SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA PRIMERA

Expediente Nº S-232/2008

AUTO SUPREMO Nº 200 Social Sucre, 06 de junio de 2011.

DISTRITO: Santa Cruz

PARTES: Roxana Raquel Roca Zarate c/ Club Hípico Santa Cruz


VISTOS: El Recurso de Casación en la forma de fojas 70 a 72, interpuesto por Khalil Farah Antelo, en representación de Club Hípico Santa Cruz, contra el Auto de Vista de fecha 29 de septiembre de 2006, cursante a fojas 65 a 66, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro el proceso laboral por el pago de beneficios sociales, seguido por Roxana Raquel Roca Zárate, los antecedentes del proceso, y;

CONSIDERANDO I: Que tramitado el proceso laboral, la Juez Cuarto del Trabajo y Seguridad Social del Distrito Judicial de Santa Cruz, emitió la sentencia de 17 de enero de 2006 (fs. 46 a 48), declarando probada la demanda de fojas 6 a 7, complementada mediante memorial de fs. 9, con costas.

En grado de apelación, deducida por el demandado, la Sala Social Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, a fojas. 65 y 66, pronunció el Auto de Vista de fecha 29 de septiembre de 2006, confirmando la sentencia apelada con costas.

Dicho fallo motivó el presente Recurso de Casación en la Forma, al amparo del artículo 254 inc. 1) y 6) del Código de Procedimiento Civil y artículo 210 del Código Procesal del Trabajo, acusando Nulidad de obrados por pérdida de competencia de la Juez Aquo, por haber dictado sentencia que puso al demandado en flagrante indefensión, toda vez que el expediente habría ingresado a despacho originalmente en fecha 17 de enero de 2006, pero la señora juez no se explica como dictó sentencia un día antes, es decir el 16 de enero de 2006.

CONSIDERANDO II : Que, así expuestos los fundamentos del Recurso de Casación en la Forma, corresponde señalar que:

El recurrente fundamenta su petición de Anulación del proceso, en el hecho de existir un número "0" (cero), sobrepuesto sobre el numero "1" (uno) de la supuesta fecha "17" en lugar de "07", del cargo de ingreso del expediente a despacho de la Aquo (fs. 45 Vta.), sobreposición que se atribuye a la señora Secretaria del Juzgado, para que la sentencia emitida en fecha 16 de enero de 2006, se acomode al término de 10 días que señala el artículo 79 del Código Procesal del Trabajo.

Así fundamentada la nulidad pretendida por el recurrente, resulta imperativo considerar que esta institución exige de las instancias jurisdiccionales un manejo cuidadoso para su aplicación, la que debe decretarse únicamente en casos en que sea estrictamente indispensable; a este fin deben considerarse principios sobre los cuales se funda su aplicación, siendo uno de ellos el principio de "trascendencia", que exige que no hay nulidad de forma, si la alteración procesal no tiene trascendencia sobre las garantías esenciales de defensa en juicio. Dicho de otra manera, se impone para enmendar sólo los perjuicios efectivos que pudieran surgir de la desviación del proceso y que suponga restricción de las garantías a que tienen derecho las partes. Configura la máxima "no hay nulidad sin perjuicio", es decir, que no puede hacerse valer la nulidad cuando la parte, mediante la infracción, no haya sufrido un gravamen.

Asimismo por el principio de "protección" se exige que la nulidad sólo puede arguirse cuando a consecuencia de ella quedan indefensos los intereses del litigante. Sin ese ataque al derecho, la nulidad no tiene por qué reclamarse y su declaración carece de sentido.

Al respecto, revisados los antecedentes debe considerarse que el demandado asumió plena defensa en el proceso, de manera que en ningún momento se vulneró el principio de "Trascendencia", ni el de "Protección" evidenciándose que el expediente ingresó a despacho para emisión de Sentencia en fecha 7 de enero de 2006 y el fallo fue dictado con fecha 16 de enero de 2006, dentro los 10 días previstos por el artículo 79 del Código Procesal del Trabajo, habiendo presentado el recurrente como prueba que demuestre la acusada infracción, una fotocopia ampliada del cargo de fojas (45 vuelta), misma que no desvirtúa la legalidad del fallo.

CONSIDERANDO III: Que, acusada la nulidad por supuesta alteración del orden cronológico de fecha de ingreso a despacho del expediente para resolución; este tribunal no encuentra causal para el extremo solicitado, por cuanto del examen al que ha sido sometido el proceso no se halla vulneración al debido proceso por el que el demandado hubiera sido perjudicado en su derecho a la defensa. De hecho las supuestas causales acusadas por el recurrente como vicios de nulidad no se adecuan a lo establecido en el procedimiento.

En ese orden legal, y resultando legalmente insuficiente el recurso para su conocimiento más allá de lo dicho precedentemente y así analizados los antecedentes del proceso, se concluye que el auto de vista se ajusta a las normas legales en vigencia y no se observa violación alguna, estableciéndose que el tribunal de alzada ha obrado sin incurrir en las violaciones acusadas en el recurso.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Suprema de Justicia, con la facultad prevista en el art. 60 numeral 1, de la Ley de Organización Judicial y 273 del Código de Procedimiento Civil, declara INFUNDADO el Recurso de Casación en la Forma de fojas 70 a 72. Con costas.

Relator: Ministro Dr. Julio Ortiz Linares .

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Julio Ortiz Linares.

Dr. Hugo R. Suárez Calbimonte

Sucre, 06 de junio de 2011

Proveído: Mirtha Dolly Ortiz Paniagua. Secretaria de Cámara.