SALA PENAL LIQUIDADORA

AUTO SUPREMO Nº: 294/2012 FECHA: Sucre, 18 de septiembre de 2.012

Expediente: 96/10.

Distrito: La Paz.

Partes: Ministerio Público, Marcelo Veizaga Brañez y María Gladis Rivero de Jiménez c/ Noel Santiago Endara y Fernando Noel Endara Ibáñez

Delito: Falsedad Material y Delitos contra la Propiedad Intelectual

Recurso: Casación

_______________________________________________________________

VISTOS: El Recurso de Casación cursante de fs. 680 a 685 interpuesto por los procesados Noel Santiago Endara y Fernando Noel Endara Ibáñez, impugnando el Auto de Vista Nº 84, cursante de fs. 663 a 665 del 20 de abril de 2012, pronunciado por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior del Distrito Judicial de La Paz, dentro del proceso penal seguido en su contra por el Ministerio Público, Marcelo Veizaga Brañez y María Gladis Rivero de Jiménez, por la presunta comisión de los delitos de Falsedad Material y Delitos Contra la Propiedad Intelectual, tipificados y sancionados por los arts. 198 y 362 del Código Penal, con relación al 44, también de la norma sustantiva citada.-

CONSIDERANDO I: Que, mediante la Sentencia de grado Nº 03 cursante de fs. 526 a 539 de 17 de febrero de 2009, pronunciada por el Tribunal de Sentencia Nº 5 del Distrito Judicial de La Paz, el recurrente Fernando Noel Santiago Endara, fue declarado culpable y autor del delito de Falsedad Material y Delitos contra la Propiedad Intelectual previsto y sancionado por los arts. 198 y 362 y al existir concurso real con relación al art. 44 del Código Penal, fue condenado a la pena privativa de libertad de seis años de reclusión a ser cumplida en el Penal de San Pedro, como así también Fernando Noel Endara Ibáñez autor del delito de encubrimiento en Delitos contra la Propiedad Intelectual previsto por el art. 362 con relación al 171 del Código Penal, condenándolo a la pena privativa de libertad de 6 meses de reclusión a cumplir en el Penal de San Pedro y al pago del daño civil ocasionado y costas a favor del Estado.

Que, contra la referida Sentencia, los procesados Noel Santiago Endara y Fernando Noel Endara Ibáñez, dedujeron Recurso de Apelación Restringida cursante de fs 583 a 588, expresando que la Sentencia impugnada se basó en hechos no acreditados fehacientemente la enunciación del hecho y circunstancias que hayan sido objeto del juicio, además que al momento de dictar Sentencia, se hizo una valoración defectuosa de la prueba en general como así también el tipo penal investigado, ya que no se demostraron objetivamente los hechos de manera directa lo que va en contra del art. 193 del Código de Procedimiento Penal, alegó asimismo que existió inobservancia de las normas sustantivas y adjetivas, por lo que la Sentencia impugnada sea anulada en forma total, solicitó un nuevo juicio al considerar que existen vicios de nulidad absoluta, al amparo de lo establecido por los arts. 169 - 3) y 370 - 1), 5) y 6) del Código de Procedimiento Penal.

Que, el Auto de Vista Nº 84, cursante de fs. 646 a 648 de 20 de abril de 2010, pronunciado por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de La Paz, al amparo de los arts. 342, 370 - 6), 407, 408, 409 y 416 del Código de Procedimiento Penal, declaró la improcedencia del Recurso, confirmando la Sentencia impugnada al no ser cierto los fundamentos del recurrente en cuanto a la errónea aplicación de la Ley Sustantiva, valoración defectuosa de la prueba, tanto de cargo, como de descargo, concluyendo taxativamente que no existen violación al debido proceso, conforme a las sentencias constitucionales citadas.

CONSIDERANDO II: Que, los procesados Noel Santiago Endara y Fernando Noel Endara, interpone el Recurso de Casación cursante de fs. 680 a 685 contra el Auto de Vista Nº 84, cursante de fs. 646 a 648 de 20 de abril de 2010, pronunciado por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de La Paz, alegando en lo fundamental como motivos de su Recurso:

Que el Auto de Vista impugnado, omite fundamentar los puntos apelados que afectan derechos constitucionales, así como al debido proceso y derecho de petición, consagrados en los arts. 7 Inc. a) e, i, y 16 de la Constitución Política del Estado y constituyen defectos absolutos al sentir del art. 169 num. 3) del Código de Procedimiento Penal, citando como precedente contradictorio el Auto Supremo Nº 207/07, del 28 de marzo del 2.007.

