TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                               SALA PENAL LIQUIDADORA



Auto Supremo:                        No. 384/2013

Fecha:                                      Sucre, 26 de agosto de 2013

Distrito:                                   Chuquisaca

Expediente:                             23/10

Partes:                                     Ministerio Público y Emiliana Saigua Maras C/

                                                Ariel Alfonso Ortiz Avilés                                         

Delitos:                                   Violación (Art. 308 Cód. Penal)

Recurso:                                  Casación

___________________________________________________________________

VISTOS: El Recurso de Casación cursante de Fs.  195 a 198, interpuesto por  el procesado Ariel Alfonso Ortiz Avilés, impugnando la Resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista  261/10 de 18 de septiembre de 2010 cursante de Fs.  170 a 174, dentro del proceso penal seguido  a instancia del Ministerio Público y Emiliana Saigua Maras en contra del procesado Ariel Alfonso Ortiz Avilés por la presunta comisión del delito de  violación, previsto y sancionado por el Art.  308 del Cód. Penal; los antecedentes de la causa; y:

CONSIDERANDO I: Que, el Tribunal de Sentencia No. 1.- de la ciudad de Sucre, mediante Sentencia No. 13/2010  de fecha 10 de junio de 2010 cursante de Fs. 108 a 114 y Vlta, falló declarando a  Ariel Alfonso Ortíz Avilés, AUTOR y culpable de la comisión del delito de  violación, previsto y sancionado por el Art. 308 del Cód. Penal, condenándolo  a una pena privativa de libertas de 14  años de  PRESIDIO a cumplir  en la Cárcel pública de “San Roque” de la ciudad de Sucre. 

Que, la Sentencia fue objeto de Apelación Restringida por el  procesado Ariel Alfonso Ortíz Avilés tal como consta de Fs. 124 a 130, alegando como motivo de su Recurso los siguientes hechos:

I)  Errónea Aplicación de la Ley Sustantiva Penal y Vulneración del Art. 370 -1) del Cód. de Pdto. Penal.- Por el certificado médico Forense de la victima B. S. M. (prueba No. 7 del cuaderno de control) se puede advertir que la victima no presenta lesión añal o vaginal, es más, no se advierte ninguna lesión ocasionada por violencia física en  ninguna parte del cuerpo, por lo que el empleo de violencia estaría descartada, pero, en ese punto es preciso remarcar que la victima, en su declaración a los policías, como en la acusación del Ministerio Público y particular, manifiestan que había sido subida a la movilidad a la fuerza, donde supuestamente fue violada empleándose  la fuerza, además, según la víctima fue golpeada en varias partes del cuerpo, extremo que es desvirtuado con el examen médico legal.

II) Errónea Aplicación de la Ley Adjetiva Penal.- en el caso de autos, pese a que se hizo notar en audiencia que la victima no era menor de dieciséis años, según la prueba No. 8, consistente en el reporte de partida de nacimiento de la Oficialía de Registro civil No. OCC-02, de 30 de noviembre de 2009, ofrecida y producida por el Min. Púb., amerita que la victima nació en fecha 02 de diciembre de 1992, por lo que, al momento de ocurrido el hecho, 21 de junio de 2009, la menor tenia 16 años y, cuando prestó su declaración testifical, contaba con 17 años, por lo que, erróneamente aplicaron el Art. 353 del Cód. de Pdto. Penal

Que, previos los trámites recursivos seguidos por las autoridades jurisdiccionales, el Tribunal de Apelación conformado en Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, a través de la Resolución Jurisdiccional contenida en el Auto de Vista No. 261/10 de 18 de  septiembre de 2010 de Fs. 170 a 174, sin ingresar en el fondo, RECHAZA POR INADMISIBLES los motivos primero, cuarto, quinto, sexto, séptimo y octavo; del Recurso de Apelación Restringida e IMPROCEDENE los motivos segundo y tercero; en consecuencia, incólume la Sentencia apelada

CONSIDERANDO II: Que, el Procesado  Ariel Alfonso Ortiz Avilés, interpone Recurso de Casación el mismo que sale de Fs. 195 a 198,  en el que impugna la Resolución Jurisdiccional contenida en el  Auto de Vista No. 261/10 de  fecha 18 de septiembre  de 2010 cursante de Fs. 170 a 174 alegando como motivos de su Recurso de Casación que:

