TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL SEGUNDA

AUTO SUPREMO Nº 175/2012-RA

Sucre, 27 de julio de 2012

Expediente : La Paz 63/2012

Parte acusadora : Ministerio Público y Nicolasa Sea de Cosme

Parte imputada : Dionicio Aspi Cosme

Delito : Violación de Niño, Niña o Adolescente


RESULTANDO

Por memorial presentado el 11 de junio de 2012, que cursa de fs. 364 a 364 "A" vta., el abogado René Jaime Carlo Callata, por el imputado Dionicio Aspi Cosme, interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 29/2012 de 9 de abril, cursante de fs. 355 a 359 vta., pronunciado por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y Nicolasa Sea de Cosme contra su defendido, por el delito de Violación de Niño, Niña o Adolescente, previsto y sancionado por el art. 308 Bis del Código Penal (CP).

I. ANTECEDENTES DEL PROCESO

De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:

a) En mérito a la acusación pública (fs. 4 a 8) y acusación particular formulada por Nicolasa Sea de Cosme (fs. 12 a 14); y, desarrollada la audiencia de juicio, por Sentencia 108/2011 de 12 de diciembre, que cursa de fs. 309 a 315 de obrados, el Tribunal Tercero de Sentencia de El Alto del Distrito Judicial de La Paz, declaró culpable al imputado Dionicio Aspi Cosme y autor en la comisión del delito de Violación de Niño, Niña o Adolescente, sancionado por el art. 308 Bis, con la agravación prevista en el art. 310 inc. 2), ambos del CP; condenándole a la pena de veintidós años de presidio, sin derecho a indulto, más costas y reparación civil, a ser calificadas en ejecución de sentencia.

b) Contra la mencionada Sentencia, el imputado Dionicio Aspi Cosme, formuló recurso de apelación restringida conforme la actuación de fs. 329 a 330, siendo resuelto por Auto de Vista 29/2012 de 9 de abril, cursante de fs. 355 a 359 vta., dictado por la Sala Penal Tercera del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz, que declaró improcedente el recurso interpuesto; por ende, confirmó la Sentencia impugnada.

c) Notificado el imputado el 1 de junio de 2012, conforme la diligencia que cursa a fs. 360 "A" de obrados, su defensor interpuso el recurso de casación que es motivo de autos el 11 del mismo mes y año.

II. DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN

Del memorial que cursa de fs. 364 a 364 "A" vta., se extraen los siguientes motivos del recurso de casación:

 

1) El recurrente señala que, en su momento la defensa planteó la exclusión probatoria en base a lo determinado por el art. 172 del Código de Procedimiento Penal (CPP), que fue rechazada por el Tribunal de Sentencia, admitiéndose como prueba simples fotocopias, ilegibles y mal fotocopiadas, en vulneración del art. 171 del citado Código; incluso siendo valorada a tiempo de emitirse la Sentencia, vulnerado el art. 115 de la Constitución Política del Estado (CPE). Respecto a estos temas, el Auto de Vista impugnado, no se pronunció por lo que las vulneraciones fueron convalidadas.

Añade que, se solicitó a la autoridad llamada por ley el respeto del debido proceso; empero, no se hizo una correcta aplicación de la norma, pues se efectuó una valoración sesgada, ya que en el juicio la propia querellante admitió que todos vivían en un cuarto y sólo había tres camas, preguntándose en que momento pudo haberse cometido el delito acusado, pues la actividad o trabajo de costura era en la misma vivienda; sin embargo, estos aspectos nunca fueron mencionados en la Sentencia, haciendo hincapié que la valoración íntegra en un proceso debe darse en su conjunto y no quedar en la psiquis del juzgador, sino que debe ser expresada cuidadosamente luego de un análisis prolijo, no estando permitida una relación de las pruebas, sino una valoración íntegra de todo lo que aconteció en el juicio, una exposición de un examen general de todas las pruebas, para finalmente tomarse una decisión y al no hacerlo se incurrió en una omisión indebida que lesiona el debido proceso.

III. REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN

El art. 180.II de la CPE, garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana sobre Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.

En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia.

 





Por otra parte
, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:

i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.

ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.

iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

 

El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.

