TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA


AUTO SUPREMO Nº        619/2014

Fecha:                        Sucre, 27 de octubre de 2014

Expediente:                         26/10 Tarija  

Parte acusadora:        Ministerio Público

Parte imputada:          Santos Cordel Fernández

Delito:                          Transporte de Sustancias Controladas  

Recurso:                               Casación

VISTOS: (Del recurso en cuestión)

El Recurso de Casación planteado por Santos Cordel Fernández de fs. 256 a 258, impugnando el Auto de Vista Nº 34 de 30 de julio de 2010 cursante de fs. 244 a 247 de obrados, pronunciado por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Transporte de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas (Ley Nº 1008), los antecedentes; y,

CONSIDERANDO I: (Circunstancias Procesales)

Que, a los fines de resolver el Recurso de Casación que fuera interpuesto en Autos, se tiene los siguientes antecedentes:

Con base a la Acusación Fiscal, previa la sustanciación del juicio oral, el Tribunal de Sentencia Nº 2, de Yacuiba del Distrito Judicial de Tarija, mediante Sentencia Nº 27 de 20 de agosto de 2009, cursante de fs. 223 a 230, resolvió fallar, declarando a Santos Cordel Fernández, Autor y Culpable de la comisión del delito de Transporte de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas (Ley Nº 1008) y se le condenó a la pena de ocho años (8) de reclusión a cumplirse en la Cárcel Pública de la ciudad de Yacuiba, se le fijó costas a favor del Estado, accesoriamente se le impuso la multa de 200.- días a razón de Bolivianos 2.- por día. Se dispuso  la confiscación del motorizado tipo camión, color blanco, Marca FORD, año 1992, con Placa de Control 793-CCX, chasis Nº 2FDLF47G5MCA31731.

Que, ante esta Sentencia, Santos Cordel Fernández de fs. 233 a 234 vta. interpuso Recurso de Apelación Restringida, mismo que previo cumplimiento del procedimiento establecido por los arts. 407 y siguientes del Código de Procedimiento Penal, el 30 de julio de 2010 (fs. 244 a 247), la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Tarija, dictó Auto de Vista Nº 34/2010, por el que se declaró sin lugar al Recurso de Apelación Restringida y en consecuencia se confirmó la Sentencia, con costas en ambas instancias que se regularán en ejecución de Autos, imponiéndole la multa de Bs. 50.oo contra el apelante y a favor del Tesoro Judicial.

Notificadas que fueron las partes con el Auto de Vista, Santos Cordel Fernández, mediante memorial presentado el 31 de agosto de 2010 (fs. 256 a 258), interpuso Recurso de Casación contra el Auto de Vista precitado de acuerdo a los siguientes argumentos. 

CONSIDERANDO II: (Fundamentos sobre el planteamiento de casación)

Que, del estudio del Recurso de Casación, se establecen como motivos del  mismo, los siguientes:

I.- Se dio credibilidad a un testigo que se trata del investigador asignado al caso, por lo que el Tribunal no dio una correcta valoración de la prueba ofrecida por lo que se constituyó un defecto de la Sentencia previsto en el art. 370 num. 6) del Código de Procedimiento Penal  

II.- Se debió demostrar y evidenciar lo manifestado en la Acusación y no se acreditado de forma fehaciente los elementos normativos del dolo, la Sentencia se basó en una simple presunción e indicio de la conducta sin fundamento y respaldo probatorio por lo que se ha infringido lo establecido por el art. 370 num. 1) del Código de Procedimiento Penal.

III.- La carga de la prueba corresponde al acusador y el imputado no está obligado a demostrar su inocencia no existió el nexo causal entre la acción y la configuración del delito, la Sentencia no reunió los elementos que de forma incontrastable y evidente fundaren la culpabilidad del acusado, tal como señala el art. 13 del Código Penal.

De la solicitud:

Solicitó se case su Recurso de Casación por la existencia defectos absolutos previstos en el art. 169 num. 3) el Código de Procedimiento Penal.

Invocación del precedente contradictorio al momento de la interposición de su apelación restringida

No invocó precedente contradictorio alguno.

CONSIDERANDO III: (Procedibilidad ante un recurso de casación)

Se define a la Casación, como un instrumento político-jurídico que tiene una doble finalidad: por un lado, fijar la jurisprudencia, entendiendo por tal la proclamación en abstracto de la Doctrina Legal, fijando, con ello, la interpretación que ha de darse a los textos legales; y, por otro, enmendar las infracciones de Ley o de Doctrina que los Tribunales hayan cometido en la tramitación o resolución de los juicios.


De ahí según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia (hoy Tribunales Departamentales de Justicia), contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (hoy Tribunal Supremo de Justicia) de ahí que uno de los fines de este recurso es el controlar uniformidad en la aplicación de la normativa penal por parte de los operadores de justicia.


La procedencia del Recurso de Casación, está dada al cumplimiento de un conjunto de requisitos necesarios para que el Tribunal de Casación pueda pronunciarse sobre el fondo del planteamiento, siendo estos presupuestos formales de cumplimiento obligatorio e inexcusable; es así, que el Código de Procedimiento Penal en sus arts. 416 y 417 ha señalado lo siguiente:



El incumplimiento a los presupuestos señalados supra, determinarán la ineficacia del planteamiento, pues si bien, nuestra normativa legal otorga el derecho a recurrir, también exige requisitos que deben ser cumplidos, que ante la negligencia o incumplimiento debe disponerse su inadmisibilidad sin que pueda interpretarse ésta decisión, como a la negación a ese derecho recursivo, en consecuencia, de su cumplimiento recién este Tribunal podrá ingresar a considerar el recurso planteado.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos formales)

Plazo: La fecha, desde la que corresponde computar el plazo de los 5 días para formular el Recurso de Casación, corre desde el día siguiente a la notificación con el Auto de Vista recurrido, en este caso verificadas las diligencias de notificación se puede advertir que fue notificado con el referido Auto de Vista el 26 de agosto de 2010 (fs. 253 vta.) y el cargo de presentación de su Recurso de Casación data del 31 de agosto de 2010 (fs. 258), por lo que se establece que su Recurso de Casación fue presentado dentro del plazo previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal.

Invocación del precedente contradictorio: Continuando con el análisis de los datos procesales que informan esta causa, se establecen las siguientes conclusiones de orden legal:

A) De la invocación en el Recurso de Apelación Restringida:

Conforme lo previsto por el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, un requisito formal que debe ser cumplido por la parte que formuló el Recurso de Casación, es el de haber invocado el precedente contradictorio en su Recurso de Apelación Restringida; de lo analizado se desprende que el recurrente no invocó precedente contradictorio alguno.

B) De la contradicción del Precedente Contradictorio y el Auto de Vista recurrido:

De lo previsto en el parágrafo segundo del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, el recurrente, deberá señalar en términos claros y precisos las contradicciones existentes entre el Auto de Vista recurrido y los precedentes contradictorios; en este caso, no invocó precedente contradictorio alguno.

De lo observado en el recurso no se invocó ni un solo precedente contradictorio, el que no es otro que un Auto Supremo o en su caso un Auto de Vista (Ejecutoriado) como se tiene explicado, y en razón a dicha falencia, menos aún existió explicación en absoluto en términos claros y precisos respecto a la posible contradicción que pudiera existir con el Auto de Vista impugnado, por tanto incumplimiento de este presupuesto, teniendo en cuenta que ni en su Recurso de Apelación Restringida ni en su Recurso de casación invocó precedente alguno.


Por tanto el recurso planteado no cumple con las exigencias establecidas por el legislador, toda vez, que se debe considerar, que para la aplicación de éstos, el recurrente debió realizar la fundamentación de su recurso de forma clara y precisa respecto de la contradicción existente entre el precedente contradictorio invocado y el Auto de Vista recurrido, cuál la norma vulnerada, cuál la que se debió aplicar y qué entendimiento es el correcto; no es suficiente señalar las normas supuestamente vulneradas y citar precedentes contradictorios (en este caso no invocó ninguno) y exponer los hechos que considere supuestamente ilegales, sino que se debe demostrar fehacientemente que existe un alcance contrario, de tal naturaleza que demuestre la vulneración de derechos y garantías Constitucionales, aspecto que no fue cumplido por el recurrente, en consecuencia al no precisar y establecer de qué manera hubieran sido infringidos sus derechos resulta exiguo; por consiguiente, este Máximo Tribunal de Justicia no puede ingresar a considerar el recurso deducido, al no ser posible establecer el sentido jurídico contradictorio de la resolución impugnada, más al contrario, por la forma de la interposición de su recurso de casación más se asimila que el mismo hubiera sido planteado con fines dilatorios, por no contener argumentos sólidos respecto de su pretensión.

Si su pretensión fue asimilar su petitorio a defectos absolutos y/o aspectos a ameritan la nulidad, situación en la que hubiera incurrido el Tribunal de Alzada, se debe dejar constancia, que no es admisible el solo hecho de que las partes se limiten a denunciar actuados procesales como defectos absolutos; para que se pueda efectivizar la flexibilización para la admisibilidad de un Recurso de Casación por la denuncia de defectos absolutos, el o los recurrentes tienen el deber de detallar con precisión la restricción o disminución de los derechos acusados de vulnerados, explicando el resultado dañoso emergente del defecto, así como las consecuencias procesales tengan connotación de orden Constitucional, que en el presente caso no aconteció. En igual forma, en el caso de la inobservancia o violación de derechos y garantías previstos en la Constitución Política del Estado se debe realizar la debida fundamentación fáctica y jurídica por el cual se describa e individualice los posibles derechos y garantías conculcados por los operadores de justicia.

Finalmente, de la verificación de antecedentes que hacen al legajo procesal se concluye la falta de motivo alguno que justifique la existencia de defectos absolutos. La afectación posible al derecho de una defensa real y no formal a favor de los recurrentes, no puede ser considerado en este caso, ya que tanto la Sentencia como el Auto de Vista contienen los suficientes fundamentos y argumentos que sustentan la decisión judicial, lográndose determinar que la condena fue resultado de una correcta aplicación de las reglas de la sana critica, con respeto al amplio resguardo de los derechos y garantías constitucionales otorgados a las partes procesales.

POR TANTO:

La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, art. 8-II) de la Ley Nº 212, conforme a los arts. 416, 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal, declara: INADMISIBLE el Recurso de Casación interpuesto por Santos Cordel Fernández dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente, por la comisión del delito de Transporte de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas (Ley Nº 1008), con costas.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-

El Magistrado; Dr. Iván Lima Magne fue de voto disidente 

Magistrada Relatora: Dra. María Lourdes Bustamante Ramírez.