TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL SEGUNDA

AUTO SUPREMO Nº 274/2012-RRC

Sucre, 31 de octubre de 2012

Expediente : Chuquisaca 11/2012

Parte acusadora : Alfredo Caballero Cuba

Parte imputada : Prima Arciénega Bautista y otros

Delitos: Calumnia, Injuria, Alteración de Linderos y

Perturbación de Posesión

Magistrada Relatora : Dra. Maritza Suntura Juaniquina

RESULTANDO

Por memorial presentado por Alfredo Caballero Cuba, cursante de fs. 385 a 386 vta., por el cual interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 153/12 de 23 de agosto de 2012, que cursa de fs. 360 a 367, pronunciado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, dentro del proceso penal seguido por el recurrentecontra Prima, Teófila, Ramón y Ponciano, todos Arciénega Bautista, por la comisión de los delitos de Calumnia, Injuria, Alteración de Linderos y Perturbación de Posesión, previstos y sancionados por los arts. 283, 287, 352 y 353 del Código Penal (CP).

I. DEL RECURSO DE CASACIÓN

I.1. Antecedentes

En mérito a la acusación particular cursante de fs. 1 a 3, presentada por el recurrente Alfredo Caballero Cuba y desarrollada la audiencia de juicio, por Sentencia 05/2012 de 17 de abril, que cursa de fs. 284 a 293, el Juez Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, declaró a: i) Prima Arciénega Bautista, autora de la comisión de los delitos de Injurias y Alteración de Linderos, previstos en los arts. 287 y 352 del CP, siendo condenada a la pena de cuatro meses de prestación de trabajo y 60 días multa a razón de Bs. 5.- (cinco bolivianos) por día, siendo absuelta por los demás delitos; ii) Teófila Arciénega Bautista, autora de la comisión del delito de Injurias, estableciendo una sanción de dos meses de prestación de trabajo y 30 días de multa a razón de Bs. 5.- (cinco bolivianos) por día, siendo absuelta por los delitos de Calumnias y Perturbación de Posesión; y, iii) Ponciano y Ramón Arciénega Bautista, autores de la comisión del delito de Alteración de Linderos, previsto en el art. 352 del CP, fijándose como medida de seguridad la prestación de caución de buena conducta por el término de dos años en la suma de Bs.1000.- (mil bolivianos) por persona; siendo absueltos por los demás delitos acusados.

Contra la mencionada Sentencia, los imputados y el acusador particular, formularon recursos de apelación restringida, conforme las actuaciones cursantes de fs. 301 a 302 vta. y 308 a 313, siendo resueltos por Auto de Vista 153/12 de 23 de agosto de 2012, dictado por la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, que en la parte resolutiva rechazó por inadmisibles los motivos primero y segundo de la apelación restringida deducida por el acusador particular, manteniendo incólume la Resolución confutada.

En mérito a la solicitud que cursa a fs. 369 y vta., se emitió el Auto 167/12 de 10 de septiembre de 2012, que cursa de fs. 372 a 373, que declaró no haber lugar al pedido de explicación y complementación formulada por el acusador particular, quien siendo notificado el 13 de septiembre de 2012, conforme la diligencia de fs. 374, interpuso el presente recurso el 20 del mismo mes y año.

I.1.1. Motivos del recurso

Del memorial cursante de fs. 385 a 386 vta., se extraen los siguientes motivos:

Citando el Auto Supremo 373 de 6 de septiembre de 2006, como precedente contradictorio y los arts. 115.I y II y 180 de la Constitución Política del Estado (CPE), sostiene que el Auto de Vista impugnado respecto al tercer motivo de apelación referido al defecto absoluto de la Sentencia, previsto por el art. 370 inc. 1) del Código de Procedimiento Penal (CPP), determinó como no subsanado, pese a que en el memorial de apelación y de subsanación, señaló con meridiana claridad la norma sustantiva violada, prevista en el art. 352 del CP, e identificó y desarrolló, la aplicación pretendida en cuanto a la correcta interpretación y aplicación de la norma inobservada, relacionándola debidamente con la Sentencia impugnada.

Lo propio ocurrió con los motivos primero y segundo de la apelación restringida, que fueron declarados ilegalmente inadmisibles, pues pareciera que los Vocales a más de copiar y pegar casualmente los mismos fundamentos para los motivos declarados inadmisibles, no dieron lectura a su recurso omitiendo finalmente considerar el fondo del mismo; motivos apelados que fueron debidamente fundamentados, cual exige la norma prevista en el art. 408 del CPP, pues en cada uno de ellos, refirió abundantemente cuál la norma violada y el por qué de tal vulneración, desarrollando de la manera más diáfana posible la aplicación lógica pretendida; en tal sentido, sostiene que mediante el Auto de Vista impugnado se han violado sus derechos a la tutela judicial efectiva y de recurrir; habiendo cumplido con los requisitos de forma y fondo en su apelación restringida; sin embargo, el Tribunal de alzada con tal de rehuir a resolver debidamente la impugnación, se valió de todo a fin de no considerar el fondo del recurso, resultando ser lo mismo para ese Tribunal el aspecto de forma como el de fondo, finalmente refirió que dichas infracciones constituyen defecto absoluto insubsanable, sancionado por el art. 169 inc. 3) del CPP.

I.1.2. Petitorio

Por lo expuesto, el recurrente solicitó se anule el Auto de Vista impugnado, y se declare la contradicción de dicho Auto de Vista con los Autos Supremos dictados por este Supremo Tribunal.

I.2. Admisión del recurso

Mediante Auto Supremo 236/2012-RA de 2 de octubre, cursante de fs. 394 a 396, este Tribunal, declaró admisible el recurso interpuesto.

II. ACTUACIONES PROCESALES VINCULADAS AL RECURSO

De la atenta revisión de los antecedentes venidos en casación y establecido el ámbito de análisis del recurso, se establece lo siguiente:

II.1. Sentencia

Alfredo Caballero Cuba formuló querella criminal contra Prima, Teófila, Ramón y Ponciano Arciénega Bautista, por la comisión de los delitos de Calumnia, Injuria, Alteración de Linderos y Perturbación de Posesión; sustanciado el juicio oral ante el Juez Primero de Sentencia del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, se dictó Sentencia 05/2012 de 17 de abril, declarando a: Prima Arciénega Bautista, culpable del delito de Injuria y Alteración de Linderos, previstos por los arts. 287 y 352 del CP, siendo condenada a la pena de cuatro meses de prestación de trabajo y 60 días multa a razón de Bs. 5.- (cinco bolivianos) por día; y absuelta de los delitos de Calumnia, "Alteración de Linderos" y Perturbación de la Posesión,; Teófila Arciénega Bautista, culpable del delito de Injuria previsto por el art. 287 del CP, siendo sancionada a dos meses de prestación de trabajo y 30 días de multa a razón de Bs. 5.- (cinco bolivianos) por día; y absuelta de los delitos de Calumnia y Perturbación de la Posesión, y a Ponciano Arciénega Bautista y Ramón Arciénega Bautista, también culpables del delito de Alteración de Linderos, sancionado por el art. 352 del CP, fijándose como medida de seguridad la prestación de caución de buena conducta por el término de dos años en la suma de Bs.1000.- (mil bolivianos) por persona; y absolviéndoles de los delitos de Calumnia, Injuria y Perturbación de la Posesión. En cuanto a la sanción por la comisión del delito de Alteración de Linderos, no se les aplicó una pena por cuanto el hecho, aunque resulte típico y antijurídico fue de imposible materialización, por la falta de idoneidad del medio empleado.

II.2. De las apelaciones restringidas

Contra la mencionada Sentencia los imputados Prima, Teófila, Ponciano y Ramón todos Arciénega Bautista, interpusieron recurso de apelación restringida (fs. 301 a 302 vta.), que fue observado por el Tribunal de alzada, concediéndoles el plazo de tres días para subsanar la observación, habiendo presentando los imputados dentro del plazo estipulado el memorial, con los siguientes argumentos: i) falta de apreciación y valoración técnica de la prueba; ii) falta de sujeción estricta a la norma constitucional y actividad procesal defectuosa; y, iii) falta de motivación al debido proceso.

