TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA

AUTO SUPREMO Nº 472/2013

Fecha:                        Sucre, 02 de octubre de 2013  

Expediente:                39/09

Distrito:                Santa Cruz

Partes        :                Ministerio Público C/ Alfredo Mamani Ayca

Delito:                        Transporte de Sustancias Controladas (art. 55 de la Ley Nº 1008)

Recurso:                Casación

VISTOS: (Del recurso en cuestión)

El Recurso de Casación planteado por Alfredo Mamani Ayca de fs. 211 a 215, impugnando el Auto de Vista de 30 de marzo de 2009 cursante a fs. 205 a 206, de obrados pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente, por la comisión del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al inc. m) del art. 33 de la Ley 1008 y condenado por la comisión del delito de Transporte de Sustancias Controladas previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley Nº 1008, los antecedentes de la causa; y,

CONSIDERANDO I: (Circunstancias Procesales)

Que, a los fines de resolver el Recurso de Casación que fue interpuesto en Autos, se tiene los siguientes antecedentes:

Con base a la acusación fiscal de fs. 87 a 89 de obrados, previa la sustanciación del juicio oral, el Tribunal de Sentencia de Concepción Ñuflo Chávez del Distrito Judicial de Santa Cruz, mediante Sentencia de 26 de agosto de 2008 (fs. 170 a 178), declaró a Alfredo Mamani Ayca, autor y culpable del hecho ilícito de Transporte de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley Nº 1008, condenándolo a la pena privativa de libertad de 10 años de presidio a cumplir en el Centro de Rehabilitación de Santa Cruz (Cárcel de Palmasola) accesoriamente se le impuso la multa de 200 días a razón de Bs. 3.- por día, más costas procesales a regularse en ejecución de sentencia.

Que, ante esta Sentencia, Alfredo Mamani Ayca de fs. 182 a 184 vta., planteó Recurso de Apelación Restringida, mismo que previo cumplimiento del procedimiento establecido por los arts. 407 y siguientes del Código de Procedimiento Penal, el 30 de marzo de 2009 (fs. 205 y 206), la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dictó Auto de Vista declarando Improcedente el Recurso de Apelación Restringida interpuesto por el recurrente.

Notificadas que fueron las partes con el Auto de Vista, Alfredo Mamani Ayca, planteó Recurso de Casación contra el Auto de Vista precitado de acuerdo a los siguientes argumentos. 

CONSIDERANDO II: (Fundamentos sobre el planteamiento de casación)

Que, del estudio del Recurso de Casación, se establece como motivos, los siguientes:

  1. Que, si bien el Tribunal inferior admitió como medios de prueba todos los elementos ilícitos de convicción que pudieron conducir al conocimiento de la verdad histórica de los hechos y de la responsabilidad penal del recurrente, es decir que se valoró y asignó el valor correspondiente a cada uno de los elementos, usando la regla de sana crítica y prudente arbitrio, no es menos cierto que no se consideró que la droga encontrada en su poder no llego a si destino es decir que el delito no llegó a consumarse por lo tanto existió una errónea aplicación de ley, además de ir contra la jurisprudencia emitida por la Corte Suprema en sus fallos N°261 de 22 de julio de 2002; 131 de 4 de abril de 2002 y el Auto de Vista N° 23/2002 de 14 de junio de 2002 emitido por la Sala Penal Segunda del Distrito judicial de La Paz, mismos que establecieron que en el delito de Transporte de Sustancias Controladas se debe aplicar la TENTATIVA cuando la sustancia controlada no llega a su destino.

Del Precedente Contradictorio Invocado: En el Recurso de Apelación Restringida, se invocó como precedentes contradictorios los Autos Supremos Nº 7 de 1 de octubre de 1999, 143 de 20 de agosto de 1999 y Autos de Vista N° 73 de 4 de junio de 2003 y AV sin número de fecha 14 de abril de 2003 ambos emitidos por la Sala Penal del Distrito de Santa Cruz.

De la solicitud: Solicitó sea admitido su recurso y en aplicación del art. 419 del Código de Procedimiento Penal, se resuelva de acuerdo a la doctrina legal establecida.


CONSIDERANDO III: (Procedibilidad ante un Recurso de Casación)

Se define a la Casación, como un instrumento político-jurídico que tiene una doble finalidad: por un lado, fijar la jurisprudencia, entendiendo por tal la proclamación en abstracto de la Doctrina Legal, fijando, con ello, la interpretación que ha de darse a los textos legales; y, por otro, enmendar las infracciones de Ley o de Doctrina que los Tribunales hayan cometido en la tramitación o resolución de los juicios.

Gimeno Sendra se refiere al Recurso de Casación como: “Al recurso que tiene una función predominantemente parciaria en el sentido de que principalmente tiende a defender los intereses y derecho de la partes procesales, aunque es cierto que con él persigue una clara función de protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico (función nomofiláctica) y unificadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas…”

De ahí según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia (hoy Tribunales Departamentales de Justicia), contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (hoy Tribunal Supremo de Justicia) de ahí que uno de los fines de este recurso es el controlar uniformidad en la aplicación de la normativa penal por parte de los operadores de justicia, así lo señala Cafferata Nores cuando afirma que: “ El Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva o procesal en cada caso sometido a su competencia funcional”.

L        a procedencia del Recurso de Casación, está dada al cumplimiento de un conjunto de requisitos necesarios para que el Tribunal de Casación pueda pronunciarse sobre el fondo del planteamiento, siendo estos presupuestos formales de cumplimiento obligatorio e inexcusable; es así, que el Código de Procedimiento Penal en sus arts. 416 y 417 ha señalado lo siguiente:

         El incumplimiento a los presupuestos señalados supra, determinarán la ineficacia del planteamiento, pues si bien, nuestra normativa legal otorga el derecho a recurrir, también exige requisitos que deben ser cumplidos, que ante la negligencia o incumplimiento debe disponerse su inadmisibilidad sin que pueda interpretarse ésta decisión, como a la negación a ese derecho recursivo, en consecuencia, de su cumplimiento recién este Tribunal podrá ingresar a considerar el recurso planteado.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos formales)

Plazo: La fecha, desde la que corresponde computar el plazo de los 5 días para formular el Recurso de Casación, corre desde el día siguiente a la notificación con el Auto de Vista recurrido, en este caso verificadas las diligencias de notificación y el cargo de presentación del Recurso de Casación, se establece, que el mismo fue presentado dentro del plazo previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal.

Invocación del precedente contradictorio y precisión sobre la contradicción entre los precedentes y el Auto de Vista: Continuando con el análisis de los datos procesales que informan esta causa, se tienen las siguientes consideraciones de orden legal:

Se debe tener claramente establecido que uno de los fines principales del Recurso de Casación, es el de buscar la uniformidad en la emisión fallos judiciales por parte de los administradores de justicia a fin de evitar que ante la presentación de hechos similares se aplique normas legales con diverso alcance, por lo que, es primordial la invocación de precedentes contradictorios por parte de los recurrentes para proceder a la contrastaciones de esta con el Auto de  Vista que se pretende se revea.

De la invocación en el Recurso de Apelación Restringida: Conforme lo previsto por el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, un requisito formal que debe ser cumplido por la parte que formuló el Recurso de Casación, es el de haber invocado el precedente contradictorio en su Recurso de Apelación Restringida; ahora bien, con relación al recurso planteado por el recurrente se tiene la invocación de distintos precedentes contradictorios a los invocados en casación, sin embargo con una misma particularidad, es decir que todos ellos corresponden a procesos penales tramitados con el Código de Procedimiento Penal de 1972, no correspondiendo al sistema acusatorio que fuera puesto en vigencia plena a partir del 31 de mayo de 2001, conforme la disposición final primera del actual Código de Procedimiento Penal (Ley N°1970), por lo que dichas resoluciones no se pueden constituirse en precedentes contradictorios al fallo recurrido, máxime si se tiene presente que por mandado legal sólo tendrán calidad de precedentes contradictorios a efectos del recurso de apelación restringida y de casación, aquellos Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por Tribunales Departamentales de Justicia, emitidos en procesos penales tramitados conforme el vigente sistema procesal, teniendo en cuenta que tanto el recurso de apelación y de casación tienen en la actualidad fines distintos a los que se reconocían en el abrogado sistema procesal (Código de Procedimiento Penal de 1972) así se ha establecido por las resoluciones emitidas Auto Supremo Nº 038/2012 de 12 de marzo de 2012 y 291 de 25 de julio de 2013 entre otros, deviniendo el recurso en inadmisible.

Asimismo, se aclara al recurrente que los Autos Supremos invocados como precedentes contradictorios corresponden a una línea jurisprudencial caduca y cambia por la Corte Suprema de Justicia que en su Auto Supremo Nº 649, de 21 de octubre de 2004, mismo que ha establecido que en el delito de transporte de sustancias controladas por no ser un delito de resultado no se admite la tentativa, razonamiento que lleva a establecer de manera firme que los tribunales inferiores no actuaron de forma contradictoria a la jurisprudencia vigente.

Por lo señalado supra, el Recurso de Casación planteado resulta inadmisible, toda vez que el recurrente, no cumplió con los requisitos formales de admisibilidad previstos en el art. 417 del Código de Procedimiento Penal, es decir el señalamiento o invocación correcta de precedentes contradictorios.

POR TANTO:

La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, art. 8-II) de la Ley Nº 212, conforme a los arts. 416, 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal, declara: INADMISIBLE el Recurso de Casación planteado por Alfredo Mamani Ayca de fs. 211 a 215, impugnando el Auto de Vista de 30 de marzo de 2009 cursante a fs. 205 a 206, de obrados pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente, por la comisión del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al inc. m) del art. 33 de la Ley 1008 y condenado por la comisión del delito de Transporte de Sustancias Controladas previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley Nº 1008, con costas.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-

Magistrado Relator: Dr. William E. Alave Laura