1)  Nulidad  por defecto absoluto por inobservancia y errónea aplicación del arts. 370 del Cód. de Pdto. Penal y 308 del Sustantivo Penal.- De la revisión exhaustiva y la lectura detallada de la injusta sentencia se tiene que conforme establece el Art. 370 num. 1) de la Ley 1970 se tiene lo siguiente: que conforme establece el Art. 308 del Cód. Penal  por el cual el procesado ha sido juzgado y condenado por el supuesto delito de violación tal cual señala expresamente la Sentencia 13/2010 de 10 de junio de 2010, se puede establecer que los mismos no dieron aplicación de manera correcta por el delito que se  le siguió y posteriormente  se le juzgo y condenó.

II) Violación al Articulo 370 Numerales 4 Y 5  de la Ley 1970.-  Por otra parte ni los señores Vocales ni los señores jueces de primera  grado ingresaron a valorar los medios o elementos probatorios que fueron incorporados por su lectura violando de esta manera las normas de este código y la sentencia se basó en hechos inexistentes y que no fueron acreditados y dieron valoración defectuosa de la misma. De esta manera señores  del tribunal de Casación el Tribunal de primer grado como los de apelación tampoco tomaron  en cuenta que los hechos acaecidos el 21 de junio de 2009 donde lamentablemente la victima fue objeto de agresión sexual los hechos relatados como fueron sucediendo existe una serie de contradicciones en los hechos inexistentes y no acreditados como tal y que los medios o elementos probatorios fueron incorporados de manera subjetiva vulnerando normas de orden público amen que se ha violado flagrantemente el Art. 173 de la Ley 1970.

III) A los efectos del Art. 417 de la Ley 1970, invoca los siguientes precedentes  A. S. 272 de 4 de mayo de 2009; A. S. No. 434 de 20 de agosto de 2009 y A. S. No. 307 de 11 de junio de 2003

CONSIDERANDO III: Que, desde una perspectiva amplia, señala ORTELLS RAMOS, el medio de impugnación se define como el instrumento legal puesto a disposición de las partes, destinado a atacar una resolución judicial para provocar su reforma, su anulación o bien su nulidad. Así, el principio de legalidad exige tanto resoluciones ajustadas a la Ley como materialmente justas, lo cual además se engarza en el derecho fundamental a la tutela jurisdiccional: la resolución judicial debe ser fundada y guardar armonía con la Ley y los valores que inspiran el ordenamiento jurídico. Precisamente para garantizar esta sumisión de la decisión judicial a la ley y a la justicia existen los medios de impugnación, con los cuales se configura una verdadera actividad depuradora como garantía o derecho de los justiciables.

Que, el Recurso de Casación tiene una finalidad eminentemente defensora del ius constitutionis, del ordenamiento jurídico, a través de dos vías: 1) la función nomofiláctica, que importa la protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico; y, 2) la función uniformadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas. Así, el Recurso de Casación se configura contemporáneamente como un Recurso que desarrolla su actuación para asegurar la interdicción de la arbitrariedad, tanto en lo que afecta al control sobre la observancia de los derechos fundamentales como en la unificación de la interpretación penal y procesal. Al respecto, ALCALÁ ZAMORA Y CASTILLO señala que este Recurso cumple una doble finalidad: tutelar el interés público al tratar de mantener la exacta observancia de la Ley, que presumiblemente se quebranta con el fallo recurrido, procurando que el Poder Judicial juzgue rectamente los casos que les toca resolver sin mal interpretar la norma jurídica, respetando las disposiciones procesales y aplicando las Leyes uniformemente. Por su parte, CAFFERATA NORES expresa que el Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva y procesal en cada caso sometido a su competencia funcional.             

Según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema.  El precedente contradictorio deberá invocarse por el recurrente a tiempo de interponer la apelación restringida. La norma entiende que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el precedente, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con el mismo alcance. El art. 417 del Código de Procedimiento Penal. Dispone que el Recurso de Casación deba interponerse dentro de los cinco días siguientes a la notificación del Auto de Vista impugnado, ante la sala que lo dictó, la que remitirá los antecedentes a la Corte Suprema de Justicia. En el Recurso se señalará la contracción en términos precisos y como única prueba admisible se acompañará copia del Recurso de Apelación Restringida en el que se invocó el precedente; por lo que el  cumplimiento ineludible e inexcusable de estos requisitos determinará la eficacia del planteamiento, ya que si bien nuestra normativa legal otorga el derecho a recurrir también exige requisitos que deben ser cumplidos y ante la negligencia a su cumplimiento deberá disponerse su inadmisibilidad sin que pueda interpretarse ésta, como a la negación a su derecho a recurrir, es así que a partir de su cumplimiento este Tribunal recién podrá ingresar a considerar el Recurso planteado.

CONSIDERANDO IV: Que, el recurrente formula su Recurso de Casación mediante memorial de fecha  1ro. de  octubre de 2010, con cargo de recepción del 2 de de octubre del mismo año tal como cursa de Fs. 195 a 197, cuando el recurrente fue notificado  con el Auto  de Vista  No. 261/10, el fecha 28 de septiembre de 2010 según consta a (Fs. 175 de obrados), efectuado el cómputo correspondiente de los cinco días dentro de los cuales debió de presentar dicho recurso, se establece que sí  se cumplió con el término previsto por el Art. 417 del Cód. de Pdto.  Penal.

Continuando con el análisis de los datos procesales que informan esta causa, el Imputado Ariel Alfonso Otíz Avilés denunció invocando como precedentes contradictorios los  A. S. 272 de 4 de mayo de 2009; A. S. No. 434 de 20 de agosto de 2009 y A. S. No. 307 de 11 de junio de 2003,  empero no estableció las supuestas contradicciones existentes entre el Autos de Vista  recurrido y los Autos Supremos indicados como precedentes contradictorios; olvidando que no basta manifestar que cumple con normas procedimentales y que acreditaría los agravios referidos en el recurso, sin tomar en cuenta que los párrafos segundo y tercero del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, dispone "en el recurso se señalará la contradicción en términos precisos ... El incumplimiento de estos requisitos determinará su inadmisibilidad"; cuyo incumplimiento de los requisitos exigidos por los arts. 416 y 417 del Código Procesal Penal, deriva en la Inadmisión de dicho recurso planteado, esto concordante con lo establecido por la Corte Suprema de Justicia a través de su línea jurisprudencial, citando al Auto Supremo Nº 176 de 9 de marzo de 2009.

Que, además queda totalmente claro que el Código de Procedimiento Penal establece claramente como requisito para poder ingresar a considerar el recurso se debe tener la presentación o invocación del precedente contradictorio a momento de la formulación de la Apelación Restringida que ante su incumplimiento deviene en la imposibilidad de que este Tribunal pueda entrar a considerar el Recurso de Casación, al no tener abierta su competencia. Por lo que al no haberse otorgado cumplimiento a los requisitos de admisibilidad del Recurso en lo que respecta a los precedentes contradictorios, corresponde declarar la inadmisibilidad del Recurso de Casación interpuesto.

POR TANTO: La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, Art. 8- II) de la Ley Nº 212, dispone conforme señala el art. 418 del Código de Procedimiento  Penal, declarar INADMISIBLE el Recurso de Casación interpuesto por el procesado Ariel Alfonso Ortiz Avilés, impugnando la Resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista  261/10 de 18 de septiembre de 2010 cursante de Fs.  170 a 174, pronunciado por la Sala Penal  de la Corte Superior del Distrito Judicial  de Chuquisaca, dentro del proceso de acción penal pública  seguido Ministerio Público y Emiliana Saigua Maras en contra del procesado Ariel Alfonso Ortiz Avilés por la presunta comisión del delito de  violación, previsto y sancionado por el Art.  308 del Cód. Penal

Regístrese y hágase saber y  devuélvase.

Magistrada Relatora: Dra. Maria Lourdes Bustamante Ramírez

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante Ramírez

Fdo. William E. Alave Laura

Proveído.- Grenny Bolling Viruez Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 384/2013