SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA PRIMERA

Expediente Nº 60/01

AUTO SUPREMO Nº 055 - Social Sucre, 01 de noviembre de 2006.

DISTRITO: Santa Cruz

PARTES: Robert Martín Justiniano Carreño y otros. c/ Empresa Ingeniería y Construcciones ALFA Ltda.

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =

VISTOS: El recurso de casación de fs. 110-112, interpuesto por la Empresa Ingeniería y Construcciones "ALFA Ltda.", representada por José Gil Carrillo Rodríguez, contra el auto de vista de 29 de agosto de 2001, cursante a fs. 106-107, emitido por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro el proceso laboral seguido por Robert Martín Justiniano Carreño, Juan Carlos Verástegui Rojas y Eduardo Caballero Rivero contra la Empresa recurrente; la respuesta de fs. 115, el auto concesorio del recurso de fs. 116, los antecedentes procesales; y

CONSIDERANDO I: Que, tramitado el proceso social, el Juez Tercero del Trabajo y Seguridad Social de la ciudad de Santa Cruz, en fecha 21 de junio de 2001, pronunció la sentencia de fs. 85-87, declarando probada la demanda, ordenando que la Empresa "ALFA", representada por su Gerente General Ing. Edgar Claros Mercado, pague a Robert Martín Justiniano Carreño la suma de Bs. 27.680.-; a Juan Carlos Verástegui Rojas la suma de Bs. 11.604.-; y a Eduardo Caballero Rivero la suma de 13.269.-.

Apelada la sentencia por la Empresa demandada, la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz pronunció el auto de vista de 29 de agosto de 2001, cursante a fs. 106-107, por el que se confirma la sentencia apelada. Esta resolución dio lugar al recurso de casación que se analiza.

CONSIDERANDO II: Que, con carácter previo, debe recordarse que este recurso se equipara a una demanda nueva de puro derecho en el que, conforme establece el art. 258-2) del Cód. Pdto. Civ., debe citarse en términos claros, concretos y precisos la sentencia o auto del que se recurriere, su folio dentro del expediente, la ley o leyes violadas o aplicadas falsa o erróneamente y especificar en qué consiste la violación, falsedad o error, ya se trate de recurso de casación en el fondo, en la forma o en ambos, especificaciones que deberán hacerse precisamente en el recurso y no fundarse en memoriales o escritos anteriores ni suplirse posteriormente. A contrario sensu, este recurso no procede cuando el recurrente no fundamenta adecuadamente, en términos claros, concretos y precisos, la infracción de la ley.

En el recurso en análisis, se tiene que el recurrente no ha cumplido adecuadamente y a cabalidad con los requisitos de procedencia del recurso, precedentemente citados. En efecto, el recurso está formulado de manera ambigua puesto que no se especifica si es de casación en el fondo, en la forma o en ambos; luego, si bien menciona como violadas varias normas procesales laborales y civiles, hasta el art. 31 de la C.P.E., sin embargo no especifica cómo y de qué manera fueron violadas o aplicadas falsa o erróneamente cada una de aquellas disposiciones legales, olvidando que el recurso de casación en el fondo debe fundarse en errores "in judicando" -o sea la violación de leyes sustantivas en la decisión de la causa- debidamente identificadas al tenor del art. 253 del Cód. Pdto. Civ.; mientras que el recurso de casación en la forma o recurso de nulidad, debe fundarse en errores "in procedendo" referidos al quebrantamiento de preceptos legales adjetivos o rituales -o sea la violación de las formas esenciales del proceso- enumeradas en el art. 254 de dicho cuerpo legal; de esta forma, ambos recursos se sustentan en causas distintas y persiguen efectos diferentes que no pueden confundirse entre sí. Finalmente, concluye su recurso reiterando que interpone el recurso de casación pero sin concretar su pretensión, es decir sin especificar de manera clara si su recurso tiene como finalidad la casación del auto de vista, además extrañamente finaliza también expresando que la actuación de la Corte Ad quem "es plenamente anulable".

En ese contexto, el recurso resulta ambiguo, insuficiente, injustificable y carente de la adecuada técnica jurídica necesaria para la formulación de este recurso extraordinario, haciendo inviable su consideración porque impide a este Tribunal Supremo abrir su competencia; correspondiendo, en consecuencia, resolverlo en la forma prevista en el art. 272 inc. 2) del Cód. Pdto. Civ., aplicable al caso con la permisión contenida en el art. 252 del Cód. Proc. Trab.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en ejercicio de la atribución prevista en el art. 60 inc. 1) de la L.O.J., declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de fs. 110-112 de obrados, con costas.

Se regula el honorario profesional de abogado en la suma de Bs. 500.-, que mandará pagar el Tribunal Ad quem.

Para sorteo y resolución de la causa, según la convocatoria de fs. 118, interviene el Ministro Juan José González Osio, de Sala Social y Administrativa Segunda.

Relator: Ministro Dr. Juan José González Osio..

Regístrese, notifíquese y devuélvase.

Fdo. Dr. Juan José González Osio.

Dr. Jaime Ampuero García.

Sucre, 01 de noviembre de 2006

Proveído: Ricardo Medina Stephens.- Secretario de Cámara