PSALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo Nº 280/2013-RA                                                         Sucre, 31 de octubre de 2013

Expediente: La Paz 44/2013

Partes: Ministerio Público y otra  c/ Oscar Ramiro Viruez Pino

Delito: Lesiones Graves y otros


RESULTANDO


Por memoriales presentados el 18 y 20 de septiembre de 2013; Oscar Ramiro Viruez Pino (fs. 1367 a 1369) y Neva Portocarrero Vda. de Sanjinez (fs. 1376 a 1378) respectivamente, interponen recursos de casación impugnando el Auto de Vista 135/2013 de 8 de agosto, de fs. 1335 a 1343, pronunciado por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Neva Portocarrero Vda. de Sanjinez contra Oscar Ramiro Viruez Pino, por la presunta comisión de los delitos de Violación, Homicidio en grado de Tentativa y Lesiones Graves, previstos y sancionados por los arts. 308, 251, ambos con relación al art. 8 y 271, respectivamente, todos del Código Penal (CP).


I. ANTECEDENTES DEL PROCESO


De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:


  1. En mérito a las acusaciones pública (fs. 352 a 355 vta.) y privada (fs. 368 a 374), desarrollada la audiencia de juicio, por Sentencia 24/2012 de 28 de noviembre (fs. 1250 a 1262 vta.), el Tribunal Sexto de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, declaró al imputado Oscar Ramiro Viruez Pino, absuelto de la comisión de los delitos de Violación y de Homicidio en grado de Tentativa, previstos y sancionados en los arts. 308 y 251 con relación al art. 8 del CP; y autor de la comisión del delito de Lesiones Graves, tipificado por el art. 271 del CP, imponiéndole la pena privativa de libertad de cinco años, más el pago de daños y perjuicios, calificables en ejecución de Sentencia.


  1. Contra la mencionada Resolución, presentaron recursos de apelación restringida, el imputado Oscar Ramiro Viruez Pino (fs. 1291 a 1296), la acusadora particular Neva Portocarrero Vda. de Sanjinez (fs. 1298 a 1302) y el Fiscal Eduardo Morales Valda (fs. 1304 a 1306 vta.), que fueron resueltos mediante Auto de Vista 135/2013 de 8 de agosto (fs. 1335 a 1343), pronunciado por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que declaró improcedentes los recursos de apelación, confirmando la Sentencia.


  1. Notificados los recurrentes con el Auto de Vista impugnado, el 13 de septiembre de 2013 (fs. 1344), interpusieron los recursos de casación que son motivo de autos, el 18 y 20 del mismo mes y año.


II. DE LOS MOTIVOS DE LOS RECURSOS DE CASACIÓN


De los memoriales que cursan de fs. 1367 a 1369 y fs. 1376 a 1378, se extraen los siguientes motivos:


II.1. Recurso de casación de Oscar Ramiro Viruez Pino.


Denuncia que el Tribunal de alzada no se pronunció sobre todos los motivos en que se fundó su apelación restringida, incurriendo en una evidente incongruencia omisiva y deber de fundamentación, constituyendo un vicio absoluto que vulnera el derecho a la defensa, al debido proceso y al recurso, toda vez que:


  1. No explicó nada sobre los precedentes contradictorios invocados en el otrosí de su recurso como fueron los Autos Supremos: 175 de 15 de mayo de 2006, 295 de 22 de junio de 2010, 50 de 27 de enero de 2007, 185 de 26 de abril de 2010, 444 de 15 de octubre de 2005 y 431 de 15 de diciembre de 2005, que orientan a la duda razonable protegida por las normas de derecho internacional; lo que supone que, a lo largo del proceso debe ser tratado como inocente, como lo reconoce el art. 116.I de la Constitución Política del Estado (CPE). Por consiguiente, al no estar seguro el juzgador de la culpabilidad del acusado debió aplicar la absolución; lo que significa, que el Tribunal de apelación debió dictar nueva Resolución sin necesidad de nuevo juicio; sin embargo, solo emitió criterio sobre el fallecimiento del otro co encausado resaltando la extinción de su muerte, sin analizarse los precedentes contradictorios.


  1. El Tribunal de apelación se desentendió del análisis sobre la inobservancia y errónea aplicación de la ley sustantiva previsto en el art. 370 incs. 1), 5), 8) y 11) del Código de Procedimiento Penal (CPP), por la contradicción existente, cuando al final de la Sentencia apelada se mencionan atenuantes que más parecen agravantes, como las descritas en la hoja 25 de dicha Resolución, generando incertidumbre en franca violación del principio de legalidad; además, que la condición para la pena impuesta era el poner en peligro la vida, asimismo, se le negó la posibilidad de ejercer la defensa al negársele la prueba extraordinaria, incluso su propia prueba, lo cual es contrario a normas internacionales de derechos humanos y va contra el art. 169 inc. 3) del CPP, correspondiendo la anulación del juicio por vulneración de derechos fundamentales.


  1. Finalmente sobre su petición intitulado INOBSERVANCIA Y ERRÓNEA APLICACIÓN DE LA LEY SUSTANTIVA, expresa que el Auto de Vista impugnado no resolvió la pretensión en sentido que el: “…tipo penal de lesiones leves y graves a partir de su modificación descrito en el art. 271 del código penal, esta fue modificada el año 2010, sin embargo los análisis del auto de vista no concentran atención en estas argumentaciones…” (sic), por lo que se vulneró el principio de legalidad, al fundarse la Sentencia en defectos procesales absolutos y no se respetó la enseñanza de los criterios del derecho penal moderno sobre la imputación objetiva, por lo que corresponde la anulación del juicio.


II.2. Recurso de casación de Neva Portocarrero Vda. de Sanjinez


Señala, que el Tribunal de apelación realizó una transcripción de su recurso y procedió en el Considerando cuarto num. 4, a la valoración conjunta de orden legal, transcribiendo la denunciante dicho numeral para luego fundamentar en sentido que el Auto de Vista impugnado vulneró el art. 398 del CPP porque no ponderó, menos valoró los aspectos cuestionados en su apelación restringida y al contrario realizó una valoración independiente al margen de lo solicitado; asimismo, no ponderó el acápite referido a la aplicación que pretendió en su apelación respecto a la fundamentación jurídica de la Sentencia, último párrafo en el que se aludió al delito previsto en el art. 270 inc. 2) del CP; habiendo el Tribunal de apelación determinado que no existió duda que el autor de las lesiones producidas fue el acusado, correspondiendo el tipo penal de Lesiones Graves y no así Lesiones Gravísimas; igualmente en el acápite de la fundamentación e imposición de la pena o dosimetría penal, se mencionó que el acusado incurrió en dilación de justicia y lo que se pretendió fue la agravación de la conducta del acusado.


Continúa refiriendo que en su recurso de apelación restringida hizo mención al acápite de los hechos probados de la Sentencia, que fue objeto de agresión en el interior del motorizado por el acusado estableciéndose que dicho actuar se adecua al art. 252 incs. 2) y 3) del CP siendo su pretensión que la Sentencia debe ser agravada en cuanto a la pena; finalmente, dice que en su apelación de la Sentencia mencionó que en base al principio iura novit curia podía apartarse de la tipificación efectuada por lo que hizo mención a los precedentes contradictorios como los Autos Supremos: 175 de 15 de mayo de 2006 y 62 de 27 de enero de 2007, solicitando que el Tribunal de alzada modifique la pena a seis años y seis meses; empero, los vocales no valoraron ni revisaron los alcances de su petición sobre la errónea aplicación de la ley sustantiva, principalmente en el acápite de aplicación de lo que pretendió fue garantizarse el debido proceso; correspondiendo que se deje sin efecto y conforme a la doctrina legal aplicable se emita nueva Resolución.


III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE  CASACIÓN


El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.


En este contexto, el art. 416 de la Ley Adjetiva Penal, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia.

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del CPP, cuales son:


  1. Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.


  1. Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.


  1. Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.


El precepto legal contenido en el citado art. 417 del CPP, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.


Ahora bien, un supuesto de flexibilización de los requisitos del recurso de casación que permite abrir excepcionalmente la competencia de este tribunal, es aquel en el que se denuncie la existencia de graves y evidentes infracciones a los derechos de las partes y que constituyan defectos absolutos no susceptibles de convalidación; posibilidad que se justifica teniendo presente: a) Que el fin último del derecho es la justicia; b) La tarea encomendada por ley al Tribunal Supremo referida precedentemente; c) La necesidad de precautelar se observen las normas procesales que son de orden público y de cumplimiento obligatorio que prevén no se cometan actos procesales defectuosos, teniendo en cuenta que conforme la disposición contenida en el art. 115.II de la CPE, el Estado garantiza entre otros, los derechos al debido proceso y a la defensa; y, d) Las disposiciones relativas a la nulidad de actos procesales previstas por el art. 17 de la LOJ.


Este entendimiento, no implica que el recurrente se limite en el recurso de casación a formular una simple denuncia de actividad procesal defectuosa sin la debida fundamentación; por el contrario, en este tipo de situaciones, la parte recurrente deberá formular las denuncias vinculadas a la existencia de defectos absolutos, teniendo como obligación el proveer los antecedentes de hecho generadores del recurso, detallar con precisión la restricción o disminución del derecho o garantía, precisando el mismo y finalmente explicar el resultado dañoso emergente del defecto, así como las consecuencias procesales cuya relevancia tenga connotaciones de orden constitucional.


IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS


IV.1. Del recurso de casación de Oscar Ramiro Viruez Pino.


En el caso de autos, se constata que el recurrente cumplió con el primer requisito de forma relativo al plazo para la interposición del recurso de casación, habida cuenta que fue presentando dentro del plazo de los cinco días, ya que el Auto de Vista fue notificado el 13 de septiembre de 2013, interponiendo el recurso de casación el 18 del mismo mes y año.


En relación al cumplimiento del requisito de admisibilidad de fondo, se evidencia que el recurrente, no invocó precedente contradictorio alguno; y, por ende, incumplió con la carga procesal de fundamentar en términos claros y precisos, respecto a la posible contradicción que pudiera existir entre la Resolución impugnada y algún precedente, sin tomar en cuenta que este requisito resulta ineludible para decretar la admisibilidad del recurso; más si se considera que si bien el recurrente menciona los Autos Supremos: 175 de 15 de mayo de 2006, 295 de 22 de junio de 2010, 50 de 27 de enero de 2007, 185 de 26 de abril de 2010, 444 de 15 de octubre de 2005 y 431 de 15 de diciembre de 2005, lo hace en el contexto de que fueron citados en la apelación restringida y no en el presente recurso.

No obstante lo señalado, esta Sala no puede soslayar el hecho de que el recurrente acusa la vulneración de sus derechos a la defensa, al debido proceso y al derecho de recurrir, argumentando que el Tribunal de alzada no se pronunció respecto a todos los motivos en los que fundó su recurso de apelación restringida, incurriendo en criterio del recurrente en una evidente incongruencia omisiva y deber de fundamentación, lo que implicaría la posible existencia de un vicio absoluto; a ese efecto, el recurrente, identifica tres temáticas que no hubiesen merecido pronunciamiento por parte del Tribunal de alzada, por lo que ante la necesidad de precautelar derechos y garantías constitucionales, corresponde la admisión del presente recurso vía flexibilización.


IV.2. Del recurso de casación de Neva Portocarrero Vda. de Sanjinez


De la revisión del recurso de casación se constata que la recurrente cumplió con el primer requisito de forma relativo al plazo para la interposición del recurso, toda vez que fue formulado dentro del plazo de los cinco días, al haber sido notificada con el Auto de Vista el 13 de septiembre de 2013, e interpuesto el recurso de casación el 20 del mismo mes y año.


Sin embargo, concerniente al requisito de admisibilidad de fondo, se establece que la recurrente no invocó ningún precedente contradictorio, por ende tampoco explicó, menos fundamentó en términos claros y precisos respecto a la posible contradicción que pudiera existir con el Auto de Vista impugnado, en cumplimiento a la carga procesal que emerge de la previsión contenida en los arts. 416 y 417 del CPP, que conforme se desarrollara ampliamente establecen las condiciones para disponer la admisibilidad del recurso; advirtiéndose que la recurrente hace mención a los Autos Supremos: 175 de 15 de mayo de 2006 y 62 de 27 de enero de 2007, en el contexto de que fueron invocados en su apelación restringida, a tiempo de solicitar la modificación agravada de la pena impuesta al acusado; en consecuencia, es evidente que no fueron invocados en el presente recurso de casación, por lo cual no es posible considerarlos para la labor de contraste que le corresponde a este Tribunal.


Ahora bien, teniendo en cuenta el criterio asumido por este Tribunal con relación al recurso de casación interpuesto por la parte imputada, y que la acusadora particular también denuncia que el Tribunal de apelación no ponderó, menos valoró los aspectos cuestionados en su apelación restringida, vulnerando en la posición de la recurrente la disposición legal contenida en el art. 398 del CPP; en observancia del principio de igualdad también corresponde la admisión de este recurso a los efectos de verificar si la denuncia resulta o no evidente y resolver en consecuencia conforme a derecho.


POR TANTO


La Sala Penal Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLES los recursos de casación formulados
por Oscar Ramiro Viruez Pino (fs. 1367 a 1369) y Neva Portocarrero Vda. de Sanjinez (fs. 1376 a 1378). Asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, se dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas: el Auto de Vista 135/2013 de 8 de agosto, cursante de fs. 1335 a 1343, y el presente Auto Supremo. 


Regístrese, hágase saber y cúmplase.


Firmado


Magistrada Presidenta Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrado Dr. Pastor Segundo Mamani  Villca

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL SEGUNDA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA