TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA



Auto Supremo Nº: 185/2013

Fecha:         Sucre, 29 de mayo de 2013

Distrito: Santa Cruz

Expediente: 142/09

Partes: Ministerio Público contra Ignacio Noemí Roca.

Delitos: Violación de Niña, Niño o Adolescente  (art. 308 Bis con la agravante establecida por el

art. 310 num. 4  del  Código Penal)

Recurso: Casación

_________________________________________________________________________

VISTOS: El Recurso de Casación interpuesto por Ignacio Nomey Roca, cursante a fs. 152, impugnando la resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista de 2 de junio del 2009 cursante a fs. 148, pronunciado por la Sala Penal Primera de la Corte Superior de Justicia del Distrito de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente, por la comisión del tipo penal de Violación de Niña, Niño o Adolescente, previsto y sancionado por el art. 308 Bis con la agravante del art. 310 num. 2) y 4) del  Código Penal; y,

CONSIDERANDO I: Que, el Tribunal 2do de Sentencia del Distrito Judicial de Santa Cruz, mediante Resolución Nº 03 de 5 de marzo de 2009, cursante de fs. 122 a 126 vta., falló declarando al procesado AUTOR  y CULPABLE de la comisión del delito de Violación de Niño Niña o Adolescente, tipificado y sancionado por el art. 308 Bis del  Código Penal, con la agravante establecida por el art. 310 num. 2) y 4) de la misma norma sustantiva, condenándole a sufrir la pena privativa de libertad de 25 años de presidio sin derecho a indulto, a cumplir en el Centro de rehabilitación de Santa Cruz “Palmasola”, más el pago de costas a calificarse conforme al art. 272 del código de Procedimiento Penal.

La Sentencia pronunciada tuvo como presupuestos fácticos probados, los siguientes:

1.        Que, el procesado abusó sexualmente de la víctima menor de 6 años de edad, en el baño público del mercado 4 de noviembre y fue descubierto en flagrancia, así se estableció por las declaraciones testificales de cargo y las pruebas documentales consistentes en Informe Médico Forense, Informe de entrevista psicológica realizada a la víctima, Informe de acción directa y declaración informativa de la testigo Mercedes Taborga Portales.

2.        Que, la víctima es hijastra del procesado y cometió el hecho ilícito en pleno uso de sus facultades mentales.

Que, la Sentencia condenatoria pronunciada por el Tribunal 2do de Sentencia del Distrito Judicial de Santa Cruz, fue objeto de impugnación por parte del procesado Ignacio Nomey Roca, a través del Recurso de Apelación Restringida cursante de fs. 132 a 133 y de 144 a 145, bajo los siguientes argumentos: Que, la Sentencia de primer grado, hizo referencia a los hechos probados limitándose a una superflua referencia de las declaraciones testificales, periciales y diligencias preliminares del Ministerio Público; que, no existe una referencia a los aportes del Ministerio Público por no existir análisis de laboratorio de fluidos corporales que pruebe su autoría en el delito y solo se aso en la declaración de la supuesta víctima. Aclara que su Recurso de Apelación Restringida se basa en los defectos previstos por el arts. 394 y 370 num. 1), 2), 4), 5), 6)  y 8) del Código de Procedimiento Penal; refiere que existe mala subsunción de los hechos al tipo penal, pues no se demostró con ninguna prueba de laboratorio su autoría en el hecho acusado; que el trabajo realizado por el Ministerio Público carece de toda credibilidad cuando es sometida a contradicción, incurriendo de esta manera también en el defecto previsto por el art. 370 de la Ley Nº 1970 al basar la Sentencia en hechos inexistentes y no acreditados, violando el art. 363 del Código de Procedimiento Penal, basándose además en la lectura de otros elementos de prueba documental, violando los arts. 1, 5, 12 y 13 de la misma norma legal adjetiva, por lo que pide que en aplicación del art. 363 y 370 de la Ley 1970, se lo declare absuelto.

Que, la Sala Penal Primera de la Corte Superior de Justicia del Distrito de Santa Cruz, mediante Auto de Vista de  2 de junio de 2009, que cursa a fs. 148, declaró inadmisible el Recurso de Apelación Restringida interpuesto por el procesado, bajo los siguientes argumentos:

Que, con carácter previo a resolver el Recurso de Apelación Restringida interpuesto por el procesado, mediante Auto de Vista de fs. 141, se le otorgó al recurrente el plazo de 3 días para que fundamente y amplíe su Recurso, habiendo presentado el mismo fuera del plazo, además de no mencionar la disposición legal que considera violadas o erróneamente aplicadas ni cual es la aplicación que pretende, no indica separadamente cada violación con sus fundamentos ni el precedente contradictorio que exige la ley.

CONSIDERANDO II: Que, a través del Recurso de Casación cursante a fs. 152, el procesado Ignacio Nomey Roca, impugna la resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista de 2 de junio de 2009 cursante a fs. 152, refiriendo: 1) Que, las declaraciones de Mario Ramos Tola y la encargada del baño, son infundadas y sin valor; que el tribunal 2do de Sentencia se invento una relación del procesado con el ilícito, incurriendo en una errónea interpretación de la Ley previsto por el art. 370  num. 1) del Código de Procedimiento Penal, además de la falta de prueba vulnerando el art. 13 del Código Penal que establece que la culpabilidad y no el resultado es el límite de la pena, por lo que pide casar el Auto de Vista recurrido para que se dicte uno nuevo respetando sus derechos fundamentales.

CONSIDERANDO III: Que, desde una perspectiva amplia, señala ORTELLS RAMOS, que el medio de impugnación se define como el instrumento legal puesto a disposición de las partes, destinado a atacar una resolución judicial para provocar su reforma, su anulación o bien su nulidad. Así, el principio de legalidad exige tanto resoluciones ajustadas a la Ley como materialmente justas, lo cual además se engarza en el derecho fundamental a la tutela jurisdiccional: la resolución judicial debe ser fundada y guardar armonía con la Ley y los valores que inspiran el ordenamiento jurídico. Precisamente para garantizar esta sumisión de la decisión judicial a la ley y a la justicia existen los medios de impugnación, con los cuales se configura una verdadera actividad depuradora como garantía o derecho de los justiciables.

Que, el Recurso de Casación tiene una finalidad eminentemente defensora del ius constitutionis, del ordenamiento jurídico, a través de dos vías: 1) la función nomofiláctica, que importa la protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico; y, 2) la función uniformadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas. Así, el Recurso de Casación se configura contemporáneamente como un Recurso que desarrolla su actuación para asegurar la interdicción de la arbitrariedad, tanto en lo que afecta al control sobre la observancia de los derechos fundamentales como en la unificación de la interpretación penal y procesal. Al respecto, ALCALÁ ZAMORA Y CASTILLO señala que este Recurso cumple una doble finalidad: tutelar el interés público al tratar de mantener la exacta observancia de la Ley, que presumiblemente se quebranta con el fallo recurrido, procurando que el Poder Judicial juzgue rectamente los casos que les toca resolver sin mal interpretar la norma jurídica, respetando las disposiciones procesales y aplicando las Leyes uniformemente. Por su parte, CAFFERATA NORES expresa que el Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva y procesal en cada caso sometido a su competencia funcional.             

Que, en el contexto antes señalado, el sistema procesal penal vigente en el país ha establecido a través del art. 416 del Código de Procedimiento Penal el Recurso de Casación como el medio recursivo que procede para impugnar Autos de Vista dictados por los ahora Tribunales Departamentales de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por otros Tribunales Departamentales o bien por una de las Salas especializadas del Tribunal Supremo de Justicia, para cuya admisibilidad del Recurso de Casación,  debe cumplir con las condiciones formales previstas en los arts. 416 y 417 de Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que, sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia, ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia, ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que, el Recurso de Casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar, en el Recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del Recurso de Apelación Restringida, siempre y cuando hubiese presentado dicho recurso contra la Sentencia por causar agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del Recurso de Apelación Restringida en la que se invocó el precedente.

Que, en el presente caso, se establece que el recurrente Ignacio Nomey Roca, fue notificado con el Auto de Vista recurrido en la persona de su abogada, en fecha 18 de junio del 2009, quién dando por bien hecha la notificación presentó su Recurso de Casación el 23 del mismo mes y año, es decir dentro del plazo establecido por el art. 417 de la Ley Nº 1970.

En cuanto al cumplimiento del art. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, el recurrente a tiempo de interponer su Recurso de Apelación Restringida y de Casación, no invocó ningún precedente contradictorio  y menos identificó la situación de hecho similar y el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido y el precedente contradictorio invocado.

Por lo que este Tribunal, toda vez que el recurrente no cumplió con la carga de postulación en términos claros y precisos de la contradicción aducida entre el Auto de Vista y el precedente contradictorio invocado ya que la simple mención del número de Auto Supremo o la transcripción de una parte del mismo, sin demostrar el hecho fáctico y jurídico similar, que constituye al mismo tiempo la base y sustento legal para la admisión del Recurso de Casación, en razón de que su inobservancia, así como la negligencia de la parte recurrente en el cumplimiento de las condiciones de admisibilidad, no puede ser suplida de oficio por parte del Tribunal de Casación, que tiene entre sus principales funciones, como se expresó precedentemente, el de controlar la uniformidad de la jurisprudencia, corresponde declarar la inadmisibilidad del Recurso de Casación.

POR TANTO: La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, en cumplimiento del Art. 8-II de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011 y en aplicación de las normas procesales contenidas en los arts. 416, 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal, declara: INADMISIBLE el Recurso de Casación cursante a fs. 152, interpuesto por el procesado Ignacio Nomey Roca, impugnando la resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista de 2 de junio de 2009, cursante a fs. 148, pronunciado por la Sala Penal  Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro el proceso penal seguido por  Ministerio Público contra el recurrente, por la comisión del tipo penal de Violación de Niño, Niña o Adolescente, previsto y sancionado por el art. 308 bis con la agravante establecida por el art. 310 num. 2) y 4)  del Código Penal. Con la imposición de costas.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-     

Magistrada Relatora: Dra. María Lourdes Bustamante Ramírez

Es de voto disidente en la forma la Magistrada Dra. Silvana Rojas Panoso.

Fdo. William E. Alave Laura

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante Ramírez

Fdo. Silvana Rojas Panoso

Proveído.- Angélica Sánchez Rojas Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 1/2013