SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA PRIMERA

Expediente Nº S-324-2008

AUTO SUPREMO Nº 266 Social Sucre, 06 de septiembre de 2011.

DISTRITO: Cochabamba

PARTES: José Wagner Roda c/ Manufacturas Manaco S.A.


VISTOS: El recurso de casación de fs. 364-367, interpuesto por Javier Mir Peña, en representación de José Wagner Roda, contra el Auto de Vista Nº 089/2008 de 19 de marzo de 2008 (fs. 353), pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso social que sigue José Wagner Roda, contra Manufactura Boliviana S.A. (MANACO S.A.), la respuesta de fs. 369, el auto que concedió el recurso de fs. 371, los antecedentes del proceso y

CONSIDERANDO I: Que tramitado el proceso laboral, la Juez Primero de Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Cochabamba, emitió la Sentencia de 7 de septiembre de 2005 (fs. 322-326), declarando probada en parte la demanda de fs. 5-7 aclarada de fs. 12 y probada en parte la excepción perentoria de pago opuesta por la parte demandante de fs. 79-81, disponiendo que los representantes de la empresa demandada, paguen a favor del demandante Bs. 1.099.039,80 por concepto de indemnización, vacaciones, bono de antigüedad, menos pagos parciales de fs. 69 a 71, más 1os reajustes previstos en el D.S. Nº 23381 de 29 de diciembre de 1992.

En grado de apelación, interpuesta por el representante de Manaco S.A. (fs. 329-331), por Auto de Vista Nº 089/2008 de 19 de marzo de 2008 (fs. 353), emitido por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, anuló obrados hasta fs. 319 vta. inclusive, disponiendo que la juez a quo previo pronunciamiento sobre la apelación alternada contra el proveído de 24 de agosto de 2005, dicte nueva sentencia, negando mediante Auto de 3 de abril de 2008 (fs. 358 la explicación y complementación interpuesta por la parte demandante.

Que, contra el referido auto de vista, Javier Mir Peña en representación del actor, interpuso recurso de casación en el fondo (fs. 364-367), manifestando que el tribunal de apelación, al emitir el auto de vista motivo del recurso, violó los arts. 90, 236, 251-I, 252 del Cód. Pdto. Civ., 15 y 247 de la L.O.J. y 2 del Cód. Proc. Trab., por haber determinado la nulidad de obrados hasta fs. 319 vta., sosteniendo que al haberse dejado inconcluso el recurso de reposición interpuesto por la parte adversa le habría restringido supuestamente el derecho de defensa previsto por el art. 16 de la C.P.E., sin que exista ninguna disposición legal que autorice y sustente tal nulidad y que las faculte a obrar de esta manera, manifestando que la falta de resolución del recurso de reposición o concesión de la alzada alternada no es causal de nulidad y tampoco afecta al orden público y que al no estar contemplado en el adjetivo laboral el recurso de reposición y menos bajo alternativa de apelación, que es una figura de carácter procesal civil, no puede pretenderse la aplicación por analogía de los arts. 215 al 218 del Cód. Pdto. Civ. desnaturalizando la continuidad y el carácter sumario de los procesos laborales ignorando los principios generales del derecho laboral de economía y celeridad procesal, siendo inadmisible la aplicación de la norma remisiva consignada en el art. 252 del adjetivo laboral.

Concluye solicitando que el tribunal supremo, case el Auto de Vista Nº 089/2008 de 19 de marzo y deliberando en el fondo mantenga firme y subsistente la sentencia de primera instancia de 7 de septiembre de 2005 de fs. 322-326.

CONSIDERANDO II: Que, así planteado el recurso, corresponde su análisis, de donde se tiene lo siguiente:

El recurrente cuestiona el fallo del tribunal de apelación por determinar la nulidad de obrados hasta fs. 319 vta., es decir, hasta que la juez de primera instancia se pronuncie sobre la apelación "alternada" de fs. 218, violando de esta manera los arts. 90, 236, 252-I y 252 del Cód. Pdto. Civ., 15 y 247 de la L.O.J. y 2 del adjetivo laboral.

Revisados los antecedentes procesales, se advierte que mediante memorial de fs. 218 de obrados, el representante de Manaco S.A., interpuso recurso de reposición contra el decreto de 24 de agosto de 2005 cursante a fs. 159, donde en el punto 4 del aludido decreto se conminó a la empresa demandada Manaco S.A., para que por medio de su representante legal presente la documentación solicitada bajo alternativa de aplicarse lo establecido en el art. 160 del Cód. Proc. Trab., por lo que la parte demandada en respuesta a la conminatoria, manifestó que Manaco no es Bata Shoe Organización, encontrándose imposibilitada de presentar documentos inexistentes en la sociedad anónima, principalmente lo señalado como cartoteca y el IPR (Individual Progreess Review), solicitado por la parte demandante mediante memorial de fs. 155-158, bajo el argumento de que según el art. 52 del Cód. Com. la conservación de documentos solo es obligatoria por el plazo de 5 años y que la correspondencia relativa al año 1993, a la fecha no cursa en los archivos de Manaco S.A. y que se estaría efectuando una conminatoria al margen de lo previsto por ley, solicitando se deje sin efecto la conminatoria, alternando para el caso de negativa el recurso de apelación.

En el caso de autos, se advierte que la juez a quo, mediante Auto de 29 de agosto de 2005 de fs. 255 dispuso no ha lugar a la solicitud de reposición del decreto de 24 de agosto de 2005 interpuesta por Luís Ernesto Rojas Romero en representación de Manaco S.A. (fs. 159) y tratandose de un recurso de reposición, bajo alternativa de apelación, se corrió en traslado al adverso, disponiendo que la parte recurrente acompañe la papeleta correspondiente.

Es de advertir, que pese a que la parte demandada manifestó que en caso de negativa de dejar sin efecto la conminatoria dispuesta por la juez a quo, mediante el decreto de 24 de agosto de 2005 (fs. 159), interponía recurso de apelación alternativamente, sin embargo y siendo de su conocimiento, omitió pronunciarse respecto a la admisión o rechazo del recurso de apelación planteado, incumpliendo con lo previsto en el art. 229 del Cód. Pdto. Civ. aplicable al caso presente por la permisión del art. 252 del adjetivo laboral, es decir, que el juez de primera instancia no cumplió con su determinación, porque si se revisa la fecha del Auto de fs. 255, se advierte que es del 29 de agosto de 2005, con el cual se notificó a las partes el 30 de agosto y de acuerdo a la nota de fs. 319 vta. el expediente pasó a despacho para resolución el 2 de septiembre de 2005, es decir antes de que se venza el plazo para responder el recurso de apelación establecido en el art. 205 del Cód Proc. Trab. y se conceda conforme a ley, previa presentación de la papeleta de apelación, emitiéndose directamente la sentencia.

Por consiguiente es parcialmente correcta la nulidad de obrados dispuesta por el tribunal de apelación, de conformidad con el art. 15 de la L.O.J., 3 inc. 1) y 252 del Cód. Pdto. Civ., concordante con la disposición segunda (saneamiento procesal) de la Ley de Abreviación Procesal Civil y de Asistencia Familiar, porque la Juez a quo habiendo cumplido los trámites previstos en el art. 217 del Cód. Pdto. Civ. y rechazado la reposición debió conceder directamente el recurso de apelación interpuesto alternativamente, previa presentación de la papeleta correspondiente y al no haberlo hecho incumplió dicha norma que es de orden público, aspecto que no fue advertido correctamente por el tribunal de alzada que anuló obrados hasta fs. 319 inclusive, siendo lo correcto que se debió ordenar la nulidad de obrados hasta que se vuelva a emitir la resolución de reposición y se conceda la apelación correspondiente, es decir hasta fs. 255 inclusive

Por otra parte, corresponde puntualizar que el recurso de casación se planteó en el fondo, buscando la casación del auto de vista recurrido, pese a que esta resolución no busca resolver cuestiones de fondo, sino de forma, por consiguiente no abre la competencia de este tribunal para resolver el fondo del recurso.

Bajo estas premisas, se advierte que el tribunal de apelación, cumplió parcialmente las previsiones contenidas en los arts. 190, 192, 236 del Cód. Pdto. Civ. y 202 del Cód. Proc. Trab., normas que son de orden público y de cumplimiento obligatorio conforme instituye el art. 90 del adjetivo civil cuya inobservancia acarrea la nulidad de oficio.

Por lo expuesto, corresponde aplicar el art. 252 del Cód. Pdto. Civ., con la permisión del art. 252 del Cód. Proc. Trab.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Suprema de Justicia, con la atribución contenida en los arts. 15 y 60 num. 1 de la L.O.J., ANULA obrados hasta fs. 255 inclusive, disponiendo que la juez de primera instancia, emita nuevamente la resolución de rechazo del recurso de reposición y que se conceda directamente la apelación alternativamente solicitada, previa presentación de la papeleta de apelación correspondiente.

Se llama la atención a los de instancia por no observar los errores en cuanto a la foliación, porque de fs. 398 se pasa a fs. 341, debiendo disponer su corrección por el funcionario responsable.

Relator: Ministro, Hugo R. Suárez Calbimonte

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Hugo R. Suárez Calbimonte.

Dr. Julio Ortiz Linares.

Sucre, 06 de septiembre de 2011.

Proveído: Gladys Segovia García. Secretaria de Cámara.