SALA PENAL SEGUNDA

Auto Supremo Nº 082/2012-RA Sucre, 3 de mayo de 2012

Expediente: Beni 3/2012

Partes: Ministerio Público c/ Carla Lorena Butron Mercado y Shirley Mercado Pedraza

Delito: Tráfico de Sustancias Controladas


RESULTANDO

Por memorial presentado el 17 de abril de 2012, cursante a fs. 123 y vta., José Ángel Mercado, Abogado Defensor de Oficio de Shirley Mercado Pedraza, interpone recurso de casación impugnando el Auto de Vista 008/2012 de 9 de abril, cursante de fs. 117 a 120 vta., pronunciado por la Sala Penal del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, dentro del proceso penal seguido por el Ministerio Público contra la recurrente y otra, por el delito de Tráfico de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 48 con relación al art. 33 inc. m) de la Ley del Régimen de la Coca y Sustancias Controladas (Ley 1008).

ANTECEDENTES DEL PROCESO

De la revisión de los antecedentes venidos en casación se establece lo siguiente:

En mérito a la acusación pública de fs. 5 a 8, presentada por el Ministerio Público y desarrollada la audiencia de juicio oral, por Sentencia 06/011 de 18 de abril de 2011, que cursa de fs. 89 a 96, el Tribunal Segundo de Sentencia del Distrito Judicial de Beni, declaró a la imputada Shirley Mercado Pedraza culpable de la comisión del delito de Tentativa de Suministro de Sustancias Controladas, previsto y sancionado por el art. 51 de la Ley 1008 con relación al art. 8 del Código Penal, imponiéndole la pena de cinco años y cuatro meses de privación de libertad; y, declarando a la imputada Carla Lorena Butron Mercado, culpable del delito de Encubrimiento en Tentativa de Suministro de Sustancias Controladas previsto y sancionado por el art. 75 y 51 de la Ley 1008, con relación al art. 8 del Código Penal, determinando la excepción de sanción por ser descendiente de los propietarios del inmueble y presuntos autores del hecho principal donde se encontraron las sustancias controladas.

Contra la mencionada Sentencia, José Ángel Mercado, Abogado Defensor de Oficio de Shirley Mercado Pedraza, formuló recurso de apelación restringida, (fs. 103 a 104), siendo resuelto por Auto de Vista 008/2012 de 09 de abril, dictado por la Sala Penal del Tribunal Departamental de Justicia del Beni, que declaró improcedente el recurso de apelación, por ende, confirmó la sentencia recurrida. Notificada la ahora recurrente el 11 de abril de 2012, conforme la diligencia a fs. 121, José Ángel Mercado, Abogado Defensor de Oficio de Shirley Mercado Pedraza, el 17 del mismo mes y año, interpone el recurso de casación que es motivo de autos.

DE LOS MOTIVOS DEL RECURSO DE CASACIÓN

Del memorial del recurso de casación, se extraen los siguientes motivos:

Señala que en su recurso de Apelación Restringida manifestó que se aplicó incorrectamente la Ley Sustantiva Penal, incurriendo la Sentencia, en los defectos en el art. 370 incs. 1) y 6) del CPP, ya que la apreciación de la aprueba testifical fue defectuosa porque el funcionario policial Juan Flores, en su declaración no aseguró que la ahora recurrente estuviera en posesión, ni vio que arrojara la bolsa de "pil" volcada, la cual contenía en su interior veinticinco sobres de papel blanco tipo boticario con sustancias controladas; aspecto que debió ser tomada en cuenta a favor de la recurrente, por ser dicha atestación la base fundamental para la emisión de la Sentencia, ya que los indicios de cargo presentados como pruebas, son insuficientes para demostrar la autoría del delito por el que se le ha sentenciado a la recurrente, existiendo aforismos jurídicos en latín "in dubiies favorabilior pars est eligenda", en la duda debe elegirse la parte más favorable y otra "in dubio pro reo", en caso de duda a favor del reo.

En la parte de aplicación pretendida, reitera lo manifestado con relación al testigo Juan Flores, terminando el párrafo "por tal motivo no debió considerarse la duda del testigo de cargo."(sic). Y finalmente pide se resuelva el recurso, en aplicación de los precedentes contradictorios, los Autos Supremos 221 de 7 de febrero de 2006, 315 de 25 de agosto de 2006 y Auto Supremo 383 de 7 de agosto de 2003.

REQUISITOS QUE HACEN VIABLE LA ADMISIÓN DEL RECURSO DE CASACIÓN

El art. 180.II de la Constitución Política del Estado (CPE), garantiza el principio de impugnación en los procesos judiciales, que se constituye a su vez en una garantía judicial conforme lo determinan los arts. 8.2 inc. h) de la Convención Americana de Derechos Humanos y 14.5 del Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos; debiendo los sujetos procesales, a tiempo de interponer los distintos recursos que la norma adjetiva prevé, observar las condiciones de tiempo y forma establecidas por la ley conforme la disposición contenida en el art. 396 inc. 3) del CPP.

En este contexto, el art. 416 del CPP, establece que el recurso de casación procede para impugnar Autos de Vista, dictados por los Tribunales Departamentales de Justicia, que sean contrarios a otros precedentes pronunciados por las Salas Penales de estos Tribunales o del Tribunal Supremo de Justicia; entendiéndose que existe contradicción cuando en una situación de hecho similar, el sentido jurídico que se asigna al Auto de Vista impugnado no coincida con el o los precedentes invocados, sea por haberse aplicado normas distintas o una misma norma con diverso alcance; pues debe tenerse presente, que en el actual régimen de recursos establecido por el Código de Procedimiento Penal, el recurso de casación tiene como función que el Tribunal Supremo de Justicia desarrolle la tarea de unificar la jurisprudencia a fin de asegurar la vigencia del principio de igualdad, de forma que todo ciudadano tenga la certeza y seguridad que la norma procesal y material será efectivamente aplicada por igual; además, esta labor se halla reconocida por el art. 42 de la Ley del Órgano Judicial (LOJ), que establece entre otras atribuciones de las Salas especializadas de éste Tribunal, la de sentar y uniformar jurisprudencia.

 

Por otra parte, para la admisibilidad del recurso de casación es menester observar los requisitos prescritos en los arts. 416 y 417 del citado cuerpo legal, cuales son:

i) Interposición del recurso de casación dentro de los cinco días siguientes a la notificación con el Auto de Vista impugnado o en su caso con el Auto de Complementación, ante la Sala que emitió la resolución impugnada.

ii) Invocación del precedente contradictorio a tiempo de la interposición del recurso de apelación restringida, debiendo el recurrente señalar en términos claros y precisos la contradicción existente entre el Auto de Vista impugnado y el precedente invocado; es decir, este requisito constituye una carga procesal para el recurrente de efectuar la debida fundamentación sobre la existencia de precedentes contradictorios entre la resolución judicial impugnada con otros precedentes consistentes en Autos Supremos emitidos por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia o Autos de Vista pronunciados por los Tribunales Departamentales de Justicia; los cuales deberán ser expuestos de forma clara y precisa, a partir de la comparación de hechos similares y de las normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos; especificando en qué consisten los defectos del pronunciamiento impugnado, las disposiciones inobservadas o erróneamente aplicadas, cuáles serían los preceptos que debieran aplicarse y la solución pretendida.

iii) Como única prueba admisible se acompañará copia del recurso de apelación restringida, pues el precedente contradictorio deberá ser invocado a tiempo de su interposición; a menos que la sentencia le fuera inicialmente favorable a la parte y por lo tanto aquella resolución judicial no le genere agravio alguno, sino que éste surge en apelación cuando se dictó el Auto de Vista; caso en el cual, el recurrente tiene la carga procesal de invocar el precedente contradictorio en el momento de interponer el recurso de casación.

 

El precepto legal contenido en el citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, concluye señalando que el incumplimiento de dichos requisitos determinará la declaración de inadmisibilidad del recurso.

ANÁLISIS SOBRE EL CUMPLIMIENTO DE DICHOS REQUISITOS

Conforme se precisara precedentemente, para la admisión del recurso de casación, la norma procesal penal exige la observancia de los requisitos previstos en los arts. 416 y 417 del CPP, que se constituyen en un instrumento o en un filtro que evita que un instituto procesal, concebido para proveer justicia se desnaturalice y se convierta en un medio dilatorio del proceso. En ese sentido, en cuanto a los requisitos de forma, resulta exigible la puntualización de los aspectos cuestionados en la resolución que se impugna e individualizar sus similares en el precedente invocado. Esta precisión de comparación de hechos similares y de normas aplicadas con sentidos jurídicos diversos debe cumplirse ineludiblemente a tenor del citado art. 417 de la Ley Adjetiva Penal, que de manera imperativa prescribe: "En el recurso se señalará la contradicción en términos precisos".

En el caso de autos, se constata que la parte recurrente cumplió con el primer requisito de forma, relativo al plazo para la interposición del recurso de casación, habida cuenta que el 11 de abril de 2012,fue notificada con el Auto de Vista impugnado, presentando el recurso de casación el 17 del mismo mes y año; es decir, dentro del plazo de los cinco días que señala el art. 417 del CPP.

Sin embargo, el recurso de casación no cumple con los demás requisitos formales exigidos en los arts. 416 y 417 de la citada Ley Adjetiva Penal ni tampoco con los incs. ii) y iii) del acápite III del presente Auto Supremo; pues, si bien en los argumentos expuestos en su recurso de casación, la parte recurrente alega que la apreciación de la prueba testifical de cargo ha sido defectuosa, señalando disposiciones del Código de Procedimiento Penal, y citando al final de su solicitud como precedentes contradictorios, los Autos Supremos 221 de 7 de febrero de 2006; 315 de 25 de agosto de 2006 y el Auto Supremo 383 de 7 de agosto de 2003; sin embargo, de la revisión exhaustiva del memorial de apelación restringida, presentada por la parte recurrente, se evidencia que no invocó los mencionados precedentes contradictorios, mucho menos señaló en términos precisos y claros una posible contradicción con el Auto de Vista impugnado es más, el precedente citado como 315 de 25 de agosto de 2006, no especifica si se trata de Auto Supremo o Auto de Vista, pues de conformidad al art. 416 párrafo primero de CPP, solo pueden constituir precedentes los pronunciados por los ahora Tribunales Departamentales de Justicia o por las Salas Penales del Tribunal Supremo de Justicia.

Por ultimo, en el recurso de apelación restringida, el recurrente señaló los Autos Supremos 88 de 8 de febrero de 2000, 473 de 25 de julio de 2004, 301 de 30 de julio de 2002 y 308 de 11 de junio de 2003, sin embargo estos no fueron invocados en el recurso de casación, situación que hace inadmisible el presente recurso.

POR TANTO

La Sala Penal Segunda del Tribunal Supremo de Justicia, con la facultad reconocida por el art. 418 del CPP, declara INADMISIBLE el recurso de casación interpuesto por José Ángel Mercado, Abogado Defensor de Oficio de Shirley Mercado Pedraza, cursante de fs. 123 a 123 vta.

Regístrese, hágase saber y devuélvase.

Firmado:

Presidenta: Mag. Maritza Suntura Juaniquina

Magistrado: Dr. Pastor Segundo Mamani Villca

Secretario de Sala: Cristián G. Miranda Dávalos

SALA PENAL SEGUNDA DEL TRIBUNAL SUPREMO DE JUSTICIA DEL ESTADO PLURINACIONAL DE BOLIVIA