A su vez, el querellante Alfredo Caballero Cuba, también interpuso recurso de apelación restringida (fs. 308 a 313), señalando como motivos los siguientes: i) Primer motivo, referido al defecto de la Sentencia previsto por el art. 370 inc. 1) del CPP, por inobservancia de la Ley Sustantiva Penal (art. 283 del CP, delito de Calumnia), el apelante señaló que el Juez a quo adquirió plena convicción de la existencia del hecho y la participación de los imputados tal cual se desprende de la fundamentación probatoria intelectiva; sin embargo, habría considerado que los hechos acusados no constituían delito de Calumnia; asimismo, la Sentencia refirió que existía plena convicción de que Prima y Teófila Arciénega Bautista, lo acusaron de ladrón "roba terrenos" (sic) y consideró que el ánimus de las imputadas era herir su honorabilidad personal, pero sin existir ánimus infamandi, tampoco concurriría el dolo especial requerido por la norma y por lo tanto no eran idóneas para herir y menoscabar su imagen; prosiguió refiriendo que lo dicho por los imputados es una imputación falsa porque no podía robar terrenos que son de su propiedad, además existió dolo en el actuar de las imputadas, ya que ambas habrían sido objeto de juicio y condena por dicho delito con anterioridad. Continuó señalando que el tipo penal de Calumnia no exige que la honorabilidad del sujeto pasivo sea dañada gravemente o de manera ostensible como sostuvo el Juez, es suficiente el ataque del honor del sujeto activo para la adecuación de esa conducta al tipo previsto; lamentablemente, no habría sido observado correctamente por el juzgador, haciendo evidente la concurrencia del defecto de Sentencia, por inobservancia del art. 283 del CP; pidiendo al Tribunal de alzada, aplique la norma sustantiva citada y conforme el art. 409 del CPP -al concurrir error de derecho- sin necesidad de nuevo juicio se dicte nueva Sentencia declarando a las imputadas Prima y Teófila Arciénega Bautista, autoras de la comisión del delito de Calumnia; ii) Con relación al segundo motivo sobre defecto de la Sentencia previsto en el art. 370 inc. 1) del CPP, por inobservancia de la Ley Sustantiva Penal (art. 353 del CP, delito de Perturbación de Posesión), argumentó que, se tenía probado el hecho de que Prima y Teófila Arciénega Bautista, le agredieron verbalmente cuando pretendía medir los terrenos de su propiedad, sobre los que ejercía posesión; además, le amenazaron de muerte en caso de persistir en posesión de los mismos, procediendo todos los acusados a retirar las estacas del lote; el delito de Alteración de Linderos a la vez significaba la concurrencia del delito de Perturbación de Posesión por parte de los imputados, al haber retirado de manera violenta las estacas que delimitaban su propiedad, perturbando la quieta y pacífica posesión de los terrenos, además que una persona podía ser poseedor de hecho y de derecho, así lo habría establecido el Juez a quo, quien señaló que su persona se encontraba en posesión de dichos terrenos, realizando acciones que denotaban esa calidad, tales como abrir calles con tractor, realizando trámites de urbanización en la Alcaldía, vendiendo y delimitando las parcelas vendidas conforme se acreditó y, al haberse retirado de manera violenta las estacas que delimitaban su derecho propietario, concurrió el tipo penal de Perturbación de Posesión en concurso ideal con el delito de Alteración de Linderos, los cuales no son excluyentes entre sí, sino complementarios; continuó señalando, que el Juez de Sentencia, concluyó que su persona ejercía posesión jurídica del terreno; asimismo, lo que pretendió el apelante ante la errónea interpretación del tipo penal de Calumnia, es que el Tribunal de alzada observando la norma sustantiva citada y al concurrir error de derecho, sin la necesidad de un nuevo juicio dicte nueva Sentencia declarando a "...las acusadas PRIMA Y TEOFILA ARCIENEGA BAUTISTA, como autores del delito de calumnia" (sic); iii) Finalmente, señaló como tercer motivo el referido a defecto de la Sentencia previsto por el art. 370 inc. 1) del CPP, por errónea aplicación de la Ley Sustantiva Penal (art. 352 del CP - Alteración de Linderos), señalando que el Juez condenó a los imputados por este delito, empero habría referido que es un delito putativo o imposible por falta de idoneidad en el medio empleado; sin embargo, refiere el recurrente este delito puede cometerlo cualquier persona que altere linderos con la intención de apropiarse de terrenos, en este caso la propiedad de estos está plenamente demostrado por la documentación que demostró respecto de ellos, además no se requiere continuidad de lotes para la comisión de este delito, solamente se precisa el dolo, concluyendo el recurrente que lo que pretende es la aplicación de la norma inobservada, es decir del art. 352 del CP.

Radicado el recurso de apelación restringida, por ante la Sala Penal Segunda, se emitió el decreto de 25 de junio de 2012, mediante el cual, dicho tribunal, observó únicamente el denominado tercer motivo del recuso de apelación restringida, por considerar que no cumplió con el art. 408 del CPP.

Notificado con la observación efectuada por el Tribunal de alzada, el recurrente presentó el memorial de subsanación cursante de fs. 351 y vta., por el cual a las observaciones señaladas, precisó que la norma violada es el art. 352 del CP, pretendiendo la aplicación correcta de dicha norma, fundamentando que para su configuración solo se necesita la intención del sujeto activo de apoderarse del bien inmueble y no exige la continuidad de lotes; por lo que dio por subsanada la única observación efectuada a su recurso (tercer motivo).

II.3. Auto de Vista

La Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, resolvió el recurso de apelación restringida mediante Auto de Vista 153/12 de 23 de agosto de 2012 (fs. 360 a 367), estableciendo en relación al primer motivo, que no encontró elementos que demuestren las infracciones de normas que puedan hacer viable la petición, ni se argumentó y mucho menos "computó" el mal o daño que el apelante debió exponer y acreditar, por lo que consideró incumplidos los arts. 407.I, 408 y 396 inc. 3) del CPP. En lo que respecta al segundo motivo del recurso de apelación restringida, determinó que no encontró los elementos que demuestren las infracciones de normas que puedan hacer viable la petición, como también concluyó que no existió la argumentación del daño o agravio sufrido. Y en atención al tercer motivo, refirió que el apelante habría omitido "...señalar y fundamentar de manera clara, cual la o las normas violadas o erróneamente aplicadas; en cuya emergencia como lógica consecuencia, cuál la relación o vinculación de éstas con las partes de la Sentencia" (sic), incumpliendo los requisitos previstos por el art. 408 del CPP; determinando con relación al primer y segundo motivo rechazar por inadmisible, y en relación al tercer motivo, lo determinó como no subsanada la observación formulada, en cuya consecuencia, también lo declaró inadmisible.

Notificado con tal determinación Alfredo Caballero Cuba, planteo recurso de casación (fs.385 a 386 vta.), que es objeto del presente análisis.

III. VERIFICACIÓN DE LA EXISTENCIA DE CONTRADICCIÓN CON EL PRECEDENTE INVOCADO EN EL RECURSO

III.1. Doctrina legal aplicable asumida en el precedente invocado

En el caso presente, el recurrente sostiene en su recurso, que el Auto de Vista recurrido contradice el Auto Supremo 373 de 6 de septiembre de 2006, correspondiendo en primer término identificar los fundamentos de dicha Resolución para luego verificar si existe o no contradicción entre la doctrina legal establecida en el precedente invocado y el Auto de Vista impugnado.

En ese sentido, se tiene que dicho Auto Supremo, refirió que es absolutamente imprescindible que los Tribunales de Sentencia y apelación fundamenten su resolución consignando cada uno de los puntos acusados en la impugnación, debiendo referirse a cada aspecto demandado en el recurso de apelación restringida; asimismo, si se observa defectos de procedimiento que constituyen defectos absolutos y atentan derechos fundamentales, deben ser corregidos de oficio por el Tribunal de alzada o el de casación en ejercicio de la facultad conferida por el art. 15 de la Ley de Organización Judicial abrogada (LOJabrg), aunque el recurrente no hubiera efectuado reclamo oportuno para su saneamiento, facultad que está restringida para casos donde se encuentren violaciones flagrantes al debido proceso y existan defectos absolutos que determinen nulidad; además que, en ningún fallo puede omitirse la fundamentación del mismo, no pudiendo ser reemplazado por la simple relación de documentos o la mención de los requerimientos de las partes; tampoco puede existir incongruencia y contradicción entre los fundamentos expuestos en la parte considerativa con la resolutiva.

III.2. Análisis del caso concreto y determinación de la existencia o no de contradicción

III.2.1. Establecido el ámbito de análisis en el Auto de Admisión del presente recurso, corresponde a este Tribunal analizar su contenido y establecer en los términos previstos por el art. 419 del CPP, si existe o no contradicción entre el Auto de Vista impugnado y el precedente contradictorio invocado por el acusador particular Alfredo Caballero Cuba, ahora recurrente.

Así, del contenido del recurso de casación, se llega a evidenciar que los incisos 1) y 2) del acápite I.1.1. del presente Auto Supremo, destinado a los motivos del recurso se hallan directamente vinculados a la denuncia de violación del derecho a la tutela judicial efectiva y de recurrir los fallos judiciales, debido a la omisión de pronunciamiento de fondo de parte del Tribunal de alzada respecto a los tres motivos planteados en su apelación restringida.

Ahora bien, de la revisión de antecedentes y específicamente del memorial de apelación restringida interpuesto por el recurrente, se establece que contenía tres motivos referidos sobre el defecto de la Sentencia previsto en el art. 370 inc. 1) del CPP, por la inobservancia de la Ley Sustantiva Penal:el primer motivo referente al art. 283 del CP (Calumnia); el segundo motivo en relación al art. 353 del CP (Perturbación de Posesión); y el tercero motivo correspondiente al art. 352 del CP (Alteración de Linderos).

Radicado el recurso de apelación restringida por ante la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, emitió el decreto de 25 de junio de 2012 (fs. 340 y vta.), por el cual observó exclusivamente el tercer motivo del recurso de apelación restringida, sin efectuar observación alguna sobre los motivos primero y segundo del mencionado recurso, así se establece del decreto de fecha 25 de junio de 2012 (fs. 340 y vta.), que señaló que el recurrente no dio cumplimiento al art. 408 párrafo segundo del CPP, puesto que omitió señalar y fundamentar de manera clara, cual la o las normas violadas o erróneamente aplicadas, y en consecuencia, cuál la relación o vinculación de éstas con las partes de la Sentencia; en conocimiento de tal observación el recurrente presentó memorial de subsanación del recurso de apelación restringida en relación a la observación realizada por el Tribunal de alzada sobre el tercer motivo (fs. 351 y vta.) expresando que la norma violada es el art. 352 del CP y la aplicación que pretende es que, en observancia de la norma violada, el Juez A quo, aplique de manera correcta el alcance de la referida norma sustantiva penal, ya que el tipo penal observado, solamente exige para su concurrencia la intención del sujeto activo de apoderarse del bien inmueble en todo o en parte, alterando los linderos, más nunca exige que su materialización opere únicamente sobre lotes continuos, solicitando al Tribunal de alzada la correcta interpretación de dicha norma.

III.2.2. En relación al primer motivo del recurso de casación

El recurrente, denuncia que el tercer motivo de su recurso de apelación restringida, concerniente al defecto absoluto de la Sentencia previsto por el art. 370 inc. 1) del CPP, por inobservancia de la Ley Sustantiva Penal (art. 352 del CP - Alteración de Linderos) fue observado por el Tribunal de alzada, instancia que consideró que no dio cumplimiento al art. 408 del CPP, y que pese a que subsanó dicha observación, el tribunal de alzada mediante Auto de Vista determinó como no subsanada la observación formulada; sin embargo, de la revisión del decreto de fecha 25 de junio de 2012 cursante a fs. 340 y vta. se establece que el Tribunal de alzada habría referido, que si bien, el apelante expresó la norma habilitante, empero, no citó la norma sustantiva presuntamente violada de manera fundamentada, ni expresó cuál la aplicación que de ella pretende, por lo que consideró que no cumplió con los requisitos exigidos por el art. 408 del CPP. Corrido en traslado estas observaciones al recurrente, conforme consta de diligencias de notificación cursante a fs. 341, éste presentó memorial bajo la suma de "Subsana Recurso de Apelación Restringida" (sic), conforme se evidencia a fs. 351 y vta.; así, de la revisión del memorial de subsanación, se infiere que no es evidente la afirmación del Tribunal de apelación, puesto que el recurrente citó la disposición legal que consideró violada (art. 352 del CP), además, señaló la violación con sus fundamentos y refirió cual la aplicación que pretende conforme se establece del memorial de subsanación; consiguientemente, se evidencia que el recurrente aunque de manera concisa, subsanó la observación efectuada y dio cumplimiento a los requisitos previstos en el art. 408 del CPP; consecuentemente, el Auto de Vista 153/12 de 23 de agosto de 2012, al determinar como no subsanada la observación formulada, efectivamente incurrió en violación del derecho a la tutela judicial efectiva y de recurrir fallos judiciales, puesto que no obstante haber subsanado la observación efectuada y haber dado cumplimiento a las previsiones establecidas en los arts. 407 y 408 del CPP, no obtuvo un pronunciamiento de fondo sobre lo fundamentado en su recurso de apelación restringida; concluyéndose de esta manera, que el Auto de Vista impugnado contradice la doctrina legal establecida en el Auto Supremo 373 de 6 de septiembre de 2006, que estableció de manera general, que los Tribunales de apelación tienen el deber de fundamentar toda resolución respondiendo fundadamente cada uno de los puntos acusados; además que, de observarse defectos de procedimiento que constituyan defectos absolutos y atentan derechos fundamentales, deben ser corregidos de oficio por el Tribunal de casación, aspectos que están estrechamente vinculados al derecho de la tutela judicial efectiva, integrante del derecho al debido proceso, deviniendo en consecuencia el presente motivo en fundado.

III.2.3. Con referencia al segundo motivo del recurso de casación

El recurrente denunció en su recurso de casación que el Tribunal de alzada declaró inadmisibles los motivos primero y segundo planteados en su apelación restringida, omitiendo pronunciarse sobre el fondo; pese a que estos motivos apelados, habrían sido debidamente fundamentados, conforme previene el art. 408 del CPP, señalando cuál la norma violada y el porqué de tal vulneración, desarrollando de la manera más clara posible la aplicación pretendida.

Al respecto, del examen del Auto de Vista impugnado, se tiene que el Tribunal de alzada en relación al primer motivo del recurso de apelación restringida, sobre defecto de Sentencia, por inobservancia de la Ley Sustantiva Penal (art. 283 del CP - Calumnia), determinó que el recurrente no dio cumplimiento con los requisitos del art. 408 del CPP, y en consecuencia "declaró inadmisible en razón del art. 399 in fine de la Ley Adjetiva Penal" (sic); sin embargo, de la minuciosa revisión del cuaderno procesal se establece que el memorial de apelación restringida interpuesto por Alfredo Caballero Cuba, que fue presentado el 10 de mayo de 2012, conforme consta de fs. 308 a 313, no mereció observación en relación al motivo señalado (primer motivo apelación restringida), conforme se evidencia del decreto de observación de fecha 25 de junio de 2012 cursante a fs. 340; y al no haberse observado este motivo, se entiende que el Tribunal de apelación, consideró que el mismo cumplía con los requisitos previstos en el art. 408 del CPP, por lo tanto, este motivo quedaba habilitado para el pronunciamiento de fondo de la cuestión planteada por parte del Tribunal de apelación; empero, se emite el Auto de Vista 153/12 de 23 de agosto de 2012, en el que refiere que no se habría demostrado las infracciones de las normas que puedan hacer viable la petición, tampoco se habría argumentado, ni "computado" el mal o daño que el apelante debió exponer y acreditar, incumpliéndose con los arts. 407.I, 408 y 396 inc. 3) del CPP, deviniendo "...este motivo de apelación en lo previsto en la parte in fine del art. 399, primer parágrafo del CPP" (sic); empero, esta determinación es contradictoria, ya que al no haber observación alguna de inicio a este motivo, se presume que cumplía con los requisitos formales previstos en el art. 408 del CPP, en consecuencia el Tribunal de alzada debió pronunciarse sobre el fondo y no decretar erradamente en resolución final como lo hizo, que el recurso incumplió dichos requisitos; por lo que, el Tribunal de alzada al omitir pronunciarse sobre el fondo de este motivo, vulneró los derechos del recurrente a la tutela judicial efectiva y de recurrir fallos judiciales.

En referencia al segundo motivo de la apelación restringida planteado por el recurrente, referido al defecto de la Sentencia previsto por el art. 370 inc. 1) del CPP, por inobservancia de la Ley Sustantiva Penal (art. 353 del CP - Perturbación de Posesión), el Tribunal de alzada mediante Auto de Vista 153/12 de 23 de agosto, determinó declarar inadmisible este motivo, porque el recurrente no habría demostrado las infracciones de normas que puedan hacer viable su petición, sin exponer, precisar y acreditar los mismos, inclusive incurrió en una incoherencia al reclamar circunstancias que constituirían al tipo delictivo de Perturbación de Posesión pidiendo se declare a las acusadas Prima y Teófila Arciénega Bautista, autoras del delito de Calumnia, por lo que rechazó este motivo por incumplimiento de los requisitos de forma establecidos en el art. 408 del CPP; sin embargo, de la revisión del expediente se evidencia que presentado el memorial de apelación restringida, el Tribunal de alzada por decreto de 25 de junio de 2012 (fs. 340) no realizó ninguna observación sobre el motivo segundo (ahora analizado); evidenciándose contradicción en esta determinación del Tribunal de alzada, ya que al no haber realizado ninguna observación a este motivo, se entiende que fue porque cumplía a cabalidad con los requisitos previstos en el art. 408 del CPP, habilitándose así para el pronunciamiento de fondo; por lo que, el Tribunal de alzada, al omitir pronunciarse sobre el fondo de este motivo vulneró los derechos de la tutela judicial efectiva y de recurrir fallos judiciales; por lo que se concluye que el Auto de Vista impugnado contradice el precedente invocado por la parte recurrente; es decir, el Auto Supremo 373 de 6 de septiembre de 2006, que estableció doctrina legal aplicable referida de manera general, que los Tribunales de apelación tienen el deber de fundamentar toda resolución respondiendo cada uno de los puntos acusados; además que, de observarse defectos de procedimiento que constituyan defectos absolutos y atentan derechos fundamentales, deben ser corregidos de oficio por el Tribunal de casación, aspectos que está estrechamente vinculados al derecho de la tutela judicial efectiva integrante del derecho al debido proceso, deviniendo en consecuencia el presente motivo en fundado.

En consecuencia, al no haber el Tribunal de apelación efectuado ninguna observación inicial a los motivos primero y segundo del recurso de apelación restringida, conforme quedó evidenciado en el decreto de observación de fs. 25 de junio de 2012, puesto que sólo observó el tercer motivo del recurso de apelación restringida (art. 399 CPP), debió emitir resolución final absolviendo en el fondo los fundamentos de ambos motivos, puesto que, no le era posible en resolución final declarar inadmisibles ambos motivos por cuestiones de formas como lo hizo, sin haber dado de inicio la posibilidad de que sean subsanados por el recurrente, conforme a la previsión contenida en el art. 399 del CPP, para en caso de incumplimiento de la observación realizada, proceder en aplicación de la parte in fine del mencionado artículo.

IV. Doctrina legal aplicable

Los arts. 115.I y 180.II de la CPE, reconocen los derechos a la tutela judicial efectiva y de recurrir los fallos judiciales, al disponer que toda persona será protegida oportuna y efectivamente por los jueces y tribunales en el ejercicio de sus derechos e intereses legítimos; estos derechos, considerados como los que tiene toda persona de recurrir ante un Juez o Tribunal Superior competente e imparcial, para hacer valer sus pretensiones, sin dilaciones indebidas ni argumentaciones evasivas; derechos que, forman parte del debido proceso y son reconocidos por los instrumentos internacionales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, en el art. 8; y, la Convención Americana sobre Derechos Humanos, en su art. 8.2 inc. h).

Como uno de los elementos constitutivos del debido proceso, se encuentra el derecho a recurrir de los fallos, el cual está íntimamente vinculado a la tutela judicial efectiva, que supone el derecho de acceso a los órganos de justicia con la posibilidad de reclamar la apertura de un proceso para obtener una resolución debidamente motivada, en dicho supuesto, el derecho al debido proceso se tendrá cumplido y con ello el derecho de recurrir y por supuesto la tutela judicial efectiva.

Asimismo, es indispensable que cada punto impugnado en la apelación restringida debe ser respondido por el Tribunal de apelación mediante una resolución, misma que debe estar debidamente fundamentada, respondiendo puntual y objetivamente al fondo de la denuncia o denuncias realizadas, sin que la argumentación vertida sea evasiva, contradictoria, confusa o arbitraria; de ser así, significaría que no existe fundamentación debida, como ocurre en el presente caso; puesto que, no habiendo realizado el Tribunal de alzada al emitir el Auto de Vista 153/12 de 23 de agosto, ninguna observación inicial a los motivos primero y segundo del recurso de apelación restringida del recurrente, los declaró contradictoriamente inadmisibles por cuestiones de forma, sin que obtenga un pronunciamiento de fondo debidamente fundamentado a sus reclamos, constituyendo este hecho en defecto absoluto no susceptible de convalidación, lo cual vulnera el debido proceso en sus elementos del derecho a recurrir fallos judiciales y a la tutela judicial efectiva, dejando en estado de indefensión al recurrente, puesto que al no haber realizado observaciones inicialmente, debió emitir un pronunciamiento de fondo fundamentado sobre las cuestiones planteadas.

Además, todo Tribunal de alzada, que advierta en el examen inicial del recurso de apelación restringida el incumplimiento a las previsiones de los arts. 407 y 408 del CPP, debe conminar al apelante a que precise lo observado, pero no declarar inadmisible el recurso, sin dar oportunidad a que el recurrente subsane los defectos de forma, en aplicación estricta de la previsión legal contenida en el art. 399 del CPP; lo contrario significa desconocer la doctrina legal establecida al respecto por este Tribunal, con directa afectación al derecho a la tutela judicial efectiva integrante del derecho al debido proceso.


En el presente caso, se evidencia la existencia de un fallo dictado sin el cumplimiento de las reglas del debido proceso, que constituye defecto absoluto al tenor del art. 169 inc. 3) del CPP, lo que amerita en aplicación del art. 419 de la Ley Adjetiva Penal, dejar sin efecto el Auto de Vista recurrido, para que las omisiones observadas sean subsanadas.

POR TANTO

La Sala Penal Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida

por el art. 419 del CPP, DEJA SIN EFECTO el Auto de Vista 153/12 de 23 de agosto de 2012, cursante de fs. 360 a 367 de obrados y determina que la Sala Penal Segunda del Tribunal Departamental de Justicia de Chuquisaca, sin espera de turno y previo sorteo, dicte nuevo fallo conforme a la doctrina legal establecida. Para fines del art. 420 del CPP; remítase fotocopias legalizadas del presente Auto Supremo a todos los Tribunales Departamentales de Justicia del Estado Plurinacional, para que por intermedio de sus Presidentes hagan conocer la presente Resolución, a los Tribunales y Jueces en materia Penal de su jurisdicción.

En aplicación del art. 17.IV de la Ley del Órgano Judicial, por Secretaría de Sala, comuníquese el presente Auto Supremo al Consejo de la Magistratura a los fines de ley.

Regístrese, hágase saber y cúmplase.

Firmado

Magistrada Relatora Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrado Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

Secretario de Sala Cristhian G. Miranda Dávalos

SALA PENAL SEGUNDA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA.