TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL SEGUNDA

AUTO SUPREMO Nº 295/2012-RA

Sucre, 20 de noviembre de 2012

Expediente : La Paz 123/2012

Parte acusadora : Ministerio Público

Parte imputada : Walter Enrique Gómez Isla

Delito : Tráfico de Sustancias Controladas

RESULTANDO

Por memorial presentado el 16 de octubre de 2012, que cursa de fs. 149 a 152 vta., Elba Sanjinez Bernal, Defensora Pública en representación de Walter Enrique Gómez Isla, interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 23/2012 de 10 de mayo, cursante de fs. 141 a 142 vta., pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra el recurrente, por el delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al art. 33 inc. m) de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas (Ley 1008).

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO

De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:

En mérito a la acusación pública cursante de fs. 21 a 29 y desarrollada la audiencia de juicio, por Sentencia 01/2012 de 4 de enero, que cursa de fs. 118 a 122, el Juez Tercero de Sentencia Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, declaró al recurrente Walter Enrique Gómez Isla, autor de la comisión del delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al art. 33 inc. m) de la Ley 1008, imponiéndole la pena de quince años de presidio, más diez mil días multa a razón de 1.- (un boliviano) por día, con costas y daños a calificarse en ejecución de Sentencia.

Contra la mencionada Sentencia, el imputado, formuló recurso de apelación restringida conforme la actuación cursante de fs. 125 a 127, siendo resuelto por Auto de Vista 23/2012 de 10 de mayo, dictado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que declaró improcedente el recurso de apelación restringida y confirmó la Sentencia apelada.

Notificado el recurrente con el referido Auto de Vista, el 9 de octubre de 2012, conforme la diligencia cursante a fs. 143 de obrados; interpone el recurso de casación motivo de autos, el 16 del mismo mes y año.

II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN

Del memorial que cursa de fs. 149 a 152 vta., se extraen los siguientes motivos del recurso de casación:

Denunció defectos del Auto de Vista recurrido, por ser contradictorio e insuficiente, vulnerando el principio de legalidad; ya que habría sido condenado a quince años de presidio mediante la Sentencia 01/2012 de 4 de enero, decisión que fue apelada ante el superior en grado, una vez radicada la causa en la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz haciendo suyos los fundamentos de la Sentencia emitió Auto de Vista 23/2012, ratificando y confirmando la condena en su contra. El Auto de Vista impugnado habría referido que el Juez de Sentencia desarrolló una adecuada valoración de las pruebas, tomando en cuenta los detalles del hecho y habiendose encontrado en flagrancia y con sustancias controladas al acusado; estos argumentos no respetan -según el recurrente- el principio de veracidad, toda vez que su persona fue encontrada transportando sustancias controladas y no como refiere tanto la Sentencia como el Auto de Vista recurrido que fue detenido cometiendo el delito de Tráfico de Sustancias Controladas.

El recurrente continuó afirmando que las circunstancias en que fue detenido, se dieron cuando se encontraba en el aeropuerto de la ciudad de El Alto, mientras esperaba abordar el vuelo con destino a Sao Paolo-Brasil, habiendo sido interceptado por miembros de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), quienes ante la revisión de su maleta en el interior encontraron sustancias controladas que le habría sido entregado por un amigo suyo, este hecho a criterio del recurrente se constituye en un delito enmarcado en el art. 55 de la Ley 1008, que es Transporte de Sustancias Controladas; sin embargo, habría sido condenado en Sentencia y ratificada por el Tribunal de alzada, por el delito de Tráfico de Sustancias Controladas en relación al art. 33 inc. m) de la Ley 1008, sin considerar que su conducta se enmarca correctamente en el art. 55 de la Ley citada; esta determinación del Auto de Vista impugnado sería contraria a la doctrina legal aplicable conforme prevé el Auto Supremo 178 de 17 de mayo de 2006, que establecería que el "tipo penal de tráfico de sustancias controladas incurso en el Art. 48 de la Ley 1008 que se complementa con otra norma que se encuentra en el art. 33 inc. m) de la Ley citada, completada la norma, la misma tiene carácter general y en su inciso m) refiere una serie de conductas, entre ellas la acción de transportar sustancias controladas, mientras que la norma particular insertada en el Art. 55 de la referida Ley señala también sustancias controladas especificando sus elementos constitutivos..." (sic).; de lo que se colige -señala- que el Auto de Vista recurrido contiene defectos, es insuficiente y contradictorio, vulnerando el principio de legalidad al no haber aplicado la norma específica al presente caso.

Arguye además que la aplicación de la pena de diez mil días multa es excesiva, debiendo fijarse la multa de acuerdo a la función y capacidad económica del condenado, citando el Auto Supremo 103 de 20 de febrero de 2004, en el que se habría resuelto un caso similar, modificando la multa determinada por el juzgador.

Asimismo, el recurrente señaló como agravio la errónea aplicación del art. 48 en relación al art. 33 inc. de la Ley 1008; desglosando el citado artículo refiere que el Auto de Vista que impugna, sólo individualizó e identificó al acusado como autor del delito de Tráfico de Sustancias Controladas sin desglosar los elementos constitutivos del tipo penal, existiendo error de tipo, que no fue demostrado el hecho en la realidad, tampoco se consideró la colaboración que presto en la investigación y no se
habría llegado a concretar el ilícito; por ende, no se configuraría el delito de Tráfico; es más no habría su persona producido, fabricado ni almacenado ninguna sustancia controlada, solamente realizó el transporte.

Finalmente, refirió que el Auto de Vista recurrido desconoció el art. 24 del Código de Procedimiento Penal (CPP), ya que el Tribunal de alzada no fundamenta con relación al tiempo de condena que son quince años por el delito de Transporte, simplemente señaló que el recurso de apelación fue inadecuado.

En este sentido, interpuso recurso de casación contra el Auto de Vista 23/2012 de 10 de mayo, solicitando se disponga la nulidad de obrados hasta dictarse nueva Sentencia.

III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN

El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.

En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia.

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 de la Ley Adjetiva Penal, cuales son:

i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.

ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.

iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

El precepto legal contenido en el citado art. 417 del CPP, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.

IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS

Precisados los requisitos de forma y de fondo que condicionan la admisión del recurso de casación, en principio se evidencia que en el caso de autos, el recurso formulado por el imputado Wálter Enrique Gómez Isla, ha sido interpuesto dentro del plazo previsto por el art. 417 del CPP, teniendo en cuenta que el 9 de octubre de 2012, fue notificado con el Auto de Vista impugnado, presentando el recurso de casación sometido a examen de admisibilidad el 16 del mismo mes y año, por ende, dentro del plazo de cinco días previsto por el art. citado 417 del CPP.

Por otra parte, el recurrente en el primer motivo del recurso, esencialmente denuncia defectos del Auto de Vista recurrido, por ser contradictorio e insuficiente, vulnerando el principio de legalidad, ya que el referido Auto de Vista habría confirmado la Sentencia, en el sentido que fue sancionado por el delito de Tráfico de Sustancias Controladas cuando lo correcto era ser condenado por el delito de Transporte de Sustancias Controladas; si bien este motivo sometido a análisis es escueto, fundamenta con precisión que el Auto de Vista impugnado, resulta contradictorio al Auto Supremo 178 de 17 de mayo de 2006, del cual se establecería que, el delito de Tráfico de Sustancias Controladas previsto en el art. 48 con relación al art. 33 inc. m) de la Ley 1008, respecto al "transporte de sustancias controladas", resultaría la norma general y que el art. 55 de la misma Ley 1008 es la norma particular referida al Transporte de Sustancias Controladas; consiguientemente, al darse cumplimiento con los requisitos exigidos en los arts. 416 y 417 del CPP, este motivo deviene en admisible.

Igualmente dentro del primer motivo del recurso, el recurrente señala en relación a la aplicación de la pena, que denunció se habría sancionado la multa de manera
excesiva y que esta aplicación sería contraria al Auto Supremo 103 de 20 de febrero de 2004, en el cual en una situación de hecho similar se modificó la multa; de lo que se desprende que el recurrente aunque de manera escueta desarrolla la denuncia, fundamenta con precisión la contradicción del Auto de Vista recurrido con el Auto Supremo invocado; deviniendo en consecuencia el presente motivo en admisible.

En relación al segundo motivo del recurso, el recurrente denunció la errónea aplicación del art. 48 en relación al art. 33 inc. m) de la Ley 1008, en sus elementos constitutivos, que no fueron desarrollados en el Auto de Vista impugnado; sin embargo, el imputado no cumple con la carga procesal de invocar precedente contradictorio y exponer en qué consiste la contradicción en los términos exigidos por el art. 417 del Código Procesal de la materia; motivo por el que, este Tribunal está impedido de abrir su competencia respecto a este motivo, sin que la omisión en la que incurrió el recurrente pueda ser suplida de oficio, deviniendo el presente agravio como inadmisible.

En consecuencia, los extremos expuestos demuestran el cumplimiento de los requisitos formales para la admisibilidad sólo del primer motivo del recurso de casación sometido al presente análisis, por lo cual deviene en admisible.

POR TANTO

La Sala Penal Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara ADMISIBLE el recurso de casación cursante de fs. 149 a 152 vta., interpuesto por Elba Sanjinez Bernal, Defensa Pública en representación de Wálter Enrique Gómez Isla, únicamente respecto al primer motivo del mismo; asimismo, en cumplimiento del mencionado artículo en su segundo párrafo, dispone que por Secretaría de Sala se haga conocer a las Salas Penales de los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, mediante fotocopias legalizadas: el Auto de Vista 23/2012 de 10 de mayo, que cursa de fs. 141 a 142 vta., y el presente Auto Supremo.

Regístrese, hágase saber y cúmplase.

Firmado

Presidenta Mag. Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrado Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL SEGUNDA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA