TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA

Auto Supremo Nº : 626/2014

Fecha                 : Sucre, 27 de octubre de 2014  

Expediente                 : 136/10 Cochabamba

Distrito                 : Cochabamba

Partes                         : Ministerio Público c/ Cesar Vargas Valverde

Delito                         : Tráfico de Sustancias Controladas.        

Recurso                 : Casación

VISTOS: (Del Recurso en cuestión)

El Recurso de Casación planteado por Cesar Vargas Valverde, de fs. 146-147, impugnando el Auto de Vista N° 16/2010 de 17 de febrero, pronunciado por la Sala Penal Segunda de la ex Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, ahora Tribunal Departamental del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del Proceso Penal seguido por el Ministerio Público contra Cesar Vargas Valverde, por la presunta comisión del Delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previstos y sancionados por los arts. 48 en relación al 33 -m) de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas Ley N° 1008, los antecedentes de la causa; y,

CONSIDERANDO I: (Circunstancias procesales)

Que, a los fines de resolver el Recurso de Casación que fue interpuesto en Autos, se tiene los siguientes antecedentes:

  1. Con base a la Acusación Fiscal de fs. 3-5 y vta., se tramitó el proceso de referencia el cual mediante Sentencia N° 22/2008 de 31 de mayo, cursante de fs. 103-109,  el Tribunal de Sentencia N° 2 de la capital falla y declara al acusado César Vargas Valverde, de generales conocidas, AUTOR del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, tipificado en el art. 48 de la Ley Nº 1008 y descrito en el art. 33 -m) de la citada Ley y, en aplicación del art. 365 del Código de Procedimiento Penal pronuncia Sentencia Condenatoria en su contra, imponiéndole la pena privativa de libertad de quince años de presidio a cumplir en el Penal del Abra, donde deberá ser traslado ejecutoriada que fuere la presente sentencia, más condenación a multa de doscientos días a razón de 1 Bs. Por día y a la reparación de daño civil y costas al Estado a pagarse en partidas y durante el cumplimiento de la pena. La presente condena deberá concluir el día 28 de septiembre de 2022, siempre y cuando no gozare de medidas sustitutivas a la detención. En el cómputo de la pena se declara como parte cumplida todo el tiempo que el imputado se encontró privado de su libertad, inclusive la cumplida en sede policial.
  2. Que, ante la Sentencia de fs. 103-109, Cesar Vargas Valverde, mediante memorial de fs. 115-117, plantea Recurso de Apelación Restringida, mismo que previo cumplimiento del procedimiento establecido por los arts. 407 y siguientes del Código de Procedimiento Penal,  la Sala Penal Segunda de la  ex Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, ahora Tribunal Departamental  del Distrito Judicial de Cochabamba, dictó Auto de Vista N° 16/2010 de 17 de febrero, cursante de fs. 137-139 y vta., por el que declara IMPROCEDENTE el Recurso de Apelación Restringida interpuesta por Cesar Vargas Valverde.
  3. Notificadas que fueron las partes con el Auto de Vista N° 16/2010 de 17 de febrero, Cesar Vargas Valverde, por memorial de fs. 146-147,  plantea Recurso de Casación contra el Auto de Vista precitado de acuerdo a los siguientes argumentos. 

CONSIDERANDO II: (Fundamentos sobre el planteamiento del Recurso de  Casación)

Que, del estudio del Recurso de Casación, se establece como motivos del mismo los siguientes aspectos:

1.- El recurrente señala que el Tribunal Ad quem ha infringido el art. 124 del Código de Procedimiento Penal, considerando que la mencionada resolución adolece de fundamentación lógica y racional y basa los fundamentos de la misma en apreciaciones subjetivas sin razonamiento lógico y jurídico que permitan sustentar la motivación de la misma.

2.- Expresa que  de la compulsa de los antecedentes se desprende que contra la Sentencia de primera instancia, interpuso Recurso de Apelación Restringida por infracción del art. 48 de la Ley Nº 1008, pues si bien la calificación de los hechos fue basada en el art. 48 de esta Ley, sin embargo, no es menos cierto que en el desarrollo del juicio oral no se probó ni demostró que su persona hubiera sido detenida en la conducta de traficar  cuyos elementos constitutivos son diferentes a los del Delito de Transporte de Sustancias Controladas, toda vez que su persona fue detenida al momento que bajó de un bus interdepartamental y esa conducta de manera alguna puede ser considerada como tráfico. Por lo que al habérsele condenado por un hecho distinto, se incurre en una inadecuada calificación del Delito, aspecto que no puede ser convalidado por este máximo Tribunal de Justicia en inobservancia del Auto Supremo Nº 315 de 25 de agosto de 2006.

