TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA

SALA PENAL SEGUNDA

AUTO SUPREMO Nº 130/2012-RRC

Sucre, 19 de junio de 2012

Expediente : Cochabamba 37/2012

Parte Acusadora : Ministerio Público e Isabel Jaillita Heredia

Parte Imputada : César Jacob Melgarejo Rojas, Justo René Fernando

Olivares Golpes y Rosse Mary Aliendre La Fuente

Delitos : Falsedad Material y otros

Magistrado Relator : Dr. Pastor Segundo Mamani Villca


RESULTANDO

El recurso de casación interpuesto por Isabel Jaillita Heredia, cursante de fs. 539 a 540 vta., mediante el cual impugna el Auto de Vista de 16 de marzo de 2012, cursante de fs. 523 a 525 vta., pronunciado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público y la recurrente contra César Jacob Melgarejo Rojas, Justo René Fernando Olivares Golpes y Rosse Mary Aliendre La Fuente, por la comisión de los delitos de Falsedad Material, Falsedad Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado, Estafa y Estelionato, previstos y sancionados por los arts. 198, 199, 203, 335 y 337 del Código Penal (CP).

I. DEL RECURSO DE CASACIÓN

I.1. Antecedentes

Como efecto de la acusación pública presentada por Oscar Flores Cortéz, Fiscal de Materia cursante de fs. 4 a 7 vta., y de la acusación particular presentada por Isabel Jaillita Heredia cursante de fs. 11 a 13, contra César Jacob Melgarejo Rojas, Justo René Fernando Olivares Golpes y Rosse Mary Aliendre La Fuente, por la comisión de los delitos de Falsedad Material y otros; en el Tribunal Tercero de Sentencia del Distrito Judicial de Cochabamba, se desarrolló el juicio oral contra los imputados y a la conclusión del mismo se pronunció la Sentencia de 11 de agosto de 2011, cursante de fs. 472 a 479 vta., mediante el cual se declaró a los imputados Justo René Fernando Olivares Golpes y Rosse Mary Aliendre La Fuente, absueltos de pena y culpa por la comisión de los delitos de Falsedad Material, Falsedad Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado, Estafa y Estelionato, previstos y sancionados por los arts. 198, 199, 203, 335 y 337 del CP; hacer constar que el imputado César Jacob Melgarejo Rojas fue declarado rebelde y efecto de ello se suspendió el juicio para éste.

Contra la mencionada Sentencia, la acusadora particular Isabel Jaillita Heredia, interpuso recurso de apelación restringida con los argumentos esgrimidos en el memorial cursante de fs. 498 a 501, que fue resuelto por Auto de Vista de 16 de marzo de 2012, dictado por la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, mediante el cual se declaró IMPROCEDENTE el recurso de apelación consecuentemente se confirmó la Sentencia impugnada.

La recurrente fue notificada con el Auto de Vista, el 27 de abril de 2012, conforme consta en la diligencia cursante a fs. 527, la que interpuso el recurso de casación


que es motivo de autos.

I.1.1. Motivos del recurso

Del memorial de fs. 539 a 540 vta., se tiene los siguientes motivos que sustentan el recurso de casación:

a) La recurrente, manifiesta que a tiempo de interponer el recurso de apelación restringida hizo hincapié en un procedimiento contradictorio con el Auto Supremo 444 de 15 de octubre de 2005, que establece como defecto absoluto de la Sentencia lo referido en el art. 370 incs. 1) y 5) del Código de Procedimiento Penal (CPP), la evidencia de una Sentencia sin razones ni criterios sólidos que fundamente la valoración de las pruebas. Señala que en el recurso de apelación restringida fue clara, al manifestar que se sobreseyó a los imputados por una Sentencia ilógica y sin criterios, a este efecto hace mención de lo que considera que no se tuvo presente: primero que Justo René Olivares, hubiera manifestado que conocía a Asteria Amurrio quien era la primera Reina Medrano Jaillita falsa que suscribe el documento junto a Cesar Jacob Melgarejo, y segundo, que la segunda falsa Reina Medrano Jaillita, en juicio se comprobó que era Carmen Coronado, quien suscribe el segundo documento con Rosse Mary Aliendre, documento que es faccionado por Justo René Fernando Olivares, quien conforme su propia declaración conocía a las suplantadoras de Reina Medrano Jaillita, por este hecho estaría establecido que Justo René Fernando Olivares sería el autor intelectual de todas estas falsedades.

b) Denuncia que, tanto el Tribunal de alzada como el de Sentencia, no analizan bajo el principio de la lógica, por qué aparecen los documentos del inmueble de Reina Medrano Jaillita en manos de Justo René Fernando Olivares, persona que se da a la tarea de buscar a ésta para cobrar los préstamos que jamás se suscribió. Complementa, que se pretende hacer creer en Sentencia que no existe perjuicios, pese a que se probó que un gravamen inscrito por César Jacob Melgarejo sobre la propiedad de Reina Medrano, que todo esto hubiera sido preparado por Justo René Fernando Olivera y su amiga Asteria Amurrio.

