SALA PENAL LIQUIDADORA

Auto Supremo Nº: 297/2012 Fecha: Sucre, 18 de septiembre de 2012

Distrito: Santa Cruz

Expediente: 104/2011

Partes: Ministerio Público, José Choque Bustamante y Gregorio Choque Bustamante c/

Fidel Cruz Ramos.

Delito: Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de Transito

Recurso: Casación

VISTOS:

El Recurso de Casación interpuesto por Fidel Cruz Ramos de fs. 470 a 475, impugnando el Auto de Vista No.69/2011 de 25 de junio(fs. 460 a 465), emitido por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso penal de acción pública seguido por el Ministerio Público, José Choque Bustamante y Gregorio Choque Bustamante contra el recurrente, por la comisión del ilícito de Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de Tránsito previsto y sancionado por el art.261 del Código Penal, los antecedentes de lo obrado, y;

CONSIDERANDO I: (De los actos procesales).-

Que, de la revisión de los antecedentes y actuados cursantes en el cuaderno procesal venido en Casación se establece lo siguiente:

I.1.- De la acusación y de la tramitación del Juicio oral, público y contradictorio.-Que, el Ministerio Público comoJosé Choque Bustamante y Gregorio Choque Bustamante presentaron su Acusación Fiscal y Acusación Particular contra Fidel Cruz Ramos de fs. 82 a 85 y de fs. 190 a 192, respectivamente, por la comisión del delito deLesiones Graves y Gravísimas en Accidente de Transitoprevisto, previsto y sancionado por el art. 261del Código Penal. Que, sustanciado el proceso por el Tribunal de Sentencia de Concepción, Provincia Ñuflo de Chávez del Distrito Judicial de Santa Cruz, se cumplió con todo el ritual procesal, instalándose y celebrándose el juicio con todas sus incidencias y emergencias (fs. 379 a 393), habiéndose dictado la Sentencia No. 2/2011 de 29 de marzo(fs. 395 a 401).

I.3.-De la Sentencia.- El Tribunal Ad-quo, medianteSentencia No. 2/2011 de 29 de marzo cursante fs. 395 a 401,declaró a Fidel Cruz Ramos con responsabilidad penal como autor y culpable deldelito de Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de Transito previsto y sancionado por el art. 261 del Código Penal y a lo establecido por el art. 20 del Sustantivo Penal y art. 365 del Adjetivo Penal, por decisión unánime de votos, en consecuencia se le impuso en forma unánime la pena privativa de libertad de 2 años y 6 meses de reclusión, que deberá cumplir en el Centro de Rehabilitación Santa Cruz Penal de Palmasola, absolviéndolo de la agravante de "bajo dependencia del alcohol", con costa averiguables en ejecución de Sentencia.

I.4.-Del Recurso de Apelación Restringida.- Que, mediante memorial presentado el 12 de abril de 2011 (fs. 411 a 414), Fidel Cruz Ramos, interpuso Recurso de Apelación Restringida contra la Sentencia No. 2/2011 de 29 de marzo cursante fs. 395 a 401, alegando, que la Sentencia recurrida no explicó con claridad los fundamentos y argumentos en lo que se basó y por qué se le condenó, el derecho y la debida fundamentación científica que demuestre que es el autor del delito acusado, cuando se demostró que el autor es el menor de edad y conductor de una motocicleta que no tenía nada de legal; en la Sentencia solo existen relatos de mentirosos, los padres de las víctimas, el asignado al caso, el perito; se llevó adelante el juicio con la no concurrencia de un juez ciudadano, aspecto que fue advertido sin embargo los de instancia determinaron la prosecución del juicio, siendo que lo tramitado adolece de defectos absolutos siendo nulo de pleno derecho hasta del vicio más antiguo; se le condenó sin una sola prueba veraz y contundente en su contra, citando varios Autos Supremos y Sentencias Constitucionales como precedentes contradictorios.

Por su parte José Alexander Osinaga Ribera Fiscal de Materia, mediante memorial presentado el 18 de abril de 2011 (fs. 418 a 421 y vta.), dedujo Recurso de Apelación Restringida contra la Sentencia No. 2/2011 de 29 de marzo cursante fs. 395 a 401, alegando, que el Tribunal de instancia incurrió en valoración defectuosa de la prueba aportada al juicio quitándoles y/o restándoles validez a la prueba de alcoholemia, que dio positivo para alcohol de 4.1 MG/DL, aplicando de manera errónea el art. 261 del Susantivo Penal, como si el hecho acusado fuera de Lesiones graves y Gravísimas en Accidente de Tránsito dejando de lado la agravante probada en juicio; que la norma legal art. 261 del Código Penal de manera textual señala en su parte pertinente "si el hecho se produjere estando el autor bajo dependencia de alcohol o estupefaciente, la pena será de reclusión de 1 a 5 años de privación de libertad" sin tomar en cuenta mínimos ni máximos de presencia de alcohol en el autor, para que funcione la agravante. Citó como precedentes contradictorios varios Autos Supremos.

Por su parte José Choque Bustamante y Gregorio Choque Bustamante, mediante memorial presentado el 18 de abril de 2011 (fs. 439 a 441), dedujeron Recurso de Apelación Restringida contra la Sentencia No. 2/2011 de 29 de marzo cursante fs. 395 a 401, alegando, que se probó fehacientemente que el autor del delito acusado más la agravante fue Fidel Cruz Ramos, ya que en el momento del hecho se encontraba bajo los efectos del alcohol, por lo que el Tribunal debió imponerle la pena máxima sin descartar la agravante y disponer también la suspensión de la licencia de conducir, por lo que se incurrió en valoración defectuosa de la prueba aportada al juicio quitándoles y/o restándoles validez a la prueba de alcoholemia, que dio positivo para alcohol de 4.1 MG/DL, aplicando de manera errónea el art. 261 del Sustantivo Penal, pese a que el informe de alcoholemia dio positivo y el que fue ratificado en audiencia por la perito Dra. Marisol Zema Castro. Citó como precedentes contradictorios dos Autos Supremos.

I.5.-Del Auto de Vista.- Radicada la causa en la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz y previo trámite de rigor, por Auto de Vista No. 69/2011 de 25 de junio cursante a fs. 460 a 465, se declaró Admisibles y Procedentes en forma parcial los Recursos de Apelaciones Restringidas interpuestas por el Ministerio Público a fs. 418 a 421 y vta., y por los querellantes José Choque Bustamante y Gregorio Choque Bustamante a fs. 439 a 441 vta., contra la Sentencia de fs. 395 a 401 y deliberando en el fondo Modificaron la pena a 5 años de reclusión contra el imputado Fidel Cruz Ramos por la comisión de la segunda parte del art. 261 del Código Penal y se dispuso la medida accesoria de inhabilitación para conducir vehículos por el término de tres años, conforme lo dispone el art. 29 del Código Penal. Admisible e Improcedente el Recurso de Apelación Restringida de fs. 411 a 414 vta., planteado por el acusadoFidel Cruz Ramos, con el argumento, respecto de los primeros, que la pena impuesta al imputadoFidel Cruz Ramos no se ajusta a las previsiones de los arts. 37 y 38 del Código Penal y la 2° parte del art. 261 del mismo cuerpo de leyes, ya que el Tribunal inferior no ha tomado en cuenta el principio de proporcionalidad que rige en la determinación de la pena, la mayor o menor gravedad del hecho, estando el procesado en el momento del hecho en estado de embriaguez, siendo que el art. 97 del Código Nacional de Transito prohíbe terminantemente conducir bajo efectos del alcohol; en relación al segundo recurrente, señaló el Tribunal de Alzada, que el recurrente se limitó a enunciar los hechos y los antecedentes del caso, sin especificar ni indicar cuál es la errónea aplicación de la Ley sustantiva, de qué forma se vulneraron sus derechos y cual la aplicación que pretendía.

CONSIDERANDO II: (De los motivos y argumentos del Recurso de Casación).-

Que, el Recurso de Casación formulado por el acusado, tuvo su origen en el Auto de Vista No. 69/2011 de 25 de junio cursante a fs. 460 a 465, emitido por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, por el cual declaró Improcedente su Recurso de Apelación Restringida que presento.

En ese contexto, el acusado Fidel Cruz Ramos, planteo su Recurso de Casación de fs. 470 a 475, contra el Auto de Vista No. 69/2011 de25 de junio, alegando:

II.1.Que, se vulneró el art. 70 del Código de Procedimiento Penal al sacarle muestras de sangre los policías sin orden expresa ni requerimiento del Ministerio Público, se procedió a su detención sin previa orden fundamentada de autoridad competente; que del análisis de alcoholemia se evidencio en forma clara que no se encontraba en ningún momento "á estado de borracho o de embriaguez...sic", por lo que el Tribunal de Alzada no realizó una verdadera valoración objetiva de la prueba documental, por lo que se vulneró el art. 359 parágrafo primero del Código de Procedimiento Penal.

II.2. No analizaron ni averiguaron las autoridades jurisdiccionales del por qué un menor de edad estaba conduciendo una motocicleta con exceso de carga con 4 pasajeros, al margen de toda Ley.

