TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA


AUTO SUPREMO  Nº 440/2013

Distrito:                Sucre, 18 de septiembre de 2013

Expediente:                40/09 Potosí

Parte acusadora:        Reyna Oporto Mamani 

Parte imputada:         Felipa Flores Montalvo 

Delito:                        Apropiación Indebida y Abuso de Confianza (arts. 345 y 346 del

Código Penal )

Recurso:                Casación

VISTOS: (Del recurso en cuestión)

El Recurso de Casación planteado por Felipa Flores Montalvo de fs. 64 a 65, presentado el 24 de abril de 2009, impugnando el Auto de Vista Nº 19 de 13 de abril de 2009 cursante de fs. 56 a 58 de obrados, pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, dentro del proceso penal seguido por Reyna Oporto Mamani  contra la recurrente, por la presunta comisión del delito de Apropiación Indebida y Abuso de Confianza, previsto y sancionado por los arts. 345 y 346 del Código Penal, los antecedentes, y;

CONSIDERANDO I: (Circunstancias Procesales)

Que, a los fines de resolver el Recurso de Casación que fuera interpuesto en Autos, se tiene los siguientes antecedentes:

Con base a la Acusación Particular, previa la sustanciación del juicio oral, el Juzgado de Sentencia N° 1 del Distrito Judicial de Potosí, mediante Sentencia de 2 de febrero de 2009, de fs. 39 a 44 vta., resolvió declarar a Felipa Flores Montalvo Absuelta de culpa y pena de los delitos de acción privada de Apropiación Indebida y Abuso de Confianza, previstos y sancionado por los arts. 345 y 346, del Código Penal.

Que, ante esta Sentencia, Reyna Oporto Mamani de fs. 47 a 49, interpuso Recurso de Apelación Restringida, mismo que previo cumplimiento del procedimiento establecido por los arts. 407 y siguientes del Código de Procedimiento Penal, el 13 de abril de 2009 (fs. 56 a 58), la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, dictó Auto de Vista, declarando Procedente el Recurso de Apelación Restringida planteado por Reyna Oporto Mamani, en consecuencia Anuló la Sentencia Nº 3/2009 de 2 de febrero de 2009 pronunciado por el Juez de Sentencia Nº 1 de la Capital y en cumplimiento de lo dispuesto por el art. 413 del Código de Procedimiento Penal, dispuso la reposición del juicio mediante reenvío, por el Juez de Sentencia Nº 2 de la Capital, con costas conforme al art. 269 del Código de Procedimiento Penal.

CONSIDERANDO II: (Fundamentos sobre el planteamiento de casación)

Que, del estudio del Recurso de Casación, se establece como motivos del  mismo, los siguientes:

I.- Con relación a la admisibilidad el Recurso señaló que no recurrió de Apelación Restringida porque la Sentencia le fue favorable, empero ahora recurre de casación porque el Auto de Vista Anuló la Sentencia y ordenó el reenvío para la realización de un nuevo juicio por otro Tribunal, aspecto que le acusa agravio.

II.- Refirió que se cumplió a cabalidad lo dispuesto por el art. 352 del Código de Procedimiento Penal, haciendo alusión a la intervención del Juez, respecto de la producción de prueba extraordinaria.

III.- El Tribunal de Alzada no valoró correctamente las pruebas de cargo ni la prueba de descargo, cucando se refirió a que el A quo no ha establecido de manera categórica las conclusiones a las que llega sin indicar los hechos que lograron ser demostrados con la prueba aportada.

IV.- Al haberse anulado la Sentencia se violó derechos y garantías Constitucionales, razón suficiente para que el Tribunal Supremo Anule el Auto de Vista, conforme lo dispone el art. 419 del código de Procedimiento Penal, al respecto solamente invoco los siguientes precedentes contradictorios:

Auto Supremo Nº 131 de 20 de abril de 2005

Auto Supremo Nº 661 de 25 de octubre de 2004

Auto Supremo Nº 109 de 31 de marzo de 2005 Prueba no valorada correctamente

Auto Supremo Nº 249 de 22 de julio de 2005 Valoración de la prueba

Auto Supremo N° 472 de 8 de diciembre de 2005

Manifestó que la querellante en ningún momento le entregó el dinero sorprendiéndole en su buena fe al exigirle que le devolviera a ella.

Del Precedente Contradictorio Invocado:

Auto Supremo Nº 131 de 20 de abril de 2005

Auto Supremo Nº 661 de 25 de octubre de 2004

Auto Supremo Nº 109 de 31 de marzo de 2005

Auto Supremo Nº 249 de 22 de julio de 2005

Auto Supremo N° 472 de 8 de diciembre de 2005

De la solicitud:

Solicitó se declare fundado su Recurso y se revoque la decisión del Ad Quem manteniendo inalterable la Sentencia del A quo, porque no se puede anular una Sentencia por defectos convalidados por las partes.

CONSIDERANDO III: (Procedibilidad ante un recurso de casación)

Se define a la Casación, como un instrumento político-jurídico que tiene una doble finalidad: por un lado, fijar la jurisprudencia, entendiendo por tal la proclamación en abstracto de la Doctrina Legal, fijando, con ello, la interpretación que ha de darse a los textos legales; y, por otro, enmendar las infracciones de Ley o de Doctrina que los Tribunales hayan cometido en la tramitación o resolución de los juicios.

Gimeno Sendra se refiere al Recurso de Casación como: Al recurso que tiene una función predominantemente parciaria en el sentido de que principalmente tiende a defender los intereses y derecho de la partes procesales, aunque es cierto que con él persigue una clara función de protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico (función nomofiláctica) y unificadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas…”

De ahí según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia (hoy Tribunales Departamentales de Justicia), contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (hoy Tribunal Supremo de Justicia) de ahí que uno de los fines de este recurso es el controlar uniformidad en la aplicación de la normativa penal por parte de los operadores de justicia, así lo señala Cafferata Nores cuando afirma que: “El Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva o procesal en cada caso sometido a su competencia funcional”.

La procedencia del Recurso de Casación, está dada al cumplimiento de un conjunto de requisitos necesarios para que el Tribunal de Casación pueda pronunciarse sobre el fondo del planteamiento, siendo estos presupuestos formales de cumplimiento obligatorio e inexcusable; es así, que el Código de Procedimiento Penal en sus arts. 416 y 417 ha señalado lo siguiente:

El incumplimiento a los presupuestos señalados supra, determinarán la ineficacia del planteamiento, pues si bien, nuestra normativa legal otorga el derecho a recurrir, también exige requisitos que deben ser cumplidos, que ante la negligencia o incumplimiento debe disponerse su inadmisibilidad sin que pueda interpretarse ésta decisión, como a la negación a ese derecho recursivo, en consecuencia, de su cumplimiento recién este Tribunal podrá ingresar a considerar el recurso planteado.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos formales)

Plazo: La fecha, desde la que corresponde computar el plazo de los 5 días para formular el Recurso de Casación, corre desde el día siguiente a la notificación con el Auto de Vista recurrido, en este caso verificadas las diligencias de notificación se tiene que fue notificada con el Auto de Vista, el 15 de abril de 2009 tal como consta a fs. 59 y el cargo de presentación de su Recurso de Casación data del 24 de abril de 2009 cursante a fs. 65 vta., por lo que se establece, que el mismo fue presentado fuera del plazo previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal.

Invocación del precedente contradictorio: Continuando con el análisis de los datos procesales que informan esta causa, se establecen las siguientes conclusiones de orden legal:

A) De la invocación en el Recurso de Apelación Restringida:

Conforme lo previsto por el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, un requisito formal que debe ser cumplido por la parte que formuló el Recurso de Casación, es el de haber invocado el precedente contradictorio en su Recurso de Apelación Restringida; sin embargo este requisito es flexibilizado cuando el recurrente no planteó Recurso de Apelación Restringida por haberle sido favorable la Sentencia.

B) De la contradicción del Precedente Contradictorio y el Auto de Vista recurrido:

De lo previsto en el parágrafo segundo del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, el recurrente, deberá señalar en términos claros y precisos las contradicciones existentes entre el Auto de Vista recurrido y los precedentes contradictorios; en este caso, en su recurso de casación invocó:

Auto Supremo Nº 131 de 20 de abril de 2005

Auto Supremo Nº 661 de 25 de octubre de 2004

Auto Supremo Nº 109 de 31 de marzo de 2005

Auto Supremo Nº 249 de 22 de julio de 2005

Auto Supremo N° 472 de 8 de diciembre de 2005

De los mismos se advierte que solamente los invocó, sin realizar la contrastación con el Auto de Vista impugnado, así como tampoco realizó la precisión respecto de la contradicción en la que presumiblemente hubiera incurrido el referido Auto de Vista.

De lo que se establece que el recurso planteado no cumple con las exigencias establecidas por el legislador, toda vez, que se debe considerar, que para la aplicación de éstos, el recurrente debió realizar la fundamentación de su recurso de forma clara y precisa respecto de la contradicción existente entre el precedente contradictorio invocado y el Auto de Vista recurrido, cuál la norma vulnerada, cuál la que se debió aplicar y qué entendimiento es el correcto; no es suficiente señalar las normas supuestamente vulneradas y citar el precedente contradictorio y exponer los hechos que considere supuestamente ilegales, sino que se debe demostrar fehacientemente que existe un alcance contrario, de tal naturaleza que demuestre la vulneración de derechos y garantías constitucionales, aspecto que no fue cumplido por el recurrente, pues no preciso ni estableció de qué manera hubieran sido infringidos sus derechos resultando su fundamento, exiguo; por consiguiente, este Máximo Tribunal de Justicia no puede ingresar a considerar el recurso deducido, al no ser posible establecer el sentido jurídico contradictorio de la resolución impugnada.

Finalmente, si la impetrante se vio afectada por la determinación del Auto de Vista impugnado, tenía expedita la vía para solicitar explicación, complementación y enmienda prevista en el art. 125 del Código de Procedimiento Penal, toda vez que el ejercicio del derecho de impugnación resulta inherente a las partes procesales que se consideren agraviadas con una resolución; sin embargo, tal derecho opera a través de la activación del medio o mecanismo idóneo de impugnación, el cual debe cumplir con todos los requisitos formales o de contenido que se encuentren estatuidos en la norma adjetiva penal, mecanismo que no fue activado por los recurrentes, por lo que esta inobservancia de los recurrentes no puede ser suplida por el órgano jurisdiccional.

Por lo señalado anteriormente, el Recurso de Casación resulta inadmisible, toda vez que la recurrente, no cumplió con los requisitos formales de admisibilidad previstos por el Código de Procedimiento Penal.

POR TANTO:

La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, art. 8-II) de la Ley Nº 212, conforme a los arts. 416, 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal, declara: INADMISIBLE el Recurso de Casación planteado por Felipa Flores Montalvo, dentro del proceso penal seguido por Reyna Oporto Mamani contra la recurrente, por la omisión del delito de Apropiación Indebida y Abuso de Confianza, previstos y sancionados por los arts. 345 y 346 del Código Penal, con costas

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-

Magistrado Relator: Dr. William E. Alave Laura

Fdo. William E. Alave Laura

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante Ramírez

Proveído.- Grenny Bolling Viruez Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 440/2013