TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA


Auto Supremo Nº: 121/2013.

Fecha:        Sucre, 25 de abril de 2013.

Distrito: Chuquisaca.

Expediente: 44/2009.

Partes: Ministerio Público contra Sergio García.

Delito:        Tráfico de Sustancias Controladas.

Recurso: Casación.


VISTOS: Los Recursos de Casación interpuestos por Moisés Palma Salazar Fiscal de Materia de Sustancias Controladas de fs. 81 a 83 y Sergio García de fs. 190 a 197 vta., impugnando el Auto de Vista No. 189/ 2009 de 01 de julio de fs. 171 a 182, emitido por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, dentro del proceso penal de acción pública seguido por el Ministerio Público contra Sergio García, por la comisión del ilícito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al 33 inc. m) de la Ley No. 1008, los antecedentes de lo obrado; y,

CONSIDERANDO I: (De los actos procesales). Que, de la revisión de los antecedentes y actuados cursantes en el cuaderno procesal venido en Casación se establece lo siguiente:

I.1. De la Acusación y de la tramitación del Juicio Oral, Público y Contradictorio.- Que, el Ministerio Público, presentó su Acusación Fiscal contra Sergio García de fs. 6 a 9 de obrados por la comisión del delito de Tráfico de Sustancia Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al 33 inc. m) de la Ley No. 1008. Que, sustanciado el proceso por el Tribunal Segundo de Sentencia de la Capital del Distrito Judicial de Chuquisaca, se cumplió con todo el ritual procesal, instalándose y celebrándose el juicio con todas sus incidencias y emergencias (fs. 65, 68 a 78 vta.), habiéndose dictado la Sentencia No. 5/2009 de 17 de abril (fs. 79 a 83).

I.2. De la Sentencia.- El Tribunal de Instancia, mediante Sentencia No. 5/2009 de 17 de abril de fs. 79 a 83, con el voto unánime de sus miembros declaró a Sergio García, autor y culpable del delito Tráfico de Sustancia Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al 33 inc. m) de la Ley No. 1008, toda vez que la prueba aportada en juicio es suficiente para generar en el Tribunal la convicción sobre la responsabilidad penal del imputado en la comisión del delito atribuido y se le condenó a sufrir la pena de 15 de años de presidio y 300 días multa cuantificables a Bs. 2.- por día lo que hace un total de Bs. 600.- de multa, pena que será cumplida en la Cárcel Publica de San Roque de esta ciudad, mas costas a determinarse en ejecución de Sentencia.  

I.3. Del Recurso de Apelación Restringida.- Que, mediante memorial presentado el 07 de mayo de 2009 de fs. 93 a 100, Sergio García, interpuso Recurso de Apelación Restringida contra la Sentencia No. 5/2009 de 17 de abril cursante de fs. 79 a 83, alegando, que el Tribunal de instancia incurrió en errónea aplicación del art. 48 de  la Ley No. 1008, siendo que su conducta como poseedor de la sustancia controlada estaba inmersa en el marco de lo normado pro el art. 55 de la referida Ley Especial; Insuficiente y contradictoria fundamentación de la Sentencia que se constituye en defecto absoluto; Que no fue encontrado con en posesión de la droga incautada, ya que la misma estaba en el motorizado que conducía; que el Tribunal Ad quem vulneró, lo previsto por el art. 370-1) del Código de Procedimiento Penal, con relación a los arts. 37, 38 y 40 del Código Penal ya que no tomaron en cuenta al momento de fijarle la pena, su personalidad, situación social, antecedentes penales y policiales.

I.4. Del Auto de Vista.- Radicada la causa en la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca y previo trámite de rigor, por Auto de Vista No. 189/2009 de 01 de julio cursante a fs. 172 a 182, declaró Improcedente los motivos primero, segundo y tercero del Recurso de Apelación Restringida interpuesto por Sergio García; y procedente el motivo cuarto, en ese merito se modificó la Sentencia confutada en quantum de la pena impuesta al acusado Sergio García, imponiéndole la pena de 10 años de presidio, prevista como mínimo en el art. 48 de la Ley No. 1008 a cumplir en la Cárcel Pública de San Roque de la ciudad de Sucre, manteniéndose en lo demás, incólume la Sentencia confutada.

CONSIDERANDO II: (De los motivos y argumentos del Recurso de Casación).- Que, los Recursos de Casación formulados por los recurrentes, tuvo su origen en el Auto de Vista No. 189/2009 de 01 de julio cursante a fs. 172 a 182, emitido por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca.

En ese contexto, por Moisés Palma Salazar Fiscal de Materia de Sustancias Controladas, planteó su Recurso de Casación de fs. 186 a 189, contra el referido Auto de Vista No. 189/2009 de 01 de julio, alegando:

a. Que, es deber del Tribunal de Apelación, ver si en el juicio se cumplieron o no con las reglas del debido proceso, pero el Tribual se apartó de aquello y entró en valoraciones de algunos medios probatorios como lo ocurrido en la página 20 del Auto de Vista impugnado, renglones 27-28 cuando refiere: “que demuestra su calidad humana, acreditada por la testifical de descargo”, esta aseveración demuestra que el Tribunal de Apelación ha revalorizado la prueba testifical de descargo, en contravención a lo dispuesto por el Auto Supremo No. 566/2004 de 01 de octubre, en cuya Doctrina Legal Aplicable hacen mención: “el recurso de apelación restringida es de puro derecho, no le está permitido revisar cuestiones de hecho valorados por el Tribunal o por el Juez inferior pues su función es garantizar el debido proceso y la correcta aplicación de la norma legal”.

b. Que, el Auto de Vista No. 236/2008 de 07 de octubre, emitido por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, es contradictorio al Auto de Vista No. 189/2009 de 01 de julio impugnado, por lo siguiente: ambos casos son similares,, referido al delito de Tráfico de Sustancias Controladas, porque en compartimiento ocultos del motorizado se encontró cocaína contenda en paquetes; Invocó en calidad de Precedente Contradictorio el Auto de Vista No. 236/2008 de 07 de octubre ejecutoriado- emitido por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial Chuquisaca, al advertir que la pena impuesta en Sentencia no se encontraba debidamente fundamentada, dispuso la anulación parcial de la Sentencia y ordeno la reposición del juicio sólo con el fin de recibir prueba para la fijación legal de la pena. En el caso presente el Auto de Vista impugnado en vez de seguir la misma línea jurisprudencial, modificó la Sentencia en el quantum de la pena impuesta de 15 a 10 años.

c. Que, el Auto de Vista recurrido infringe el art. 48 de la Ley No. 1008 al no haber tomado en cuenta para nada la agravante pro la cantidad de cocaína que se incautó que superó los 42 Kilos, es decir, para el Tribunal de Alzada es lo mismo traficar unos gramos que con decenas de kilos de cocaína, lo cual no es legal porque es la propia Ley la que obliga al Juzgador a agravar la pena cuando se trata de volúmenes mayores.

Por su parte Sergio García, planteó su Recurso de Casación de fs. 190 a 197 vta., contra el referido Auto de Vista No. 189/2009 de 01 de julio, alegando:

1. Nulidad del Auto de Vista por convalidación de Sentencia con errónea calificación de los hechos, que, una supuesta conducta dolosa que no admitió en juicio ni admitirá ahora- al haber conducido la vagoneta en la que se encontró la droga no debió ser nunca calificada como de Tráfico del art. 48 en relación al nun. 33 de la Ley No. 1008, sino bajo el marco de lo previsto por el art. 55 de la ya referida Ley.

2. Que, el Auto de Vista está viciado de nulidad por haber convalidado una Sentencia sin fundamentación ni motivación suficiente.

         CONSIDERANDO III: (Del Derecho Universal a Impugnar o Recurrir).- Que, el derecho a impugnar o recurrir las resoluciones judiciales, deviene de un componente esencial del debido proceso, el mismo que se define, como el derecho que tiene todo encausado a ser oído y juzgado con las debidas garantías por un juez o tribunal competente e imparcial, por ello, el derecho a recurrir, es una de las garantías internacionales reconocidas a las personas y proclamadas en el art. 8 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que preceptúa: “Toda persona tiene derecho a un Recurso efectivo, ante los Tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución o por la Ley”; asimismo, la Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, del cual nuestro país es signatario, mediante Ley Nº 1430 de 11 de febrero de 1993, en sus arts. 8 -2 inc. h), señala: “El derecho a recurrir del fallo ante juez o tribunal superior” y el 25 ordinal 1, consigna que: “Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución, la Ley o la presente Convención, aún cuando tal violación sea cometida por personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales”; por último, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del cual nuestro país es signatario mediante Ley Nº 2119 de 11 de septiembre de 2000, en su art. 14 núm. 5, establece: “Toda persona declarada culpable de un delito tendrá derecho a que el fallo condenatorio y la pena que se le haya impuesto sea sometido a un tribunal superior, conforme a lo prescrito por la Ley”.

Es así, que en esa labor de aplicación de la norma, la ex Corte Suprema de Justicia, mediante Auto Supremo No. 297-I de 14 de agosto de 2006, dictado por la Sala Penal Primera ha establecido, que el Recurso de Casación: “Es un Recurso de puro derecho que la Ley concede a los litigantes para invalidar una Sentencia o un Auto definitivo cuando en éste se hubiere infringido una Ley o para anular la resolución recurrida o un proceso, cuando se hubiere dictado o tramitado violando formas esenciales establecidas por Ley”. 

Que, el Tribunal Constitucional sobre este aspecto a la luz del nuevo sistema procesal penal vigente en la SC No. 1401/2003-R de 26 de septiembre asumió el siguiente entendimiento: …que el recurso de casación es un medio de impugnación que la ley concede a las partes, para que el más alto Tribunal de la Justicia ordinaria del país, resuelva, en base al derecho objetivo, la probable contradicción existente entre el fallo dictado en el caso concreto impugnado, con otro dictado por la misma Sala Penal, por otra Corte, o por la Sala Penal de la Corte Suprema. Lo que significa que el recurso de casación es un medio de defensa al que pueden acceder las partes para impugnar un Auto de Vista no ejecutoriado que consideren desfavorable.”  

Derecho a recurrir o impugnar, que se encuentra tutelado en la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia en su art. 180-II, preceptúa: “Se garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales”; a su vez el art. 394 del Código de Procedimiento Penal, establece el derecho de recurrir, pero, bajo las reglas generales establecidas en el art. 396 del mismo cuerpo legal.  

CONSIDERANDO IV: (De los requisitos esenciales que viabilizan el Recurso de Casación).- Que, de lo señalado precedentemente y en ese contexto, la Constitución Política del Estado en su art. 180-II, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que a su vez, es una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8-2 inc. h) de la Convención Americana de los Derechos Humanos y 14 num. 5) del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos ya citado; debiendo los sujetos procesales a tiempo de interponer los distintos Recursos, en este caso el Recurso de Casación, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la Ley conforme a las disposiciones contenidas en el art. 396 num. 3) del Código de Procedimiento Penal.

En ese entendimiento, el Código de Procedimiento Penal, Ley Nº 1970 de 25 de marzo de 1999, en su art. 416 con claridad establece, que el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista emitidos por las Cortes Superiores de Justicia (actualmente Tribunales Departamentales de Justicia) contrarios a otros precedentes contradictorios pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (actualmente Tribunal Supremo de Justicia); por otra parte, el articulado en análisis instituye, que el precedente contradictorio deberá invocarse por el recurrente a tiempo de interponer la Apelación Restringida; por último, la norma procesal prescribe, que se entenderá que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista no coincida con el del precedente, sea por haberse aplicado norma distinta o una misma norma con diversos alcances.

El plazo para interponer el Recurso de Casación, es de 5 días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado y deberá ser presentado ante la Sala que dictó la Resolución a impugnarse; en el Recurso, deberá señalarse la contradicción con términos precisos y como única prueba admisible se acompañará copia del Recurso de Apelación Restringida en el que se invocó el precedente.

Es de entender, que el cumplimiento de estos dos requisitos -de admisibilidad- es de carácter obligatorio e inexcusable, pues, son éstos los que establecen los límites de competencia del Tribunal de Casación para tramitar el Recurso y considerar su admisibilidad o inadmisibilidad.

CONSIDERANDO V: (Análisis del cumplimiento de los presupuestos para la admisión del Recurso de Casación).- Del análisis del memorial del Recurso de Casación interpuesto Moisés Palma Salazar Fiscal de Materia de Sustancias Controladas de fs. 81 a 83 impugnando el Auto de Vista No. 189/ 2009 de 01 de julio de fs. 171 a 182, y de la revisión de las diligencias correspondientes se verificó: 

V.1. Del Plazo.- El recurrente Moisés Palma Salazar Fiscal de Materia de Sustancias Controladas, fue notificado con el Auto de Vista No. 189/ 2009 de 01 de julio de fs. 171 a 182, el 05 de agosto de 2009 y por memorial presentado el 12 de agosto de 2009 dedujo Recurso de Casación contra la referida Resolución, así consta en el cargo de presentación (fs. 189 vta.). Por lo que, el recurrente Moisés Palma Salazar Fiscal de Materia de Sustancias Controladas presentó su Recurso dentro del plazo de los 5 días establecidos en la primera parte del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, cumpliéndose el ritual procesal en cuanto al plazo.

V.2. Del Plazo.- El recurrente Sergio García, fue notificado con el Auto de Vista No. 189/ 2009 de 01 de julio de fs. 171 a 182, el 05 de agosto de 2009 y por memorial presentado el 12 de agosto de 2009 dedujo Recurso de Casación contra la referida Resolución, así consta en el cargo de presentación (fs. 197 vta.). Por lo que, el recurrente Sergio García presentó su Recurso dentro del plazo de los 5 días establecidos en la primera parte del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, cumpliéndose el ritual procesal en cuanto al plazo.

V.3. De la Invocación del precedente contradictorio y la fundamentación.- El recurrente Moisés Palma Salazar Fiscal de Materia de Sustancias Controladas, a tiempo de presentar su Recurso de Casación invocó como precedente contradictorio los Autos Supremos No. 639/2004 de 20 de octubre, No. 091/ 2008 de 20 de febrero, No. 566/2004 de 01 de octubre, y los Autos de Vista No. 236/2008 de 07 de octubre, emitido por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, Auto de Vista sin No. de 11 de diciembre de 2007 emitido por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, Auto de Vista sin No. de 08 de enero de 2007 emitido por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, situación plenamente compresible si tenemos que contra la Sentencia de grado el recurrente no recurrió de Apelación Restringida, porque el fallo le fue favorable, dando cumplimiento a lo dispuesto por los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal.

V.4. De la Invocación del precedente contradictorio y la fundamentación.- El recurrente Sergio García, invocó como precedente contradictorio al momento de interponer su Recurso de Apelación Restringida de fs. 93 a 100, los Autos Supremos No. 178/2006 de 17 de mayo, No. 444/2005 de 15 de octubre, y a tiempo de presentar su Recurso de Casación de fs. 190 a 197 vta., invocó como precedente contradictorio el Auto de Vista de 10 de marzo de 1999 emitido por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz y los Autos Supremos de 16 de agosto de 2000, No. 178/2006 de 17 de mayo, No. 315 de 25 de agosto -no indica el año- emitido por la Sala Penal Segunda de la Corte Suprema, No. 242/2006 de 06 de julio, No. 06/2007 de 26 de enero, No. 431/2005 de 15 de octubre, cumpliendo lo dispuesto por los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal.

Introduciéndonos al análisis de los requisitos de admisibilidad se establece que; el impetrante, Moisés Palma Salazar Fiscal de Materia de Sustancias Controladas, interpuso su Recurso de Casación dentro el término previsto por Ley, que el recurrente a tiempo de presentar su Recurso de Casación invocó como precedente contradictorio varios Autos Supremos y Autos de Vista, situación plenamente compresible si tenemos, que contra la Sentencia de grado el recurrente no recurrió de Apelación Restringida, porque el fallo le fue favorable, procedió a confrontar los mismos con el Auto impugnado, precisando en cada caso en términos claros y concretos cuál la contradicción existente, qué es lo que se pretende.

Que, el impetrante, Sergio García, interpuso su Recurso de Casación dentro el término previsto por Ley, que el recurrente invocó como precedente contradictorio al momento de interponer su Recurso de Apelación Restringida varios Autos Supremos y Autos de Vista, así como a tiempo de presentar su Recurso de Casación, procedió a confrontar los mismos con el Auto impugnado, precisando en cada caso en términos claros y concretos cuál la contradicción existente, qué es lo que se pretende; por lo que, ante el cumplimiento de los requisitos exigidos por los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los Recursos deducidos por los impetrantes devienen en Admisible.

POR TANTO: La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en aplicación del art. 8-ll de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011 y de acuerdo a lo previsto en la Norma procesal contenida en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal; declara ADMISIBLES los Recursos de Casación interpuestos por Moisés Palma Salazar Fiscal de Materia de Sustancias Controladas de fs. 81 a 83 y Sergio García de fs. 190 a 197 vta., impugnando el Auto de Vista No. 189/ 2009 de 01 de julio de fs. 171 a 182, emitido por la Sala Penal de la Corte Superior del Distrito Judicial de Chuquisaca, dentro del proceso penal de acción pública seguido por el Ministerio Público contra Sergio García, por la comisión del ilícito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al 33 inc. m) de la Ley No. 1008.

Para fines del art. 420 del Código de Procedimiento Penal, remítase copia del presente Auto Supremo a todos los Tribunales Departamentales de Justicia del país, para que por intermedio de sus Presidentes hagan conocer a todos los Jueces en materia penal que por disciplina jurisprudencial debe ser observada erga omnes.

Regístrese, hágase saber y cúmplase.-

Magistrada Relatora: Dra. Silvana Rojas Panoso.-

Fdo. William E. Alave Laura

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante Ramírez

Fdo. Silvana Rojas Panoso

Proveído.- Angélica Sánchez Rojas Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 1/2013