Citó al efecto Sentencias Constitucionales como así también Autos Supremos, como precedentes contradictorios como ser los Autos Supremos Nº 141 de 22 de abril de 2006, Nº 449 de 12 de septiembre de 2007, Nº 84 de marzo de 2006, referente al cuidado que deben tener los Jueces de Grado en el análisis de la prueba y su aplicación como así también la subsunción de hechos típicos tanto en las normas sustantivas y adjetivas

Concluyó pidiendo que al evidenciarse las violaciones expuestas toda vez que se ha realizado una mala tipificación de hechos no existentes que dieron lugar a establecer una pena privativa de libertad, se declare la admisibilidad del recurso, dejando sin efecto el Auto de Vista recurrido, disponiendo la emisión de una nueva resolución acorde a la jurisprudencia establecida.

CONSIDERANDO III: (Procedibilidad ante un Recurso de Casación)

Que, sobre la Casación, Roxin emite un criterio conceptual afirmando que: "La Casación es un recurso limitado. Permite únicamente el control in iure. Esto significa que la situación de hecho fijada en la sentencia es tomada como ya establecida y sólo se investiga si el Tribunal inferior ha incurrido en una lesión al Derecho material o formal". Gian Antonio Micheli señala: "El Recurso de Casación da lugar, pues, a un nuevo examen (...) limitado a determinados vicios de la sentencia que deben ser hechos valer por la parte interesada a oponerlos; vicios que se refieren propiamente al juicio formulado por el juez en la actuación concreta del derecho objetivo en el caso concreto (errores in iudicando) o bien a la inobservancia de las normas que regulan el desenvolvimiento del proceso (errores in procedendo)".

Según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia (ahora Tribunales Departamentales de Justicia) contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (ahora Tribunal Supremo de Justicia), para ello se debe cumplir los siguientes requisitos de forma:

El precedente contradictorio deberá invocarse por el recurrente a tiempo de interponer la Apelación Restringida. La norma entiende que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el precedente, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con el mismo alcance.

El art. 417 del Código de Procedimiento Penal, dispone que el Recurso de Casación debe interponerse dentro de los cinco días siguientes a la notificación del Auto de Vista impugnado, ante la sala que lo dictó, la que remitirá los antecedentes a la Corte Suprema de Justicia.

En el Recurso de Casación se deberá señalar la contracción en términos precisos y como única prueba admisible se acompañará copia del Recurso de Apelación Restringida en el que se invocó el precedente.

Lo elementos señalados precedentemente son de cumplimiento ineludible e inexcusable ya que estos requisitos determinarán la eficacia del planteamiento, y si bien nuestra normativa legal otorga el derecho a recurrir también exige requisitos que deben ser cumplidos, que ante la negligencia o su cumplimiento deberá disponerse su inadmisibilidad sin que pueda interpretarse ésta, como a la negación a su derecho a recurrir, es así que a partir de su cumplimiento este Tribunal recién podrá ingresar a considerar el Recurso planteado.

CONSIDERANDO VI: (Cumplimiento de los requisitos formales)

Plazo.- La fecha desde la que corresponde computar el plazo de los 5 días para formular el Recurso de Casación corre desde el día siguiente a la notificación con el Auto de Vista Recurrido, en este caso a fs. 649 vta., se encuentra dicha diligencia que data de 26 de abril de 2010, ahora bien, los recurrentes formularon su Recurso de Casación mediante memorial del 22 de mayo de 2010, con cargo de recepción de 22 de mayo del mismo año cursante a fs 685, realizado el cómputo respectivo se establece, que el Recurso se encuentra presentado dentro del plazo establecido, deduciendo los feriados y domingos.

Invocación de precedente contradictorio.- Continuando con el análisis de los datos procesales que informan esta causa y de los Autos Supremos citados en el Recurso de Casación, como precedentes contradictorios al caso sub lite, se establecen las siguientes conclusiones de orden legal:

Que, desde una perspectiva amplia, señala ORTELLS RAMOS, el medio de impugnación se define como el instrumento legal puesto a disposición de las partes, destinado a atacar una resolución judicial para provocar su reforma, su anulación o bien su nulidad. Así, el principio de legalidad exige tanto resoluciones ajustadas a la Ley como materialmente justas, lo cual además se engarza además en el derecho fundamental a la tutela jurisdiccional: la resolución judicial debe ser fundada y guardar armonía con la Ley y los valores que inspiran el ordenamiento jurídico. Precisamente para garantizar esta sumisión de la decisión judicial a la ley y a la justicia existen los medios de impugnación, con los cuales se configura una verdadera actividad depuradora como garantía o derecho de los justiciables.

