SALA SOCIAL Y ADMINISTRATIVA PRIMERA

Expediente Nº 528/01

AUTO SUPREMO Nº 027 - Social Sucre, 26 de octubre 2006.

DISTRITO: Oruro

PARTES: Armando Cruz Choquechambi c/ Empresa Constructora de Occidente - CONOC.

= = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = = =

VISTOS: El recurso de casación de Fs. 56 interpuesto por la Empresa Constructora de Occidente - CONOC, representada por su apoderado legal Mario Alfonso Villarroel Llanos, contra el auto de vista No. 257/2001 de Fs. 53, dictado por la Sala Social y Administrativa de la Corte Superior de Justicia de Oruro, en el proceso laboral sobre cobro de desahucio por despido, seguido por Armando Cruz Choquechambi contra la Empresa recurrente; sus antecedentes, lo alegado por las partes, y

CONSIDERANDO I: Que, el Tribunal de Alzada por auto de vista de Fs. 53 confirma la sentencia de Fs. 38 a 40 dictada por la Jueza Primera del Trabajo y Seguridad Social de ese Distrito, que declara probada la demanda, lo mismo que, en parte, la excepción de pago documentado e improbadas las excepciones de falta de acción y derecho en la acción interpuesta por el actor; disponiendo el pago de la suma de Bs. 3.000.- por concepto de desahucio; habiendo sido cancelada la indemnización por tiempo de servicios y duodécimas del aguinaldo, conforme consta del finiquito de Fs. 1 y demanda de 9 a 10.

Auto de vista contra el que se interpone el recurso de casación de Fs. 56, que se pasa a examinar.

CONSIDERANDO II: Que, el aludido recurso, de inusitada brevedad, está restringido a una insubstancial argumentación como el incumplimiento del convenio de trabajo del actor, para eludir el pago del desahucio demandado, refiriendo como supuestamente violado por el Ad quem los Arts. 1297 al 1303 del Código Civil, porque el contrato privado de trabajo no se encuentra firmado por el recurrente y tampoco reconocido ante autoridad competente, olvidando que el contrato de trabajo privado puede pactarse, aún, verbalmente.

CONSIDERANDO III: Que, el recurso en examen equivocadamente en su brevedad, con carencia de sustento legal y jurídico, prescinde conceptual y legalmente de la definición de que el recurso de casación constituye una demanda nueva de puro derecho en la que, de acuerdo a la previsión del Art. 258-2) del Código de Procedimiento Civil, su interposición debe responder a la exigencia inexcusable de la cita clara, concreta y precisa del folio del expediente y la fundamentación de la ley o leyes violadas o mal aplicadas, falsa o erróneamente, especificando en qué consiste la violación, falsedad o error; cualquiera sea la naturaleza jurídica del recurso, ya sea en el fondo, en la forma o en ambos; sin que salve, esa prescindencia u omisión de cumplimiento legal, la relación retórica de aspectos procesales sobre incumplimiento de la ley por los de instancia, sin señalar absolutamente una sola norma legal de carácter laboral sobre la que pueda o deba, este Tribunal, pronunciarse; más aún si el recurso es planteado como "...extraordinario de nulidad y casación en el fondo y en la forma..." , como si se tratára de dos recursos, como se refiere, ignorando la definición del Art. 250 del Código de Procedimiento Civil cuyo contenido, en sus alcances legales y jurídicos, desconoce el recurrente.

Por lo que, el recurso en examen no abre la competencia del Tribunal para el conocimiento y resolución del mismo en el fondo.

POR TANTO: La Sala Social y Administrativa Primera de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, en ejercicio de la facultad y atribución que le confiere el Art. 60-1) de la L.O.J.; dando aplicación del Art. 272-2) del Código de Procedimiento Civil, declara IMPROCEDENTE el recurso de casación de Fs. 56, con costas.

Se regula honorario profesional en la suma de Bs. 500.-, que el Ad quem mandará hacer efectivo.

Para sorteo y resolución de la causa, según convocatoria de Fs. 63, interviene el Sr. Ministro Juan José González Osio, de Sala Social y Administrativa Segunda.

Fdo. Dr. Jaime Ampuero García.

Dr. Juan José González Osio.

Sucre, 26 de octubre 2006

Proveído: Ricardo Medina Stephens.- Secretario de Cámara