TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL SEGUNDA

AUTO SUPREMO Nº 011/2014-RA

Sucre, 11 de febrero de 2014


Expediente        : Cochabamba 3/2014

Parte acusadora        : Jenny Matja Orellana Rocha

Parte imputada        : José Luis Alfaro García

Delito        : Cheque en descubierto 


RESULTANDO


Por memorial presentado el 29 de noviembre de 2013, cursante de fs. 140 a 142 vta., José Luis Alfaro García interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista de 3 de junio de 2013, de fs. 133 a 137 vta., pronunciado por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso penal seguido por Walter Eliodoro Camacho Chávez en representación legal de Jenny Matja Orellana Rocha contra el recurrente, por la presunta comisión del delito de Cheque en Descubierto, previsto y sancionado por el art. 204 del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO

De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. En mérito a la querella formulada por Walter Eliodoro Camacho Chávez en representación de Jenny Matja Orellana Chávez (fs. 2 a 3 vta.) y desarrollada la audiencia de juicio, por Sentencia 20/2009 de 15 de octubre (fs. 73 a 75 vta.), el Juzgado Tercero de Sentencia de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, declaró al imputado José Luis Alfaro García, autor y culpable de la comisión del delito de Cheque en Descubierto, previsto y sancionado por el art. 204 del CP, condenándole a la pena de dos años y seis meses de reclusión y cincuenta días multa, a razón de Bs. 3.- (tres bolivianos) por cada día, a ser pagada en ejecución de sentencia.


  1. Contra la mencionada Sentencia, la parte querellante (fs. 84 a 85) y el imputado (fs. 97 a 99), interpusieron recursos de apelación restringida, resueltos por el Auto de Vista impugnado, pronunciado por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, que declaró improcedentes los recursos formulados y confirmó la Sentencia recurrida.


  1. Notificado el recurrente con el referido Auto de Vista el 22 de noviembre de 2013 (fs. 138), interpuso el recurso de casación motivo de autos el 29 del mismo mes y año.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


Del memorial que cursa de fs. 140 a 142 vta., se extraen los siguientes motivos del recurso de casación:


Acusando la violación de sus derechos fundamentales y garantías constitucionales referentes al principio de legalidad, debido proceso, subsunción de la conducta del imputado en el tipo penal, entre otros, el recurrente establece los siguientes agravios:


  1. El Auto de Vista desestimó su recurso de apelación restringida, indicando que el Juez Tercero de Sentencia de la Corte Superior del Distrito Judicial de Cochabamba, efectuó una correcta valoración de la prueba, en sujeción a la reglas de la sana crítica y realizó una adecuada subsunción de su conducta al tipo penal acusado, cumpliendo el mandato del art. 359 del Código del Procedimiento Penal (CPP); sin embargo, no tomó en cuenta que el Auto Supremo 223 de 28 de marzo de 2007, dispone que cuando el Ad quem advierte que en el proceso se pronunciaron fallos sustentados en defectuosa valoración de la prueba, vulnerando la previsión de los arts. 173 y 339 del CPP, se incurre en el defecto absoluto previsto por el art. 370 inc. 6) de la misma norma procesal.


  1. El Auto de Vista impugnado se basó en errónea aplicación de la ley sustantiva, los hechos se calificaron en forma errónea, pues no se consideró que para la comisión del delito de Giro de Cheque en Descubierto, deben concurrir dos elementos constitutivos del tipo: girarse un cheque sin la cantidad suficiente de fondos y no abonar su importe en las 72 horas siguientes a la comunicación o interpelación. En el caso, no se le notificó con la comunicación, no conoce a la querellante ni a su apoderado, menos se demostró la existencia de la obligación, ya que los cheques fueron girados al portador. En ese ámbito, el recurrente afirma que los Vocales de la Sala Penal Tercera, no consideraron la defectuosa valoración de la prueba en la que se fundó la Sentencia, estableciendo que la misma cumplía con la normativa vigente y las reglas de la sana crítica, ni tuvieron en cuenta que no concurrían los elementos constitutivos del tipo penal; al efecto, cita el Auto Supremo 221 de 7 de julio de 2006, que establece que el principio de legalidad y el debido proceso deben ser observados, la ausencia de cualquiera de ellos debe ser reclamado, como en el caso de defectos de procedimiento, los contenidos en los arts. 169 y 370 inc. 1), ambos del CP, aspecto no considerado por los Vocales demandados quienes vulneraron la garantía del debido proceso y el principio de legalidad al desconocer el elemento de la tipicidad.