c) Agrega que Carmen Coronado, fue ofrecida como testigo de Justo René Fernando Olivares, la que en juicio increpó al mencionado, manifestando que juntamente a Asteria Amurrio eran quienes planificaban todo y que sólo fue utilizada para firmar el documento de préstamo que suscribió con Rosse Mary Aliendre; que el dinero que recibió fue entregado a Asteria Amurrio y posteriormente a Justo René Fernando Olivares, aspectos que constarían como prueba en el juicio, que no hubieran sido tomados en cuenta en la Sentencia ni en el Auto de Vista. Concluye señalando que en el Auto de Vista no se tuvo presente la doctrina legal establecida por los Autos Supremos 444 de 15 de octubre de 2005 y 340 de 28 de agosto del 2006.

d) Finaliza indicando que los sujetos procesales tienen derecho a exigir de los órganos judiciales: claridad, explicación, fundamentación sólida de los hechos y cuestiones de derecho en aplicación e interpretación de la ley; considera que en el presente caso no ocurrió esto, pues se declaró la improcedencia sin





fundamentos, ni criterios lógicos, y sin dar el valor lógico adecuado a las pruebas.

I.1.2. Petitorio

La recurrente solicita que en el presente caso se establezca la doctrina legal aplicable.

I.2. Admisión del recurso

Mediante Auto Supremo 109/2012-RA de 29 de mayo, este Tribunal declaró admisible el recurso de casación interpuesto por Isabel Jaillita Heredia.

II. ACTUACIONES PROCESALES VINCULADAS AL RECURSO

De la atenta revisión de los antecedentes venidos en casación se concluye lo siguiente:

II.1 Juicio oral y Sentencia

Conforme consta en el Acta de Registro de Juicio oral cursante de fs. 463 a 471, el juicio se instaló el 10 de agosto del 2011 y concluyó con la lectura de la parte resolutiva de la Sentencia el 11 de agosto del mismo año, dándose lectura íntegra de esta Resolución cursante de fs. 472 a 479 vta., el 15 de agosto del 2011, mediante el cual se declaró a Justo René Fernando Olivares Golpes y Rosse Mary Aliendre La Fuente, absueltos de pena y culpa de la comisión de los delitos de Falsedad Materia, Falsedad Ideológica, Uso de Instrumento Falsificado, Estafa y Estelionato, por no haber sido suficiente la prueba aportada y no haberse establecido la relación de causalidad con el hecho.

II.2 Apelación restringida y la resolución

Notificada con la Sentencia, Isabel Jaillita Heredia, por memorial cursante de fs. 498 a 501, plantea recurso de apelación restringida alegando que en la mencionada Resolución, se absolvió a los imputados en su criterio sin valorar correctamente las pruebas presentadas como son la testifical y documental, haciendo énfasis en la prueba testifical que demostraría que Justo René Olivares Golpez, les mostró dos documentos, cada uno de tres mil dólares suscrito entre Cesar Jacob Melgarejo con la supuesta Reina Medrano Jaillita que llegó a ser Asteria Amurrio, documento que se suscribió el 1 de marzo del 2007 y el otro firmado entre Rosse Mary Aliendre con otra supuesta Reina Medrano Jaillita, que se llegó a establecer que se trataba de Carmen Coronado, por ello considera que existió una valoración defectuosa de la prueba incurriendo en lo advertido por el art. 370 inc. 6) del CPP. También, señaló que en la Sentencia existe contradicción entre la parte dispositiva con la considerativa, y finalmente que la Sentencia incurría en inobservancia y errónea aplicación de la ley sustantiva, pues no se tomó en cuenta lo dispuesto por el art. 20 del CP, y finalmente invoca como precedentes

contradictorios los Autos Supremos 444 de 15 de octubre de 2005 y 340 de 28 de agosto de 2006.

El Auto de Vista de 16 de marzo del 2012, mediante el cual la Sala Penal Primera del Tribunal Departamental de Justicia de Cochabamba, declara improcedente el recurso de apelación restringida interpuesto por Isabel Jaillita Heredia, consecuentemente confirma la Sentencia recurrida.

III. VERIFICACIÓN DE LA EXISTENCIA DE CONTRADICCIÓN

III.1 De los precedentes contradictorios citados

La recurrente, sobre la defectuosa valoración de la prueba y sobre la Sentencia contradictoria e incompleta por falta de fundamentación jurídica, invocó como precedentes contradictorios los Autos Supremos 444 de 15 octubre de 2005 y 340 de 28 de agosto de 2006, a los que corresponde remitirse a efectos del análisis previsto por el art. 419 del CPP.

El Auto Supremo 444 de 15 de octubre de 2005, fue invocado por la recurrente, para fundamentar su denuncia en sentido que la Sentencia fue emitida sin razones ni criterios sólidos que fundamenten la valoración de las pruebas, al haberse sobreseído a todos los imputados con una Sentencia ilógica y sin criterios; situación que no hubiera sido advertida por la Sala Penal Primera que declaró la improcedencia del recurso de apelación restringida.

