SALA PENAL LIQUIDADORA


AUTO SUPREMO Nº 340/2013

Fecha:                        Sucre, 07 de agosto de 2013

Expediente :                20/09

Distrito:                Oruro

Parte acusadora :        Ministerio Público 

Parte imputada :        Jhony Rogert Quispe Ayaviri  

Delito :                Transporte de Sustancias Controladas

Recurso:                  Casación

VISTOS: (Del recurso en cuestión)

El Recurso de Casación planteado por Jhony Rogert Quispe Ayaviri de fs. 82 a 86 presentado el 23 de marzo de 2009, impugnando el Auto de Vista Nº 6 de 28 de febrero de 2009 cursante de fs. 60 a 63 vta. de obrados, pronunciado por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Transporte de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas (Ley Nº 1008), los antecedentes, y;

CONSIDERANDO I: (Circunstancias Procesales)

Que, a los fines de resolver el Recurso de Casación que fuera interpuesto en Autos, se tiene los siguientes antecedentes:

Con base a la Acusación Fiscal, previa la sustanciación del juicio oral, el Tribunal de Sentencia Nº 1 del Distrito Judicial de Oruro, mediante Sentencia Nº 39 de 16 de diciembre de 2008 de fs. 20 a 29, resolvió de acuerdo al art. 363 num. 2) del Código de Procedimiento Penal Absolver de pena y culpa a Jhony Rogert Quispe Ayaviri, porque la prueba aportada no fue suficiente para generar en el Tribunal, la convicción plena sobre la responsabilidad penal del acusado en el ilícito de Transporte de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas (Ley Nº 1008).

En aplicación del art. 364 del Código de Procedimiento Penal dispuso:

  1. La cancelación y la cesación de todas las medidas cautelares de carácter personal asumidas en la etapa preparatoria o en los actos preparatorios y organizativos del juicio oral, debiendo a tal fin, en aplicación de la referida norma legal, notificarse al Sr. Juez de Ejecución Penal y Juez Cautelar de la ciudad de Oruro.
  2. Con referencia al vehículo motorizado marca Mitsubishi, tipo jeep, color  azul petróleo, modelo pajero, sin placa, cuyo detalle se halla descrito en las pruebas documentales codificadas como MP-D5 y MP-D16, incorporadas a juicio oral, cuya incautación fuera dispuesta por el Juez Cautelar, se dispuso su des incautación previa justificación y acreditación del derecho propietario en ejecución de Sentencia.
  3. Sin costas de conformidad a lo preceptuado en el art. 266 del Código de Procedimiento Penal.

Que, ante esta Sentencia, el Dr. Franz Zulmer Villegas Chávez, en su calidad de Fiscal de Materia de Sustancias Controladas, en representación del Ministerio Público fs. 32 a 48 interpuso Recurso de Apelación Restringida, mismo que previo cumplimiento del procedimiento establecido por los arts. 407 y siguientes del Código de Procedimiento Penal, el 28 de febrero de 2009 (fs. 60 a 63 vta.), la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Oruro, dictó Auto de Vista, declarando Procedente el Recurso de Apelación Restringida interpuesto y en consecuencia deliberando en el fondo Anuló la Sentencia apelada, disponiendo el Reenvío de la causa a otro Tribunal siguiente en número al que conoció originalmente, para que a partir de una nueva radicatoria sustancie el trámite y juicio consiguiente, observando los criterio explanados en este Auto de Vista,

Notificadas que fueron las partes con el Auto de Vista, Jhony Rogert Quispe Ayaviri, mediante memorial presentado el 23 de marzo de 2009 (fs. 82 a 86), Interpuso Recurso de Casación contra el Auto de Vista precitado de acuerdo a los siguientes argumentos: 

CONSIDERANDO II: (Fundamentos sobre el planteamiento de casación)

Que, del estudio del Recurso de Casación, se establece como motivos del  mismo, los siguientes:

I.- Haciendo una relación de los hechos y los antecedentes que cursan en obrados, señaló que el Tribunal de Alzada al pronunciarse respecto del Apelación Restringida a emitido una Resolución que viola el derecho a tener una fallo debidamente fundamentada como integrante de la garantía del debido proceso, que atento su derecho a la defensa que Constitucionalmente le ampara, toda vez que la Sentencia Nº 39/2008 contó con todos los requisitos exigidos por Ley, así como fundamentación fáctica, jurídica y probatoria que exige el art. 124 del Código de Procedimiento Penal, por lo que no existió razón para que la misma sea Anulada.

II.- El Tribunal de Alzada hubiera confundido que la Sentencia hubiera validado dos tesis contrapuestas, lo que simplemente realizó el Tribunal de Sentencia fue describir cada una de ellas, para luego ser valoradas con las reglas de la sana crítica para inclinarse y dar credibilidad a una de ellas, en este caso la que favorece al impetrante.

III.- El Tribunal de Alzada realizó valoración de la prueba, es más realizó conclusiones de algunos aspecto que por orden de la Ley no pueden ser considerados por sus autoridades, toda vez, que no se admite la revalorización de la prueba, porque el Recurso de apelación Restringida es de Derecho y no de Hecho, aspecto que fue omitido por los miembros del Tribunal de Alzada, situación que vulneró el derecho que tiene cada persona a una debida fundamentación.

IV.- El Tribunal de Alzada oficiosamente pretendió arrastrar, la supuesta validación de dos tesis, aspecto que evidencia una resolución que no contiene la debida fundamentación, pues no tiene fundamento propio, sino, es una copia de un fundamento ya considerado en otro punto.

Asimismo, refirió que, no es admisible que una resolución pueda tener insuficiente fundamentación y ser contradictoria a la vez, así lo hubieran mencionado diferentes Autos Supremos.

V.- El fundamento para dar lugar y aceptar este defecto de la Sentencia (Valoración defectuosa de la prueba), repitió un fundamento ya vertido y no se dio respuesta concreta a ese punto manifestado en el Recurso de Apelación Restringida interpuesta por el Ministerio Público.

Todos esos aspectos dieron lugar a que se dicte una Resolución en forma generalizada y ficticia, basado en el fundamento del Recurso de Apelación Restringida que hubiera interpuesto el Ministerio Público, careciendo en consecuencia el Auto de Vista, de una fundamentación adecuada de la causa, respecto de los  puntos cuestionados y afectando su derecho al debido proceso y derecho a la defensa.

Por lo que, señaló los siguientes autos Supremos:

Autos Supremo Nº 69 de 20 de marzo de 2006, que se refiere a que le Tribunal de Alzada no puede revalorizar la prueba.

Auto Supremo Nº 515 de 16 de noviembre ce 2006, referido a que la valoración del aprueba es de competencia del Juez o Tribunal de Sentencia.

Auto Supremo Nº 431 de 15 de octubre de 2005, referido a la falta de fundamentación en el Auto de Vista, porque solo hace una relación de los requerimientos de las partes.

Auto Supremo Nº 430 de 16 de agosto de 2001, referido a que en esa causa se condenó al acusado sin que exista plena prueba y que los indicios de ninguna manera pueden llevar a la convicción plena y precisa acerca de la comisión  de un hecho delictivo.

Del Precedente Contradictorio Invocado:

Autos Supremo Nº 69 de 20 de marzo de 2006.

Auto Supremo Nº 515 de 16 de noviembre ce 2006.

Auto Supremo Nº 431 de 15 de octubre de 2005.

Auto Supremo Nº 430 de 16 de agosto de 2001.

De la solicitud:

Solicitó se conceda el presente Recurso de Casación a objeto de que el Tribunal Supremo de Justicia, previa valoración de los antecedentes del presente proceso penal, administrando imparcialmente justicia resuelva Casando el Auto de Vista recurrido revocando el mismo y manteniendo subsistente la Sentencia Nº 39/2008.

CONSIDERANDO III: (Procedibilidad ante un recurso de casación)

Se define a la Casación, como un instrumento político-jurídico que tiene una doble finalidad: por un lado, fijar la jurisprudencia, entendiendo por tal la proclamación en abstracto de la Doctrina Legal, fijando, con ello, la interpretación que ha de darse a los textos legales; y, por otro, enmendar las infracciones de Ley o de Doctrina que los Tribunales hayan cometido en la tramitación o resolución de los juicios.

Gimeno Sendra se refiere al Recurso de Casación como: Al recurso que tiene una función predominantemente parciaria en el sentido de que principalmente tiende a defender los intereses y derecho de la partes procesales, aunque es cierto que con él persigue una clara función de protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico (función nomofiláctica) y unificadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas…”

De ahí según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia (hoy Tribunales Departamentales de Justicia), contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (hoy Tribunal Supremo de Justicia) de ahí que uno de los fines de este recurso es el controlar uniformidad en la aplicación de la normativa penal por parte de los operadores de justicia, así lo señala Cafferata Nores cuando afirma que: El Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva o procesal en cada caso sometido a su competencia funcional”.

La procedencia del Recurso de Casación, está dada al cumplimiento de un conjunto de requisitos necesarios para que el Tribunal de Casación pueda pronunciarse sobre el fondo del planteamiento, siendo estos presupuestos formales de cumplimiento obligatorio e inexcusable; es así, que el Código de Procedimiento Penal en sus arts. 416 y 417 ha señalado lo siguiente:


El incumplimiento a los presupuestos señalados supra, determinarán la ineficacia del planteamiento, pues si bien, nuestra normativa legal otorga el derecho a recurrir, también exige requisitos que deben ser cumplidos, que ante la negligencia o incumplimiento debe disponerse su inadmisibilidad sin que pueda interpretarse ésta decisión, como a la negación a ese derecho recursivo, en consecuencia, de su cumplimiento recién este Tribunal podrá ingresar a considerar el recurso planteado.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos formales)

Plazo: La fecha, desde la que corresponde computar el plazo de los 5 días para formular el Recurso de Casación, corre desde el día siguiente a la notificación con el Auto de Vista recurrido, en este caso verificadas las diligencias de notificación se tiene que fue notificado con el Auto de Vista el 17 de marzo de 2009 tal como consta a fs. 73 y el cargo de presentación de su Recurso de Casación data del 23 de marzo de 2009 cursante a fs. 86 vta., por lo que se establece, que el mismo fue presentado dentro del plazo previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal, domingo 22 de marzo de 2009 resulta día inhábil.

Invocación del precedente contradictorio: Continuando con el análisis de los datos procesales que informan esta causa, se establecen las siguientes conclusiones de orden legal:

A) De la invocación en el Recurso de Apelación Restringida:

Conforme lo previsto por el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, un requisito formal que debe ser cumplido por la parte que formuló el Recurso de Casación, es el de haber invocado el precedente contradictorio en su Recurso de Apelación Restringida; ahora bien, con relación al recurso planteado, el mismo que sometido al correspondiente análisis y revisión a fin de verificar el cumplimiento de este requisito que permita a este Tribunal de Casación establecer las contradicciones en la que pudiese haber incurrido el Tribunal de alzada al momento de resolver el Recurso de Apelación Restringida planteado por el ahora recurrente, se advierte que no invocó precedente contradictorio alguno, por no haber interpuesto recurso de Apelación Restringida, porque la Sentencia le fue favorable.

B) De la contradicción del Precedente Contradictorio y el Auto de Vista recurrido:

De lo previsto en el parágrafo segundo del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, el recurrente, deberá señalar en términos claros y precisos las contradicciones existentes entre el Auto de Vista recurrido y los precedentes contradictorios; en este caso, en su recurso de casación invocó los siguientes precedentes contradictorios:

Autos Supremo Nº 69 de 20 de marzo de 2006.

Auto Supremo Nº 515 de 16 de noviembre ce 2006.

Auto Supremo Nº 431 de 15 de octubre de 2005.

Auto Supremo Nº 430 de 16 de agosto de 2001.

Los cuales solamente son invocados y transcritos en su parte pertinente, en su recurso de casación, sin embargo no se realizó un análisis de los mismos para  precisar la contradicción que pudiera existir entre estos y el Auto de Vista impugnado, sin realizar debida contrastación.

De lo que se tiene:

De la revisión del recurso de casación, se advierte que el mismo no cumple con las exigencias establecidas por el legislador, toda vez, que se debe considerar, que para la aplicación de éstos, el recurrente debió realizar la fundamentación de su recurso de forma clara y precisa respecto de la contradicción existente entre el precedente contradictorio invocado y el Auto de Vista recurrido, cuál la norma vulnerada, cuál la que se debió aplicar y qué entendimiento es el correcto; no es suficiente señalar las normas supuestamente vulneradas y citar el precedente contradictorio y exponer los hechos que considere supuestamente ilegales, sino que se debe demostrar fehacientemente que existe un alcance contrario, de tal naturaleza que demuestre la vulneración de derechos y garantías constitucionales, aspecto que no fue cumplido por el recurrente, pues no se estableció de qué manera hubieran sido infringidos sus derechos, resultando lo fundamentado, exiguo; por consiguiente, este Máximo Tribunal de Justicia no puede ingresar a considerar el recurso deducido, al no ser posible establecer el sentido jurídico contradictorio de la resolución impugnada.

Por lo señalado anteriormente, el Recurso de Casación resulta inadmisible, toda vez que el recurrente, no cumplió con los requisitos formales de admisibilidad previstos por el Código de Procedimiento Penal.


POR TANTO:

La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, art. 8-II) de la Ley Nº 212, conforme a los arts. 416, 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal, declara: INADMISIBLE el Recurso de Casación planteado por Jhony Rogert Quispe Ayaviri, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente, por la comisión del delito de Transporte de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 55 de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas (Ley Nº 1008), con costas

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-

Magistrado Relator: Dr. William E. Alave Laura

Fdo. William E. Alave Laura

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante Ramírez

Proveído.- Grenny Bolling Viruez Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 340/2013