Petitorio.

En mérito de lo que expone solicita al máximo Tribunal, CASE el Auto de Vista recurrido y disponga la nulidad del Auto de Vista de 17 de febrero de 2010, disponiendo que el mismo sea remitido a otra Sala Penal a efecto de que se pronuncie resolución en los plazos establecidos.

De la Invocación del Precedente Contradictorio.-  Que, de conformidad a lo previsto por el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, deben invocarse precedentes contradictorios a objeto de su contrastación con los fundamentos del Auto de Vista, para el caso se evidencia se ha invocado el mismo precedente contradictorio en Apelación Restringida y en Casación, consistente en:

CONSIDERANDO III: (El  derecho universal a recurrir y la procedibilidad ante un Recurso de Casación)

Que, el derecho a impugnar o recurrir de las resoluciones judiciales, deviene de un componente esencial del debido proceso, el mismo que se define como el derecho que tiene todo encausado a ser oído y juzgado con las debidas garantías por un Juez o Tribunal competente e imparcial, por ello, el derecho a recurrir, es una de las garantías internacionales reconocidas a las personas y proclamadas en el art. 8 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que preceptúa: “Toda persona tiene derecho a un recurso efectivo, ante los Tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución o por la Ley”; asimismo, la Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, del cual nuestro país es signatario, mediante Ley Nº 1430 de 11 de febrero de 1993, en sus arts. 8 -2) y -h), señala: “El derecho a recurrir del fallo ante juez o tribunal superior” y el 25 ordinal 1, consigna que: “Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución, la Ley o la presente Convención, aún cuando tal violación sea cometida por personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales”; por último, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del cual nuestro país es signatario mediante Ley Nº 2119 de 11 de septiembre de 2000, en su art. 14 núm. 5, establece: “Toda persona declarada culpable de un delito tendrá derecho a que el fallo condenatorio y la pena que se le haya impuesto sea sometido a un tribunal superior, conforme a lo prescrito por la Ley”.

Se define a la Casación, como un instrumento Político-Jurídico que tiene una doble finalidad: por un lado, fijar la Jurisprudencia, entendiendo por tal la proclamación en abstracto de la Doctrina Legal, fijando, con ello, la interpretación que ha de darse a los textos legales; y, por otro, enmendar las infracciones de Ley o de Doctrina que los Tribunales hayan cometido en la tramitación o resolución de los juicios.

Gimeno Sendra se refiere al Recurso de Casación como: “Al recurso que tiene una función predominantemente parciaria en el sentido de que principalmente tiende a defender los intereses y derechos de las partes procesales, aunque es cierto que con él persigue una clara función de protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico (función nomofiláctica) y unificadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas

De ahí según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las ex Cortes Superiores de Justicia (hoy Tribunales Departamentales de Justicia), contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (hoy Tribunal Supremo de Justicia) de ahí que uno de los fines de este recurso es el de controlar uniformidad en la aplicación de la normativa penal por parte de los operadores de justicia, así lo señala Cafferata Nores cuando afirma que: El Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva o procesal en cada caso sometido a su competencia funcional”.

La procedencia del Recurso de Casación, está dada al cumplimiento de un conjunto de requisitos necesarios para que el Tribunal de Casación pueda pronunciarse sobre el fondo del planteamiento, siendo estos presupuestos formales de cumplimiento obligatorio e inexcusable; es así, que el Código de Procedimiento Penal en sus arts. 416 y 417 han señalado lo siguiente:

El incumplimiento a los presupuestos señalados supra, determinará la ineficacia del planteamiento, pues si bien nuestra normativa legal otorga el derecho a recurrir, también exige requisitos que deben ser cumplidos, que ante la negligencia o incumplimiento debe disponerse su inadmisibilidad sin que pueda interpretarse esta decisión, como a la negación a ese derecho recursivo, en consecuencia, de su cumplimiento recién este Tribunal podrá ingresar a considerar el Recurso planteado.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos formales)

Plazo: La fecha, desde la que corresponde computar el plazo de los 5 días para formular el Recurso de Casación, corre desde el día siguiente a la notificación con el Auto de Vista recurrido o con el Auto de Vista que resuelve la solicitud de Explicación, Complementación y Enmienda, contando sólo días hábiles, en este caso verificadas las diligencias de notificación cursantes de fs. 141, se notificó con el Auto de Vista al recurrente en fecha 15 de abril de 2010, y la fecha de presentación del Recurso de Casación es de 20 de abril de 2010, conforme consta por el timbre electrónico de fs. 146; hechas las verificaciones de tiempo se constata que el Recurso de Casación  fue presentado dentro del plazo establecido por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal.

Invocación del Precedente Contradictorio y precisión sobre la contradicción entre los Precedentes y el Auto de Vista: Continuando con el análisis de los datos procesales que informan esta causa, se tienen las siguientes consideraciones de orden legal:

Se debe tener claramente establecido que uno de los fines principales del Recurso de Casación, es el de buscar la uniformidad en la emisión fallos judiciales por parte de los administradores de justicia a fin de evitar que ante la presentación de hechos similares se aplique normas legales con diverso alcance; por lo que, es primordial la Invocación De Precedentes Contradictorios al momento de formular el Recurso de Apelación Restringida por parte de los recurrentes para proceder a la contrastación de estos con el Auto de  Vista que se pretende se revea.

Que, de acuerdo al art. 416 del Código de Procedimiento Penal el momento procesal oportuno para la invocación de los precedentes contradictorios es en la apelación restringida siendo flexibilizado este requisito únicamente cuando: a) La presunta contradicción se genera a partir de la emisión del Auto de Vista del cual se recurre o; b) No se haya recurrido en apelación restringida por haberle sido favorable la sentencia. En caso de presentarse una de estas circunstancias la invocación de precedente se puede efectuar al momento de presentar el Recurso de Casación, ahora bien en el caso de autos se tiene: Primero, los argumentos contenidos en el Recurso de Casación son los mismos del Recurso de Apelación Restringida incluso con la misma cita del precedente contradictoria que ya fue resuelto mediante el Auto de Vista recurrido y con el antecedente de la reincidencia de la conducta del acusado;  Segundo, que el Auto Supremo N° 315 de 25 de agosto de 2006, invocado por el recurrente en su Recurso de Casación, revisado el mismo y los datos del proceso, se establece que al momento de interponer su  Recurso de Casación ha invocado precedente que incumple las exigencias establecidas por el legislador, toda vez, que se debe considerar, que para la aplicación de éstos, los recurrentes deben realizar la fundamentación de su recurso de forma clara y precisa respecto de la contradicción existente entre los precedentes invocados y el Auto de Vista recurrido, cuál la norma vulnerada, cual la que se debió aplicar y qué entendimiento es el correcto; no es suficiente señalar las normas supuestamente vulneradas y exponer los hechos que considera supuestamente ilegales, sino que se debe demostrar fehacientemente que existe un alcance contrario, de tal naturaleza que demuestre la vulneración de derechos y garantías constitucionales, aspecto que no fue cumplido por la recurrente, conforme a la previsión del art. 416 del Código de Procedimiento Penal. Además de carecer de fundamentación o expresión sobre la vulneración de derechos fundamentales y/o violaciones a normas procedimentales sin precisar o establecer de qué manera hubieran sido infringidos sus derechos; concluyéndose en definitiva, que no se observaron las formalidades o requisitos exigidos por los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, por lo que el Recurso de Casación planteado deviene en Inadmisible, además de establecerse el incumplimiento de estos requisitos se advierte la falta de sustento jurídico y legal en la formulación del Recurso de Casación que amerite ingresar al fondo del mismo.

POR TANTO:

La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, art. 8 -II) de la Ley Nº 212, dispone conforme a la primera parte del art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declarar: INADMISIBLE el Recurso de Casación planteado por Cesar Vargas Valverde, de fs. 146-147,  impugnando el  Auto de Vista N° 16/2010 de 17 de febrero, pronunciado por la Sala Penal Segunda de la ex Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, ahora Tribunal Departamental del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del Proceso Penal seguido por el Ministerio Público contra Cesar Vargas Valverde, por la comisión  del Delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previstos y sancionados por los arts. 48 en relación al 33 -m)  de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas Ley N° 1008. Con costas.

Regístrese, hágase saber y cúmplase.

Magistrada Relatora: Dra. Silvana Rojas Panoso