SALA PENAL LIQUIDADORA

AUTO SUPREMO Nº: 180/2012 Fecha: Sucre, 30 de julio de 2012

Expediente: 37/08

Distrito: Potosí

Partes: Ministerio Públicoc/Ronald Rhomel Sandoval Verastegui y Maritza Verastegui Apata

Delito: Tráfico de Sustancias Controladas, Asociación Delictuosa y Confabulación

Recurso: Casación


VISTOS: (Del Recurso en cuestión)

El Recurso de Casación planteado por Ronald Rhomel Sandoval Verastegui y Martiza Verastegui Apata s fs. 99 y vta., impugnando el Auto de Vista Nº 019/2008 de 6 de junio de 2008, cursante de fs. 92 a 96 de obrados, pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público en contra los recurrentes, por la presunta comisión de los delitos de Tráfico de Sustancias Controladas, Asociación Delictuosa y Confabulación previstos y sancionados por los arts. 48 con relación al 33 inc. m) y 53 de la Ley Nº 1008, los antecedentes, y;

CONSIDERANDO I: (Circunstancias Procesales)

Que, en mérito a la Acusación Fiscal presentada por el Ministerio Público de fs. 5 a 7 de obrados contra Ronald Rhomel Sandoval Verastegui y Martiza Verastegui Apata, por la comisión de los delitos de Tráfico de Sustancias Controladas, Asociación Delictuosa y Confabulación, previstos y sancionados por los arts. 48 con relación al 33 inc. m) y 53 de la Ley Nº 1008, previa la sustanciación del Juicio Oral, el Tribunal de Sentencia Primero del Distrito Judicial de Potosí, mediante Sentencia N° 05 de 22 de febrero de 2008 (fs. 48 a 54 vta.), declaró a Ronald Rhomel Sandoval Verastegui y Maritza Verastegui Apata, autores y culpables del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, por existir prueba suficiente que generó en el Tribunal la convicción sobre la responsabilidad penal de los imputados, condenándolos a la pena privativa de libertad de 10 años de presidio a cumplir en la Cárcel Pública de "Cantumarca" de la ciudad de Potosí, más el pago de 10.000 días multa a razón de Bs. 2.- por día multa; con relación al delito de Asociación Delictuosa y Confabulación se dispuso su absolución.

Que, notificadas las partes con esta Sentencia, Ronald Rhomel Sandoval Verastegui y Maritza Verastegui Apata, interponen Recurso de Apelación Restringida (fs. 58 a 64), mismo que fue retirado mediante memorial de fs.80; Asimismo, Tania Ugarte Peláez, Fiscal de Materia de Sustancias Controladas de fs. 70 a 75 vta., recurre de Apelación Restringida, mismo que previo cumplimiento del procedimiento establecido por los arts. 407 y siguientes del Código de Procedimiento Penal, el 6 de junio de 2008, la Sala Penal Segunda de la Corte Superior de Justicia del Distrito Judicial de Potosí, dictó Auto de Vista declarando Procedente en parte el Recurso de Apelación Restringida y deliberando en el fondo Revocó parcialmente la Sentencia, declarando culpables a ambos imputados por la acción y posesión dolosa, consecuentemente se les condenó a la pena privativa de libertad de 15 años de presidio a cumplirse en el Penal de "Cantumarca" de la ciudad de Potosí, mas el pago de 15.000 días multa a razón de Bs. 2 por día.

Notificadas que fueron las partes con el Auto de Vista, Ronald Rhomel Sandoval Verastegui y Maritza Verastegui Apata, mediante memorial presentado el 1 de julio de 2008, plantean Recurso de Casación contra el Auto de Vista emitido por la Sala Penal Segunda del Distrito Judicial de Potosí, de acuerdo a los siguientes fundamentos.

CONSIDERANDO II: (Fundamentos sobre el planteamiento de casación)

Que, del estudio del Recurso de Casación, se establecen como motivos del mismo, los siguientes:

Que, el Auto de Vista recurrido modificó la condena impuesta en el juicio oral, público y contradictorio de 10 a 15 años de presidio, sin embargo, en su parte dispositiva no establecen a que tipo penal especial o general corresponde la acción de posesión dolosa, siendo que el Auto de Vista solamente contendría una recopilación de Autos Supremos, cuya vinculatoriedad no tendría relación en la parte dispositiva; por lo que, sin haberse efectuado un verdadero análisis los Vocales componentes del Tribunal de Alzada, modificaron su condena.

Señalan que, toda Resolución en materia penal debe estar debidamente fundamentada, como exige el art. 124 del ritual de la materia, puesto, que en una Resolución Judicial no solamente debe contener el razonamiento fáctico, sino que además debe expresar la debida fundamentación jurídica, inequívoca y coherente, que en el caso de Autos no existió.

