TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

                                               SALA PENAL LIQUIDADORA



Auto Supremo:                       No. 382/2013

Fecha:                                     Sucre, 26 de agosto de 2013

Distrito:                                  Santa Cruz

Expediente:                            38/09

Partes:                                    Ministerio Público C/ Miguel Angel Roda Rivero

                                                y  Nicanor Bermúdez  Román

Delitos:                                  Transporte de Sustancias Controladas (Art. 55 de la Ley 1008)

Recurso:                                 Casación

_________________________________________________________________________

VISTOS: El Recurso de Casación cursante de Fs.  89 a 90, interpuesto por  el  procesado Nicanor Bermúdez Román, impugnando la Resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista  de fecha  22 de enero de 2009 cursante de Fs. 87 y Vlta, dentro del proceso penal seguido  a instancia del Ministerio Público en contra de Miguel Angel Roda Rivero y Nicanor Bermúdez Román por la presunta comisión del delito de Transporte de Sustancia Controladas, previsto y sancionado por el Art.  55 de la Ley 1008; los antecedentes de la causa; y:

CONSIDERANDO I: Que, A través de Auto de  13 de febrero de 2008 que cursa a Fs. 14 de obrados el Tribunal de Sentencia No. 5to. de la ciudad de Santa Cruz declara REBELDE Y CONTUMAZ a la Ley al imputado Miguel Angel Roda Rivero.

Que, el Tribunal de Sentencia No. 5to. de la ciudad de Santa Cruz, mediante Sentencia No. 21  de fecha 13 de mayo de 2008 cursante de Fs.  64 a 75, falló declarando a Nicanor Bermúdez Román, AUTOR y culpable de la comisión del delito de  Trasporte de Sustancia Controladas, previsto y sancionado por el Art. 55 de la Ley 1.008, condenándolo  a una pena privativa de libertas de 8 años  y 3 meces de  PRESIDIO a cumplir  en el Centro  de Rehabilitación de la “Cárcel de Palmasola” de la ciudad de Santa Cruz, más el pago de 300 días multas a razón de Bs. 1.- por  cada día, 

Que, la Sentencia fue objeto de Apelación Restringida por el  procesado Nicanor Bermúdez Román tal como consta de Fs.  77  a 79, alegando como motivo de su Recurso los siguientes hechos:

I) La Disposición Legal Erróneamente Aplicada.- Lo observado se encuentra corroborado por la jurisprudencia emitida por la Corte Suprema de Justicia quien ha dictado innumerable cantidad de resoluciones, aplicando para casos similares la figura de la tentativa de transporte de sustancias controladas, toda vez de que debe tomarse en cuenta “si la Ley vigente en el momento de cometerse el  delito fuere distinta de la que existía  al dictarse el fallo o de la vigente en el  tiempo intermedio se aplicará siempre la más favorable.

II) Debe  considerarse además, lo establecido en el Art. 131 de la Ley 1008 que establece la subsidiaridad de otras normas en casos que no existan reglamentados por esta Ley y en función de este articulo y del 7 del Cód. Penal, que la doctrina y la jurisprudencia, en innumerable cantidad de fallos, aplican para casos de la Ley 1008, la disposición enmarcada en el Art. 8 del Cód. Penal

III) En cumplimiento al Art. 416 segundo parágrafo de la Ley 1970  hace  el procesado hace citas de precedentes contradictorios así como el: A. S. No. 7 de  1ro. de octubre de 1999; A. S. No. 143 de 20 de agosto de 19 99; A. V. No. 73 de 4 de junio de 2003 y A. V. de  14 de abril de 2003

Que, previos los trámites recursivos seguidos por las autoridades jurisdiccionales, el Tribunal de Apelación conformado en el caso de autos por la Sala Penal  Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, a través de la Resolución Jurisdiccional contenida en el Auto de Vista de fecha 22 de enero de 2009 de Fs. 87 y Vlta, declaró  IMPROCEDENTE el Recurso de Apelación Restringida interpuesto  por  el procesado Nicanor Bermúdez Román, en contra de la Sentencia No. 21  de fecha 13 de mayo de 2008 cursante de Fs.  64 a 75 de obrados.

CONSIDERANDO II: Que, el imputado  Nicanor Bermúdez Román, interpone Recurso de Casación el mismo que sale de Fs.  89  a 90,  en el que impugna la Resolución Jurisdiccional contenida en el  Auto de Vista  de  fecha 22 de enero  de 2009 cursante de Fs.  87 y Vlta. alegando como motivos de su Recurso de Casación que:

1) El hecho que se le imputa se encuentra establecido en el Art. 55 de la Ley 1008, como delito de transporte de sustancias controladas, toda vez que resulta de acción emergente de traslado de sustancias controladas, en un lugar geográfico a otro a través de un medio de transporte, tal como se ha evidenciado en el caso de Autos. Es aplicable también lo preceptuado en el Art. 8 del Cód. Penal, la tentativa, toda vez que el ilícito no llego a consumarse por causas ajenas a la voluntad del agente, derivado en la oportuna intervención de los agentes de la F.E.L.C.N.

II) Por lo expuesto es evidente que el Auto de Vista dictado es contrario a los Precedentes Dictados por la Corte Suprema de Justicia que ha citado en el presente memorial como también los precedentes que han sido invocados a tiempo de interponer  el recurso de apelación restringida, cumpliendo con los requisitos de procedencia establecidos en el Art. 416 del Cód. de Pdto. Penal.

III) A los efectos del Art. 417 de la Ley 1970, invoca los siguientes precedentes  Auto de Vista No. 176 Pronunciado por la Sala Penal 1ra de fecha 24 de agosto del año  2004, Auto de Vista No 78 pronunciado por la Sala Penal II.- en fecha 9 de septiembre del año 2005 (no precisa de que distritos); A. S. 398 de 25 de junio de 2001; A. S. 372 del 22 de junio de 2004; A. S. No. 103 del 31 de marzo de 2005, ajustables al caso de autos, los mismos que fueron señalados en apelación restringida

CONSIDERANDO III: Que, desde una perspectiva amplia, señala ORTELLS RAMOS, el medio de impugnación se define como el instrumento legal puesto a disposición de las partes, destinado a atacar una resolución judicial para provocar su reforma, su anulación o bien su nulidad. Así, el principio de legalidad exige tanto resoluciones ajustadas a la Ley como materialmente justas, lo cual además se engarza en el derecho fundamental a la tutela jurisdiccional: la resolución judicial debe ser fundada y guardar armonía con la Ley y los valores que inspiran el ordenamiento jurídico. Precisamente para garantizar esta sumisión de la decisión judicial a la ley y a la justicia existen los medios de impugnación, con los cuales se configura una verdadera actividad depuradora como garantía o derecho de los justiciables.

Que, el Recurso de Casación tiene una finalidad eminentemente defensora del ius constitutionis, del ordenamiento jurídico, a través de dos vías: 1) la función nomofiláctica, que importa la protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico; y, 2) la función uniformadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas. Así, el Recurso de Casación se configura contemporáneamente como un Recurso que desarrolla su actuación para asegurar la interdicción de la arbitrariedad, tanto en lo que afecta al control sobre la observancia de los derechos fundamentales como en la unificación de la interpretación penal y procesal. Al respecto, ALCALÁ ZAMORA Y CASTILLO señala que este Recurso cumple una doble finalidad: tutelar el interés público al tratar de mantener la exacta observancia de la Ley, que presumiblemente se quebranta con el fallo recurrido, procurando que el Poder Judicial juzgue rectamente los casos que les toca resolver sin mal interpretar la norma jurídica, respetando las disposiciones procesales y aplicando las Leyes uniformemente. Por su parte, CAFFERATA NORES expresa que el Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva y procesal en cada caso sometido a su competencia funcional.             

Que, en el contexto antes señalado, el sistema procesal penal vigente en el país ha establecido a través del art. 416 del Código de Procedimiento Penal el Recurso de Casación como el medio recursivo que procede para impugnar Autos de Vista dictados por los ahora Tribunales Departamentales de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por otros Tribunales Departamentales o por una de las Salas especializadas del Tribunal Supremo de Justicia, para cuya procedencia deben cumplirse indefectiblemente con los requisitos de admisibilidad establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, esto es, que (1) al interponer el Recurso de Apelación Restringida la parte recurrente deba invocar el precedente contradictorio, precisando la contradicción ante una situación de hecho similar, sea por haberse aplicado normas distintas o bien una misma norma con diverso alcance; asimismo, (2) el Recurso de Casación deberá ser presentado dentro de los cinco días siguientes a la notificación legal con el Auto de Vista que se impugna, señalando la contradicción que existiría entre la Resolución impugnada y los precedentes invocados en términos claros y precisos para que el Tribunal Supremo establezca la Doctrina Legal Aplicable que corresponda en caso ser evidentes las contradicciones deducidas por la parte recurrente.

CONSIDERANDO IV: Que, el recurrente formula su Recurso de Casación mediante memorial de fecha  5 de marzo de 2009, con cargo de recepción de  la misma fecha, cursante a  Fs. 89, cuando el recurrente fue notificado  con el Auto  de Vista  de 22 de enero de 2009 de fecha  27 de febrero de 2009, (Fs. 92), efectuado el cómputo correspondiente de los cinco días dentro de los cuales debió de presentar dicho recurso, se establece que sí  se cumplió con el término previsto por Ley.

Continuando con el análisis de los datos procesales que informan esta causa, el Imputado  Nicanor Bermúdez Román denunció invocando como precedentes contradictorios los  Auto de Vista No. 176 Pronunciado por la Sala Penal 1ra de fecha 24 de agosto del año  2004, Auto de Vista No 78 pronunciado por la Sala Penal II.- en fecha 9 de septiembre del año 2005 (no precisa de que distritos); A. S. 398 de 25 de junio de 2001; A. S. 372 del 22 de junio de 2004; A. S. No. 103 del 31 de marzo de 2005,  empero no estableció las supuestas contradicciones existentes entre el Autos de Vista  recurrido y los Autos Supremos indicados como precedentes contradictorios; olvidando que no basta manifestar que cumple con normas procedimentales y que acreditaría los agravios referidos en el recurso, sin tomar en cuenta que los párrafos segundo y tercero del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, dispone "en el recurso se señalará la contradicción en términos precisos ... El incumplimiento de estos requisitos determinará su inadmisibilidad"; cuyo incumplimiento de los requisitos exigidos por los arts. 416 y 417 del Código Procesal Penal, deriva en la Inadmisión de dicho recurso planteado, esto concordante con lo establecido por la Corte Suprema de Justicia a través de su línea jurisprudencial, citando al Auto Supremo Nº 176 de 9 de marzo de 2009.

Que, además queda totalmente claro que el Código de Procedimiento Penal establece claramente como requisito para poder ingresar a considerar el recurso se debe tener la presentación o invocación del precedente contradictorio a momento de la formulación de la Apelación Restringida que ante su incumplimiento deviene en la imposibilidad de que este Tribunal pueda entrar a considerar el Recurso de Casación, al no tener abierta su competencia. Por lo que al no haberse otorgado cumplimiento a los requisitos de admisibilidad del Recurso en lo que respecta a los precedentes contradictorios, corresponde declarar la inadmisibilidad del Recurso de Casación interpuesto.

POR TANTO: La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, Art. 8- II) de la Ley Nº 212, dispone conforme señala el art. 418 del Código de Procedimiento  Penal, declarar INADMISIBLE el Recurso de Casación planteado por Nicanor Bermúdez Román,  cursante de Fs. 89 a 90,  en el que impugna el Auto de Vista de fecha 22 de enero de 2009 emitida por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido  a instancia del Ministerio Público contra de los procesado Miguel Angel Roda Rivero y Nicanor Bermúdez Román por la comisión del delito de Transporte de Sustancia Controladas, previsto y sancionado por el Art.  55 de la Ley 1008

Regístrese y hágase saber y  cúmplase.

Magistrada Relatora: Dra. Maria Lourdes Bustamante Ramírez

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante Ramírez

Fdo. William E. Alave Laura

Proveído.- Grenny Bolling Viruez Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 382/2013