SALA PENAL LIQUIDADORA

Auto Supremo Nº: 371/2012 Fecha: Sucre, 24 de octubre de 2012

Expediente: 219/08

Distrito: Cochabamba

Demandante: Mario Choque Rojas

Delito: Falsedad Material, Falsedad Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado, Estafa.

Recurso: Recurso de Revisión

________________________________________________________

VISTOS: El Recurso de Revisión de Sentencia de fs. 34 a 39 vta., interpuesto por Mario Choque Rojas, como emergencia del fenecido juicio penal seguido a querella de Germán Loayza Grágeda, José Claudio Alcocer y Fernando Villarroel Martinez contra el recurrente por los delitos de Falsedad Material, Falsedad Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado y Estafa; sus antecedentes, y

CONSIDERANDO: que, Mario Choque Rojas, demanda la revisión de la sentencia, argumentando que fue condenado injustamente dentro del caso de autos, por la comisión de los delitos de Falsedad Material, Falsedad Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado y Estafa, previstos por los arts. 198, 199, 103 y 335 del Código Penal, sosteniendo como fundamento del Recurso que no ha cometido delito alguno, ya que ha demostrado ser propietario de 4 hectáreas y quien habría alterado la documentación fue el tramitador a quien le entrego los títulos de propiedad para que sean saneados ante las oficinas del INRA.

Que ha presentado la escritura pública 158 de 1º de febrero de 1997 que acredita fehacientemente que es propietario de 4 hectáreas de terreno y no de 14.0033.75 Has., en la Provincia Quillacollo del Distrito Judicial de Cochabamba, elementos que han sido demostrado durante la sustanciación del juicio, por lo que considera que la sentencia dictada en su contra es injusta y no se han valorado las pruebas de descargo, por lo que considera que al existir contradicciones con la resolución del Tribunal de Alzada y habiendo adquirido la calidad de ejecutoria, solicita se revise el Auto de Vista de 27 de mayo de 2004 y se mantenga la pena impuesta por sentencia de 27 de junio de 2003.-

CONSIDERANDO: Que conforme lo ha establecido el Tribunal Supremo, el llamado Recurso de Revisión de sentencia condenatoria ejecutoriada en esencia constituye una nueva causa por medio de la cual se pretende la revisión de una sentencia condenatoria ya valorada durante el proceso, cuyo resultado se pretende sea revisado y procede en los casos taxativamente señalados en el art. 421 del Código de Procedimiento Penal.

Para Cabanellas, Recurso de Revisión es: "el de carácter extraordinario que se da contra las sentencias definitivas o firmes dictadas sobre hechos falsos. Se trata de calmar la opinión popular exaltada en exceso con casos novelescos de errores judiciales, en verdad tan frecuentes...a favor de los reos; y en todo caso para afirmar la justicia, luego del autoreconocimiento de su falibilidad por los juzgadores, que no hace sino elevarlos" En realidad con el Recurso de Revisión se destruye la llamada santidad de la cosa juzgada, (que la ley proclama verdad, mientras no se prueba lo contrario con este recurso), ya que el mismo se da contra sentencia pasada en autoridad de cosa juzgada pues de no ser definitiva, de caber algún otro recurso, ése ha de utilizarse primero.

CONSIDERANDO: Que el art. 421 del Código de Procedimiento Penal, textualmente norma "(PROCEDENCIA) Procederá el recurso de revisión de las sentencias condenatorias ejecutoriadas, en todo tiempo y a favor del condenado, en los siguientes casos: 1) Cuando los hechos tenidos como fundamento de la sentencia resulten incompatibles con los establecidos por otra sentencia penal ejecutoriada".

Que, analizados los aspectos de la demanda se advierte que los fundamentos expuestos ya fueron considerados y resueltos dentro del juicio penal principal, y resultado de ello es la sentencia condenatoria, por los delitos de Falsedad Material e Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado y Estafa, falsedad que consistió en haber alterado la extensión de tierras para procurar mayores compradores y mejores ingresos por la venta parcelada o urbanizada de los terrenos de su propiedad que en lugar de 14 hectáreas, resultaron ser 4 en su totalidad.

Que aparte de la querella, la Sentencia, el Recurso de Apelación, el Auto de Vista y el Auto Supremo, no se acompañan otra documentación para que pueda cotejarse para demostrar la existencia de hechos tenidos como fundamento de la sentencia y que éstos puedan resultar incompatibles con los establecidos por otra sentencia penal ejecutoriada, conforme al numeral 1 del art. 421 del Código de Procedimiento Penal, invocado por el recurrente, además que la demanda no contiene las disposiciones legales aplicables ni se acompaña la prueba correspondiente que contenga la concreta referencia de los motivos en que se funda.

En conclusiones, correspondía al recurrente y conforme lo norma el art. 421 numeral 1) del Código de Procedimiento Penal, acompañar como prueba la otra sentencia penal ejecutoriada, mediante la cual se demuestre que los fundamentos de incompatibilidad son ciertos, y no la propia Sentencia, un Auto de Vista y Auto Supremo, dictado en su contra.

POR TANTO.- La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, en cumplimiento del art. 8-II de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011, con la facultad conferida por el art. 50 numeral 2) del Código de Procedimiento Penal y en aplicación del art. 423 primera parte de la misma norma adjetiva citada, declara INADMISIBLE el Recurso deducido por Mario Choque Rojas dentro del proceso penal que los delitos de Falsedad Material, Falsedad Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado y Estafa siguió Germán Loayza Grágeda, José Claudio Alcocer y Fernando Villarroel Martínez. Con costas.

Se salva al recurrente el derecho que le confiere el art. 427 del mismo texto legal que regula el trámite.-

Regístrese, comuniques y devuélvase.

Magistrada Relatora, Dra. María Lourdes Bustamante Ramírez.

No suscribe la Magistrada Silvana Rojas Panoso, en mérito a la nota de 29/10/12.

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante R.

Fdo. William E. Alave Laura

Proveído.- Angélica Sánchez Rojas Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 2/2012