 1.924.34, lo que implica modificación de la sentencia.

Por consiguiente, se concluye que corresponde el pago de beneficios sociales solicitados por el actor, a excepción del salario por los días feriados y domingos que no fueron reclamados en su oportunidad, al no estar contemplados en la sentencia.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la atribución contenida por el inc. 1) del art. 60 de la L.O.J., y arts. 274-II del Pdto. Civil, aplicable por mandato de la norma remisiva prevista por el artículo 252 del Código Procesal del Trabajo, CASA parcialmente el Auto de Vista de fs. 74-75 y, deliberando en el fondo, mantiene subsistente la Sentencia de fs. 53 a 55 de obrados, que condena al Sindicato de la Línea "H" (demandada) al pago de Bs. 5.147.85.- a favor del demandante, previa su actualización conforme establece el Decreto Supremo No. 23381 de 29 de diciembre de 1992; sin responsabilidad por ser excusable. Asimismo se declara INFUNDADO el recurso de casación interpuesto por los demandados en representación del Sindicato de la Línea "H", con costas.

Relator:Ministro Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Firmado: Dr. Eddy Walter Fernández Gutiérrez.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Dr. Juan José González Osio.

Proveído: Sucre, 24 de octubre de 2.005

Ma. del Rosario Vilar G.

Secretaria de Cámara de la Sala Social Segunda