TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA


AUTO SUPREMO Nº:                86/2014

Fecha:                                               Sucre, 03 de abril de 2014

Expediente:                                        7/011 La Paz

Parte acusadora:         Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL),    representado legalmente por Gabriel Mauricio Rojas Pradel y Percy Nelson Ávila Moscoso

Parte imputada:          Víctor Mena Siacara, Ivonne Margot Vargas Montecinos y Prudencio Pari Herrera (Declarado Rebelde) 

Delito:                          Instigación Pública a Delinquir, Robo Agravado y Robo Agravado en grado de complicidad y Asociación Delictuosa    

Recurso:                                       Casación

_______________________________________________________


VISTOS: (Del recurso en cuestión)

El Recurso de Casación planteado por Víctor Mena Siacara fs. 755 a 763 vta., impugnando el Auto de Vista N° 247 de 25 de octubre de 2009 cursante de fs. 749 a 752 vta. de obrados, pronunciado por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso penal seguido por la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), representado legalmente por Gabriel Mauricio Rojas Pradel y Percy Nelson Ávila Moscoso contra el recurrente, Ivonne Margot Vargas Montecinos y Prudencio Pari Herrera (declarado Rebelde), por la presunta comisión de los delitos de Instigación Pública a Delinquir, Robo Agravado, Robo Agravado en grado de complicidad y Asociación Delictuosa, previstos y sancionados por los arts. 130, 332, 23 y 132 del Código Penal, los antecedentes, y;

CONSIDERANDO I: (Circunstancias Procesales)

Que, a los fines de resolver el Recurso de Casación que fuera interpuesto en Autos, se tiene los siguientes antecedentes:

Respecto del coimputado Prudencio Pari Herrera, se debe tener en cuenta que de fs. 411 vta. a 412, mediante Resolución Nº 91/2009 de 26 de mayo, el Tribunal Sexto de Sentencia del Distrito Judicial de La Paz lo declaró Rebelde, por tanto no compareció ante la sustanciación del proceso. 

Con base a la Acusación Particular, previa la sustanciación del juicio oral, el Tribunal  de Sentencia Sexto del Distrito Judicial de La Paz, mediante Sentencia Nº 22 de 1 de junio de 2010 cursante de fs. 709 a 715 vta., resolvió fallar declarando a:

1.- Víctor Mena Siacara, Autor de la comisión de los delitos de Instigación Pública a Delinquir y Robo Agravado, previstos y sancionados por los arts. 130 segunda parte y 332 num. 2) del Código Penal, condenándolo a la pena privativa de libertad de tres años (3) de reclusión a cumplir en el Penal de “San Pedro” de la ciudad de La Paz, más daños civiles y costas a favor del Estado.

2.- Ivone Margot Vargas Montecinos. Absuelta de los delitos acusados, por duda razonable en aplicación del art. Art. 363 num. 2) del Código de Procedimiento Penal.

La Jueza ciudadana María Susana Ticonipa Condori, consideró que el acusado Víctor Mena Siacara, incurrió en la comisión del delito de Robo e Instigación Pública a delinquir, previstos y sancionados por los arts. 331 y 130 segunda parte del código Penal, por lo que debe ser condenado a la pena privativa de libertad de un año de reclusión.

Respecto a la acusada Ivonne Margot Vargas Montecinos la decisión fue por unanimidad.

En aplicación del art. 366 del Código de Procedimiento Penal, podrá tramitar la suspensión condicional de la pena, previo cumplimiento de los requisitos exigidos por la norma. Asimismo se absolvió del delito de Asociación Delictuosa por el que fue acusado Víctor Mena Siacara.

Que, ante esta Sentencia, Víctor Mena Siacara de fs. 724 a 734 vta. interpuso Recurso de Apelación Restringida, mismo que previo cumplimiento del procedimiento establecido por los arts. 407 y siguientes del Código de Procedimiento Penal, el 25 de octubre de 2010 (fs. 749 a 752 vta.), la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dictó Auto de Vista Nº 247/2010, por el que se declaró Improcedente los fundamentos expuestos en su recurso de apelación restringida.

Notificadas que fueron las partes con el Auto de Vista, Demetria Patzi vda. de Mamani, mediante memorial presentado el 22 de noviembre de 2010 (fs. 755 a 763 vta.), interpuso Recurso de Casación contra el Auto de Vista precitado de acuerdo a los siguientes argumentos: 


CONSIDERANDO II: (Fundamentos sobre el planteamiento de casación)

Que, del estudio del Recurso de Casación, se establecen como motivos del  mismo, los siguientes:

El Auto de Vista impugnado sin fundamento explicativo convalidó una errónea aplicación de los arts. 332.2 y segunda parte del art. 230, ambos del Código Penal. El Ministerio Público no acuso en la presente causa por lo que no intervino en el juicio oral, por otro, lado refirió que el Auto de Vista impugnado no fundamenta en lo absoluto, además de establecer, como probados, hechos que jamás fueron relatados por los testigos que consideran esenciales para la determinación asumida, por lo que de acuerdo a la Sentencia Constitucional Nº 1075/2003-R de 24 de julio, la errónea aplicación de la Ley establece que alcanza a la errónea calificación de los hechos (tipicidad).

Con relación al delito de Robo Agravado, previsto y sancionado por el art. 332.2 del Código Penal, haciendo referencia a la Sentencia impugnada señaló que el Auto de Vista debió determinar si la fundamentación de la Sentencia resultaba coherente en cuanto a la subsunción ejercitada, pero aquello no ocurrió porque el Auto de Vista se limitó a señalar que el hecho de no haber individualizado a otros autores, para subsumir una conducta al delito de Robo Agravado, este delito exige la demostración en juicio que el hecho de haberse apoderado de las cosas muebles del sujeto pasivo se haya ejercitado por dos o más personas por lo que si asumimos que se cumplió el art. 20 del Código Penal, se tendría un tema de coautoría en consecuencia contrario a lo establecido en el art. 20 del Código Penal.

Resulta no ser coherente señalar que en la Sentencia que habrían participado otras personas en el hecho y si estas no están identificadas, empero no fueron juzgadas y menos se comprobó su participación.

No puede existir coautoría si en la Sentencia, porque no se especifica a ninguna otra persona con responsabilidad penal, por lo que existe errónea aplicación del art. 332.2 del Código Penal, porque no existió razonamiento con relación a los tópicos que fueron objeto del recurso de apelación restringida.

Con relación al delito de Instigación Pública a Delinquir, previsto y sancionado por la segunda parte del art. 130 del Código Penal, porque la Sentencia no explicó ni interpretó cual fue la acción vinculada a incitar, instigar a la comisión de algún hecho punible, por otro lado el Auto de Vista no dio respuesta a los tópicos planteados con relación a este punto.

No se refirió quién es el instigado sin especificar cuáles son las acciones u omisiones que realizó el instigado y cual la acción de instigación que realizó, sin hacer fundamentación alguna con relación a la publicidad de aquella instigación, resultando una errónea aplicación de la norma anotada.

Señaló precedentes contradictorios de los cuales realizó la transcripción de la doctrina legal aplicable haciendo la relación individual de la contradicción del precedente invocado con relación al Auto de Vista impugnado, siendo estos:

Auto supremo Nº 329 de 29 de agosto de 2006 emitido por la Sala Penal Primera.

Auto Supremo Nº 431 11 de octubre de 2006 emitido por la Sala Penal Primera

Auto Supremo Nº 315 de 25 de agosto de 2006 emitido por la Sala Penal Segunda

Auto Supremo Nº 5 de 26 de enero de 2007 emitido por la Sala Penal Segunda

Los fundamentos de la defensa fueron ignorados por la autoridad jurisdiccional, teniendo en cuenta que la Sentencia impugnada a diferencia de lo sostenido en el Auto de Vista, no se tomaron en cuenta en absoluto los argumentos de la fundamentación inicial y conclusiva de la defensa y menos la prueba  testifical desfilada en el juicio oral y aquello no solamente desmerece el valor de la decisión, sino también promueve el reclamo y agravio a partir de la insuficiencia de la fundamentación que fue esbozada en el Auto de Vista.

En los fundamentos de la acusación particular, la defensa y las alegaciones expuestas que se realizan, debe constar en la sentencia, ya sea porque alcanzaron relevancia, a los fines de una absolución o de una condena con una pena menor a la que pidió la acusación particular o finalmente establecerse también de manera fundamentada porque el Tribunal no le otorgó crédito o razón, esta ausencia está plenamente demostrada, así como la falta de fundamentación absolutamente demostrada.

En la Sentencia no se pude analizar cómo se sometió la hipótesis acusatoria a la posibilidad de refutación por parte de la defensa, porque nunca se expresó que sus alegaciones y objeciones, fueron ineficaces en ejercicio de la defensa prevaleciendo las de la acusación.

Al respecto el Auto de Vista impugnado no respondió a todos y cada uno de los tópicos fundados en el recurso de apelación restringida, al respecto y con relación a lo mencionado invocó el Auto Supremo Nº 8 de 26 de enero de 2007 emitido por la Sala Penal Segunda, del cual transcribió su doctrina legal aplicable y señaló la contradicción en la que presumiblemente hubiera incurrido el Auto de Vista impugnado con relación al precedente contradictorio invocado.

Invocación del precedente contradictorio

Sentencia Constitucional Nº 1075/2003-R de 24 de julio

Auto Supremo Nº 54 de 26 de febrero de 2002

Auto Supremo Nº 329 de 29 de agosto de 2006

Auto Supremo Nº 431 de 11 de octubre de 2006

Auto Supremo Nº 315 de 25 de agosto de 2006

Auto Supremo Nº 5 de 26 de enero de 2007

Auto Supremo Nº 183 de 6 de febrero de 2007

Auto Supremo Nº 443 de 12 de septiembre de 2007

De la solicitud:

Solicitó, se conceda su Recurso de Casación y se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado, disponiendo se emita otra resolución en el marco de la doctrina legal aplicable y con las exigencias legales previstas en la Ley.


CONSIDERANDO III: (Procedibilidad ante un recurso de casación)

Se define a la Casación, como un instrumento político-jurídico que tiene una doble finalidad: por un lado, fijar la jurisprudencia, entendiendo por tal la proclamación en abstracto de la Doctrina Legal, fijando, con ello, la interpretación que ha de darse a los textos legales; y, por otro, enmendar las infracciones de Ley o de Doctrina que los Tribunales hayan cometido en la tramitación o resolución de los juicios.


Gimeno Sendra se refiere al Recurso de Casación como: “Al recurso que tiene una función predominantemente parciaria en el sentido de que principalmente tiende a defender los intereses y derecho de la partes procesales, aunque es cierto que con él persigue una clara función de protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico (función nomofiláctica) y unificadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas…”


De ahí según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia (hoy Tribunales Departamentales de Justicia), contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (hoy Tribunal Supremo de Justicia) de ahí que uno de los fines de este recurso es el controlar uniformidad en la aplicación de la normativa penal por parte de los operadores de justicia, así lo señala Cafferata Nores cuando afirma que: “El Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva o procesal en cada caso sometido a su competencia funcional”.


La procedencia del Recurso de Casación, está dada al cumplimiento de un conjunto de requisitos necesarios para que el Tribunal de Casación pueda pronunciarse sobre el fondo del planteamiento, siendo estos presupuestos formales de cumplimiento obligatorio e inexcusable; es así, que el Código de Procedimiento Penal en sus arts. 416 y 417 ha señalado lo siguiente:


       Del término.- El art. 417 del Código de Procedimiento Penal, dispone que el Recurso de Casación debe interponerse dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado, ante la Sala que lo dictó, la que remitirá los antecedentes a la Corte Suprema de Justicia.

       De la forma.- El precedente contradictorio deberá invocarse por el recurrente a tiempo de interponer la Apelación Restringida. La norma entiende que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el precedente, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance.

       En el Recurso de Casación, se deberá señalar, la contradicción en términos precisos y como única prueba admisible se acompañará copia del Recurso de Apelación Restringida en el que se invocó el precedente.


El incumplimiento a los presupuestos señalados supra, determinarán la ineficacia del planteamiento, pues si bien, nuestra normativa legal otorga el derecho a recurrir, también exige requisitos que deben ser cumplidos, que ante la negligencia o incumplimiento debe disponerse su inadmisibilidad sin que pueda interpretarse ésta decisión, como a la negación a ese derecho recursivo, en consecuencia, de su cumplimiento recién este Tribunal podrá ingresar a considerar el recurso planteado.


CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos formales)

Plazo: La fecha, desde la que corresponde computar el plazo de los 5 días para formular el Recurso de Casación, corre desde el día siguiente a la notificación con el Auto de Vista recurrido, en este caso verificadas las diligencias de notificación se puede advertir que fue notificado con el referido Auto de Vista el 16 de noviembre de 2010 (fs. 753) y el cargo de presentación de su Recurso de Casación data del 22 de noviembre de 2010 (fs. 755), por lo que se establece que su Recurso de Casación fue presentado dentro del plazo previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal, esto teniendo en cuenta que el día domingo 21 de noviembre de 2010, fue día inhábil.

Invocación del precedente contradictorio: Continuando con el análisis de los datos procesales que informan esta causa, se establecen las siguientes conclusiones de orden legal:

A) De la invocación en el Recurso de Apelación Restringida:

Conforme lo previsto por el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, un requisito formal que debe ser cumplido por la parte que formuló el Recurso de Casación, es el de haber invocado el precedente contradictorio en su Recurso de Apelación Restringida; en el presente caso invocó como precedentes contradictorios los siguientes:

Sentencia Constitucional Nº 1075/2003-R de 24 de julio

Auto Supremo Nº 54 de 26 de febrero de 2002

Auto Supremo Nº 329 de 29 de agosto de 2006

Auto Supremo Nº 431 de 11 de octubre de 2006

Auto Supremo Nº 315 de 25 de agosto de 2006

Auto Supremo Nº 5 de 26 de enero de 2007

Auto Supremo Nº 183 de 6 de febrero de 2007

Auto Supremo Nº 443 de 12 de septiembre de 2007

B) De la contradicción del Precedente Contradictorio y el Auto de Vista recurrido:

De lo previsto en el parágrafo segundo del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, el recurrente, deberá señalar en términos claros y precisos las contradicciones existentes entre el Auto de Vista recurrido y los precedentes contradictorios; en este caso, los precedentes contradictorios invocados al momento de interponer su Recurso de Casación y de los cuales se realiza el siguientes análisis, son:

Auto supremo Nº 329 de 29 de agosto de 2006

Auto Supremo Nº 431 11 de octubre de 2006

Auto Supremo Nº 315 de 25 de agosto de 2006

Auto Supremo Nº 5 de 26 de enero de 2007

Auto Supremo Nº 8 de 26 de enero de 2007

De lo que se tiene que:

El recurrente en el planteamiento de su Recurso de Casación cumplió con los requisitos previstos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, tanto en el plazo de presentación como se señaló supra, como también en la invocación de los precedentes contradictorios, realizando la puntualización sobre el Auto de Vista que se pretende se revea y la supuesta existencia de defectos absolutos, constituyendo presupuestos de carácter formal para su admisión, con la finalidad de determinar lo que fuese en derecho, cuando sea analizado el fondo del recurso, por tal circunstancia corresponde su admisión de conformidad a lo establecido en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal.   


POR TANTO:

La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, art. 8-II) de la Ley Nº 212, dispone conforme la primera parte del art. 418 del Código de Procedimiento Penal, declarar: ADMISIBLE el Recurso de Casación planteado por Víctor Mena Siacara, dentro del proceso seguido por la Corporación Minera de Bolivia (COMIBOL), representado legalmente por Gabriel Mauricio Rojas Pradel y Percy Nelson Ávila Moscoso contra el recurrente, Ivonne Margot Vargas Montecinos y Prudencio Pari Herrera (Declarado Rebelde), por la presunta comisión de los delitos de Instigación Pública a Delinquir, Robo Agravado y Robo Agravado en grado de Complicidad y Asociación Delictuosa, previstos y sancionados por los arts. 130, 332, 23 y 132 del Código Penal.


Asimismo, por Secretaría de la Sala Penal Liquidadora hágase, conocer el presente Auto Supremo a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del país a los fines señalados en el art. 418 párrafo segundo del Código de Procedimiento Penal.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.-