TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL SEGUNDA

AUTO SUPREMO Nº 008/2014-RA

Sucre, 11 de febrero de 2014


Expediente        : Oruro 1/2014

Parte acusadora        : Ministerio Público y otro

Parte imputada        : Fidel Iban Choque Viza y otra 

Delito        : Robo Agravado


RESULTANDO


El memorial cursante de fs. 121 a 131 vta., por el que Fidel Iban Choque Viza y Cecilia Rueda Crispín, interponen recurso de casación impugnando el Auto de Vista 28/2013 de 4 de noviembre, de fs. 108 a 113, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Gilbert Pérez Atora, contra los recurrentes por el delito de Robo Agravado, previsto y sancionado por el art. 332 inc. 2) con relación al art. 331, ambos del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. Desarrollada la audiencia de juicio oral, el Tribunal Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Oruro, pronunció la Sentencia 07/2013 de 12 de abril (fs. 55 a 67), que declaró a los imputados Fidel Iban Choque Viza y Cecilia Rueda Crispín, autores de la comisión del delito de Robo Agravado, tipificado y sancionado por el art. 332 inc. 2) con relación al art. 331, ambos del CP, imponiéndoles la pena privativa de libertad de siete años de reclusión.


  1. Contra la mencionada Sentencia, los imputados formularon apelación restringida (fs. 71 a 74 vta.), que fue resuelta por el Auto de Vista impugnado, que declaró improcedente el recurso y confirmó la sentencia.


  1. Notificados los imputados con el referido Auto de Vista, interpusieron el recurso de casación que está siendo analizado respecto al cumplimiento de los requisitos de admisibilidad.


II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN


Previa relación y exposición de hechos, antecedentes de la causa, motivos que originaron el reenvío del proceso, especificando los tres motivos del recurso de apelación restringida y la respuesta que dio el Tribunal de apelación, los recurrentes exponen los siguientes motivos:


  1. Con el título: “DEFECTOS ABSOLUTOS DEL AUTO DE VISTA Nº 28/2013 QUE NO REQUIEREN INVOCACIÓN DE PRECEDENTES CONTRADICTORIOS” (sic), manifiestan como primer motivo que el Tribunal Supremo en los Autos Supremos 169 de 5 de abril de 2008 y 250 de 4 de junio de 2010, dejó sentado que es viable la admisión del recurso de casación sin necesidad de exigir la invocación de precedentes contradictorios, cuando los Tribunales omitieron dar cumplimiento al art. 399 del Código de Procedimiento Penal (CPP), que constituye un defecto absoluto. Continúan señalando que el Tribunal de alzada, cometió una serie de arbitrariedades y violaciones al debido proceso, que constituyen defectos absolutos conforme previene el art. 169 inc. 3) del CPP; dicen que, con relación al primer punto de la apelación restringida, referido al incidente de extinción de la acción penal por duración máxima del proceso, el Tribunal de alzada incorporó elementos no debatidos por las partes vulnerando los alcances del art. 398 del CPP, sin absolver el motivo de la apelación en los términos planteados y se decantó por otros aspectos ajenos que ni siquiera fueron así resueltos por el tribunal de instancia; además, que ingresó al examen de actuados procesales con la cita de fojas, aspectos a los que no hizo alusión el tribunal inferior, existiendo un pronunciamiento extra y ultra petita, convirtiendo la apelación restringida en una nueva instancia de revisión del juicio mismo, citando al efecto el Auto Supremo 450 de 19 de agosto de 2004, referente al entendimiento de la inexistencia de doble instancia.


Agregan que, con relación al segundo punto de apelación de errónea aplicación de la ley sustantiva, el Tribunal de alzada, efectuó apreciaciones enteramente equivocadas y defectuosas, analizando erróneamente los alcances de la primera Sentencia o del primer Auto de Vista; para ello enfatizan que el primer Tribunal que les juzgó, determinó que los elementos fácticos del caso no merecían subsunción en el tipo penal de Robo Agravado sino de Hurto Agravado, aplicando para ello la tesis de desvinculación condicionada, pero el de Alzada, incorporó conceptos equivocados, fuera  del marco de los hechos de la acusación y de los tipos penales.


Finalmente, en este motivo señalan que, el Tribunal estableció la existencia de prueba material, sin explicar de dónde surgió este nuevo elemento; por todo ello denuncian que se confirmó su condena por prueba no desfilada e inexistente.


  1. En el segundo motivo, relativo a la extinción de la acción penal, afirman que, ante este motivo del recurso de apelación restringida, el Tribunal de alzada, no absolvió nada, conformándose en el pensamiento retórico de la nulidad, sin siquiera concluir su razonamiento. Que, en su apelación recurrieron al entendimiento del Auto Supremo 306 de 9 de septiembre de 2008, pero la Sala de apelación, no dijo absolutamente nada sobre este particular y menos emitió su criterio respecto a las formas de nulidad y si ciertamente la nulidad operada hacía inexistentes los actos procesales o sólo la decisión; finalizan, precisando que hasta la fecha han transcurrido más de cuatro años de iniciado el proceso, lo que ameritaría que en casación se examine este tema, determinando la extinción por duración máxima del proceso.


  1. Por el tercer motivo del recurso, referente al defecto previsto por el art. 370 inc. 1) del CPP, señalan que, tanto el Tribunal de sentencia como el Tribunal de alzada, insisten en afirmar que tratándose de Robo Agravado no es necesario la demostración de los elementos del tipo penal previsto por el  art. 332 del CP; al respecto enfatizan que, los de instancia parten de un presupuesto equivocado, al suponer que el art. 332 del CP, no necesita de los elementos constitutivos del art. 331 del CP; pues no se consideró que el delito de Robo Agravado es un tipo penal dependiente o agravado del tipo penal básico de Robo, en el que se encuentran los elementos sustanciales del tipo, por lo que no es posible admitir la tesis de que el robo agravado no requiere de los elementos del art. 331 del CP. Finalizan con la invocación del


    Auto Supremo 360 de 28 de noviembre de 2012, señalando que, si no existen elementos que demuestren su participación en el delito de Robo Agravado correspondía su absolución en el marco del art. 363 inc. 3) del CPP.


  1. Por último, expresan que el Tribunal de alzada respecto a la denuncia efectuada en apelación relativa al defecto de la sentencia previsto por el art. 370 inc. 5) del CPP, se limitó a responder que no es evidente lo acusado en apelación, respuesta que carece de fundamentación, invocando como precedentes contradictorios los Autos Supremos 111 de 31 de enero de 2007 y 360 de 28 de noviembre de 2012, relativos al deber de fundamentación de las resoluciones judiciales.


Con estos antecedentes, en principio piden se admita el recurso, para luego se establezca la existencia de defectos absolutos y la contradicción con los precedentes invocados y se anule el Auto de Vista recurrido.


III.        REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN


El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación dada su función nomofiláctica, tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia, a fin de garantizar la aplicación correcta y uniforme de la ley penal, por razones de seguridad jurídica y respecto al derecho a la igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia, resultando en el caso particular de las Salas Penales, que ante la interposición del recurso de casación, les corresponde en base al derecho objetivo, establecer la existencia o no de contradicción entre el fallo impugnado con los precedentes invocados.

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:


i)        Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


ii)        Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


Esto significa que, no basta la simple mención, invocación, trascripción del precedente, ni la fundamentación subjetiva del recurrente respecto a cómo cree que debió ser resuelta la alegación; sino, la adecuación del recurso indefectiblemente a la normativa legal, para que a partir de ello, este Tribunal de Justicia, pueda cumplir con su competencia (art. 419 del CPP), sin que pueda considerarse a este medio de impugnación una nueva oportunidad de revisión del fallo de mérito.


iii)        Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


Ahora bien, un supuesto de flexibilización de los requisitos del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia de este Tribunal, es aquel en el que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: a) Que el fin último del derecho es la justicia; b) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo referida precedentemente;

c) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa; y, d) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la LOJ.



Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo como obligación el proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso, detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía, precisando el mismo y finalmente explicar el resultado dañoso emergente del defecto, así como las consecuencias procesales cuya relevancia tenga connotaciones de orden constitucional.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


Analizado el recurso de casación, se advierte que los recurrentes fueron notificados con el Auto de Vista, el 11 de diciembre de 2013 y presentaron el recurso el 18 de diciembre, o sea dentro del plazo de cinco días establecido por el párrafo primero del art. 417 del CPP.


Analizando los demás requisitos de admisibilidad, se tiene que los recurrentes, por el primer motivo denuncian la existencia de defectos absolutos no susceptibles de convalidación, pidiendo en mérito a los Autos Supremos 169 de 5 de abril de 2008 y 250 de 4 de junio de 2010, se admita el recurso sin la exigencia de la invocación de precedentes contradictorios; ahora bien, las denuncias referentes a la omisión o vulneración de los arts. 398 y 399 del CPP, el pronunciamiento extra y ultra petita y la conversión de la apelación restringida en una nueva instancia en contradicción según se sostiene con el Auto Supremo 450 de 19 de agosto de 2004, fueron efectuadas sin la debida fundamentación, habida cuenta que no proveen en forma precisa los antecedentes de hecho generadores del recurso, ni precisan la restricción o disminución del derecho o garantía, ni explican el resultado dañoso emergente del presunto defecto, menos las consecuencias procesales cuya relevancia tenga connotaciones de orden constitucional; por ello no es posible ingresar al análisis de fondo del presente motivo.


En el segundo motivo, los recurrentes se limitan a denunciar que el Tribunal de alzada, al resolver el motivo de apelación relativo a la extinción de la acción penal, se conformó en el pensamiento retórico de la nulidad, sin concluir su razonamiento, sin cumplir con la obligación de invocar el precedente contradictorio conforme la exigencia prevista por el art. 416 del CPP; pues si bien en este motivo  hacen mención al Auto Supremo 306 de 9 de septiembre de 2008, la cita tiene por finalidad hacer conocer que dicha Resolución fue invocada en apelación respecto a la cual el Tribunal de apelación no se pronunció. Por otra parte, debe aclararse respecto a la pretensión de los recurrentes de que en casación se examine la temática, determinando la extinción de la acción por duración máximo del proceso, que  conforme se dejó sentado anteriormente por éste Tribunal, todo incidente relativo a la extinción debe plantearse por cuerda separada, en este caso, ante el tribunal que conoció la causa, conforme los fundamentos de la Sentencia Constitucional 1716/2010-R que, entre otros razonamientos, señaló: "En consecuencia, reiteramos el cambio de línea jurisprudencial en sentido de que el hecho que se pueda solicitar en cualquier etapa del proceso no implica que el tribunal de casación tenga competencia para conocer y resolver dicha petición, que como se tiene dicho en estricta aplicación de la competencia que nace exclusivamente de la ley, corresponde a los jueces de instancia, con la eventualidad de su impugnación en la vía incidental ante las cortes superiores de distrito en sujeción al art. 51 inc.1) del CPP".


Con referencia al tercer motivo, por el que se denuncia la inobservancia o errónea aplicación  de la ley sustantiva, los recurrentes precisan que tanto el Tribunal de sentencia como el Tribunal de alzada, inobservaron y aplicaron erróneamente los arts. 331 y 332 del CP, al admitir la tesis de que el Robo Agravado no requiere los elementos descritos en la primera disposición, a cuyo efecto invocaron como precedente contradictorio el Auto Supremo 360 de 28 de noviembre de 2012, estableciendo la posible contradicción entre la Resolución recurrida y el precedente invocado, al enfatizar que si no existen los elementos que demuestren su participación en el delito de Robo Agravado con las características y caracterizaciones de los Tribunales de instancia y de alzada, correspondía simple y llanamente su absolución en el marco del art. 363 inc. 3) del CPP, por lo que corresponde su análisis en el fondo del recurso.


Finalmente como cuarto motivo, relativo al defecto de la sentencia previsto por el art. 370 inc. 5) del CPP, denunciado en el recurso de apelación restringida; expresan que el Tribunal de alzada, omitió fundamentar su respuesta, en contradicción a la doctrina legal establecida por los Autos Supremos 111 de 31 de enero de 2007 y 360 de 28 de noviembre de 2012; por lo que al haberse expuesto con claridad la posible contradicción que existiría entre el Auto de Vista impugnado con los Autos Supremos invocados, referentes al deber de fundamentación de los fallos judiciales, este motivo también corresponde ser analizado por este Tribunal.


POR TANTO


La Sala Penal Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por Fidel Iban Choque Viza y Cecilia Rueda Crispín, de fs. 121 a 131 vta., únicamente para el análisis de fondo del tercer y cuarto motivo identificados en el acápite II incs. 3) y 4) de esta Resolución; asimismo, en cumplimiento del segundo párrafo del citado artículo, por Secretaría de Sala hágase conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas, el Auto de Vista impugnado y el presente Auto Supremo.


Regístrese, hágase saber y cúmplase.