Del Precedente Contradictorio Invocado: Respecto de los precedentes contradictorios de la revisión de su Recurso de Casación de fs. 99 y vta., no se invoca y menos desarrolla algún precedente contradictorio que haya sido dictado en circunstancias similares por otras Cortes Superiores de Justicia (Hoy Tribunales Departamentales de Justicia) o por alguna de las Salas Penales de la Corte Suprema de Justicia (Hoy Tribunal Supremo de Justicia); ahora bien, por mandato del art. 416 del Código de Procedimiento Penal, los precedentes contradictorios deben invocarse al momento de interponer el Recurso de Apelación Restringida, sin embargo de ello, en el caso de Autos los recurrentes mediante memorial de fs. 80 plantearon el "desistimiento y retiro de su Apelación Restringida" por lo que, no corresponde entrar en mayor consideración respecto de este recurso.

De la solicitud: Por los fundamentos desarrollados solicitan que el Tribunal de Casación devuelva obrados al Tribunal de Alzada, para que se pronuncie nuevo Auto de Vista, corrigiendo as omisiones y resolviendo los defectos absolutos que se advierten en el Auto de Vista recurrido.

CONSIDERANDO III: (Procedibilidad ante un Recurso de Casación)

Que, se entiende por Casación como un instrumento político-jurídico que tiene una doble finalidad: por un lado, fijar la jurisprudencia, entendiendo por tal la proclamación en abstracto de la doctrina legal, fijando, con ello, la interpretación que debe darse a los textos legales; y, por otro, enmendar las infracciones de Ley o de Doctrina que los Tribunales hayan cometido en la tramitación o resolución de los juicios.

Gimeno Sendra se refiere al Recurso de Casación como:" Al recurso que tiene una función predominantemente parciaria en el sentido de que principalmente tiende a defender los intereses y derecho de la partes procesales, aunque es cierto que con él persigue una clara función de protección o salvaguarda de las normas del ordenamiento jurídico (función nomofiláctica) y unificadora de la jurisprudencia en la interpretación y aplicación de las normas jurídicas..."

De ahí según prevé el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, el Recurso de Casación procede para impugnar Autos de Vista dictados por las Cortes Superiores de Justicia (hoy Tribunales Departamentales de Justicia), contrarios a otros precedentes pronunciados por otras Cortes Superiores de Justicia o por la Sala Penal de la Corte Suprema (hoy Tribunal Supremo de Justicia) de ahí que uno de los fines de este recurso es el controlar uniformidad en la aplicación de la normativa penal por parte de los operadores de justicia, así lo señala Cafferata Nores cuando afirma que: " El Recurso de Casación tiene un propósito unificador de las interpretaciones jurisprudenciales, mediante la actuación de un mismo Tribunal superior que controla la interpretación de la Ley sustantiva o procesal en cada caso sometido a su competencia funcional".

Ahora bien, el Tribunal Constitucional en su Sentencia Nº 1401/03 R de 26 de septiembre de 2003, define al Recurso de Casación como: "Un medio de impugnación que la ley concede a las partes, para que el más alto Tribunal de la Justicia ordinaria del país, resuelva, en base al derecho objetivo, la probable contradicción existente entre el fallo dictado en el caso concreto impugnado, con otro dictado por la misma Sala Penal, por otra Corte, o por la Sala Penal de la Corte Suprema. Lo que significa que el recurso de casación es un medio de defensa al que pueden acceder las partes para impugnar un Auto de Vista no ejecutoriado que consideren desfavorable. En concordancia con esto, se tiene que el art. 16.II de la Constitución, establece que (El derecho de defensa de la persona en juicio es inviolable); lo que determina que la interpretación que se haga de los preceptos legales en análisis, debe desarrollar de la mejor manera posible, el inviolable derecho a la defensa que proclama la Constitución".

La procedencia del Recurso de Casación está dada al cumplimiento de un conjunto de requisitos necesarios para que el Tribunal de Casación pueda pronunciarse sobre el fondo del planteamiento, siendo estos presupuestos formales de cumplimiento obligatorio e inexcusable; es así, que el Código de Procedimiento Penal en sus arts. 416 y 417 ha señalado lo siguientes:

Del plazo.- El art. 417 del Código de Procedimiento Penal, dispone que el Recurso de Casación debe interponerse dentro de los cinco días siguientes a la legal notificación con el Auto de Vista impugnado, ante la Sala que lo dictó, la que remitirá los antecedentes a la Corte Suprema de Justicia.

De la forma.- El precedente contradictorio deberá invocarse por el recurrente a tiempo de interponer la Apelación Restringida. La norma entiende que existe contradicción, cuando ante una situación de hecho similar, el sentido jurídico que le asigna el Auto de Vista recurrido no coincida con el precedente, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con el mismo alcance.

En el Recurso de Casación, se deberá señalar, la contradicción en términos precisos y como única prueba admisible se acompañará copia del Recurso de Apelación Restringida en el que se invocó el precedente.

El incumplimiento a los presupuestos señalados supra, determinarán la ineficacia del planteamiento, pues si bien, nuestra normativa legal otorga el derecho a recurrir, también exige requisitos que deben ser cumplidos, que ante la negligencia o incumplimiento del recurrente debe disponerse su inadmisibilidad sin que ésta decisión se interprete como a la negación a ese derecho recursivo, en consecuencia de su cumplimiento recién este Tribunal podrá ingresar a considerar el recurso planteado.

CONSIDERANDO IV: (Cumplimiento de los requisitos formales)

Plazo: La fecha, desde la que corresponde computar el plazo de los 5 días para formular el Recurso de Casación corre desde el día siguiente a la notificación con el Auto de Vista recurrido, en este caso, a fs. 97 se encuentra dicha diligencia que data de 25 de junio de 2008, ahora bien, los recurrentes formulan su Recurso de Casación mediante memorial presentado el 1 de julio de 2008, cursante a fs. 99 y vta,; realizado el cómputo respectivo, descontando el día inhábil (domingo 29 de junio) se establece que el recurso se encuentra interpuesto dentro del plazo establecido por el art. 417 del Código de Procedimiento Penal.

Invocación del precedente contradictorio: Continuando con el análisis de los datos procesales que informan esta causa, se establecen las siguientes conclusiones de orden legal:

A) De la invocación en el Recurso de Apelación Restringida: Conforme lo previsto por el art. 416 del Código de Procedimiento Penal, un requisito formal que debe ser cumplido por la parte que formule el Recurso de Casación, es el de haber invocado el precedente contradictorio en su Recurso de Apelación Restringida; ahora bien, como se señaló en el Considerando II, los recurrentes mediante memorial de fs. 80 desistieron de su Recurso de Apelación Restringida; por lo que, no corresponde mayor consideración a este punto, sin embargo cumpliendo con el mandato Constitucional de garantizar el acceso a la Justicia, también se analizó el Recurso de Casación de fs. 99 y vta., a fin de establecer si en el mencionado recurso se cumplió con la formulación de precedentes contradictorios, resultando del análisis que los recurrentes incumplieron con este requisito formal para la interposición de su recurso.

B) De la contradicción del Precedente Contradictorio y el Auto de Vista recurrido: De lo previsto en el parágrafo segundo del art. 417 del Código de Procedimiento Penal, el recurrente deberá señalar en términos claros y precisos las contradicciones existentes entre el Auto de Vista recurrido y los precedentes contradictorios invocados; pues bien, conforme se señaló supra los recurrentes no invocaron precedentes contradictorios que puedan conllevar a este Tribunal de Casación poder determinar la contradicción en la que hubiese incurrito el Tribunal de Alzada al momento de dictar el Auto de Vista recurrido.

Finalmente se debe dejar constancia, que no es admisible el sólo hecho de que las partes se limiten a denunciar actuados procesales como defectos absolutos, sin identificar e individualizar a cual de las causales establecidas en el art. 169 del Código de Procedimiento Penal se adecuarían estos defectos. En igual forma, en el caso de la inobservancia o violación de derechos y garantías previstos en la Constitución Política del Estado, pues, se debe realizar la debida fundamentación fáctica y jurídica por el cual se describa e individualice los posibles derechos y garantías conculcados por los operadores de justicia.

POR TANTO:

La Sala Penal Liquidadora del Tribunal Supremo de Justicia, de acuerdo con la facultad conferida por la Disposición Transitoria Octava de la Ley del Órgano Judicial, art. 8-II) de la Ley Nº 212, dispone conforme los arts. 416, 417 y 418 del Código de Procedimiento Penal, declarar: INADMISIBLE el Recurso de Casación planteado por Ronald Rhomel Sandoval Verastegui y Maritza Verastegui Apata, cursante a fs. 99 y vta., en el que impugnan el Auto de Vista Nº 019/2008 de 06 de junio de 2008, cursante de fs. 92 a 96 de obrados, pronunciado por la Sala Penal Segunda de la Corte Superior del Distrito Judicial de Potosí, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público en contra de los recurrentes, por la comisión del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al 33 inc. m) de la Ley Nº 1008.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.-

Magistrado Relator: Dr. William E. Alave Laura

Fdo. Ma. Lourdes Bustamante R.

Fdo. Silvana Rojas Panoso

Fdo. William E. Alave Laura

Proveído.- Angélica Sánchez Rojas Secretaria de Cámara de la Sala Penal Liquidadora

Libro Tomas de Razón 1/2012