TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA
SALA PENAL LIQUIDADORA

AUTO SUPREMO Nº 169 


Fecha:                        04 de julio de 2014

Expediente:                101/2011

Distrito:                Cochabamba

Partes:                        Ministerio Público y Víctor Callisaya Luque

c/

Freddy Baltazar Aguilar

Delito:                        Asesinato

Recurso:                Casación

Magistrado Relator:        Iván Lima Magne


VISTOS: El Auto Supremo N° 156/2014 que determina la admisibilidad del Recurso de Casación en los términos definidos por el artículo 418 del Código de Procedimiento Penal, el cual abre la competencia de la Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia en los términos definidos por el artículo 419 del Código de Procedimiento Penal, y en consecuencia ejercer las atribuciones Constitucionales y Convencionales otorgadas por la Ley 025 y la Ley 212 en la Liquidación de causas. 

CONSIDERANDO I: (De los Hechos Objeto de Análisis).

1. La acción típica se cometió el 04 de diciembre de 2008. En fecha 19 de junio de 2009 se formuló Acusación Fiscal cursante de fojas 3 5 vuelta de obrados. El Tribunal de Sentencia Primero del Distrito Judicial de Cochabamba pronunció la Sentencia N° 06/2011 el 22 de febrero de 2011 declarando al imputado autor y culpable del delito de asesinato condenándolo a treinta (30) años de presidio sin derecho a indulto (fojas 88 93 de obrados). En fecha 17 de marzo de 2011 el imputado presentó recurso de Apelación Restringida (fojas 117 121). La Sala Penal Primera de la Corte Superior de Distrito de Cochabamba, resuelve la apelación restringida mediante el Auto de Vista s/n de 26 de mayo de 2011 declarando improcedente el recurso y confirmando la Sentencia. (fojas 159 161). Contra el Auto de Vista referido el imputado recurre de casación el 18 de junio de 2011 en plazo y legal (fojas 167 169) de obrados. La causa es recibida en la Corte Suprema de Justicia en fecha 11 de agosto de 2011.

CONSIDERANDO II: (En relación al recurso de casación). 

2. El recurso de Casación interpuesto por el imputado hace referencia a errores en la apreciación de los hechos alegando como fundamento de aquello los defectos establecidos en el artículo 370, incisos 5) y 6) del Código de Procedimiento Penal, aspectos que se pasa a considerar en forma exhaustiva y detallada en un esfuerzo de agotar las garantías del imputado dado el hecho que el mismo no cito precedentes contradictorios aspecto que inhabilitaría la consideración del recurso.  A pesar de ello la línea  jurisprudencial de esta Sala Penal Liquidadora asume los derechos del imputado a una revisión de las decisiones que garantice los derechos del imputado mas allá de los defectos formales que pudieran existir en el recurso con el fin de preservar sus derechos a un debido proceso.  Sin embargo debe tenerse presente que en esta causa se juzga la muerte de una mujer asesinada por una persona que conocía a la victima y sabia que esta tenia un hijo, el cual ha quedado huérfano a raíz de este crimen, por ello juegan en esta causa los principios de razonabilidad, proporcionalidad en la consideración del tiempo de duración razonable del proceso. Se tiene presente también el carácter de prioridad nacional otorgado por el artículo 3 de la Ley 348 al derecho de todas las mujeres a vivir libres de violencia. En base al principio constitucional de irretroactividad de la Ley 348, no se aplica ninguna de sus disposiciones procesales o sustantivas.

3. Consideración en relación al Artículo 370 inciso 5), (Que no exista fundamentación en la Sentencia o que esta sea insuficiente o contradictoria), el imputado alega que nunca se demostró que este hubiese vigilado a la víctima fallecida; adicionalmente alega que no pudo existir una adecuada valoración al no haberse admitido como prueba la reconstrucción de los hechos. Afirma que no se ha probado que la muerte de la víctima hubiese ocurrido en la habitación tratando de hacer ver este extremo como un hecho inexistente o no acreditado, cuando más allá de tal argumento el tribunal de Sentencia ha comprobado a través del juicio oral y contradictorio como principal hecho la muerte de la víctima provocada por el imputado hoy recurrente en el presente proceso. Adicionalmente alega que la pericia psicológica no fue analizada y rebatida debidamente y de manera final alega que la Sentencia no consideró las declaraciones testificales en sentido que el imputado habría dejado de convivir con la víctima fallecida hacía más de cuatro meses. En relación a los puntos expuestos es importante señalar que la Sentencia se funda en prueba producida, consistente en declaraciones testificales de los señores Victor Callisaya Luque y Lidia Tola Mollo que declararon que el imputado abusaba constantemente de la víctima de manera física y psicológica y especialmente la prueba literal codificada F7 que demuestra que la víctima sufría permanentemente de estas agresiones, habiéndose tomado en cuenta además la prueba codificada F3 levantamiento legal del cadáver en el barrio la Cabaña, urbanización Kara Kara; la prueba codificada F5 que certifica la existencia del cadáver de la víctima encontrado en el lugar donde fue abandonado, barrio La Cabaña entre las 06:20 06:40 a.m. del 04 de diciembre con una chalina envuelta en el cuello, misma que se encontraba con doble nudo y denotaba signos de estrangulamiento; la autopsia practicada a la víctima codificada como F6 que determina como causa del deceso asfixia mecánica por estrangulamiento. La prueba codificada E1 que muestra el lugar y la forma en la que fue abandonado el cadáver de la víctima Elizabeth Callisaya Luque. Así mismo, del Acta de Audiencia Pública de Juicio Oral se desprende que al momento de la producción de la prueba la defensa del imputado tuvo oportunidad de contrainterrogar y argumentar en relación a la prueba testifical por lo que se desvirtúa el argumento del recurrente referido a las supuestas declaraciones testificales o la imposibilidad que habría tenido de producir prueba dentro de la causa.  En este punto es importante señalar y recordar que el modelo acusatorio busca recuperar la centralidad del juicio, este hecho determina que en las audiencias de juicio oral, el principio de contradicción e inmediación deben ser utilizados, argumentados y agotados por la defensa en esa etapa procesal.  La argumentación en relación a la fundamentación de la sentencia o que esta sea insuficiente o contradictoria, debe basarse en el hecho de que la defensa establezca porque el sentido de la sentencia, en este caso de culpabilidad del imputado, no esta basada por la prueba establecida y producida en el proceso.  En ese contexto, si se juzga la muerte de una persona, bastara probar la imputabilidad de la misma no siendo necesario analizar otros aspectos psicológicos de su estado, salvo que la defensa demuestre su estrecha relación con el crimen, aspecto no ocurrido en esta causa. En relación a la reconstrucción de los hechos, con respecto al crimen ocurrido y el derecho a la defensa, no se encuentra relación o aporte que pueda modificar la decisión de la sentencia, es claro que el crimen ocurrió en un determinado lugar, horario y circunstancias, no existiendo múltiples participes que permitan u obliguen a entender la participación de todos ellos; en concreto la reconstrucción unipersonal de un hecho en el que la victima no podrá participar por estar muerta y en la que la única intervención será la del imputado (que por cierto puede declarar, aclarar y ejercer defensa personal en todo momento) no constituyen un aspecto que pueda ser considerado por este Tribunal como motivo de Casación.

4. Consideración en relación al Artículo 370 inciso 6) (Que la Sentencia se base en hechos inexistentes o no acreditados o en valor defectuoso de la prueba), dentro de la presente causa y con las limitaciones estructurales de la investigación policial, se ha producido prueba que demuestra mas allá de toda duda razonable que el imputado fue pareja de la víctima y que en la noche anterior del crimen se encontraba, molesto y preocupado por el abandono de un menor y por haber asumido conocimiento de que la victima se encontraba conversando con otra persona. A raíz de estos hechos ha quedado establecido que horas después la victima murió como consecuencia del estrangulamiento, quedo establecido en el levantamiento legal del cadáver y los actos policiales posteriores que fue el imputado quien ocasiono la muerte.  Bajo ese contexto y con base en los antecedentes de violencia a la victima queda establecido que existió un abuso de fuerza y posición de dominio que concluyo en la muerte de la victima, no pudiendo argumentarse en casación que el hecho no existió o no existe prueba, cuando el cadáver de la victima y la situación real demuestran que la misma ha fallecido como consecuencia de estrangulamiento de forma cruel, abusiva y con un exceso de sufrimiento hasta su fallecimiento.

5. Para concluir el recurso sostiene que el Auto de Vista no interpretó correctamente en los incisos 1), 2) 3) del artículo 252 del Código Penal, se deben precisar los siguientes aspectos: Sobre el inciso 1) la Sentencia determinó que la víctima era conviviente del imputado por espacio de cuatro años aproximadamente de cuya relación había nacido un hijo por lo que la interpretación realizada por el Tribunal en su momento respecto del inciso referido se adecuo al caso en cuanto a la relación que mantenía el imputado con la víctima fallecida, extremo que tampoco fue desvirtuado en juicio; sobre el inciso 2) se debe establecer que durante el juicio oral, a través del análisis de las pruebas producidas en el mismo se asumió la convicción sobre la conducta del imputado, quien llevado por los celos demostrando desprecio hacia la vida de la víctima produjo como resultado su deceso; sobre el inciso 3) se precisa que el análisis realizado por el Tribunal de Sentencia fue correcto al determinar que el imputado actuó con alevosía y ensañamiento por la manera en la que se suscitaron los hechos, las lesiones causadas en el proceso de dar muerte a la víctima y finalmente la manera en la que abandonó el cuerpo para ocultar el delito. 

6. Siendo evidente lo establecido y en base a lo anterior se establece que el análisis realizado tanto por el Tribunal de Sentencia a momento de la deliberación, así como por el Tribunal de Alzada al analizar los supuestos defectos de la Sentencia han cumplido con las exigencias establecidas en el Código de Procedimiento Penal, puesto que existe una víctima fallecida a causa de asfixia por estrangulamiento cuyo cuerpo luego fue abandonado con la única intención de ocultar el crimen cometido y sobre todo no es susceptible de duda la autoría del imputado quien en ningún momento negó haber cometido el hecho que produjo la muerte de Elizabeth Callisaya Luque, victima que merece justicia y que su muerte no quede en la impunidad por defectos del sistema procesal o alcances legislativos en relación a la duración razonable del proceso que en el presente caso no pueden tenerse presente por la desproporción existente entre la situación ocurrida y el derecho del imputado a ser juzgado sin dilaciones indebidas.

POR TANTO: La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en ejercicio de sus atribuciones legales y constitucionales y de conformidad a lo expuesto en el presente AUTO SUPREMO, declara INFUNDADO el Recurso de Casación interpuesto por Freddy Baltazar Aguilar de conformidad a lo establecido por el artículo 419 del Código de Procedimiento Penal, por consiguiente determina confirmar el Auto de Vista recurrido dentro de la presente causa.

Regístrese, comuníquese y devuélvase.