La doctrina legal establecida por este Auto Supremo, en lo relativo a la defectuosa valoración de la prueba instituye "Que se consideran defectos absolutos cuando en la sentencia no existen razones ni criterios sólidos que fundamenten la valoración de las pruebas, omisión que se constituye en defecto insalvable, porque genera incertidumbre a la parte acusadora, este defecto, además se inscribe en el inciso 1) del articulo 370 del Código de Procedimiento Penal, por afectar a la aplicación de la ley sustantiva..."(sic). Sobre el agravio formulado en relación a la defectuosa valoración de la prueba, corresponde precisar que el recurso de apelación restringida basado en este vicio, tiene por finalidad examinar la Sentencia impugnada para establecer si el Tribunal de Sentencia al valorar la prueba, aplicó adecuadamente el sistema de la sana crítica o si se transgredió las reglas del correcto entendimiento humano, debiendo el Tribunal de Alzada circunscribir su pronunciamiento a ese control de la lógica que debe imperar en los razonamientos de la sentencia, sin que le esté permitido revalorizar la prueba, ni alterar los hechos tenidos como probados por el Tribunal de Sentencia. En el caso de autos, el Tribunal de alzada conforme consta a fs. 523 vta., ciñó su Resolución al control de la valoración de la prueba efectuada por el Tribunal de Sentencia, y en esa labor primero concluyó que no le está permitido revalorizar la prueba y segundo determinó que la Sentencia contiene la suficiente fundamentación probatoria tanto descriptiva como intelectiva, que los medios de prueba de cargo y descargo se encuentran debidamente descritos, así como fundadas las razones por las cuales el Tribunal asignó valor a los elementos obtenidos de los medios probatorios producidos en juicio, en cuyo mérito declaró




improcedente este motivo de apelación referido a la defectuosa valoración de la prueba.

En casación, la recurrente denuncia defectuosa valoración de la prueba porque en su criterio no se aplicaron adecuadamente las reglas de la lógica y la sana crítica; empero, el reclamo resulta inconsistente, pues, realiza una argumentación general, soslayando precisar qué reglas de la lógica y de la sana crítica habrían sido obviadas, cuáles las afirmaciones o hechos contrarios a la experiencia común y cuáles los medios de prueba valorados indebidamente que demuestren cosa diferente a la que se tuvo como cierta; asimismo, corresponde hacer notar que la recurrente no tuvo en cuenta que los argumentos esgrimidos en casación deben estar encaminados a impugnar los razonamientos y decisiones asumidas en el Auto de Vista, y no así en la Sentencia, como erróneamente en forma reiterada afirma. En consecuencia la denuncia relacionada a esta temática, carece de sustento legal, por lo que al no existir contradicción con los términos del precedente citado, este motivo del recurso de casación deviene en infundado.

El Auto Supremo 340 de 28 de agosto de 2006, fue invocado por la recurrente para fundamentar el recurso de casación, señalando que se establece como defecto absoluto cuando la Sentencia sea contradictoria e incompleta, pues no está permitido ni en lo formal ni sustancial pronunciar resoluciones carentes de toda fundamentación jurídica.

La doctrina legal establecida por el Auto Supremo invocado, establece que "Se considera defecto absoluto, cuando el tenor de la resolución (Auto de Vista) es contradictorio, incongruente e incompleto traduciéndose en "defecto absoluto" no convalidante de acuerdo a lo establecido en el artículo 169 3) del Código de Procedimiento Penal porque deja en indefensión a las partes así como viola el Derecho Constitucional a la Seguridad Jurídica establecida en el artículo 7 Constitucional..." (sic).

Respecto a la aparente falta de fundamentación, la recurrente, nuevamente incurren en el óbice anotado precedentemente, pues no asimila que los fundamentos esgrimidos en casación deben estar dirigidos a impugnar el Auto de Vista y no así la Sentencia, en ese sentido debió explicar en qué parte de la resolución de alzada se extraña la debida fundamentación; es decir, precisar qué motivos de su impugnación fueron resueltos sin la debida fundamentación o motivación, o por qué razones considera que esta resultaría insuficiente o contradictoria. No obstante lo manifestado, de la revisión de los antecedentes se advierte que tanto el Auto de Vista, como la Sentencia, contienen una fundamentación clara y lógica, y no se advierte que se hubiera ingresado en incongruencia o incoherencia; por lo que no siendo evidente que exista contradicción con los términos del precedente analizado este motivo del recurso viene en infundado.


Por lo expuesto, se concluye que al no existir contradicción entre el Auto de Vista recurrido con los precedentes invocados, el recurso de casación deviene en


Infundado.

POR TANTO

La Sala Penal Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad conferida por el art. 42.I.1 de la Ley del Órgano Judicial y lo señalado por el art. 419 del CPP, declara INFUNDADO el recurso de casación cursante de fs. 539 a 540 vta., interpuesto por Isabel Jaillita Heredia.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

Firmado

Magistrado Relator Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

Magistrada Dra. Maritza Suntura Juaniquina

Secretario Sala Cristhian Miranda Dávalos

SALA PENAL SEGUNDA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA