TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA

Auto Supremo                : 523/2014      

Fecha                        : 09 de octubre de 2014

Distrito                : Cochabamba

Expediente                : 276/2009

Partes        : Ministerio Público c/ Armando Siles Franco, Maria Mamani Pascual y Agustina Saavedra Rojas. 

Delito        : Transporte de Sustancias Controladas

Recurso                : Casación                       

VISTOS: El Recurso de Casación presentado por Armando Siles Franco de fs. 220 a 221, impugnando el Auto de Vista  de 20 de julio de 2009, dentro del proceso de Acción Penal seguido por el Ministerio Público contra Armando Siles Franco, por la presunta comisión del Delito de Tráfico Ilícito, previstos y sancionados por el art. 48 con relación al inc. m) del art. 33 ambos de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas Ley Nº 1008.

CONSIDERANDO I: (Circunstancias Procesales)

Que, a los fines de resolver el Recurso de Casación que fue interpuesto en Autos, se tiene los siguientes antecedentes:

1.- Con base a la Acusación Fiscal de fs. 7 a 10 y vta., el Tribunal Primero de Sentencia del Distrito Judicial de Cochabamba mediante Sentencia Nº 13/2009 de 27 de marzo, cursante de fs. 134 a 140, Falla de conformidad del art 365 del Código de Procedimiento Penal se declara a los acusados María Mamani Pascual y Armando Siles Franco, AUTORES Y CULPABLES de la comisión del Delito de Tráfico Ilícito, previstos y sancionado por los arts. 48 con relación al inc. m) del art. 33 ambos de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas Nº 1008, condenándolos a cumplir la pena de 14 años para María Mamani Pascual y 12 años de presidio para Armando Siles Franco, pena que deberán cumplir  la primera en el Penal de San Sebastián de la ciudad de Cochabamba y el segundo que deberá cumplir en el Penal “El Abra” de la misma ciudad de Cochabamba, más una multa de 250 días a razón de 1.- Bs. por día cada uno de ellos, al mismo tiempo declaran a la Imputada Agustina Saavedra Rojas libre de culpa y pena de la comisión del Delito de Tráfico Ilícito previstos y sancionado por los arts. 48 Con relación al inc., m) del art. 33 ambos de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas Nº 1008.

2.- Que, ante la Sentencia de fs.  134 a 140 Armando Siles Franco  y María Mamani Pascual plantea Recurso de Apelación Restringida cursante de fs. 177 a 180 y fs. 149 a 153, mismo que previo cumplimiento del procedimiento establecido por los arts. 407 y siguientes del Código de Procedimiento Penal, el Tribunal de Sentencia de la Sala Penal Primera de la ex Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, ahora Tribunal Departamental de Justicia, dictó Auto de Vista de 20 de julio de 2009 cursante de fs. 195 a 196 y vta., en función del art. 414 del Código de Procedimiento Penal, existiendo error subsanable en la tipicidad del ilícito cometido y la imposición de la pena a los imputados recurrentes por parte del Tribunal inferior dicta nueva Sentencia  declarando a María Mamani Pascua  y Armando Siles Franco Autores culpables del Delito de Transporte de Sustancias Controladas previsto y sancionado en el art. 55 de la Ley Nº 1008, imponiéndoles la Pena de Diez Años de Presidio y multa de 300 días a razón de 1.- Bs. por día

3.- Notificadas que fueron las partes con el Auto de Vista de 20 de julio de 2009,Armando Siles Franco plantea Recurso de Casación contra el Auto de Vista precitado de acuerdo a los siguientes argumentos. 

CONSIDERANDO II: (Fundamentos sobre el planteamiento del Recurso de  Casación)

Que, del estudio del Recurso de Casación planteado por Armando Siles Franco, se establece como motivos del mismo los siguientes aspectos:

  1. Señala que no fue considerado el art. 359 del Código de Procedimiento Penal.
  2. Existe Errónea aplicación del art. 365 del Código de Procedimiento Penal. 
  3. Que, toda resolución debe ser debidamente motivada, comprendiendo los siguientes puntos: 1) especificación de los hechos objeto del Proceso, 2) Los elementos del juicio que inducen a sostener que el procesado es autor del ilícito que se le atribuye, 3) la calificación Legal de tal conducta.
  4. Sostiene que los Jueces del Tribunal  y los señores Vocales han incurrido en Inobservancia  o Errónea aplicación de la Ley Sustantiva y existe también Defectos Absolutos establecidos en el art. 169 de la Ley 1970, las cuales están en contra sus derechos constitucionales y tratados internacionales. 

Petitorio.- Solicita se admita el presente recurso resolviendo devolver obrados  ante la respectiva Sala Penal para efectos de emitir una nueva resolución o en su caso anule el Juicio.

De la Invocación del Precedente Contradictorio.-  Que, de conformidad a lo previsto por el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el momento procesal oportuno para la invocación de los precedentes contradictorios es en la formulación del Recurso de Apelación Restringida, verificado el mismo que cursa en Autos de fs. 177 a 180  

En su recurso de Casación el recurrente Armando Siles Franco plantea los siguientes precedentes:

ONSIDERANDO III: (Procedibilidad ante un Recurso de Casación)

Se define a la Casación, como un instrumento político-jurídico que tiene una doble finalidad: por un lado, fijar la jurisprudencia, entendiendo por tal la proclamación en abstracto de la Doctrina Legal, fijando, con ello, la interpretación que ha de darse a los textos legales; y, por otro, enmendar las infracciones de Ley o de Doctrina que los Tribunales hayan cometido en la tramitación o resolución de los juicios.

Gimeno Sendra se refiere al Recurso de Casación como: “Al recurso que tiene una función predominantemente parciaria en el sentido de que principalmente tiende a defender los intereses y derecho de la partes procesales, aunque es cierto que con él persigue una clara función de protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico (función nomofiláctica) y unificadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas

De ahí según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia (hoy Tribunales Departamentales de Justicia), contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (hoy Tribunal Supremo de Justicia) de ahí que uno de los fines de este recurso es el controlar uniformidad en la aplicación de la normativa penal por parte de los operadores de justicia, así lo señala CafferataNores cuando afirma que: El Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva o procesal en cada caso sometido a su competencia funcional”.

CONSIDERANDO IV: (De la Admisibilidad)

De conformidad al Auto Supremo Nº 451/2014 de 26 de septiembre, se acredita que el Recurso de Casación fue admitido, por consiguiente este Tribunal pasa a analizar el recurso planteado.

CONSIDERANDO V: (Sobre los fundamentos de Casación y conclusiones)

Que, del análisis de antecedentes y fundamentos planteados por el recurrente, contrastados con el Auto de Vista recurrido se tiene las siguientes conclusiones de orden legal:

Del estudio del Recurso de Casación de Armando Siles Francose establece como motivos del mismo los siguientes aspectos:

1.- Con relación a los puntos 1, 2 y 3 se establece que se relacionan entre sí por tratarse de la deliberación de la Sentencia,que el recurrente alega se vulneró el art. 359 y 365, que se refiere a las normas para su deliberación y votación, como también a la Sentencia Condenatoria, del Código de Procedimiento Penal, revisado y analizado el Auto de Vista se establece que: La facultad de valorar la prueba corresponde con exclusividad al Juez o Tribunal de Sentencia, quien al dirigir el Juicio Oral y recibir la prueba, adquiere convicción a través de la apreciación de los elementos y medios de prueba; convicción que se traduce en el fundamento de la sentencia que lleva el sello de la coherencia y las reglas de la lógica; consiguientemente, el Tribunal de Alzada sin necesidad de anular la Sentencia Apelada corrige con una nueva Sentencia, el error cometido por el  Tribunal de Sentencia Nº 1 de la Capital porque no habría realizado una correcta subsunción de los hechos fácticos probados en el Juicio, a la tipificación correspondiente dentro las figuras Penales contempladas por la Ley Nº 1008 y que el tribunal de Alzada lo realiza correctamente de acuerdo al art. 414 del Código de Procedimiento Penal.

2.- Con relación al Num. 4 de la fundamentación del Recurso de Apelación el recurrente sostiene que los Jueces del Tribunal y los señores Vocales han incurrido en Inobservancia o Errónea aplicación de la Ley Sustantiva existe también defectos absolutos establecidos en el art., 169 de la Ley 1970, las cuales está contra sus derechos constitucionales y tratados internacionales, acusaciones que las realiza sin sustento Jurídico sin señalar de manera precisa que derecho se vulneró y que inciso del art. 169 de Defectos Absolutos se vulnero refiriéndose de manera general a la Ley Nº 1970 sin establecer la contradicción, de lo expresado se advierte que el Tribunal de Alzada realizó la corrección con una nueva Sentencia estando dentro de lo correcto y rectificando los errores de derecho en la fundamentación de la resolución impugnada, pero que no influyó en la parte dispositiva, no anuló la Sentencia, pero fue corregido en la nueva Sentencia, así como los errores y omisiones formales y lo que se refería a la imposición y el computo de Pena, le disminuyo de 14 años a 10 años de presidio por el Delito de Transporte de Sustancias Controladas previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley Nº 1008, cambiando el Tipo Penal de Tráfico Ilícito art. 48 a la figura de Transporte de Sustancias Controladas art. 55, ambos de la de la Ley Nº 1008, resolución acertada que el Juez de Alzada lo realizó de acuerdo al art. 414 del Código de Procedimiento Penal.

De la Invocación del Precedente Contradictorio.- Se establece que de la invocación de precedentes contradictorios de Armando Siles Franco, plantea dichos Autos Supremos sin cumplir con la carga procesal de identificar el agravio que hubiera sufrido con dicha Resolución y sin explicar y precisar, la posible contradicción que existiría entre la Resolución recurrida con el precedente invocado; siendo menester reiterar, que en función a la naturaleza del Recurso de Casación, a su regulación normativa y a la función que la Ley asigna a este Tribunal, no basta la simple invocación de un precedente, como ejemplo dos Autos citados por el recurrente que se refieren a otros casos que no son similares

Que, de la revisión y análisis del precedente invocado por el recurrente Armando Siles Franco, como contradictorios al Auto de Vista impugnado, se evidencia que éste tiene matices diferentes a los que se han desarrollado en el caso de Autos.

Por lo expuesto, se concluye que el Tribunal de Alzada, circunscribió su resolución a los puntos recurridos en el Recurso de Apelación Restringida, sin incurrir en un pronunciamiento ultra o extra petitium; en cuyo mérito, no se constata la existencia de contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los Autos Supremos invocados, por el contrario el referido Tribunal acomodó su actuación a la doctrina legal establecida en el precedente invocado.

Correspondiendo emitir el siguiente pronunciamiento:

POR TANTO:        

La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, art. 8-II) de la Ley Nº 212, dispone conforme el segundo parágrafo del art. 419 del Código de Procedimiento Penal, declarar: INFUNDADO el Recurso de Casación presentado por Armando Siles Franco de fs. 220-221, impugnando el Auto de Vista  de 20 de julio de 2009, dentro del Proceso de Acción Penal seguido por el Ministerio Público contra Armando Siles Franco, por la comisión del Delito de Transporte de Sustancias Controladas, previstos y sancionados por el art. 55 del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas Ley Nº 1008, sea con la imposición de Costas.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-

Magistrada Relatora: Dra. Silvana Rojas Panoso.-