SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA PRIMERA

Expediente Nº 214/07

AUTO SUPREMO Nº 262 - Administrativo Sucre, 10 de noviembre de 2009.

DISTRITO: Oruro

PARTES: Luís Felipe Ríos Barrón c/ SENASIR

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =

VISTOS: El recurso de casación de fs. 239-240, interpuesto por Héctor Montoya Zárate en su condición de Administrador Regional - Oruro del SENASIR, contra el Auto de Vista Nº 295/2007 de 1 de noviembre de 2007, cursante a fs. 235-237, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, en el trámite sobre Renta Única de Vejez, seguido por Luís Felipe Ríos Barrón contra la entidad a la que representa el recurrente, los antecedentes del proceso y

CONSIDERANDO I: Que emergente de la revisión de oficio por parte de la Comisión de Calificación de Rentas del SENASIR respecto a la calificación de la renta de vejez con reducción de edad concedida a favor de LUIS FELIPE RIOS BARRON, se expidió la Resolución Nº 008763 de 19 de agosto de 2002, por el que se procede al "recálculo" de la referida renta con reducción de edad.

Posteriormente y a emergencias del recurso de reclamación, la Comisión de Reclamación del SENASIR, expide la Resolución Nº 468.07 de 30 de marzo de 2007, por la que REVOCA la resolución anterior y dispone asignar como fecha de nacimiento del recurrente el 9 de agosto de 1941, así como el recálculo de la Renta Única de Vejez con reducción de edad a partir del mes de abril de 2007, manteniendo la recuperación de cobros indebidos.

En grado de apelación formulado por el actor (fs. 209-210), el tribunal ad quem, por Auto de Vista Nº 295/07 de 1 de noviembre de 2007 (fs. 235-237), confirmó la resolución recurrida con la modificación que el recálculo sea a partir del mes de octubre de 2002.

Dicho fallo motivó el recurso de casación de fs. 239-240, que ahora es analizado por este tribunal, en el marco del art. 60-1 de la Ley de Organización Judicial.

CONSIDERANDO II:Que, revisado el recurso se advierte que el mismo no cumple los requisitos formales señalados por el art. 258-2) del Código de Procedimiento Civil, por cuanto se limita a una relación de lo acontecido en la etapa administrativa a manera de comentario epistolar, sin acusar expresamente ninguna infracción legal y si bien cita algunas disposiciones, lo hace de manera referencial, para concluir señalando que interpone el recurso y solicitando que el mismo "se conceda ante la Excma. Corte Suprema casando el señalado Auto de Vista".

Sobre el particular, se debe recordar que conforme al art. 274 del Código de Procedimiento Civil, el tribunal, para casar el auto de vista, debe prima facie verificar si en el recurso se acusa la infracción de ley alguna y, luego, si en el auto de vista se incurrió efectivamente en esa infracción legal y, concurridos ambos presupuestos, fallar en el fondo "aplicando" esas "leyes conculcadas".

En el marco de la inteligencia de éste dispositivo legal, mal podría este tribunal casar un auto de vista sin que el recurrente haya acusado infracción legal, por cuanto no tendría la posibilidad de aplicar ninguna norma y de hacerlo estaría expidiéndose ultra petita y casando de oficio, lo que resulta ajeno a sus competencias.

Lo anterior demuestra la importancia que tiene el cumplimiento de las formalidades reclamadas por el art. 258-2) del Código de Procedimiento Civil referidas a la cita clara, concreta y precisa de la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente, y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma o ambos, esto es, a mérito que entre los fines de este dispositivo se encuentra el cuidar que el recurso cumpla su finalidad de abrir la competencia del órgano y éste no incurra en arbitrariedad alguna. Esas formalidades son las que el recurrente no ha cumplido en su recurso y esa es la razón precisamente para que este tribunal se vea imposibilitado de hacer cabida a la casación impetrada.

En mérito a lo expuesto, este tribunal no encuentra razones para dar cabida a la casación impetrada, correspondiendo observar la disposición contenida en el art. 272-2) del Código de Procedimiento Civil, aplicable por mandato de los arts. 633 del Reglamento del Código de Seguridad Social y 15 del Manual de Prestaciones.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la atribución contenida por el num. 1 del art. 60 de la Ley de Organización Judicial, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 239-240. Sin costas.

Para sorteo y resolución, según convocatoria de fs. 253, interviene el Ministro Hugo R. Suárez Calbimonte, Presidente de la Sala Social y Administrativa Segunda.

Relatora: Ministra Dra. Beatriz Sandoval de Capobianco.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dra. Beatriz Sandoval de Capobianco.

Dr. Hugo R. Suárez Calbimonte

Sucre, 10 de noviembre de 2009

Proveído: Carlos Bernal Tupa.- Secretario de Cámara.