TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA


AUTO SUPREMO Nº: 089/2013

Fecha:        Sucre, 11 de abril de 2013

Distrito: Santa Cruz

Expediente: 59/09

Partes: Ministerio Público y Germán Zambrana Dulon contra Teofilo Bonifacio Apaza

Delitos: Homicidio (art. 251 del  Código Penal)

Recurso: Casación

_________________________________________________________________________


VISTOS: El Recurso de Casación interpuesto por Teofilo Bonifacio Apaza, cursante de fs. 155 a 156 vta., de obrados, impugnando la resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista de 30 de marzo de 2009 de fs. 150 a 152, pronunciado por la Sala Penal Primera de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Germán Zambrana Dulon contra el recurrente, por la comisión del tipo penal previsto y sancionado por el art. 251  (Homicidio) del Código Penal, los antecedentes del caso; y,

CONSIDERANDO I: Que, el Tribunal de Sentencia y de Sustancias Controladas de la capital de Santa Cruz de la Sierra, mediante Sentencia de fs. 115 a 121 de obrados, falla dictando Sentencia Condenatoria en contra  del acusado Teofilo Bonifacio Apaza, por la comisión del delito tipificado y sancionado por el art. 251 del Código Penal, imponiéndole la pena de presidio de 20 años a cumplir en el Centro de Rehabilitación de Santa Cruz “PALMASOLA”, más pago de 500 días multa a razón de Bs. 1.- por día,  y el reconocimiento de daños civiles averiguables en ejecución de Sentencia.

La Sentencia pronunciada tuvo como presupuestos fácticos probados, los siguientes:

  1. Que, el dictamen pericial médico forense, estableció que la causa de la muerte de la víctima fue asfixia mecánica, producida por la fuerza de dos manos en su cuello, descartando el suicidio.
  2. Que, el procesado es la única persona que ingreso al Motel “Los Arenales”, en un taxi acompañado de la víctima, a quienes se les asigno la pieza Nº 4, de donde el procesado a los pocos minutos salio pidiendo otra llave con el argumento que su pareja lo hecho y que no le dejaba entrar, manifestando que su objetivo era recoger sus zapatos y las llaves de su taxi.
  3. Que, el momento que el administrador corto la cuerda de la cortina, misma que se encontraba rodeando el cuello de la víctima, se dio cuenta que ésta no estaba tesada, por lo que una vez cortada, el cuerpo que estaba sentado en una silla apoyada en la mesa y las barras de hierro de la ventana del cuarto, cayó al piso.
  4. Que, el procesado tiene un carácter agresivo por lo que suscribió actas de buena conducta, y que el día de los hechos antes del trágico suceso se encontraba consumiendo bebidas alcohólicas en compañía de la víctima, quien horas antes llamo a su hermana para manifestarle que el procesado le estaba obligando a beber, cortándose la llamada sin que pueda decir donde se encontraba.

Que, la Sentencia condenatoria pronunciada por el Tribunal de Sentencia y Sustancias Controladas de la Capital de Santa Cruz, fue objeto de impugnación por parte del procesado a través del Recurso de Apelación Restringida cursante de fs. 126 a 129, bajo los siguientes argumentos: 1) La errónea aplicación de la Ley sustantiva y adjetiva, por “inobservancia del art. 365 con relación al 251 del Código Penal…” (sic.), por que en su entender se demostró que su persona no es responsable del delito que se le imputó, por lo que se aplicó erróneamente los arts. 361 y 365 del Código de Procedimiento Penal, cuando lo que correspondía era aplicar el art. 363 de la misma norma legal adjetiva, y declararlo absuelto; 2) Incumplimiento del art. 124 del Código de Procedimiento Penal, por la falta de fundamentación de la Sentencia, al no ser clara y precisa conforme lo dispuesto por el art. 116 num. X) de la Constitución Política del Estado; refirió que no se lo encontró en flagrancia, y que ningún testigo estableció el grado de su autoría en el delito de Homicidio y menos en el de Asesinato que fue el primer hecho que se le sindico; 3) Que el Tribunal de Sentencia y Sustancias Controladas incurrió en valoración defectuosa de la prueba, al no resolver las exclusiones probatorias, violando el art. 124 con relación al 345 del Código de Procedimiento Penal; 4) Que, el Tribunal de Sentencia y Sustancias Controladas, no estableció el inter-criminis que siguió el procesado; que no existe un contraste del valor otorgado a cada una de las pruebas, contraviniendo al art. 171 del Código de Procedimiento Penal, incumpliendo con lo dispuesto por el art. 173; motivos por los que solicita se aplique correctamente el art. 363 num. 1), 2) y 3) del Código de Procedimiento Penal, y conforme al art. 413 último parágrafo de la misma norma legal adjetiva se lo declare absuelto, o en su caso, se anule totalmente la Sentencia, disponiendo el reenvío del expediente a otro Tribunal.

Que, la Sala Penal Primera de la Corte Superior de Justicia de  Santa Cruz, mediante Auto de Vista  de 30 de marzo de 2009, que cursa de fs. 150 a 152 de obrados, declaró  admisible e improcedente el Recurso de Apelación Restringida interpuesto por el procesado Teofilo Bonifacio Apaza, bajo los siguientes fundamentos:

  1. Que, el Tribunal inferior no incurrió en inobservancia o errónea aplicación de la Ley porque se comprobó la participación del procesado en el hecho ilícito atribuido, y que la pena impuesta se halla dentro de los alcances del art. 37, 38 y 40 del Código Penal; que se descartó el delito de Asesinato porque las características y elementos para su configuración no existen en el presente caso, adecuándose los hechos al delito de Homicidio simple, hecho corroborado por el Certificado Médico Forense de la autopsia, que descartó el suicidio, así como las pruebas producidas en juicio demostraron que se encontró al procesado dentro de la habitación donde yacía la víctima, por lo que los argumentos del recurrente fueron incongruentes ya que el Tribunal admitió y valoró correctamente la prueba, según lo dispuesto por el art. 171 del Código de Procedimiento Penal.
  2. Que, la Sentencia cumple con los requisitos exigidos por los arts. 124 y 173 del Código de Procedimiento Penal, por cuanto hace una relación de todas las pruebas aportadas en el juicio oral e indica en forma ordenada los hechos probados.
  3. Que, el apelante se amparó en el art. 370 num. 1), 5) y 6) de la Ley 1970, pero no citó concretamente las disposiciones legales que considera violadas o erróneamente aplicadas y no indicó separadamente cada violación con sus fundamentos, y que por el contrario la Sentencia no incurrió en ninguno de los casos previstos por el art. 370 del Código de Procedimiento Penal.

CONSIDERANDO II: Que, a través del Recurso de Casación cursante de fs. 155 y 156 vta., el procesado Teofilo Bonifacio Apaza, impugna la resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista de 30 de marzo de 2009 cursante de fs. 150 a 152 de obrados, refiriendo que, el Auto de Vista recurrido hizo una errónea interpretación y aplicación de la Ley, al referir única y exclusivamente  y en analizar en forma subjetiva los extremos de su Recurso de Apelación Restringida, sin tomar en cuenta la violación del art. 175 (Requisa Personal), que no cumple con las formalidades de Ley, al no encontrarse el Fiscal y no contener la firma de un testigo; aspectos que no fueron observados por el Tribunal de Sentencia ni por el de “segunda instancia…” (sic.), incurriendo en violación del art. 175 con relación al 13, 71, 171 y 172 del Código de Procedimiento Penal: Señala como precedentes contradictorios los A.S. Nº 369 de 05 de abril de 2007 y 97 de 01 de abril de 2005 y pide que el Tribunal Supremo “case” el Auto de Vista recurrido y deliberando en el fondo para dictar Auto Supremo absolviendo de pena y culpa por el supuesto delito de Homicidio tipificado y sancionado por el art. 251 del Código Penal.

CONSIDERANDO III: Que, desde una perspectiva amplia, señala ORTELLS RAMOS, que el medio de impugnación se define como el instrumento legal puesto a disposición de las partes, destinado a atacar una resolución judicial para provocar su reforma, su anulación o bien su nulidad. Así, el principio de legalidad exige tanto resoluciones ajustadas a la Ley como materialmente justas, lo cual además se engarza en el derecho fundamental a la tutela jurisdiccional: la resolución judicial debe ser fundada y guardar armonía con la Ley y los valores que inspiran el ordenamiento jurídico. Precisamente para garantizar esta sumisión de la decisión judicial a la ley y a la justicia existen los medios de impugnación, con los cuales se configura una verdadera actividad depuradora como garantía o derecho de los justiciables.

Que, el Recurso de Casación tiene una finalidad eminentemente defensora del ius constitutionis, del ordenamiento jurídico, a través de dos vías: 1) la función nomofiláctica, que importa la protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico; y, 2) la función uniformadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas. Así, el Recurso de Casación se configura contemporáneamente como un Recurso que desarrolla su actuación para asegurar la interdicción de la arbitrariedad, tanto en lo que afecta al control sobre la observancia de los derechos fundamentales como en la unificación de la interpretación penal y procesal. Al respecto, ALCALÁ ZAMORA Y CASTILLO señala que este Recurso cumple una doble finalidad: tutelar el interés público al tratar de mantener la exacta observancia de la Ley, que presumiblemente se quebranta con el fallo recurrido, procurando que el Poder Judicial juzgue rectamente los casos que les toca resolver sin mal interpretar la norma jurídica, respetando las disposiciones procesales y aplicando las Leyes uniformemente. Por su parte, CAFFERATA NORES expresa que el Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva y procesal en cada caso sometido a su competencia funcional.             

Que, en el contexto antes señalado, el sistema procesal penal vigente en el país ha establecido a través del art. 416 del Código de Procedimiento Penal el Recurso de Casación como el medio recursivo que procede para impugnar Autos de Vista dictados por los ahora Tribunales Departamentales de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por otros Tribunales Departamentales o bien por una de las Salas especializadas del Tribunal Supremo de Justicia, para cuya admisibilidad del Recurso de Casación,  debe cumplir con las condiciones formales previstas en los arts. 416 y 417 de Código de Procedimiento Penal, las cuales son: 1) Que, sea interpuesto contra los Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia, ahora Tribunales Departamentales de Justicia, contrarios a otros precedentes pronunciados por las Cortes Superiores de Justicia ahora Tribunales Departamentales de Justicia o las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia, ahora Tribunal Supremo de Justicia; 2) Que, el Recurso de Casación sea interpuesto dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado; 3) Señalar, en el Recurso en términos precisos la contradicción entre el Auto de Vista impugnado y los precedentes invocados, demostrando previamente la situación de hecho similar; 4) La invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del Recurso de Apelación Restringida, siempre y cuando hubiese presentado dicho recurso contra la Sentencia por causar agravio, debiendo acompañar como única prueba admisible copia del Recurso de Apelación Restringida en la que se invocó el precedente.

Que, en el presente caso, se evidencia el cumplimiento del plazo establecido en el art. 417 del Código de Procedimiento Penal, para la presentación del Recurso de Casación.

En cuanto a la falta de requisitos formales en la requisa personal, esté hecho debió ser denunciado en primera instancia ante el Juez Cautelar y posteriormente planteado en el Recurso de Apelación Restringida, no correspondiendo denunciar la falta de formalidades de la mencionada prueba en instancia de Casación cuando no lo hizo ante la autoridad judicial llamada por Ley, por lo que precluyó su derecho a éste reclamo; resaltando además que el recurrente tampoco hace una mención de cual fue la incidencia que esta requisa tuvo en la toma de decisión de la Sentencia.

En cuanto al cumplimiento del Art. 416 de la misma norma legal adjetiva, se establece que el recurrente invocó los siguientes precedentes contradictorios: A.S. Nº 369 de 05 de abril de 2007 y 97 de 01 de abril de 2005: Que, el recurrente a tiempo de interponer su Recurso de Apelación Restringida no invoco ningún precedente contradictorio, sin embargo toda vez que las “supuestas contradicciones” nacieron durante la tramitación de la Apelación Restringida,  es admisible la presentación de los mismos en esta instancia.

En cuanto al cumplimiento del parágrafo segundo del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, se establece que la parte recurrente no cumplió con la carga de postulación en términos claros y precisos de la contradicción deducida entre el Auto de Vista que se impugna y los precedentes invocados.

Por lo que este Tribunal, toda vez que el recurrente no cumplió con la carga de postulación en términos claros y precisos de la contradicción aducida entre el Auto de Vista y los precedentes contradictorios invocados, ya que la simple mención de los números de Autos Supremos sin demostrar el hecho fáctico y jurídico similar, que constituye al mismo tiempo la base y sustento legal para la admisión del Recurso de Casación, en razón de que su inobservancia, así como la negligencia de la parte recurrente en el cumplimiento de las condiciones de admisibilidad, no puede ser suplida de oficio por parte del Tribunal de Casación, que tiene entre sus principales funciones, como se expresó precedentemente, el de controlar la uniformidad de la jurisprudencia.

POR TANTO: La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, en cumplimiento del Art. 8-II de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011 y en aplicación de las normas procesales contenidas en los arts. 416, 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal, declara: INADMISIBLE el Recurso de Casación cursante de fs. 155 a 156 vta., interpuesto por el procesado Teofilo Bonifacio Apaza, impugnando la resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista  de 30 de marzo de 2009, cursante de fs. 150 a 152 de obrados, pronunciado por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro el proceso penal seguido por el Ministerio Público y Germán Zambrana Dulon, por el delito tipificado y sancionado por el art. 251 (Homicidio) del Código Penal; sea con la imposición de costas.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-     

Magistrada Relatora: María Lourdes Bustamante Ramírez

No suscribe la Magistrada Silvana Rojas  Panoso, por voto disidente en la forma del Auto Supremo.   

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante Ramírez

Fdo. William E. Alave Laura 

Proveído.- Angélica Sánchez Rojas Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 1/2013