TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL LIQUIDADORA


Auto Supremo Nº: 031/2013.

Fecha:        Sucre, 13 de marzo de 2013.

Distrito:         Cochabamba.

Expediente: 21/09 Cochabamba

Partes:        Ministerio Público y Rosa Vargas Luizaga contra Lázaro Morón Romero.

Delito:        Violación de Niño, Niña o Adolescente, con Agravante

Recurso: Casación.


VISTOS: (Del recurso en cuestión).-

El Recurso de Casación planteado por Lázaro Morón Romero de fs. 113 a 114, impugnando el Auto de Vista de 11 de diciembre de 2008 cursante de fs. 106 y vta. de obrados, pronunciado por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Rosa Vargas Luizaga contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Violación de Niño, Niña o Adolescente, previsto y sancionado por el art. 308 bis el Código Penal, con la agravante establecida en el art. 310 numerales 2) y 4) del mismo Código, los antecedentes; y,

CONSIDERANDO I: (Circunstancias Procesales).-

Que, a los fines de resolver el Recurso de Casación que fuera interpuesto en Autos, se tiene los siguientes antecedentes:

En base a la Acusación Fiscal y Particular, previa la sustanciación del juicio oral, el Tribunal de Sentencia de Quillacollo del Distrito Judicial de Cochabamba, mediante Sentencia N° 08 de 12 de febrero de 2008 (fs. 79 a 82 vta.), dictó Sentencia Condenatoria contra Lázaro Morón Romero, por ser autor del delito de Violación de Niño, Niña o Adolescente, previsto y sancionado por el art. 308 bis del Código Penal, con la agravante establecida en el art. 310 numerales 2) y 4) del mismo Código, imponiéndole la pena de 20 años de presidio sin derecho a indulto, a cumplir en la Cárcel Pública de “San Sebastián”, de la Ciudad de Cochabamba, con costas y responsabilidad civil, averiguables en ejecución de Sentencia ante autoridad competente, el cómputo final de la pena se efectuará ejecutoriada que sea la Sentencia, tomando en cuenta que la medida cautelar de la detención preventiva que viene cumpliendo es revisable o modificable y conforme a la normativa procesal vigente, puede obtener su libertad con la aplicación de las medidas sustitutivas a la detención preventiva bajo los parámetros establecidos por el Código de Procedimiento Penal.

Que, ante esta Sentencia, Lázaro Morón Romero de fs. 85 a 86, planteó Recurso de Apelación Restringida, mismo que previo cumplimiento del procedimiento establecido por los arts. 407 y siguientes del Código de Procedimiento Penal, el 11 de diciembre de 2008 (fs. 106 y vta.), la Sala Penal Primera de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de Cochabamba, dictó Auto de Vista declarando Improcedente el Recurso de Apelación Restringida interpuesto por Lázaro Morón Romero y en consecuencia, confirmó la Sentencia apelada con costas.

Notificadas que fueron las partes con el Auto de Vista, Lázaro Morón Romero mediante memorial presentado el 26 de enero de 2009 (fs. 113 a 114) planteó Recurso de Casación contra el Auto de Vista precitado, de acuerdo a los siguientes argumentos:

CONSIDERANDO II: (Fundamentos sobre el planteamiento de Casación).-

Que, del estudio de los Recursos de Casación, se establece como motivos de los mismos, los siguientes:

Formuló Recurso de Casación contra el Auto de Vista de 11 de diciembre de 2008, solicitó se le conceda su recurso ante la Excma. Corte Suprema de Justicia de la Nación (ahora Tribunal Supremo de Justicia), en mérito a argumentos de hecho y de derecho:

1.-        Existencia de violación de los arts. 124 y 169 num. 3) del Código de Procedimiento Penal, referido a la falta fundamentación que hubiera incurrido el Tribunal al emitir el Auto de Vista y la existencia de defectos absolutos que atentan contra sus derechos fundamentales toda vez que no se ajusta a la verdad histórica de los hechos, ya que en juicio oral no se ha demostrado lo que en derecho se conoce como Inter Críminis.

2.-        El Ministerio Público y la parte acusadora no hubieran demostrado con plena prueba la comisión del hecho delictivo, por lo que no existe prueba contundente y ante la existencia de duda preferible absolver al culpable que condenar al inocente, porque los pocos hechos investigados no constituyeron plena prueba en la comisión del hecho.

3.-        En juicio se demostró que las personas que han violado a la víctima fueron sus hermanos y no se ha tomado en cuenta que el fallo era injusto y arbitrario.

4.-        Para cometer el delito de violación se tiene que cumplir con una serie de requisitos, entre los cuales está el que haya existido violencia y en el presente caso, no existió, por lo tanto no existiría el delito de violación.

5.-        Los hechos que motivaron al juicio oral no se adecuan al tipo penal previsto y sancionado por el art. 308 del Código Penal, siendo este fallo violatorio a la normativa penal sustantiva ya que no hace una correcta valoración, careciendo la misma de fundamentación.

6.-        La valoración probatoria, tanto por el Tribunal de Alzada como del inferior, no se enmarcó a las previsiones contenidas en los arts. 124 y 359 del Código de Procedimiento Penal, que, la valoración probatoria debe centrarse en los hechos probados y no en apreciaciones subjetivas que no tienen fundamento material tangible, además tendrían que ser pruebas que hayan desfilado en el juicio oral.

Del Precedente Contradictorio Invocado:

No invocó precedente contradictorio alguno.

De la solicitud:

Solicitó se conceda su Recurso de Casación a fin de que sea admitido el mismo.

CONSIDERANDO III: (Procedibilidad ante un recurso de casación).-

Se define a la Casación, como un instrumento político-jurídico que tiene una doble finalidad: por un lado, fijar la jurisprudencia, entendiendo por tal la proclamación en abstracto de la Doctrina Legal, fijando, con ello, la interpretación que ha de darse a los textos legales; y, por otro, enmendar las infracciones de Ley o de Doctrina que los Tribunales hayan cometido en la tramitación o resolución de los juicios.

Gimeno Sendra se refiere al Recurso de Casación como: Al recurso que tiene una función predominantemente parciaria en el sentido de que principalmente tiende a defender los intereses y derechos de la partes procesales, aunque es cierto que con él persigue una clara función de protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico (función nomofiláctica) y unificadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas…”

De ahí según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia (hoy Tribunales Departamentales de Justicia), contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (hoy Tribunal Supremo de Justicia) de ahí que uno de los fines de este recurso es el controlar la uniformidad en la aplicación de la normativa penal por parte de los operadores de justicia, así lo señala Cafferata Nores cuando afirma que: “El Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva o procesal en cada caso sometido a su competencia funcional”.

La procedencia del Recurso de Casación, está dada al cumplimiento de un conjunto de requisitos necesarios para que el Tribunal de Casación pueda pronunciarse sobre el fondo del planteamiento, siendo estos presupuestos formales de cumplimiento obligatorio e inexcusable; es así, que el Código de Procedimiento Penal en sus arts. 416 y 417 ha señalado lo siguiente:

El incumplimiento a los presupuestos señalados supra, determinarán la ineficacia del planteamiento, pues si bien, nuestra normativa legal otorga el derecho a recurrir, también exige requisitos que deben ser cumplidos, que ante la negligencia o incumplimiento debe disponerse su inadmisibilidad sin que pueda interpretarse ésta decisión, como a la negación a ese derecho recursivo, en consecuencia, de su cumplimiento recién este Tribunal podrá ingresar a considerar el recurso planteado.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos formales).-

Plazo: La fecha, desde la que corresponde computar el plazo de los 5 días para formular el Recurso de Casación, corre desde el día siguiente a la notificación con el Auto de Vista recurrido, en este caso verificadas las diligencias de notificación y el cargo de presentación del Recurso de Casación, se establece, que, Lázaro Morón Romero fue notificado con el Auto de Vista en 22 de enero de 2009 tal como consta a fs. 108 y la presentación de su recurso de casación data del 26 de enero de 2009 tal como consta a fs. 114 vta., por lo que se puede advertir que su recurso fue presentado dentro del plazo previsto por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal.

Invocación del precedente contradictorio: Continuando con el análisis de los datos procesales que informan esta causa, se establecen las siguientes conclusiones de orden legal:

a) De la invocación en el Recurso de Apelación Restringida:

Conforme lo previsto por el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, un requisito formal que debe ser cumplido por la parte que formuló el Recurso de Casación, es el de haber invocado el precedente contradictorio en su Recurso de Apelación Restringida; sometido al correspondiente análisis y revisión a fin de verificar el cumplimiento de este requisito que permita a este Tribunal de Casación establecer las contradicciones en las que pudiese haber incurrido el Tribunal de Alzada al momento de resolver el Recurso de Apelación Restringida planteado por el ahora recurrente, siendo que, en su recurso no realizó la invocación de precedente contradictorio alguno.

b) De la contradicción del Precedente Contradictorio y el Auto de Vista recurrido:

De lo previsto en el parágrafo segundo del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, el recurrente, deberá señalar en términos claros y precisos las contradicciones existentes entre el Auto de Vista recurrido y el precedente contradictorio; en este caso, en su Recurso de Apelación Restringida no invoca precedente contradictorio alguno, asimismo en su Recurso de Casación no señala algún precedente contradictorio:

El recurrente no citó ni un solo precedente contradictorio, el que no es otro que un Auto Supremo o en su caso un Auto de Vista, como se tiene explicado. Además no es suficiente señalar las normas supuestamente vulneradas sin citar precedentes contradictorios exponiendo los hechos que considere supuestamente ilegales, sino que se debe demostrar fehacientemente que existe un alcance contrario, de tal naturaleza que demuestre la vulneración de derechos y garantías constitucionales, aspecto que no fue cumplido por el recurrente, por lo que, la sola enunciación de hechos, resulta exiguo; por consiguiente, este Máximo Tribunal de Justicia no puede ingresar a considerar el recurso deducido, al no ser posible establecer el sentido jurídico contradictorio de la resolución impugnada, incumpliendo lo establecido el art. 416, 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal.

Con relación a la mención de supuestos defectos absolutos, se debe dejar constancia, que no es aceptable el solo hecho de que el recurrente se limite a denunciar actuados procesales como defectos absolutos, si bien señala la causal contenida en el art. art. 169 num. 3), empero no se especifica cual la inobservancia o violación de derechos y garantías previstos en la Constitución Política del Estado, etc., o del Código de Procedimiento Penal que se adecuarían estos defectos, toda vez que para este punto se debe realizar la debida fundamentación fáctica y jurídica por el cual se describa e individualice los posibles derechos y garantías conculcados por los operadores de justicia, que se individualizo, por lo que, tal como se vio anteriormente no se puede afirmar las vulneraciones señaladas.

Por lo señalado supra, el Recurso de Casación resulta inadmisible, toda vez que el recurrente, no cumplió con los requisitos formales de admisibilidad previstos por el Código de Procedimiento Penal.

Por último, respecto del memorial de fs. 137 a 141 de obrados, Lázaro Morón Romero, interpuso Incidente de extinción de la acción penal por duración máxima, mismo que se estaba tramitando conforme lo establecido por el Código de Procedimiento Penal, en lo referido al traslado al Ministerio Público para que se pronuncie sobre el petitorio, sin embargo a la fecha existe un impedimento legal para la consideración de dicho trámite; pues a partir del 25 de octubre de 2010, mediante Sentencia Constitucional Nº 1716 el Tribunal Constitucional estableció que: “Los Ministros de las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia no tienen ya atribución para conocer y resolver las solicitudes de extinción de la acción penal por vencimiento del plazo máximo de duración del proceso”, en ese contexto resultando que los incidentes y excepciones planteadas por las partes son acciones de defensa y saneamiento procesal, debiendo ser éstos ejercidos de forma acuciosa mostrando el interés respecto de la pronta resolución de su conflicto jurídico penal, sin embargo en relación a este incidente, como último actuado cursa a fs.. 143 a 145 (Requerimiento Fiscal respecto de la solicitud de extinción de la acción penal) que data de 20 de octubre de 2009, es decir más de 3 años 4 meses, sin que el recurrente haya solicitado pronunciamiento del referido incidente, tampoco existe constancia de que lo haya planteado ante la autoridad competente, lo que demuestra la inactividad en el ejercicio de su derecho a la defensa; por lo que, estando establecido que este Tribunal no puede pronunciarse sobre la extinción de la acción penal, corresponde resolver el recurso de casación plateado.

POR TANTO:

La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, art. 8-II) de la Ley Nº 212, conforme a los arts. 416, 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal, declara: INADMISIBLE el Recurso de Casación planteado por Lázaro Morón Romero, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Rosa Vargas Luizaga contra el recurrente, por la comisión del delito de Violación de Niño, Niña o Adolescente, previsto y sancionado por el art. 308 bis, con la agravante establecida en el art. 310 numerales 2) y 4) del Código Penal, con costas.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-

Magistrado  Relator: Dr.  William  E.  Alave  Laura.-

Fdo. William E. Alave Laura.

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante Ramírez

Fdo. Silvana Rojas Panoso

Proveído.- Angélica Sánchez Rojas Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 1/2013