TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA


AUTO SUPREMO Nº: 73/2013

Fecha:        Sucre, 04 de abril de 2013

Expediente: 241/08

Distrito:         La Paz

Partes: Ministerio Público y Constancia Quispe Escobar contra Ruth Molina Ibañez.  

Delito:         Concusión (art. 151 del Código Penal)

Recurso: Casación

_________________________________________________________________________

VISTOS: Los Autos correspondientes al Recurso de Casación cursante de fs. 422 a 425, interpuesto por la procesada Ruth Asunta Molina Ibañez, impugnando la resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista Nº 145 de 18 de agosto de 2008 cursante de fs. 388 a 390 vta, pronunciado por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Constancia Quispe Escobar contra la recurrente, por la comisión del delito de Concusión, previsto y sancionado por el art. 151 del Código Penal, los antecedentes de la causa, y;

CONSIDERANDO I: Que, el Tribunal de Sentencia Segundo de la ciudad de El Alto del Distrito Judicial de La Paz pronunció la resolución de grado contenida en la Sentencia Nº S-017 de 22 de septiembre de 2007 cursante de fs. 294 a 303 vta., declarando a la procesada Ruth Asunta Molina Ibañez autora de la comisión del delito de Concusión, previsto y sancionado por el art. 151 del Código Penal, imponiéndole la pena privativa de libertad de dos (2) años de reclusión a ser cumplida en el Centro de Orientación Femenina de Obrajes de la ciudad de La Paz, más la imposición de costas, daños y perjuicios; concediendo al mismo tiempo el beneficio del Perdón Judicial a favor de la procesada en aplicación de lo previsto por el art. 368 del Código de Procedimiento Penal. Por otro lado, el Tribunal de Sentencia también dispuso la remisión de antecedentes ante el Ministerio Público para el procesamiento de la acusadora particular, Constancia Quispe Escobar, al no haberse encontrado en la exención prevista en la segunda parte del art. 158 del Código Penal.    

Que, la Sentencia pronunciada por el Tribunal de la causa fue objeto de impugnación por parte de la acusación particular a través del Recurso de Apelación Restringida cursantes de fs. 316 a 317, así como por parte de la procesada a través del Recurso de Apelación Restringida cursante de fs. 342 a 347 vta.; en cuyo mérito y previo el trámite recursivo seguido por las autoridades jurisdiccionales, el Tribunal de Apelación conformado en el caso de autos por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de La Paz, a través de la resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista Nº 145 de 18 de agosto de 2008 cursante de fs. 388 a 390 vta., declaró la improcedencia de los Recursos de Apelación Restringida interpuestos, sin costas, confirmando en consecuencia la Sentencia apelada.  

CONSIDERANDO II: Que, a través del Recurso de Casación cursante de fs. 422 a 425, la procesada Ruth Asunta Molina Ibañez impugna la resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista Nº 145 de 18 de agosto de 2008 cursante de fs. 388 a 390 vta., alegando como motivos de su Recurso:

Primero: Que el Tribunal de Apelación no habría efectuado una correcta valoración de los agravios expuestos, pues, señala que fue condenada por el delito de Concusión sobre hechos inexistentes, lo cual sería contradictorio al precedente contenido en el Auto Supremo Nº 107 de 15 de febrero de 2000 que señalaría que no puede existir la menor duda del hecho acusado para disponerse una condena, mientras que en el caso presente no existiría prueba plena sobre su autoría y culpabilidad, sumado a ellos que las testigos de cargo habrían mentido;

Segundo: Que al haberse procedido a la exclusión de prueba extraordinaria de cargo fundamental para su defensa, se habría actuado en contradicción al precedente contenido en la Sentencia Constitucional Nº 0297 de 05 de marzo de 2004, ya que, señala, nadie puede ser condenado sin tener la plena seguridad de la existencia del hecho acusado o cuando se viola el derecho de defensa al restringirse la introducción de prueba extraordinaria útil y pertinente; y

Tercero: Que al momento de constituirse el Tribunal de Sentencia se habría incurrido en convocar a tres audiencias ordinarias de constitución de Tribunal y dos extraordinarias, prosiguiéndose con el juicio pese a su solicitud de saneamiento sobre dichos actos procesales, por lo que se habría actuado en contradicción al precedente contenido en la Sentencia Constitucional Nº 0749 de 14 de mayo de 2004 que dispondría que la audiencia de constitución del Tribunal de Sentencia debe limitarse a lo dispuesto por el art. 63 del Código de Procedimiento Penal.   

Que, a mérito de esas consideraciones y afirmando que la resolución jurisdiccional impugnada sería abiertamente contradictoria a la jurisprudencia invocada, la recurrente solicita a este Tribunal de Casación se deje sin efecto el Auto de Vista impugnado a objeto de que la misma Sala pronuncie una nueva resolución conforme a la Doctrina Legal Aplicable al caso de Autos.                         

CONSIDERANDO III: Que, con carácter previo a la resolución del Recurso de Casación en análisis, corresponde tener presente que de la revisión de los antecedentes que conforman el legajo procesal, se tiene que con posterioridad a radicarse la causa en este Tribunal de Casación, la recurrente interpuso a través del escrito cursante de fs. 491 a 495, incidente de extinción de la acción penal por duración máxima del proceso, mereciendo la providencia de 12 de abril de 2011 de fs. 497, por la que se le hizo conocer que de acuerdo a la Sentencia Constitucional Nº 1716 de 25 de octubre de 2010, la Corte Suprema de Justicia no tiene la atribución para conocer y resolver las solicitudes de extinción de la acción penal planteada, disponiéndose, en consecuencia, la prosecución de los trámites para la resolución del Recurso de Casación, siendo comunicada esta decisión a la recurrente a través de la diligencia de notificación saliente a fs. 499, sin que conste en obrados que la procesada haya readecuado su incidente a los lineamientos procedimentales fijados por la jurisprudencia constitucional; por lo que no existiendo cuestiones de previo y especial pronunciamiento, este Tribunal pasa a pronunciarse sobre la admisibilidad del Recurso de Casación.      

CONSIDERANDO IV: Que, desde una perspectiva amplia, señala ORTELLS RAMOS, el medio de impugnación se define como el instrumento legal puesto a disposición de las partes, destinado a atacar una resolución jurisdiccional para provocar su reforma, su anulación o bien su nulidad. Así, el principio de legalidad exige tanto resoluciones ajustadas a la Ley como materialmente justas, lo cual además se engarza en el derecho fundamental a la tutela jurisdiccional: la resolución judicial debe ser fundada y guardar armonía con la Ley y los valores que inspiran el ordenamiento jurídico. Precisamente para garantizar esta sumisión de la decisión judicial a la ley y a la justicia existen los medios de impugnación, con los cuales se configura una verdadera actividad depuradora como garantía o derecho de los justiciables.

Que, el Recurso de Casación tiene una finalidad eminentemente defensora del ius constitutionis, del ordenamiento jurídico, a través de dos vías: 1) la función nomofiláctica, que importa la protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico; y, 2) la función uniformadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas. Así, el Recurso de Casación se configura contemporáneamente como un Recurso que desarrolla su actuación para asegurar la interdicción de la arbitrariedad, tanto en lo que afecta al control sobre la observancia de los derechos fundamentales como en la unificación de la interpretación penal y procesal. Al respecto, ALCALÁ ZAMORA Y CASTILLO señala que este Recurso cumple una doble finalidad: tutelar el interés público al tratar de mantener la exacta observancia de la Ley, que presumiblemente se quebranta con el fallo recurrido, procurando que el Poder Judicial juzgue rectamente los casos que les toca resolver sin mal interpretar la norma jurídica, respetando las disposiciones procesales y aplicando las Leyes uniformemente. Por su parte, CAFFERATA NORES expresa que el Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva y procesal en cada caso sometido a su competencia funcional.             

Que, en el contexto antes señalado, el sistema procesal penal vigente en el país ha establecido a través del art. 416 del Código de Procedimiento Penal el Recurso de Casación como el medio recursivo que procede para impugnar Autos de Vista dictados por los ahora Tribunales Departamentales de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por otros Tribunales Departamentales o bien por una de las Salas especializadas del Tribunal Supremo de Justicia, para cuya procedencia deben cumplirse indefectiblemente con los requisitos de admisibilidad establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, esto es, que:

1. Al interponerse el Recurso de Apelación Restringida, la parte recurrente deba invocar el precedente contradictorio, precisando la contradicción ante una situación de hecho similar, sea por haberse aplicado normas distintas o bien una misma norma con diverso alcance; además de que

2. El Recurso de Casación deberá ser presentado dentro de los cinco días siguientes a la notificación legal con el Auto de Vista que se impugna, señalando la contradicción que existiría entre la Resolución impugnada y los precedentes invocados en términos claros y precisos para que el Tribunal Supremo establezca la Doctrina Legal Aplicable que corresponda en caso ser evidentes las contradicciones deducidas por la parte recurrente.

CONSIDERANDO V: Que, en el presente caso se establece que si bien la recurrente interpuso su Recurso de Casación dentro del plazo previsto en el art. 417 del Código de Procedimiento Penal, invocando precedentes contradictorios al momento de interponer el Recurso de Apelación Restringida, cumpliendo con la carga de postulación de las contradicciones deducidas entre los precedentes y el Auto de Vista impugnado; sin embargo, se tiene que, con relación a los precedentes contradictorios invocados en apoyo de los motivos segundo y tercero del Recurso de Casación, se establece que los precedentes señalados por la recurrente consisten en Sentencias Constitucionales que por previsión del art. 416 del Código de Procedimiento Penal no son resoluciones oponibles en calidad de precedentes contradictorios para la procedencia del Recurso de Casación, pues, como señala esta norma procesal “El recurso de casación procede para impugnar autos de vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema”, de donde se tiene que las Sentencias Constitucionales que conforman la jurisprudencia de justicia constitucional del país, no pueden ser invocados en calidad de precedentes contradictorios, siendo así de considerar que en el caso sub lite, la recurrente cumplió con los requisitos de admisión del Recurso únicamente con relación al primer motivo del Recurso de Casación, invocándose un precedente contradictorio válido (Auto Supremo Nº 107 de 15 de febrero de 2000), cumpliendo con la postulación clara y precisa de las contradicciones que existirían entre el Auto de Vista impugnado y el precedente contradictorio invocado, cumplimiento que resulta ser la base y sustento legal para la admisión del Recurso de Casación con relación al reclamo concreto contenido en el motivo primero, únicamente, del Recurso de Casación.

POR TANTO: La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, en cumplimiento del art. 8-II de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011 y en aplicación de las normas procesales contenidas en los arts. 416, 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal, declara: ADMISIBLE el Recurso de Casación cursante de fs. 422 a 425, interpuesto por la procesada Ruth Asunta Molina Ibañez, impugnando la resolución jurisdiccional contenida en el Auto de Vista Nº 145 de 18 de agosto de 2008 cursante de fs. 388 a 390 vta, pronunciado por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de La Paz.

Póngase a conocimiento de las Salas Penales de todos los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado los antecedentes del caso para los efectos previstos en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal.  

Regístrese, hágase saber y cúmplase.-

Magistrada Relatora: Dra. Ma. Lourdes Bustamante Ramírez

No interviene el Magistrado William E. Alave Laura por haberse aceptado su excusa

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante Ramírez

Fdo. Silvana Rojas Panoso

Proveído.- Angélica Sánchez Rojas Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 1/2013