IV. ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS

Inicialmente debe considerarse en el presente caso, que este Tribunal debe verificar los aspectos objetivos y subjetivos al efectuar el juicio de admisibilidad del recurso, teniendo en cuenta la impugnabilidad objetiva y subjetiva, derivando la primera del reconocimiento expreso de que no todas las resoluciones son impugnables en la tramitación del proceso penal, conforme se infiere de las previsiones del primer párrafo del art. 394 del CPP, que establece: "Las resoluciones judiciales serán recurribles en los casos expresamente establecidos por este Código"; en tanto que la segunda, la impugnabilidad subjetiva, alude a que el poder de recurrir se otorga exclusivamente a determinados sujetos procesales; en ese sentido, el segundo párrafo del citado art. 394 de la Ley Adjetiva Penal, señala que: "El derecho de recurrir corresponderá a quien le sea


expresamente permitido por ley, incluida la víctima aunque no se hubiese constituido en querellante".

 

Al respecto, por Auto Supremo 093/2012-RA de 9 de mayo, esta Sala Penal Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, al referirse a la legitimación activa para interponer el recurso de casación, señaló que el art. 180.II de la CPE, reconoce y garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, derecho que en materia penal es de carácter personalísimo, que debe ser ejercido por quien tenga legitimidad activa, conforme se entiende de lo dispuesto por el primer párrafo del art. 394 del CPP; de esta norma se infiere que, tiene legitimación activa para recurrir de una resolución judicial dictada en un juicio penal, el sujeto procesal que hubiera sufrido algún agravio, entre estos están el imputado, la parte acusadora, la víctima y en su caso el defensor público quien no requiere de mandato conforme dispone el art. 109 del CPP, por ello corresponde precisar que el abogado patrocinador particular carece de facultad para interponer recursos en representación de su defendido, esto porque la defensa en materia penal es personalísima.

En ese sentido, el citado Auto Supremo, precisó que: "...el abogado particular carece de legitimidad activa para interponer recursos en representación de su defendido, esto por no ser la persona directamente afectada con los supuestos agravios que contendría el Auto de Vista recurrido, al respecto el Tribunal Constitucional al precisar la legitimidad activa concluyó afirmando que: `...corresponde al afectado que directamente acredita interés en el asunto y en quien recaen las consecuencias jurídicas de la resolución o acto de la autoridad que se impugna´ (Sentencia Constitucional 0134/2002-R de 20 de febrero). Por su parte la Corte Suprema con respecto a la legitimidad activa y al derecho de recurrir preciso lo siguiente: ´el derecho de recurrir corresponde a quien le sea expresamente permitido por ley, y no estándole permitido ejercer ese derecho al abogado patrocinador, como en la especie se pretende...´ (Auto Supremo 349 de 17 de junio de 2009)".

En el caso de autos, se evidencia de los antecedentes del proceso, que si bien durante la etapa del juicio el imputado inicialmente fue asistido por un defensor público, a partir de la sesión de 21 de abril de 2011 (fs. 139 a 142), compareció al acto de juicio con la asistencia del abogado particular René Jaime Carlo Callata, quien suscribió y presentó el recurso de casación sometido a análisis por el detenido -se entiende por el imputado Dionicio Aspi Cosme-; sin considerar que, el mencionado profesional en su condición de defensor particular no tiene facultad, menos legitimación activa para recurrir de una resolución judicial dictada en proceso penal y al hacerlo desconoció las previsiones contenidas en el art. 394 del CPP.

A esto se agrega el incumplimiento de los requisitos de fondo, pues en el recurso no se invoca precedente alguno, por ende, no se cumple con la carga procesal de exponer en qué consiste la contradicción en los términos exigidos por el citado art. 417 del Código Procesal de la materia, sin que esa omisión quede suplida con la invocación de que se hubiese vulnerado el debido proceso; pues del contenido del memorial se evidencia que en la primera parte del recurso de casación se efectúa una relación de los antecedentes y en el acápite destinado a la relación de derecho se limita a señalarse que cumpliendo lo establecido por la norma, el precedente contradictorio hubiese sido invocado en el recurso de apelación restringida que no




fuera tomado en cuenta en el Auto de Vista impugnado, cuando correspondía en todo caso una debida fundamentación a partir del precedente que ni siquiera es mencionado en el presente recurso; por lo que la falta de legitimación del recurrente y la forma inadecuada de formular el recurso, hace que este Tribunal no tenga abierta su competencia para conocer el mismo,
por lo cual deviene en inadmisible.

POR TANTO

La Sala Penal Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida en el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación cursante de fs. 364 a 364 "A" y vta.,formulado por el abogado René Jaime Carlo Callata.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

Firmado

Presidenta Mag. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrado Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

SALA PENAL SEGUNDA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA.