TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA

AUTO SUPREMO Nº 519/2013

Fecha:                        Sucre, 16 de octubre de 2013

Expediente:                70/10

Distrito:                Potosí

Parte acusadora:        Ministerio Público e Isidora Evelin Palmero  

Parte imputada:        ver Armando Parisaca Marca, Guido Jaita Galarza y Andrés Colque

                       Capaico  

Delito:                        Violación en Estado de Inconciencia, con Agravante, Homicidio  y

                       Homicidio Culposo (arts. 308 ter. con relación al 310 num. 5), 251 y

260 del Código Penal)

Recurso:                Casación

VISTOS: (De los recursos en cuestión)

Los Recursos de Casación planteados por Iver Armando Parisaca Marca de fs. 207 a 216 vta. y Guido Alvaro Jaita Galarza, Andrés Colque Capaico de fs. 225 a 228, impugnando el Auto de Vista Nº 45 de 4 de octubre de 2010 cursante de fs. 182 a 185 vta. de obrados, pronunciado por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público, e Isidora Evelin Palmero contra los recurrentes, por la supuesta comisión de los delitos de Violación en Estado de Inconciencia, con Agravante, Homicidio y Homicidio Culposo, previstos y sancionados por los arts. 308 ter. con relación al 310 num. 5), 251 y 260 del Código Penal, los antecedentes, y;

CONSIDERANDO I: (Circunstancias Procesales)

Que, a los fines de resolver los Recursos de Casación que fueran interpuestos en Autos, se tiene los siguientes antecedentes:

Con base a la Acusación Fiscal y Particular, previa la sustanciación del juicio oral, el Tribunal de Sentencia Nº 1 del Distrito Judicial de Potosí, mediante Sentencia Nº 18 de 6 de julio de 2010 (fs. 95 a 121), declaró a Iver Armando Parisaca Marca, Guido Jaita Galarza y Andrés Colque Capaico, Autores de la comisión de los delitos de Violación en Estado de Inconciencia con Agravante y Homicidio Culposo, previsto y sancionados por los arts. 308 ter. con relación al 310 num. 5) y el 260 del Código Penal y en aplicación del art. 365 del Código de Procedimiento Penal se le condenó a la pena privativa de libertad de quince años (15), a cumplir en el Penal de San Roque de la ciudad de Sucre-Capital, en virtud de que el Penal de Cantumarca se encontraba en refacción. Debiendo descontarse el tiempo en que estuvieron aprehendidos en celdas policiales y/o detenidos preventivamente, todo una vez ejecutoriada la Sentencia.

Con costas a favor del Estado y de la víctima; y reparación el daño a favor de la víctima, regulables en ejecución de Sentencia, debiendo tomarse en cuenta para la reparación del daño civil que hizo el imputado Iver Armando Parisaca Marca a favor de víctima en la suma de “US 4000”, conforme consta en documento transaccional introducido al presente juicio con todas las formalidades por dicho imputado.

En aplicación al art. 363 num. 2) del Código de Procedimiento Penal, se les absolvió de culpa y pena a los tres imputados, del delito de Homicidio, previsto y sancionado por el art. 251 del Código Penal, porque la prueba aportada no fue suficiente para generar en el Tribunal la convicción plena sobre su participación penal en este ilícito por parte de los tres imputados.

Que, ante esta Sentencia, Guido Alvaro Jaita Galarza y Andrés Colque Capaico (fs. 126 a 129 vta.), Isidora Evelin Palmero (fs. 133 a 134 vta.) y Iver Armando Parisaca Marca (fs. 136 a 150 vta.) interpusieron Recursos de Apelación Restringida, mismos que previo cumplimiento del procedimiento establecido por los arts. 407 y siguientes del Código de Procedimiento Penal, el 4 de octubre  de 2010 (fs. 182 a 185 vta.), la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, dictó Auto de Vista, declarando Improcedentes los Recursos de Apelación Restringida interpuestos y en consecuencia mantuvo firme y subsistente la Sentencia pronunciada por el Tribunal de Sentencia Nº 1 del Distrito Judicial de Potosí.

Notificadas que fueron las partes con el Auto de Vista, Iver Armando Parisaca Marca mediante memorial presentado el 19 de octubre de 2010 (fs. 207 a 216 vta.) y Guido Alvaro Jaita Galarza, Andrés Colque Capaico mediante memorial presentado el 22 de octubre de 2010 (fs. 225 a 228), interpusieron Recursos de Casación contra el precitado Auto de Vista. 

CONSIDERANDO II: (Fundamentos sobre el planteamiento de casación)

Que, del estudio de los Recursos de Casación, se establecen como motivos de los  mismos, los siguientes:

Recurso de Casación interpuesto por Iver Armando Parisaca Marca

Refirió, que dentro del plazo previsto para la interposición de su recurso (art. 417 del Código de Procedimiento Penal) señaló:

I.- Marco Jurídico legal el su recurso de casación, la defensa es inviolable (art. 115 de la Constitución Política del Estado)

Falta de pronunciamiento y fundamentación del Tribunal de apelación, respecto a los puntos impugnados al cual debió circunscribirse su competencia, errores absolutos respecto de la Sentencia.

Defectos de la Sentencia por inobservancia o errónea aplicación de la Ley sustantiva, que en su Recurso de Apelación hubiera señalado que no existió dolo.

Defectos de la Sentencia con relación la adecuación de su conducta al tipo penal.

Defectos de la Sentencia por que se basó en hechos inexistentes, aspectos que el Auto de Vista no resolvió, por tanto no consideró esos puntos apelados.

Al respecto invocó el Auto Supremo Nº 443 de 11 de octubre de 2006 emitido por la Sala Penal Primera, de la cual copia de la parte pertinente del mismo, que se refiere a que se considera un vicio insubsanable no susceptible de convalidación, la falta de pronunciamiento de los puntos apelados, por tanto también la falta de fundamentación con relación al art. 124 del Código de Procedimiento Penal.

II.- Defecto Absoluto, por vulneración a derechos y garantías Constitucionales previstas en el art. 169 num. 3) del Código de Procedimiento Penal, por vulneración del art. 119 y 120 de la Constitución Política del Estado, porque se introdujo a juicio como prueba documental el acta de imputación y aplicación de medidas cautelares en contra del impetrante, en la cual solo se le imputó por el delito inmerso en el art. 260 parte primera del Código Penal, empero el Ministerio Público presenta acusación por el delito de Violación en Estado de Inconciencia, previsto y sancionado por el art. 308 ter., este aspecto hubiera sido resuelto por el Tribunal de alzada señalando que esa situación no restringió o vulneró derechos y garantías, por lo que hubiera sido juzgado por un delito que no se imputó y por tanto no le dio la facultad de poder defenderse, siendo condenado, sin ser oído y juzgado en un proceso legal, es por ese motivo que el Tribunal de Alzada al declarar Improcedente su Recurso de Apelación Restringida, convalidó defectos de la Sentencia, por esas circunstancias se le vulneró su derecho a la defensa, al respecto invocó el Auto Supremo Nº 215 de 28 de junio de 2006 emitido por la Sala Penal Segunda, del cual transcribió in extenso su doctrina legal aplicable, que es referido a fundamentaciones de la garantía del debido proceso, y los principios de especificidad, favorabilidad, asimismo refirió la Sentencia Constitucional Nº 0972/2002-R.

Refirió, que no se puede hablar de actividad jurisdiccional, si es que previamente no existe una imputación, la misma que debe ser motivo de defensa, tanto en la investigación como en la etapa preparatoria, base sobre la que se desarrolla el proceso penal.

III.- Inobservancia o errónea aplicación de la Ley sustantiva determinado en el art. 370 num. 1) del Código de Procedimiento Penal, porque los hechos no se adecuaron al tipo penal de Violación en Estado de Inconciencia con Agravante, previstos y sancionados por los arts. 308 ter. con relación al  art. 310 num. 5) del Código Penal, al respecto invocó el Auto Supremo Nº 729 de 26 de enero de 2006, del cual señaló que en los delitos dolosos es autor quien tiene en sus manos el curso de los hechos del suceder típico antijurídico, siendo necesario que exista una resolución para ejecutar el hecho por parte del agente, por lo que el Tribunal de Alzada no razonó bajo esta línea jurisprudencia en virtud que nunca se demostró que se planificó la supuesta violación en estado de inconciencia independientemente, de no haberse pronunciado respecto a este punto apelado, corresponde al Tribunal Supremo pronunciarse respecto a la falta de dolo en el accionar del delito en el cual el Tribunal de Sentencia le condenó, dando lugar al precedente contradictorio expresado en el presente recurso de casación.

Recurso de Casación interpuesto por Guido Alvaro Jaita Galarza y Andrés Colque Capaico.

I.- Haciendo una relación de los hechos mencionaron que ninguna de las pruebas de cargo han establecido con claridad que se hubiera cometido por parte de sus personas y tampoco se les individualizó, en la comisión del delito de Violación en Estado de Inconciencia de la menor.

Con relación al delito de Homicidio Culposo, no se demostró con prueba alguna quién hubiera producido la sumersión (causa de la muerte) menos que fueran los impetrantes así estuviera determinado por las pruebas producidas, por lo que existió una inobservancia y errónea aplicación de la ley sustantiva, (Art. 370 num. 1) del Código de Procedimiento Penal)

El Auto de Vista no tomó en cuenta las aseveraciones fácticas y jurídicas porque al no observar la ausencia del criterio de valor de cada uno de los elementos de prueba, limitándose en sentido de realizar solo una transcripción de los fundamentos del contrario por lo que se extrañó que el Tribunal de Alzada no consideración de los aspectos cuestionados en su recurso, referidos entre otros a la inadecuada determinación de la pena impuesta con absoluta discrecionalidad, sin que conste una adecuada fundamentación para ese punto, contradiciendo a la jurisprudencia del Auto Supremo Nº 308 de 25 de agosto de 2006 emitido por la Sala Penal Segunda, por lo que el Auto de Vista causa defecto absoluto al omitir en su decisión una cuestión impugnada.

El Tribunal de Alzada al no pronunciarse respecto del incidente de exclusión probatoria con relación al Acta de Audiencia de Inspección y Reconstrucción y al rechazo del  mismo, por el que se hubiera realizado la reserva de apelación, el Tribunal de Alzada no se pronunció, aspecto que contradice al Auto Supremo Nº 6 de 26 de enero de 2007.

II.- En su recurso de apelación Restringida hubieran señalado que no se individualizó al imputado (art. 370 num. 2) del Código de Procedimiento Penal), el principal autor era Iver Parisaca, por que el cubrió con los gastos de pasajes y bebida, teniendo desde el primer momento la intención de tener acceso carnal con la víctima, teniendo en este caso una responsabilidad directa, empero los argumentos del Auto de Vista son contradictorios en incluso en el quantum de la pena realizando de forma general una pena privativa de libertad de 15 años, al respecto señaló la Sentencia Constitucional Nº 717/06-R de 21 de julio, que señala que los Tribunales están obligados a motivar y fundamentar sus resoluciones para determinar el quantum de la pena asignados a los autores del delito debiendo considerar las circunstancias agravantes y atenuantes previstas en los arts. 37 y 40 del Código Penal, al respecto y en el mismo sentido de la Sentencia Constitucional referida invocó el Auto Supremo Nº 99 de 24 de marzo de 2005 emitido por la Sal Penal Segunda, Resoluciones que serían vulneradas y contrarias al Auto de Vista impugnado.

III.-En su recurso de Apelación Restringida se hubiera reclamado la existencia de inobservancias a las reglas relativas a la congruencia entre la Sentencia y la Acusación (art. 370 num. 11) del Código de Procedimiento Penal), porque se les condenó por el delito de Violación en Estado de Inconciencia con Agravante, previstos y sancionados por los arts. 308 ter con relación a la agravante prevista en el art. 310 num. 3), toda vez que no existe ningún vínculo de parentesco con la víctima, argumento del cual solamente el Auto de Vista señaló que se ya se tiene aclarado en el Auto de Apertura de Juicio, argumento que contradice y vulnera el Auto Supremo Nº 47 de 28 de enero de 2003 en el que resalta que los Jueces y Tribunales de Sentencia están obligados a pronunciarse sobre todos los delitos acusados, su omisión vulnera la garantía del debido proceso y consiguiente defecto absoluto.

Del Precedente Contradictorio Invocado:

Recurso de Casación interpuesto por Iver Armando Parisaca Marca 

Auto Supremo Nº 443 de 11 de octubre de 2006

Auto Supremo Nº 215 de 28 de junio de 2006

Auto Supremo Nº 729 de 26 de enero de 2006

Sentencia Constitucional Nº 0972/2002-R

Recurso de Casación interpuesto por Guido Alvaro Jaita Galarza y Andrés Colque Copaico

Auto Supremo Nº 308 de 25 de agosto de 2006 emitido por la Sala Penal Segunda

Auto Supremo Nº 6 de 26 de enero de 2007

Sentencia Constitucional Nº 717/06-R de 21 de julio

Auto Supremo Nº 99 de 24 de marzo de 2005 emitido por la Sala Penal Segunda

Auto Supremo Nº 47 de 28 de enero de 2003

De la solicitud:

Recurso de Casación interpuesto por Iver Armando Parisaca Marca

Solicitó, que al existir contradicciones se debe Anular el Auto de Vista impugnado y ordenar al Tribunal inferior aplique la doctrina legal aplicable y promueva nueva Resolución.

Recurso de Casación interpuesto por Guido Alvaro Jaita Galarza y Andrés Colque Copaico   

Solicitó, se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado y se pronuncie un nuevo Auto de vista conforme la Doctrina Legal establecida.

CONSIDERANDO III: (Procedibilidad ante un recurso de casación)

Se define a la Casación, como un instrumento político-jurídico que tiene una doble finalidad: por un lado, fijar la jurisprudencia, entendiendo por tal la proclamación en abstracto de la Doctrina Legal, fijando, con ello, la interpretación que ha de darse a los textos legales; y, por otro, enmendar las infracciones de Ley o de Doctrina que los Tribunales hayan cometido en la tramitación o resolución de los juicios.

Gimeno Sendra se refiere al Recurso de Casación como: “Al recurso que tiene una función predominantemente parciaria en el sentido de que principalmente tiende a defender los intereses y derecho de la partes procesales, aunque es cierto que con él persigue una clara función de protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico (función nomofiláctica) y unificadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas…”

De ahí según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia (hoy Tribunales Departamentales de Justicia), contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (hoy Tribunal Supremo de Justicia) de ahí que uno de los fines de este recurso es el controlar uniformidad en la aplicación de la normativa penal por parte de los operadores de justicia, así lo señala Cafferata Nores cuando afirma que: “El Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva o procesal en cada caso sometido a su competencia funcional”.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos formales y fundamentación)

Que, de conformidad al Auto Supremo Nº 483 de 2 de febrero de 2013, se dispuso la admisión del Recurso de Casación para ingresar al análisis y consideración del Auto de Vista recurrido, la invocación de los precedentes contradictorios, así como la supuesta existencia de defectos absolutos en su Recurso de Casación a fin de establecer la posible contradicción en la que hubiese incurrido el Tribunal de Alzada al momento de emitir la Resolución objeto de análisis, al respecto se tiene que:

Fundamentación del Recurso de Casación interpuesto por Iver Armando Parisaca Marca 

Sentencia Constitucional Nº 0972/2002-R

Se debe dejar establecido que las Sentencias Constitucionales no tienen calidad de precedentes contradictorios, así lo determinó la uniforme jurisprudencia de este Máximo Tribunal de Justicia en los Autos Supremos Nº 141 de 10 de marzo de 2004; 153 de 17 de marzo de 2003; 339 de 7 de junio de 2004; 59 de 5 de febrero de 2004; 132 de 18 de mayo de 2006, de la Sala Penal Segunda y 117-I de 31 de enero de 2007 de la Sala Penal Primera: “…Que en el caso de autos, del examen de los actuados procesales, se establece que el recurrente a tiempo de interponer la apelación restringida así como el recurso de casación deducido no ha invocado ningún  precedente válido, pues las sentencias constitucionales cuyas fotocopias adjunta, no son precedentes al tenor del art. 416 del Procedimiento Penal, en consecuencia el recurso deducido no cumple con los requisitos formales exigidos para su admisión previstos en los arts. 416 y 417 del referido Código; omisión que no puede suplirse de oficio por ser base y sustento legal para la procedencia del recurso de casación…”.

Al punto I.- Respecto del Auto Supremo Nº 443 de 11 de octubre de 2006,  con la finalidad de contrastarlo con el Auto de Vista impugnado, se debe observar cual el motivo por el que surgió el precedente contradictorio par luego verificar el punto controvertido con el mismo, de lo que se observa que este precedente emergió a raíz de: “…que del análisis del contenido del recurso de casación opuesto, se evidencia que el Auto de Vista impugnado no establece las razones o fundamentos para incrementar la pena establecida en la sentencia dada en primer grado, violando la garantía del debido proceso y la línea doctrinal que ya ha establecido el Supremo Tribunal, infringiendo lo dispuesto por los artículos 124 y 370 del Código de Procedimiento Penal, relativos a los fundamentos que deben contener imprescindiblemente la fijación de la pena, que respalden la determinación de agravar la sanción, es más como se puede observar líneas arriba los argumentos utilizados en el Auto de Vista recurrido, son claros en su interpretación, y utilizando los mismos se observa contradicción para disponer la modificación del quantum de la pena, cuando por el contrario dan pie para confirmar la sentencia dictada por el Tribunal A-quo”. Vale decir que en el precedente se incrementó la pena y de la revisión del Auto de Vista impugnado no, por lo que no se puede advertir contradicción alguna, esto teniendo en cuenta que: “...Se entenderá que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el del precedente sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance”.

Asimismo respecto de la falta de pronunciamiento y fundamentación del Tribunal de Apelación, respecto de los puntos impugnados al cual debió circunscribirse su competencia, se debe tener en cuenta que el Auto de Vista consigna en su fundamentación de fs. 184 a 185 vta. los aspectos cuestionados en ese punto.

    Al punto II.- Respecto del Auto Supremo Nº 215 de 28 de junio de 2006 Auto Supremo Nº 437 de 24 de agosto de 2007, la subsunción del delito por el cual se emitió el presente, es por la comisión del delito de tráfico de sustancias controladas (artículo 48 en relación con el artículo 33 inciso m) de la Ley Nº 1008), consecuentemente un delito distinto al del caso de Autos, no pudiendo establecerse el hecho similar, porque los delitos relacionados no responden a la familia de un bien jurídico, además en este precedente contrastado con el Auto de Vista recurrido, no resulta ser contradictorio toda vez que el precedente fundamenta su doctrina legal respecto de la problemática de la fundamentación de los delitos de Tráfico de Sustancias Controladas y Transporte de Sustancias Controladas, por tanto hechos muy distintos a los cuestionados en el Auto de Vista, advirtiéndose la inexistencia de contradicción.

Respecto la vulneración de su derecho a la defensa, respecto de este punto el recurrente debió activar el procedimiento legal establecido en el Código de Procedimiento Penal debiendo este tema haber sido resuelto en la etapa pertinente ya sea esta, ante el Juez que ejerció el control jurisdiccional o ante el Tribunal de Sentencia y ante esa resolució n recién alegar en Apelación Restringida pero de ninguna manera tratar de buscar la revisión de actos consentidos, si bien el recurrente señaló que no aceptó que se lo investigue por el delito de Violación en Estado de Inconciencia, empero tampoco señala cuales las objeciones que hubiera planteado en las instancias pertinentes, además basa su pretensión en una Sentencia Constitucional, la cual como se dijo anteriormente no tiene calidad de precedente contradictorio, por lo que se debe tener en cuenta que el recurso de casación, además de su función propia nomofiláctica y unificadora de doctrina, cumple en nuestro ordenamiento jurídico la función de satisfacer el derecho de todo condenado a la sumisión del fallo condenatorio a un Tribunal Superior (artículo 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos) y, en consecuencia, ha de reconocérsele un espacio propio de control diferenciado y más intenso en el plano jurisdiccional que otros recursos, empero será posible cumplir con ese objeto cuando las partes, a tiempo de realizar la impugnación de los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia, establecen la contradicción con otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores (Ejecutoriados) o por la Sala Penal del Máximo Tribunal de Justicia, situación que en el presente caso no sucedió.

Al punto III.- Con relación al Auto Supremo Nº 729 de 26 de enero de 2006, de la revisión en el Sistema Informático del Supremo Tribunal de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia y la Gaceta Judicial del año respectivo se advierte la inexistencia del mismo, por tanto la imposibilidad de advertir la contradicción con el Auto de Vista impugnado.

Respecto de la inobservancia y errónea aplicación de la Ley Sustantiva, se debe tener en cuenta que basa su pretensión en el Auto Supremo Nº 729 de 26 de enero de 2006, el mismo como se dijo anteriormente no cursa en el Sistema Informático del este Máximo Tribunal de Justicia y la Gaceta Judicial, en consecuencia la imposibilidad de emplear los elementos jurisprudenciales que señala de él, pero todavía contrastarlos con el Auto de vista impugnado.

Además de la revisión de los antecedentes, así como de la Sentencia y Auto de Vista, se debe tener en cuenta que de la Sentencia de fs. 95 a 120 consigna en su contenido la valoración dela prueba testifical, literal, material, fundamentación probatoria descriptiva, hechos probados, fundamentación probatoria jurídica, fundamentación de la pena y los motivos de derecho que fundamentan la Sentencia, las cuales son debidamente detalladas respecto a la participación de los acusados en el hecho delictuoso denunciado, así también contiene los razonamientos respecto del Recurso de Apelación Restringida, los que fueron analizados y resueltos en tres puntos, por el Auto de Vista, aspecto que se encuentra inserto de fs. 184 a 185 vta, respondiendo a lo cuestionado en su Recurso de Apelación Restringida aplicando lo previsto en la normativa penal vigente.

Recurso de Casación interpuesto por Guido Alvaro Jaita Galarza y Andrés Colque Copaico

Sentencia Constitucional Nº 717/06-R de 21 de julio

Se debe dejar establecido que las Sentencias Constitucionales no tienen calidad de precedentes contradictorios, así lo determinó la uniforme jurisprudencia de este Máximo Tribunal de Justicia en los Autos Supremos Nº 141 de 10 de marzo de 2004; 153 de 17 de marzo de 2003; 339 de 7 de junio de 2004; 59 de 5 de febrero de 2004; 132 de 18 de mayo de 2006, de la Sala Penal Segunda y 117-I de 31 de enero de 2007 de la Sala Penal Primera: “…Que en el caso de autos, del examen de los actuados procesales, se establece que el recurrente a tiempo de interponer la apelación restringida así como el recurso de casación deducido no ha invocado ningún  precedente válido, pues las sentencias constitucionales cuyas fotocopias adjunta, no son precedentes al tenor del art. 416 del Procedimiento Penal, en consecuencia el recurso deducido no cumple con los requisitos formales exigidos para su admisión previstos en los arts. 416 y 417 del referido Código; omisión que no puede suplirse de oficio por ser base y sustento legal para la procedencia del recurso de casación…”.

Al punto I.- Con la finalidad de fundamentar respecto de este punto señalaron los siguientes precedentes contradictorios, los mimos contrastados con el Auto de Vista impugnado para verificar la supuesta contradicción en que se hubiera incurrido se tiene lo siguiente:

Del Auto Supremo Nº 308 de 25 de agosto de 2006 emitido por la Sala Penal Segunda, la subsunción del delito por el cual se emitió el presente, es por la comisión del delito de despojo, previsto y sancionado por el artículo 351 del Código Penal, consecuentemente un delito distinto al del caso de Autos, no pudiendo establecerse el hecho similar, porque los delitos relacionados no responden a la familia de un bien jurídico, además en este precedente contrastado con el Auto de Vista recurrido, no resulta ser contradictorio toda vez que el precedente fundamenta su doctrina legal respecto de la problemática de la fundamentación emerge porque en el Auto de Vista se omitió relacionar y considerar el recurso de apelación restringida interpuesto por el procesado restringiendo con ello el derecho a la defensa y el derecho a la impugnación de las resoluciones jurisdiccionales, este hecho contrastado con el Auto de Vista impugnado se advierte que su Recurso de Apelación Restringida si se consideró y relacionó, tal como consta de fs. 182 vta. y 183, los que posteriormente son resueltos de fs. 184 a 185 vta., por tanto se advierte la inexistencia de contradicción entre este precedente invocado y el Auto de Vista impugnado.

Auto Supremo Nº 6 de 26 de enero de 2007 la subsunción del delito por el cual se emitió el presente, es por la comisión del delito de cheque en descubierto, previsto y sancionado por el artículo 204 del Código Penal, consecuentemente un delito distinto al del caso de Autos, no pudiendo establecerse el hecho similar, porque los delitos relacionados no responden a la familia de un bien jurídico, además en este precedente contrastado con el Auto de Vista recurrido, no resulta ser contradictorio toda vez que el precedente fundamenta su doctrina legal el Auto de Vista basó su resolución en que "no hubiera adjuntado precedente contradictorio alguno ni anuncia su presentación una vez conocido el Auto de Vista, lo que significa que no dio cumplimiento al artículo 416, segunda parte del Código de Procedimiento Penal" (sic. Auto de Vista); al respecto cabe dejar sentado que no es requisito para la apelación restringida la invocación de precedentes contradictorios, menos que estos sean acompañados al recurso, por otra parte el artículo 416 referido a la casación no puede ser aplicado por el Tribunal a quo al carecer de competencia para conocer dicho recurso. En consecuencia, este hecho contrastado con el Auto de Vista impugnado no se advierte contradicción alguna. Asimismo respecto de la supuesta de falta de pronunciamiento respecto de un incidente de Exclusión Probatoria del Acta de Inspección y Reconstrucción y el rechazo del mismo, al respecto de la revisión de obrados se advierte que ese planteamiento lo realizan dentro del punto 1.- inciso a) de su Recurso de apelación Restringida bajo el argumento de inobservancia o errónea aplicación de la Ley Sustantiva, por valoración defectuosa de la prueba y porque esta se basa en elementos probatorios incorporados por su lectura en violación a las normas legales (art. 370 num. 1), 4) y 5) del Código de Procedimiento Penal, argumento que se consideró en el Auto de Vista a fs. 182 vta. mismo que fuera respondido de fs. 184 a 185, por tanto se advierte la inexistencia de contradicción entre este precedente invocado y el Auto de Vista impugnado.

Al punto II.- Este punto es sustentado por la Sentencia Constitucional Nº 717/06-R de 21 de julio, la misma, como se dijo anteriormente no tiene calidad de precedente contradictorio y consecuentemente la imposibilidad de realizar la contrastación con el Auto de Vista impugnado por ende la imposibilidad de advertir una supuesta contracción con el Auto de Vista ya referido.

Respecto del Auto Supremo Nº 99 de 24 de marzo de 2005 emitido por la Sala Penal Segunda, la subsunción del delito por el cual se emitió el presente, es por la comisión del delito de Transporte de Sustancias Controladas, previsto por el artículo 55 de la Ley Nº 1008, consecuentemente un delito distinto al del caso de Autos, no pudiendo establecerse el hecho similar, porque los delitos relacionados no responden a la familia de un bien jurídico, además en este precedente contrastado con el Auto de Vista recurrido, no resulta ser contradictorio toda vez que el precedente fundamenta su doctrina legal emerge de que, en la Sentencia los involucrados fueron condenados a la pena de cinco años y cuatro meses por el tribunal de primera instancia, quien habría valorado adecuadamente las atenuantes de la pena, empero el Tribunal de Alzada, les impuso una condena agravada en diez años de presidio por el delito de transporte de sustancias controladas, por lo que el Tribunal de Apelación no aplicó la doctrina legal imperante en el país y sentada a través de los Autos Supremos dictados por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, toda vez que fueron condenados a la pena de cinco años y cuatro meses por el tribunal de primera instancia, quien habría valorado adecuadamente las atenuantes de la pena. Este aspecto contrastado con el Auto de Vista resulta no ser contradictorio tova vez que el Auto de Vista no incrementó su condena, como sucedió en lo verificado en el precedente contradictorio invocado.

Al punto III.- Respecto de la falta de pronunciamiento respecto de la agravante contenida en el art. 310 num. 3) del Código Penal, se debe tener en cuenta que el Tribunal de Sentencia dentro de las facultades que le otorga el art. 342 del Código de Procedimiento Penal, en el Auto de Apertura de Juicio Oral de 31 de mayo de 2010, precisó los hechos delictivos sobre los cuales se abre el Juicio sin que se haya incorporado hechos no contemplados en alguna de las Acusaciones, además se establece en el Juicio Oral Público y Contradictorio en la etapa de los alegatos por parte de la Acusación Particular solo se solicitó se le sancione con la Agravante prevista en el art. 310 num 5) del Código Penal, por lo que no existió omisión alguna, además teniendo en cuenta que de la revisión de la acusación particular (fs. 17 a 18 vta.) consta en el petitorio: “…imponiéndoles la pena máxima por la comisión del delito de Violación en Estado de Inconciencia con la agravante señalada en el art. 310 parte in fine del Código Penal…”, en consecuencia no se advierte contradicción alguna con el  Auto Supremo Nº 47 de 28 de enero de 2003, además la subsunción del delito por el cual se emitió el presente, es por la comisión del delito de estafa, estelionato y apropiación indebida previstos y sancionados por los arts. 335, 337 y 345 del Código Penal modificado por Ley N° 1768 de 11 de marzo de 1997, consecuentemente delitos distintos al del caso de Autos, no pudiendo establecerse el hecho similar, porque los delitos relacionados no responden a la familia de un bien jurídico, además en este precedente contrastado con el Auto de Vista recurrido, no resulta ser contradictorio toda vez que el precedente fundamenta su doctrina legal porque en ese caso se rechazó el retiro de la acusación fiscal e indicó que el Auto de Vista es "ultrapetita", porque la apelación no se basó en el retiro de la acusación, de manera que no tomo en cuenta el art. 398 del nuevo Código de Procedimiento Penal. El art. 342 del nuevo Código de Procedimiento Penal determina que el juicio se puede abrir sobre la base de la acusación del fiscal o del querellante indistintamente, por lo referido resultan hechos distintos a los cuestionados en este punto los que no entran en contradicción con el Auto de Vista impugnado.

Por lo tanto, no basta la cita de los precedentes contradictorios, resultando que es menester establecer con precisión el hecho similar comprobado tanto en el Auto impugnado como en el precedente; además, se debe discernir puntualmente el sentido jurídico contradictorio; estos dos requisitos de fondo son imprescindibles, la falta de uno de ellos hace que se declare infundado el recurso de casación, estos presupuestos no fueron cumplidos por el recurrente, en consecuencia no se puede establecer el sentido jurídico contradictorio de la resolución impugnada.

El recurso de casación, además de su función propia nomofiláctica y unificadora de doctrina, cumple en nuestro ordenamiento jurídico la función de satisfacer el derecho de todo condenado a la sumisión del fallo condenatorio a un Tribunal Superior (artículo 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos) y, en consecuencia, ha de reconocérsele un espacio propio de control diferenciado y más intenso en el plano jurisdiccional que otros recursos, empero será posible cumplir con ese objeto cuando las partes, a tiempo de realizar la impugnación de los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia, establecen la contradicción con otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores o por la Sala Penal del Máximo Tribunal de Justicia, situación que en el presente caso no sucedió.

De la revisión de los antecedentes, así como de la Sentencia y Auto de Vista, se debe tener en cuenta que de la Sentencia de fs. 95 a 120 consigna en su contenido la valoración dela prueba testifical, literal, material, fundamentación probatoria descriptiva, hechos probados, fundamentación probatoria jurídica, fundamentación de la pena y los motivos de derecho que fundamentan la Sentencia, los cuales son debidamente detallados respecto a la participación de los acusados en el hecho delictuoso denunciado, así también contiene los razonamientos respecto del Recurso de Apelación Restringida, los que fueron analizados y resueltos en tres puntos, por el Auto de Vista, aspecto que se encuentra inserto de fs. 184 a 185 vta, respondiendo a lo cuestionado en su Recurso de Apelación Restringida.

Otro aspecto a tener en cuenta y considerado por el Tribunal de Alzada, es que, la Sentencia ha sido motivada en forma clara y suficiente, respecto de la participación de los imputados en el hecho objeto de juicio, todo en cumplimiento del art. 124 del Código de Procedimiento Penal.         

Con relación a la denuncia de supuestos defectos absolutos en que hubiera incurrido el Tribunal de Alzada, como se observó anteriormente, se debe dejar constancia, que no es admisible el solo hecho de que las partes se limiten a denunciar actuados procesales como defectos absolutos; el o los recurrentes tienen el deber de detallar con precisión la restricción o disminución de los derechos acusados de vulnerados, explicando el resultado dañoso emergente del defecto, así como las consecuencias procesales tengan connotación de orden Constitucional, que en el presente caso no aconteció. En igual forma, en el caso de la inobservancia o violación de derechos y garantías previstos en la Constitución Política del Estado se debe realizar la debida fundamentación fáctica y jurídica por el cual se describa e individualice los posibles derechos y garantías conculcados por los operadores de justicia, situación de en el presente caso no aconteció.

En tal circunstancia no se puede evidenciar lo señalado en los puntos  expuestos por los recurrentes, porque se ve claramente qué, de, el Auto de Vista y la Sentencia, no se advierte contradicción entre los precedentes contradictorios aludidos con el Auto de Vista, pues, en el presente caso se realizó una adecuada fundamentación, por cuanto el Tribunal de Sentencia de la causa realizó la debida motivación del fallo, de manera que se determinó cuáles fueron las razones y fundamentos en los que se sustenta la Sentencia, por lo que, el Tribunal de Alzada a momento de pronunciarse sobre las Apelaciones Restringidas planteadas por los recurrentes, ha obrado dentro de los límites establecidos por la normativa penal. 

Finalmente, si el impetrante se vio afectado por la determinación del Auto de Vista impugnado, tenía expedita la vía para solicitar explicación, complementación y enmienda prevista en el art. 125 del Código de Procedimiento Penal, toda vez que el ejercicio de ese derecho resulta inherente a las partes procesales que se consideren agraviadas con una resolución; sin embargo, tal derecho opera a través de la activación del medio o mecanismo idóneo de impugnación, el cual debe cumplir con todos los requisitos formales o de contenido que se encuentren estatuidos en la norma adjetiva penal, mecanismo que no fue activado por el recurrente, por lo que esta inobservancia del recurrente no puede ser suplida por el órgano jurisdiccional.

Por lo referido, los recursos de casación planteados, devienen por declararse Infundados.        

POR TANTO:

La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, art. 8-II) de la Ley Nº 212, dispone conforme el art. 419 del Código de Procedimiento Penal, declarar: INFUNDADOS los Recursos de Casación planteados por Iver Armando Parisaca Marca, Guido Alvaro Jaita Galarza y Andrés Colque Capaico dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público e Isidora Evelin Palmero contra los recurrentes, por la comisión de los delitos de Violación en Estado de Inconciencia, con Agravante, Homicidio y Homicidio Culposo, previstos y sancionados por los arts. 308 ter. con relación al 310 num. 5), 260 y 251 del Código Penal, con costas.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-

Magistrado Relator: Dr. William E. Alave Laura