  1. Asimismo, hace referencia al Auto Supremo 171 de 15 de mayo de 2006, referido a los elementos constitutivos del tipo penal de Giro de Cheque en Descubierto, haciendo hincapié en la obligación de la existencia de comunicación dentro de las 72 horas para el pago, para poder configurarse el delito de Giro de Cheque en Descubierto, aspecto no observado en el caso, pues no existe comunicación bancaria, en su lugar el Juez y los Vocales valoraron como suficiente una minúscula publicación de periódico que no indica a quién ni donde debe abonarse el importe ni quién es el autor de la comunicación, si a la querellante que no conoce o a la entidad bancaria.


III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE  CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y


Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia.

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una  carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

El precepto legal contenido en el citado art. 417 del CPP, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Sin embargo, existen situaciones de flexibilización de los requisitos de admisibilidad del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia en aquellos casos en los que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: a) Que el fin último del derecho es la justicia. b) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo referida precedentemente. c) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa. d) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la LOJ.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo como obligación el proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso, detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía, precisando el mismo y finalmente explicar el resultado dañoso emergente del defecto, así como las consecuencias procesales cuya relevancia tenga connotaciones de orden constitucional.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


Conforme se tiene señalado, el recurso de casación, condiciona su admisión al cumplimiento de los requisitos previstos por los arts. 416 y 417 del CPP y, excepcionalmente, la admisión puede operarse vía flexibilización, a cuyo efecto se deben cumplir los requisitos establecidos en el punto anterior, vale decir que la denuncia de supuesta vulneración de derechos y garantías debe estar debidamente fundamentada, proveyendo los antecedentes de hecho generadores del recurso, detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía, precisando el mismo y finalmente explicar el resultado dañoso emergente del defecto, así como las consecuencias procesales cuya relevancia tenga connotaciones de orden constitucional. En ese caso también debe observarse el plazo para la interposición del recurso de casación, previsto por el art. 416 del CPP.


En el caso de autos, se constató que el recurrente observó el plazo para la interposición del recurso de casación, habida cuenta que fue notificado con el Auto de Vista que resolvió el recurso de apelación restringida el 22 de noviembre de 2013, habiendo interpuesto el recurso de casación que es motivo de autos el 29 del mismo mes y año, es decir dentro del plazo previsto por ley.


Como quiera que el recurrente pretende la admisión de los motivos de su recurso vía flexibilización y en el marco de los arts. 416 y 417 del CPP, pues, por una parte, denuncia que el Auto de Vista vulnera el principio de legalidad, debido proceso y subsunción de la conducta del imputado en el tipo penal de Giro de Cheque en Descubierto y por otra, hace cita de precedentes, corresponde analizar


si para ambas posibilidades de admisión los agravios denunciados cumplen con las exigencias requeridas.


En el primer agravio, el recurrente señala que el Auto de Vista impugnado desestima su recurso de apelación restringida, indicando que el Juez Tercero de Sentencia efectúa una correcta valoración de la prueba, en sujeción a la reglas de la sana crítica y realiza una adecuada subsunción de su conducta al tipo penal acusado, cumpliendo el mandato del art. 359 del CPP, sin tomar en cuenta que el Auto Supremo 223 de 28 de marzo de 2007, dispone que cuando el Ad quem advierte que en el proceso se han pronunciado fallos sustentados en defectuosa valoración de la prueba, vulnerando la previsión de los arts. 173 y 339 del CPP, se incurre en el defecto absoluto previsto por el art. 370 inc. 6) de la misma norma procesal; ahora bien, para determinar la admisibilidad del recurso vía flexibilización respecto a este primer agravio, debe tenerse en cuenta que: 1) El recurrente de manera genérica acusa la vulneración de los derechos y garantías denunciados; 2) No fundamenta o explica cómo el hecho denunciado vulnera los derechos y garantías acusados como vulnerados. En consecuencia, el recurrente en este caso, no cumple con su obligación de detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía ni explicó el resultado dañoso emergente del defecto.


Por otra parte, analizado este motivo teniendo en cuenta el marco legal previsto por los arts. 416 y 417 del CPP, corresponde señalar que si bien el recurrente reclama el por qué el Auto de Vista impugnado no consideró el Auto Supremo 223 de 28 de marzo de 2007, no cumple con su obligación de establecer o precisar cuál la contradicción que existe entre el Auto de Vista recurrido y el referido Auto Supremo citado en calidad de precedente.


En el segundo agravio, denuncia que el Auto de Vista se basa en errónea aplicación de la ley sustantiva, pues en el planteamiento del recurrente no toma en cuenta que para la comisión del delito de Giro de Cheque en Descubierto, deben concurrir dos elementos constitutivos del tipo y que en el caso no se le notifica con la comunicación, no conoce a la querellante ni a su apoderado, no se demuestra la existencia de una obligación, menos que los cheques fueron girados al portador. Además, añade que los Vocales de la Sala Penal Tercera, no consideraron la defectuosa valoración de la prueba en la que se funda la Sentencia, ni tuvieron en cuenta que no concurrían los elementos constitutivos del tipo penal. Cita el Auto Supremo 221 de 7 de julio de 2006, que establece que el principio de legalidad y el debido proceso deben ser observados, la ausencia de cualquiera de ellos debe ser reclamado, como en el caso de defectos de procedimiento, los contenidos en los arts. 169 y 370 inc. 1), ambos del CP, aspecto no considerado por los Vocales demandados quienes vulneraron la garantía del debido proceso y el principio de legalidad al desconocer el elemento de la tipicidad. En este caso, como en el primer agravio la acusación de la vulneración de los derechos y garantías denunciados es genérica y no explica cómo el hecho denunciado vulnera los derechos y garantías acusados como vulnerados, por lo que tampoco en este caso cumple con su obligación de detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía ni explica el resultado dañoso emergente del defecto.


A lo expresado, debe añadirse que efectuado el análisis de este motivo a partir de los arts. 416 y 417 del CPP, se evidencia que el recurrente se limita a citar el Auto Supremo 223 de 28 de marzo de 2007, sin explicar de manera clara cuál la contradicción que existe entre el Auto de Vista  impugnado y el referido Auto Supremo.

Por último, se constata que en el tercer agravio, el recurrente reitera los reclamos del segundo agravio; sin embargo, en este caso precisa que el Auto Supremo 171 de 15 de mayo de 2006, se refirió a los elementos constitutivos del tipo penal de Giro de Cheque en Descubierto, haciendo hincapié en la obligación de la existencia de comunicación dentro de las 72 horas para el pago, para poder configurarse el delito de Giro de Cheque en Descubierto, aspecto no observado en el caso, pues no existe comunicación bancaria, empero el Juez y los Vocales valoraron como suficiente una minúscula publicación de periódico que no indica a quién ni donde debe abonarse el importe ni quién es el autor de la comunicación, si a la querellante que no conoce o a la entidad bancaria. Esta precisión aun siendo escueta, acredita que el recurrente, en observancia de los arts. 416 y 417 del CPP, cumple con la obligación de invocar el precedente contradictorio a tiempo de interponer la apelación restringida; asimismo, señala la contradicción en términos precisos haciendo referencia clara a la necesidad de comunicación que dice en el caso no existió, por lo que corresponde ingresar al análisis de fondo del presente motivo al haberse observado los requisitos de admisibilidad previstos por las normas procesales citadas.


POR TANTO


La Sala Penal Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación de fs. 140 a 142 vta., interpuesto por José Luis Alfaro García, únicamente para el análisis de fondo del tercer motivo de agravio; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias: el Auto de Vista de 3 de junio de 2013 y el presente Auto Supremo. 


Regístrese, hágase saber y cúmplase.