SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA PRIMERA

Expediente Nº 40/2005

AUTO SUPREMO Nº 235 - Contencioso Tributario Sucre, 8 de octubre de 2009.

DISTRITO: La Paz

PARTES: Casa GRACE S.A. c/ Servicio de Impuestos Nacionales La Paz.

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =

VISTOS: El recurso de casación de fs. 385-387, interpuesto por Juan Carlos Edmundo Maldonado Benavidez, en su condición de Gerente Distrital La Paz del Servicio de Impuestos Nacionales, contra el Auto de Vista Nº 300/04-SSAIII, de 17 de diciembre de 2004, cursante a fojas 381, expedido por la Sala Social y Administrativa Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso contencioso tributario seguido por ANTONIO FERNANDEZ CESPEDES en su condición de Gerente de Administración y Finanzas de la empresa CASA GRACE SA., contra la entidad recurrente, el dictamen fiscal de fs. 405-406, los antecedentes del proceso y,

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso contencioso tributario, la Juez Segundo Administrativo Coactivo Fiscal y Tributario de La Paz, cumpliendo las nulidades determinadas por Auto de Vista Nº 107/94-S.A. de fs. 298-300 y 283/99-SSA de fs. 326, pronunció la sentencia Nº 37/01 de 27 de agosto de 2001, cursante a fojas 332-336, declarando PROBADA en parte la demanda de fojas 9-11, dejando sin efecto el art. 2º y sus conexos de la RD Nº 635 de 10 de agosto de 1992 respecto a los cargos IVA e IT por no existir adeudos sobre tales conceptos y modificó la calificación de la conducta por evasión culposa.

En grado de apelación, la Sala Social y Administrativa Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, por Auto de Vista Nº 300/04-SSAIII, de 17 de diciembre de 2004 (fs. 381 y vta.), confirmó la sentencia apelada en todas sus partes.

Dicho fallo motivó el recurso de casación de fs. 385-387, en el que se acusa, por una parte, error de derecho en la apreciación de la prueba y, por otra, infracción por aplicación indebida del art. 114 del Código Tributario, al calificar la conducta del sujeto pasivo como evasión culposa, sin que se hayan cumplido los requisitos del art. 115 del mismo compilado tributario (citado como art. 113), a mérito que el demandante habiendo presentado sus declaraciones juradas no declaró la totalidad de sus ingresos, omitiendo deliberadamente circunstancias que influyen en la determinación de su obligación tributaria, contexto en el que entiende haberse incurrido en el delito de defraudación con arreglo al art. 97-1) del Código Tributario.

Concluyó solicitando casación parcial del auto de vista y, deliberando en el fondo, se mantenga firme y subsistente la RD. 635/92.

CONSIDERANDO II: Que analizado el recurso y los antecedentes del proceso, se concluye que, independientemente de los aspectos traídos en el acusado error de derecho en la apreciación de la prueba que será abordado por separado, la controversia casacional se circunscribe a la calificación de la conducta del sujeto pasivo, la misma que fue tenida como evasión por los juzgadores de instancia y sostenida como defraudación por el sujeto activo.

1. Sobre el error de derecho en la apreciación de la prueba.-

Conforme esta Corte tiene establecido, el error de derecho, doctrinalmente es entendido como una operación racional fallida nugatoria del valor o la validez que otorga la ley a determinada prueba o, en contrario, atribuye valor legal a la que carece de ella. También se atribuye a esta categoría la inexacta ponderación jurídica respecto de la procedencia, fuerza y eficacia de un elemento probatorio.

Asimismo, en términos del primer presupuesto expuesto, se incurrirá en error de derecho en la apreciación de la prueba cuando v.gr.: se le niegue legitimación pasiva o activa al representante de una de las partes desconociendo el valor legal del poder notarial con el que se presentó al proceso.

Por otro lado y en cuanto al segundo presupuesto, el error de derecho se producirá en tanto se soslayen los elementos de admisibilidad de la prueba al momento inicial de la ritualidad probatoria, considerados en la doctrina como: i) admisibilidad extrínseca o formal, referida al ofrecimiento oportuno y; ii) admisibilidad intrínseca o sustancial, referida a la licitud de la prueba y al modo como fue obtenida. Nótese que en ambos casos no se trata aún de ponderar el contenido del material probatorio que hace al error de hecho, sino a otros aspectos formales y legales.

Por su parte, el error de hecho constituye una operación racional fallida sobre, esta vez, el contenido mismo del material probatorio, determinando en el juzgador la obtención de una significación distinta a las que ellas -las pruebas-, en el marco de la lógica, la razón y la experiencia informan; denominado también como juicio de convicción.

Ahora bien, como se tiene expuesto los vicios de admisibilidad intrínsecos se muestran al momento en que éstos son propuestos; oportunidad en la que el juez rechazará las mismas o permitirá su inclusión como parte del plexo probatorio y, si la decisión del juez sobre tales extremos confabula con el criterio de una de las partes, esta será también la oportunidad en la que se hagan valer las observaciones.

Sin embargo, se debe considerar también que tales reclamos se encuentran permitidos en casación conforme al art. 253-3) del Código de Procedimiento Civil y, siendo así, la intervención del tribunal no tendrá otra finalidad que morigerar el vicio primigenio que permitió ingresar al plexo probatorio un material viciado intrínseca o extrínsecamente o que siendo lícita la prueba y oportuna su presentación se la haya rechazado injustamente.

Empero, para que el tribunal de casación cumpla con ese oficio, por una parte, el recurrente deberá precisar la trascendencia del error, es decir la gravitación de ese error en el resultado del fallo, señalándola expresamente y exponer los motivos que estima le causaron lesión en su derecho, de manera comprensible, coherente racional y convincente.

Y, por otra parte, conforme lo tiene establecido esta Sala se debe considerar que "(..) en el Cap. VII del Tít. V del Cód.Proc.Civ., referido al trámite del recurso de casación, el error de hecho en la apreciación de la prueba previsto como causal del recurso de casación en el fondo por el art. 253-3) del mismo adjetivo civil y el art. 274 del citado compilado procesal, cuando se refiere a la casación como solución jurídica, señala que el tribunal 'casará la sentencia o auto recurrido que infringiere la ley o las leyes acusadas en el recurso y en este caso fallará en lo principal del litigio aplicando las leyes conculcadas...'

De lo anterior se puede concluir que la casación como solución jurídica reclama no sólo la existencia de infracción legal, sino que la misma se encuentre expresamente denunciada en el recurso. Consiguientemente al acusar error de hecho en la apreciación de la prueba, el recurrente se encuentra constreñido a acusar también infracción legal, pero no infracciones procedimentales sino sustantivas, por cuanto los errores procedimentales, conforme al art. 275 del ritual civil acarrean la nulidad y, los vicios sustantivos, ya sea por su errónea aplicación o por su errónea interpretación o simplemente por su desconocimiento expreso, dan lugar a la casación propiamente dicha o casación en el fondo." (AS 1140- SS II, de 10/11/06).

Visto el recurso desde la perspectiva del razonamiento expuesto, no es difícil concluir que el recurrente, al fundar su recurso en el acusado error de derecho en la apreciación de las pruebas, omitió el cumplimiento de los presupuestos formales, debido a que se limita a una relación en términos críticos de lo acontecido en el proceso, sin acusar infracción legal de una sola norma.

Asimismo, soslayando fidelidad respecto del acusado error de derecho, en sus argumentos bajo ese rótulo, se distrae con argumentos ajenos. En efecto, conforme se tiene ya referido en términos más bien discursivos hace referencia al análisis de contenido de las declaraciones juradas relacionadas con el error de hecho y no así con el error de derecho, lo que agrava más la deficiencia de no haber acusado infracción legal alguna.

La omisión anterior, no permite abrir la competencia de esta corte a efectos de considerar el fondo del recurso en términos del acusado error de derecho y, siendo así, únicamente corresponde resolver lo relativo a la aplicación indebida del art. 114 del Código Tributario, que aunque con limitaciones se encuentra expresamente acusado.

2. Sobre la conducta del contribuyente y la indebida aplicación del art. 114 del Código Tributario.-

Sobre el particular y a efectos de mejor proveer, se debe recordar que en casos similares al presente esta Corte se ha expresado señalando que para calificarse la conducta del sujeto pasivo del tributo, no es recomendable considerar los presupuestos legales del tema solo en términos de su literalidad, sino de sus fines, así lo tiene expresado en el AS. Nº 126 - S. Social I, de 24/04/09:

"se debe recordar que la evasión fiscal no se reduce a los dos presupuestos del art. 115 del Código Tributario conforme se podría deducir a partir de una interpretación restrictiva, sino, en sentido amplio, a toda acción u omisión que determine una disminución ilegítima de los ingresos tributarios, conforme previene el art. 114 del mismo compilado tributario.

Se diferencia la evasión de la defraudación en razón del animus delicti, de tal modo que para encuadrar una conducta en el tipo penal tributario ha menester la concurrencia del dolo que subyace en la simulación, ocultación, maniobra o cualquier forma de engaño de manera deliberada conforme previene el art. 99 del Código Tributario (..)"

En el mismo auto supremo, esta sala, aclaró que la consideración de tales circunstancias "escapa de la censura de este Tribunal por tratarse de la ponderación de aspectos fácticos, reservada a la facultad privativa del juez de primera instancia y del tribunal de apelación y por consiguiente, incensurable en casación, excepto el caso de mediar infracción a las reglas de la sana crítica, la lógica, la experiencia y el sentido común, que no ocurre en autos."

En el caso, cuya similitud fáctica es indiscutible, es de aplicación el razonamiento anterior, a mérito que, conforme tienen bien establecido los de instancia, no es posible encontrar -en la conducta del sujeto pasivo- los elementos del ánimus delicti que configura la defraudación, a mérito que todos los cargos por el IVA e IT encontrados por la administración tributaria tuvieron origen en depuraciones arbitrarias y sin respaldo alguno (IVA) y respecto al IT y sus alícuotas, las mismas fueron canceladas, sobre la totalidad de los ingresos vía rectificación, así se tiene del detalle contenido en el informe técnico de fs. 254 a 258.

Consiguientemente, el tribunal de apelación al confirmar la sentencia de primer grado no ha incurrido en las infracciones legales acusadas en el recurso y, siendo así, corresponde resolver la causa conforme a lo dispuesto en el Art. 273 del Código de Procedimiento Civil, aplicable en la materia por mandato expreso de la norma remisiva contenida en el Art. 297 del Código Tributario, Ley Nº 1340.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la atribución contenida por el numeral 1 del Art. 60 de la Ley de Organización Judicial, en desacuerdo con el dictamen fiscal de fs. 405-406 que sugiere la improcedencia, declara INFUNDADO el recurso de fs. 397-401. Sin costas, en aplicación del art. 39 de la Ley Nº 1178.

Para sorteo y resolución, conforme a la convocatoria de fs. 407, interviene el Ministro Hugo R. Suárez Calbimonte, Presidente de la Sala Social y Administrativa Segunda.

Relator: Ministro Hugo R. Suárez Calbimonte

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Hugo R. Suárez Calbimonte.

Dra. Beatriz Sandoval de Capobianco

Sucre, 8 de octubre de 2009

Proveído: Carlos Bernal Tupa.- Secretario de Cámara