Que, el Recurso de Casación tiene una finalidad eminentemente defensora del ius constitutionis, del ordenamiento jurídico, a través de dos vías: 1) la función nomofiláctica, que importa la protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico; y, 2) la función uniformadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas. Así, el Recurso de Casación se configura contemporáneamente como un Recurso que desarrolla su actuación para asegurar la interdicción de la arbitrariedad, tanto en lo que afecta al control sobre la observancia de los derechos fundamentales como en la unificación de la interpretación penal y procesal. Al respecto, ALCALÁ ZAMORA Y CASTILLO señala que este Recurso cumple una doble finalidad: tutelar el interés público al tratar de mantener la exacta observancia de la Ley, que presumiblemente se quebranta con el fallo recurrido, procurando que el Órgano Jurisdiccional juzgue rectamente los casos que les toca resolver sin mal interpretar la norma jurídica, respetando las disposiciones procesales y aplicando las Leyes uniformemente. Por su parte, CAFFERATA NORES expresa que el Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva y procesal en cada caso sometido a su competencia funcional.

Que, en el contexto antes señalado, el sistema procesal penal vigente en el país ha establecido a través del art. 416 del Código de Procedimiento Penal el Recurso de Casación como el medio recursivo que procede para impugnar Autos de Vista dictados por los ahora Tribunales Departamentales de Justicia contrarios a otros precedentes pronunciados por otros Tribunales Departamentales o por una de las Salas especializadas del Tribunal Supremo de Justicia, para cuya procedencia deben cumplirse indefectiblemente con los requisitos de admisibilidad establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal, esto es, que al interponer el Recurso de Apelación Restringida la parte recurrente deba invocar el precedente contradictorio, precisando la contradicción ante una situación de hecho similar, sea por haberse aplicado normas distintas o bien una misma norma con diverso alcance; asimismo, dentro del Recurso de Casación que deberá ser presentado dentro de los cinco días siguientes a la notificación legal con el Auto de Vista que se impugna, el recurrente deberá señalar la contradicción que existiría entre la Resolución impugnada y los precedentes invocados en términos claros y precisos para que el Tribunal Supremo establezca la Doctrina Legal Aplicable que corresponda en caso ser evidentes las contradicciones deducidas por la parte recurrente.

Que, si bien este Tribunal de Casación ha establecido que para la procedencia del Recurso de Casación deben cumplirse indefectiblemente con los requisitos de admisibilidad establecidos en los arts. 416 y 417 del Código de Procedimiento Penal desarrollados precedentemente, no es menos cierto que también este Tribunal ha dispuesto a través de reiterados y uniformes fallos que la revisión excepcional y eventual de oficio procede cuando existen posibles violaciones flagrantes al debido proceso y defectos absolutos de procedimiento insubsanables o de la sentencia, conforme disponen los arts. 169 y 370 del Código de Procedimiento Penal.

Que, en el caso presente es evidente que si bien los recurrentes interpusieron su Recurso de Casación dentro del plazo previsto en el art. 417 del Código de Procedimiento Penal, empero, sin cumplir con lo dispuesto en la misma norma procesal en lo concerniente a la invocación de precedente contradictorio en el recurso de apelación, salvo el recurso de casación donde ya expone la postulación de las contradicciones que existirían entre la Resolución impugnada y otras Resoluciones emitidas por los Tribunales de Casación del país; no es menos evidente que en el caso presente los recurrentes expresaron como motivo de su Recurso de Casación la denuncia expresa y concreta sobre la infracción de derechos y garantías constitucionales de trascendencia constitucional por parte del Tribunal de Apelación, refiriendo haber incurrido en la revalorización de la prueba y de los hechos fijados en la etapa de juicio a objeto de modificar la situación legal de los procesados, extremos que corresponden ser revisados aún de oficio por este Tribunal.

En el caso de autos, el Juez A quo, califico como delito de falsedad material amparado en lo dispuesto por el art. 198 del Código Penal, y cuyas características son intrínsecas y propias del delito, no así con la investigación que se realizó sobre la copia de un libro con fines de lucro, lo que si constituye un delito contra la Propiedad Intelectual, consecuentemente, existe una flagrante violación a la norma sustantiva, ya que del estudio del cuaderno procesal, no existe elementos para considerar la existencia del delito de Falsedad Material, en consecuencia y al amparo de lo normado por el parágrafo segundo del art. 419 del Código de Procedimiento Penal corresponde resolver el recurso.

POR TANTO: La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, en cumplimiento del art. 8-II de la Ley Nº 212 de 23 de diciembre de 2011 y en aplicación de las normas procesales contenidas en los arts. 416, 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal, declara: ADMISIBLE el Recurso de Casación interpuesto por los procesados Noel Santiago Endara y Fernando Noel Endara, cursante de fs. 680 a 685 contra el Auto de Vista Nº 84, cursante de fs. 646 a 648 de 20 de abril de 2010, pronunciado por la Sala Penal Tercera de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de La Paz.

Póngase a conocimiento de las Salas Penales de todos los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado los antecedentes del presente caso para los efectos previstos en el art. 418 del Código de Procedimiento Penal.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-

Magistrada Relatora, Dra. María Lourdes Bustamante Ramírez

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante R.

Fdo. Silvana Rojas Panoso

Proveído.- Angélica Sánchez Rojas Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 2/2012