II.3. Un error garrafal en el Auto recurrido al indicar que el conductor para conducir debe estar con 00g de alcoholemia, cuando su persona estuvo completamente sano.

II.4. Que en ningún momento es responsable del accidente de Tránsito, ya que al ver las normas violadas por el conductor de la motocicleta menor de edad, hacen responsables directos a sus propios padres como responsables civil y penalmente.

CONSIDERANDO III:(Del Derecho universal a impugnar o Recurrir).-

Que, el derecho a impugnar o recurrir las resoluciones judiciales, deviene de un componente esencial del debido proceso, el mismo que se define, como el derecho que tiene todo encausado a ser oído y juzgado con las debidas garantías por un juez o tribunal competente e imparcial, por ello, el derecho a recurrir, es una de las garantías internacionales reconocidas a las personas y proclamadas en el art. 8 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que preceptúa: "Toda persona tiene derecho a un Recurso efectivo, ante los Tribunales nacionales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución o por la Ley"; asimismo, la Convención Americana sobre Derechos Humanos o Pacto de San José de Costa Rica, del cual nuestro país es signatario, mediante Ley Nº 1430 de 11 de febrero de 1993, en sus arts. 8 -2 inc. h), señala: "El derecho a recurrir del fallo ante juez o tribunal superior" y el 25 ordinal 1, consigna que: "Toda persona tiene derecho a un recurso sencillo y rápido o a cualquier otro recurso efectivo ante los jueces o tribunales competentes, que la ampare contra actos que violen sus derechos fundamentales reconocidos por la Constitución, la Ley o la presente Convención, aún cuando tal violación sea cometida por personas que actúen en ejercicio de sus funciones oficiales"; por último, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos del cual nuestro país es signatario mediante Ley Nº 2119 de 11 de septiembre de 2000, en su art. 14 núm. 5, establece: "Toda persona declarada culpable de un delito tendrá derecho a que el fallo condenatorio y la pena que se le haya impuesto sea sometido a un tribunal superior, conforme a lo prescrito por la Ley".

Es así, que en esa labor de aplicación de la Norma, la ex Corte Suprema de Justicia, hoy Tribunal Supremo de Justicia, mediante Auto Supremo No. 297-I de 14 de agosto de 2006, dictado por la Sala Penal Primera ha establecido, que el Recurso de Casación: "Es un Recurso de puro derecho que la Ley concede a los litigantes para invalidar una Sentencia o un Auto definitivo cuando en éste se hubiere infringido una Ley o para anular la resolución recurrida o un proceso, cuando se hubiere dictado o tramitado violando formas esenciales establecidas por Ley".

Derecho a recurrir o impugnar, que se encuentra tutelado en la Constitución Política del Estado Plurinacional de Bolivia en su art. 180-II, preceptúa: "Se garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales"; a su vez el art. 394 del Código de Procedimiento Penal, establece el derecho de recurrir, pero, bajo las reglas generales establecidas en el art. 396 del mismo cuerpo legal.

CONSIDERANDO IV: (De los requisitos esenciales que viabilizan el recurso de casación).-

Que, de lo señalado precedentemente y en ese contexto, la Constitución Política del Estado en su art. 180-II, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que a su vez, es una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8-2 inc. h) de la Convención Americana de los Derechos Humanos y 14 num. 5 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos ya citado; debiendo los sujetos procesales a tiempo de interponer los distintos Recursos, en este caso el Recurso de Casación, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la Ley conforme a las disposiciones contenidas en el art. 396 inc. 3) del Código de Procedimiento Penal.

En ese entendimiento, el Código de Procedimiento Penal, Ley Nº 1970 de 25 de marzo de 1999, en su art. 416 con claridad establece, que el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista emitidos por las Cortes Superiores de Justicia (actualmente Tribunales Departamentales de Justicia) contrarios a otros precedentes contradictorios pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (actualmente Tribunal Supremo de Justicia); por otra parte, el articulado en análisis instituye, que el precedente contradictorio deberá invocarse por el recurrente a tiempo de interponer la Apelación Restringida; por último, la norma procesal prescribe, que se entenderá que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista no coincida con el del precedente, sea por haberse aplicado norma distinta o una misma norma con diversos alcances.

El plazo para interponer el Recurso de Casación, es de 5 días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado y deberá ser presentado ante la Sala que dictó la Resolución a impugnarse; en el Recurso, deberá señalarse la contradicción con términos precisos y como única prueba admisible se acompañará copia del Recurso de Apelación Restringida en el que se invocó el precedente.

Es de entender, que el cumplimiento de estos dos requisitos -de admisibilidad- es de carácter obligatorio e inexcusable, pues, son éstos los que establecen los límites de competencia del Tribunal de Casación para tramitar el Recurso y considerar su admisibilidad o inadmisibilidad.

CONSIDERANDO V:(Análisis del cumplimiento de los presupuestos para la admisión del Recurso de Casación).-

Del análisis del memorial de Recurso de Casación presentado por Fidel Cruz Ramos, planteo su Recurso de Casación de fs. 470 a 475, contra el Auto de Vista No. 69/2011 de 25 de junio, y de la revisión de las diligencias correspondientes se verificó:

V.1.- Del Plazo.- El recurrente Fidel Cruz Ramos fue notificado con el Auto de Vista No. 69/2011 de 25 de junio, el 11 de agosto de 2011 y por memorial presentado el 16 de agosto de 2011 dedujo Recurso de Casación contra dicha Resolución, así consta en el cargo de presentación (fs.475). Por lo que, el recurrente Fidel Cruz Ramos presentó su Recurso dentro del plazo de los 5 días establecidos en la primera parte del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, cumpliéndose el ritual procesal en cuanto al plazo.

V.2.-De la Invocación del precedente contradictorio y la fundamentación.- El recurrente, Fidel Cruz Ramos, estableció como precedente contradictorio al momento de interponer el Recurso de Apelación Restringida de fs. 411 a 414, los Autos Supremos 50/2007 de 27 de enero, 401/2006 de 20 de octubre, 571/2004 de 4 de octubre, 214/2007 de 28 de marzo, 239/2005 de 1 de agosto, 114/2006 de 20 de abril, 526/2006 de 17 de noviembre, 317/2003, 71/2004, 11/2006, 12/2007, 448/2007, 31/2007, y la Sentencias Constitucionales 1570/2003-R 2406/2007-R.

Introduciéndonos al análisis de los requisitos de admisibilidad se establece que; el impetrante, Fidel Cruz Ramos, interpuso su Recurso de Casación dentro el término previsto por Ley, si bien, invocó en forma expresa varios Auto Supremos como precedente contradictorio en su Recurso de Apelación Restringida, sin embargo el recurrentes se limitó a citar dichos Autos y se olvidó de confrontar los precedentes invocados que resulten contradictorio con el Auto de Vista impugnado, precisando en cada caso en términos claros cuál la contradicción y qué es lo que se pretende, además, se deja en claro que no importa el número de Autos invocados, siendo suficiente uno solo, pero que si corresponda al caso y esté debidamente confrontado con el Auto impugnado, que nos muestre con precisión y claridad en que consiste la contradicción, finalmente los precedentes invocados se refieren a situación de hecho que son diferentes y no similares y en cuanto a las Sentencias Constitucionales estas no se constituyen en precedentes contradictorios validos en materia penal.

Por otro lado; es necesario señalar, que este Tribunal dejo claramente sentado en los Autos Supremos No.333/2003 de 22 de julio y 433/2006 de 11 de octubre entre otros, el siguiente entendimiento, que en el Recurso de Casación "no es suficiente invocar el precedente, sino que este precedente debe guardar similitud con el hecho objeto del proceso en que se vota la decisión que se pretende rever, lo que importa relación de circunstancias y motivaciones, similitud en la naturaleza del hecho, las mismas disposiciones legales interpretadas y aplicadas u otras, y sentido jurídico diferente en la praxis y alcance de la norma sustantiva"; concluyéndose en definitiva, que los Recursos en revisión, no observaron este mandato; por lo que, ante el incumplimiento de los requisitos exigidos por los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, los Recursos deducidos por los impetrantes devienen en Inadmisibles.

POR TANTO:

La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia del Estado Plurinacional de Bolivia, en aplicación del art. 8-II de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011 y de acuerdo a lo previsto en la Norma procesal contenida en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal; dispone: La INADMISIBILIDAD del Recurso de Casación deducido por Fidel Cruz Ramos de fs. 470 a 475, impugnando el Auto de Vista No. 69/2011 de 25 de junio de fs. 460 a 465, emitido por la Sala Penal Primera de la Corte Superior del Distrito Judicial de Santa Cruz, dentro del proceso penal de acción pública seguido por el Ministerio Público, José Choque Bustamante y Gregorio Choque Bustamante contra el recurrente, por la comisión del ilícito de Lesiones Graves y Gravísimas en Accidente de Tránsito previsto y sancionado por el art. 261 del Código Penal, con costas.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-

Magistrada Relatora: Dra. Silvana Rojas Panoso

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante R.

Fdo. Silvana Rojas Panoso

Fdo. William E. Alave Laura

Proveído.- Angélica Sánchez Rojas Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 1/2012