SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA PRIMERA

Expediente Nº 546/01

AUTO SUPREMO Nº 031 - Social Sucre, 26 de octubre 2006.

DISTRITO: La Paz

PARTES: Adelio García Quispe c/ Empresa Apolo CONSTEC.

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =

VISTOS: El recurso de casación de Fs. 127 a 128, interpuesto por Ives Gabriel Chumacero Gonzáles, en representación de la Empresa Apolo Constec, contra el Auto de vista de Fs. 118, pronunciado por la Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Superior de Justicia de La Paz, dentro del proceso social seguido por Adelio García Quispe contra la recurrente, los antecedentes del proceso; y

CONSIDERANDO I: Que, planteada la demanda por Adelio García Quispe contra la Empresa Apolo Constec y tramitada que fue la misma, la Jueza Sexto del Trabajo y S.S., a Fs. 101-104 pronunció Sentencia declarando probada en parte la demanda e improbada la excepción perentoria de prescripción opuesta por la entidad demandada. En grado de apelación, la Sala Social y Administrativa Segunda de la Corte Superior de Justicia del Distrito de La Paz, mediante auto de vista de Fs. 118 confirmó en todas sus partes la sentencia apelada; fallo que motivó el recurso de casación de Fs. 127 a 128, acusando: a) Infracción del Art. 13 de la Ley General del Trabajo al disponer el pago del desahucio y la indemnización siendo que el retiro se originó por incumplimiento de contrato; b) Violación del Art. 55 de la Ley General del Trabajo debido a que se dispone el pago de recargo nocturno, sin considerar que el actor trabajaba en horario diurno y que por el trabajo nocturno desempeñado los años 95 y 96 recibió un incremento salarial; c) Violación del Art. 120 de la Ley General del Trabajo debido a que no se consideró que el recargo nocturno reclamado data de más de dos años atrás y, por eso mismo, se encuentra prescrito; d) Infracción de los Arts. 16 de la Ley General del Trabajo y 9-e) de su Decreto Reglamentario por no haberse declarado inviable el pago del desahucio e indemnización en aplicación de estos dispositivos; y e) Infracción de los Arts. 3-h), 66 y 150 del Código Procesal del Trabajo por no haberse tomado en cuenta las pruebas de descargo, presentadas a fin de enervar el fondo de la causa.

Con estos fundamentos, la Empresa Apolo Constec solicita casación del Auto de vista impugnado y, deliberando en el fondo, se declare improbada la demanda.

CONSIDERANDO II: Que de la revisión del expediente y los términos del recurso interpuesto, se establece:

1. Sobre el incumplimiento de contrato por parte del trabajador y la infracción de los Arts. 13 y 16 de la Ley General del Trabajo, como el Art. 9-e) de su D.R., corresponde considerar que si bien es cierto que para sostener sus fundamentos, el demandado aparejó al expediente las literales de Fs. 53 y de Fs. 56-58 que en conjunto informan que el retiro del actor se habría producido, como sostiene el recurrente, por incumplimiento de contrato, no debemos olvidar que la ponderación del material probatorio debe estructurarse en términos de unidad de la prueba y, siendo así, no corresponde, como pretende el recurrente, interpretarlas con abstracción de las restantes vinculadas al mismo tema arrimadas por el demandante, tales como la literal de Fs. 76-77 y 79 por las que se certifica que las consultas médicas a las que asistía el trabajador, motivo de la llamada de atención de Fs. 57, se debía a un problema de ASMA OCUPACIONAL del que adolecía. Asimismo, se debe también considerar el tenor de la representación del Fs. 94-95 por los que el trabajador explica las razones por las que resultaba imposible cumplir con el trabajo encomendado mediante orden FF097/97 de Fs. 75 y que a la sazón diera lugar a la llamada de atención de Fs. 58. En esa misma representación y respecto al memorándum de llamada de atención de Fs. 56, se explican las razones por las cuales, en oportunidad de la inspección del Gerente Administrativo, no se encontraba junto a su máquina, aspectos que la entidad demandada no ha negado, menos desvirtuado, lo que permite concluir que los motivos por los que se le cursó memorandos de llamada de atención y que en definitiva sirvieron para el retiro del actor, no allanan el requisito de suficiencia como para fundar una decisión diferente a la asumida por el Juez A quo. De ahí que no corresponde la casación impetrada en razón de estas circunstancias, a mérito que no se advierte infracción al dispositivo 13 de la Ley General del Trabajo por parte del Tribunal Ad quem en su decisión de confirmar la sentencia de primera instancia.

2. Respecto del recargo nocturno y la infracción del Art. 55 de la Ley General del Trabajo alegado en el recurso, el demandado no ha probado el pago del referido recargo nocturno reclamado por el demandante. El incremento a que se refiere en su recurso, fue otorgado precisamente en esa calidad: como incremento salarial; un concepto diferente al pago por trabajo nocturno. El incremento salarial constituye una anexión de determinada suma de dinero al sueldo básico del trabajador al que se obligan los empleadores previo acuerdo de partes y en base a las regulaciones que anualmente expide el Poder Ejecutivo, a efectos de compensar la pérdida del valor adquisitivo del sueldo emergente de las fluctuaciones monetarias. En cambio, el pago por trabajo nocturno constituye un emolumento adicional porcentual (25% a 50% según el caso) que si bien incrementa el ingreso del trabajador, no se suelda al salario básico, de ahí que esta suma se consigna en columna separada ya sea en las planillas de pago de haberes o en la papeleta de pago, aspecto que el demandado no ha probado, consiguientemente, no ha desvirtuado la pretensión, por lo que acusar infracción legal sobre este aspecto no tiene asidero ni fundamento válido que haga viable la casación.

3. Sobre la prescripción alegada, cuyo rechazo del Juez A quo fue confirmado por el Ad quem, no se advierte la acusada infracción del Art. 120 de la Ley General del Trabajo, en el entendido que, conforme lo advierte el juez de mérito, la demanda fue presentada dentro de lo previsto por el citado artículo, más aún si se consideran los reclamos del actor de Fs. 12-13, que en definitiva tienen la virtud de interrumpir y reiniciar el nuevo cómputo.

4. Por último y por los fundamentos que se tienen expuestos, tampoco se advierte infracción de los Arts. 3-h), 66 y 150 del Código Procesal del Trabajo, los mismos que en su caso se habrían tenido como infringidos en tanto el Juez haya obstruido o impedido la producción o el perfeccionamiento de las pruebas que como derecho procesal le asiste a las partes, mas no por "no haberse tomado en cuenta las pruebas". En todo caso, las inobservancias o las omisiones del juzgador respecto de la consideración de la prueba, tienen que ver con el error de hecho o de derecho en la apreciación de la prueba que constituye motivo casacional de fondo, el mismo que tampoco se advierte en la materia.

Consecuentemente, no siendo evidentes las infracciones acusadas, corresponde resolver el recurso intentado en la forma prevista por el Art. 273 del Procedimiento Civil, aplicable por disposición del Art. 252 norma remisiva del Código Procesal del Trabajo.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, con la facultad prevista en el Art. 60-1) de la Ley de Organización Judicial, declara INFUNDADO el recurso de casación de Fs. 127-128, con costas.

Sin lugar a la regulación de Honorario Profesional de abogado, por cuanto el simple memorial de fs. 129 no constituye respuesta propiamente dicha.

Para sorteo y resolución de la causa, según la convocatoria de Fs. 133, interviene el Ministro Juan José González Osio, de Sala Social y Administrativa Segunda.

Fdo. Dr. Jaime Ampuero García.

Dr. Juan José González Osio.

Sucre, 26 de octubre 2006

Proveído: Ricardo Medina Stephens.- Secretario de Cámara