SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA PRIMERA

Expediente Nº 218/05

AUTO SUPREMO Nº 019 - Social Sucre, 22 de enero de 2009.

DISTRITO: Potosí

PARTES: Luís Alberto Vallejos Barrientos c/ Imprenta Editorial GRATEC

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =

VISTOS: El recurso de casación de fs. 95-96, interpuesto por Luís Humberto Aliaga Quiroga, en representación de la Imprenta Editorial GRATEC, contra el Auto de Vista Nº 027/05 de 31 de marzo de 2005, cursante a fs. 91-92, pronunciado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, en el proceso laboral sobre pago de sueldos devengados, seguido por Luís Alberto Vallejos Barrientos, contra la entidad representada por el ahora recurrente; sus antecedentes, las leyes acusadas de infringidas, lo alegado por las partes, y

CONSIDERANDO I: Que, en el caso mencionado, el Juez del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Potosí dictó la Sentencia Nº 04/2005 de 24 de febrero de 2005 cursante a fs. 71-75, por la que declaró probada en parte la demanda, condenando el pago de Bs. 540.- por concepto de sueldo devengado correspondiente a noviembre de 2004. Disponiendo asimismo que el demandante cancele al demandado la suma de Bs. 1.400.-, por omisión del pre aviso.

En grado de apelación, la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito de Potosí, por Auto de Vista Nº 027/2004 de 31 de marzo de 2005, cursante a fs. 91-92, REVOCO la Sentencia de fs. 71-75 y declaró PROBADA en parte de la demanda, disponiendo que la entidad demandada cancele a favor del actor la suma de Bs. 2.052.- por concepto de sueldos devengados, contra el que se interpuso recurso de casación, acusando:

Interpretación errónea sobre los pagos certificados en el libro de anticipos incorporado al proceso como prueba luego de la inspección de visu, sin consideración de la previsión contenida en el art. 182-g) del Código Procesal del Trabajo.

Infracción del art. 12 de la Ley General del Trabajo, al haber revocado la decisión del juez que sancionaba el hecho de que el trabajador no había pre avisado al empleador sobre su retiro y que si bien no fue demandado expresamente, se debía aplicar el principio iura novit curia.

Infracción de los arts. 158 y 159 del Código Procesal del Trabajo, por incurrir en error de hecho y de derecho en la apreciación de la prueba al no considerar lo certificado en el libro de anticipos que el mismo cobró por los meses de octubre y noviembre, por el sólo hecho de no encontrarse firmado por el actor.

Por último, acusa de falso el contrato de trabajo de fs. 20 presumiendo que el mismo fue escaneado.

Concluye solicitando casación del Auto de Vista impugnado.

CONSIDERANDO II:Que, dentro de este marco legal corresponde verificar si es o no evidente lo denunciado en el recurso, de cuyo análisis y compulsa, se tiene lo siguiente:

1.- En cuanto a la interpretación errónea acusada como primer punto del recurso, se advierte que los argumentos traídos en ese contexto devienen en imprecisos, desordenados e incoherentes y que por ello mismo resulta difícil comprender si acusa interpretación errónea de la prueba o de la ley. Sin embargo, salvando la deficiencia y entendiendo que se tratara de ambos, se tiene:

a) En la inteligencia del art. 182-g) del Código Procesal del Trabajo referida a la presunción de pago de lo devengado, no tiene cabida la interpretación que intenta el recurrente, por cuanto en ese entendimiento, ante la comprobación de haberse pagado los últimos salarios, se debe entender como pagado todo lo anterior y no al revés como se pretende, esto es, que demostrado el pago de anticipos por los meses anteriores a octubre y noviembre se tenga que suponer que también se encontrarían pagados estos últimos.

b) El libro de anticipos, conforme bien advierte el tribunal de apelación, no es un documento suficiente para demostrar que los anticipos correspondientes a octubre y noviembre hayan sido pagados, por cuanto no se advierte que en esos meses haya firmado el trabajador y el hecho de que los anticipos anteriores se encuentren en la misma situación fáctica sin que se haya reclamado el pago de los mismos, no puede considerarse como referente idóneo para suponer que éstos se hayan pagado.

2.- Sobre el art. 12 de la Ley General del Trabajo, cuya infracción el recurrente le atribuye al tribunal de apelación y la aplicación del principio iura novit curia a efectos de respaldar la responsabilidad atribuida al demandante en la sentencia de primera instancia, por su falta de pre aviso, se debe considerar que en el marco del art. 202 del Código Procesal del Trabajo el Juez se encuentra constreñido a expedirse únicamente sobre los puntos materia del litigio, los mismos que se configuran en el auto que traba la relación procesal y sujeta la causa a término y si bien la misma ley faculta al juez expedirse ultra petita, ello se encuentra restringido a dos supuestos: a) que se traten de elementos omitidos por el trabajador en su demanda, -en el marco de los principios sociales acogidos en nuestro modelo de Estado: Estado Social y Democrático de Derecho- mas no cuando sea el empleador quien haya incurrido en esas omisiones y, b) que esos aspectos omitidos por el trabajador, hayan sido materia de discusión en el proceso.

Los presupuestos legales anteriores, como bien advierte el tribunal de apelación, no concurrieron en el presente caso, pues no se trata de un aspecto que haya sido omitido por el trabajador en su demanda, menos que ese aspecto se haya discutido en el proceso, lo que mal pudo haberse resuelto aplicando el principio iura novit curia, en la medida que este principio se aplica en tanto se hayan invocado sólo los hechos, con omisión del derecho.

Consiguientemente, el tribunal de apelación, al haber morigerado el exceso de poder impreso por el juez de primera instancia al condenar al trabajador a pagar al empleador en vez de recibir el resarcimiento de sus derechos, no podría, desde ningún punto de vista ser tenido como violatorios del art. 12 de la Ley General del Trabajo.

3.- En mérito a los fundamentos expuestos en el punto 1 de la presente resolución, tampoco se encuentra mérito para la casación impetrada por el recurrente, bajo el fundamento de infracción legal de los arts. 158 y 159 del Código Procesal del Trabajo, así como no existe mérito para ingresar a considerar la supuesta falsedad del contrato de fs. 20 por cuanto sólo se hace mención de ese hecho, sin mayor probanza y sin acusar infracción legal alguna.

En mérito a lo expuesto, este Tribunal no encuentra razones para dar cabida a la casación impetrada, correspondiendo observar la disposición contenida en el art. 273 del Código de Procedimiento Civil, aplicable por mandato de la norma remisiva contenida en el art. 252 del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la atribución contenida en el inc. 1) del art. 60 de la Ley de Organización Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación de fs. 95-96. Con costas.

Se regula el honorario profesional de abogado en la suma de Bs. 400.-, que mandará ejecutar el Tribunal ad quem.

Relator: Ministro Dr. Jaime Ampuero García.

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Jaime Ampuero García.

Dra. Beatriz Sandoval de Capobianco.

Sucre, 22 de enero de 2009

Proveído: Ricardo Medina Stephens.- Secretario de Cámara.